la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 30 de marzo de 2017

Observatorio taurino. Un ‘melange’ para el entretiempo / por A. R. del Moral



Se ha marchado un hombre querido y respetado por la profesión. Un torero que sirvió de espejo a otros toreros y que volcó toda su sabiduría de artista y lidiador en la forja de nuevos valores.


Observatorio taurino. Un ‘melange’ para el entretiempo

El inevitable fin de Manolo Cortés, la negativa de Joselito, los hallazgos arqueológicos en la Puerta de la Carne, la nueva entrada en boxes de Roca Rey o lo que dio de sí el ciclo de Castellón ocuparon las charlas de los aficionados en la semana que se fue.


En la esperada muerte de Manolo Cortés

La noticia no podía sobresaltar. El fin de Manolo era una certeza que ya habían certificado sus íntimos. Había desaparecido de la escena taurina en los últimos meses y las noticias sobre su estado de salud sólo servían para confirmar que ya le habían sonado todos los avisos. Se ha marchado un hombre querido y respetado por la profesión. Un torero que sirvió de espejo a otros toreros y que volcó toda su sabiduría de artista y lidiador en la forja de nuevos valores. La resurrección taurina de Pepe Moral pudo ser su última gran satisfacción. Aquella tarde del Corpus de 2014, más allá de las telas del diestro palaciego se intuía el macizo concepto del gitano de Gines que había bebido del venero ordoñista. Se le echará de menos. Mucho.

Una reveladora excavación arqueológica

Cambiamos de palo, haciéndonos eco de la excavación arqueológica aparejada a la rehabilitación del antiguo mercado de la Puerta de la Carne. El edificio, una rara joya de la arquitectura racionalista, se levantó sobre los restos del antiguo matadero que se alzó en ese paraje entre los siglos XV y XIX. Allí se inventó lo que hoy entendemos como toreo. La propia palabra torero definía a uno de los oficios propios del matadero. Era la persona diestra en el manejo de las reses y certifica la histórica vinculación entre los gremios de la carnicería y la gente de coleta. El traslado de las reses, a uña de caballo, desde las dehesas cercanas a la ciudad a los corrales del histórico recinto era todo un acontecimiento popular retratado en un sorprendente cuadro de 1770 que se conserva en el comedor grande de Zahariche, la finca loreña de la familia Miura. Las gentes se subían a las almenas de la muralla que separaba las puertas de la Carne y de Carmona para presenciar un soberbio espectáculo que, andando el tiempo, sería el auténtico germen del arte de torear. Las excavaciones del viejo mercado -en trance de rehabilitación- en no dejan de ser una ventana abierta a la propia arqueología del toreo.

Entremeses variados para concluir hoy


Tenemos que hablar de Roca Rey: la lesión de Andújar está trayendo cola. El joven paladín peruano no volverá a vestirse de torero -previsiblemente- hasta el próximo Domingo de Resurrección en Sevilla. Hizo un esfuerzo impresionante para torear en Valencia, plaza de la que salió ungido como definitivo paladín de la campaña. Pero en las esquinas del toreo se empieza a hablar en voz cada vez más alta de las complicaciones de un severo traumatismo que, en condiciones normales, podría haberle llevado al quirófano. Le deseamos una pronta recuperación. Los toros cogen; los toreros tienen la obligación de ponerse delante y eso es arriesgado pero el valor – un frasco que no suele ser infinito – conviene ser escanciado con mayor sentido de la medida. Roca Rey es la sensación de la nueva hornada y volverá a levantarse para ponerse a la cabeza. Sólo deseamos que le respeten más los toros. 

También tenemos que hablar de la excelente novillada de Fuente Ymbro que abrió era y temporada en la plaza de Las Ventas. El primero dejó fuera de combate a Pablo Aguado; el resto, en evidencia a sus compañeros. Hay más cosas: como el excelente momento de Talavante, renovado en Castellón, que ha vuelto a contemplar el productivismo sin huella de López Simón o la intratable supremacía de El Juli, que afronta 2017 totalmente recrecido, secretamente espoleado por los paladines más jóvenes. También se ha hablado en estos días del rumor que situaba a Joselito en la apertura de la próxima Goyesca para reeditar el llamado cartel de los Tres Tenores en la despedida de Francisco Rivera Ordóñez. El madrileño ha dicho que nasty de plastic. Pero todo es posible en Granada. En Ronda, también.

miércoles, 29 de marzo de 2017

Valencia: El análisis de las Fallas 2017 en cinco claves / por Carlos Bueno



El indulto de Pasmoso, la falta generalizada de casta de los toros, la gran respuesta de público, la inexistente exigencia presidencial y el compromiso de los toreros. Cinco claves que resumen la recién finalizada Feria de Fallas de Valencia.


 El análisis de las Fallas 2017 en cinco claves

Es muy difícil, pienso que prácticamente imposible, poner a todo el mundo de acuerdo cuando se produce un indulto. El perdón de la vida de Pasmoso en el serial josefino no podía dejar de ser polémico. Reconozco que en directo me pareció algo excesivo, pero visto con la perspectiva que da el tiempo pienso que se realizó lo correcto. El toro de Domingo Hernández fue un gran animal. Bravo, con fijeza, recorrido, de larga duración y repetidor incansable. Es verdad que en el epílogo de la faena salió más distraído, aunque analizando su juego hay que convenir que llevaba ofrecidos más de cuarenta pases en los que aparentaba querer comerse la muleta con emoción. ¿Que al final le faltó un gramo de humillación? Ahora juzgo que no es demasiado decisivo. Lo verdaderamente importante es que con astados como Pasmoso sale ganando el ganadero, porque puede conseguir descendencia suya con cualidades similares, y la afición, que denota su alto grado de sensibilidad, algo crucial en estos momentos de tantos ataques antitaurinos.

La bravura de Pasmoso fue un oasis dentro de un mar de falta de raza general. En ocho corridas de toros, contando la de rejones, apenas asomaron media docena de ejemplares con un mínimo de casta aceptable; demasiado poco para no defraudar a la clientela y conseguir afianzarla. La decepción se extendió entre los aficionados al añadir a esta circunstancia la desigualdad en la presentación de los ejemplares de la feria. El empresario tendrá que tomar nota y, en adelante, contratar ganaderías que cuiden el trapío del toro que envían a Valencia y que den un juego mínimamente aceptable. Y si ha sido la propia empresa quien ha escogido el ganado, que entone el mea culpa y rectifique. Está mucho en juego.

A pesar de ello, el público valenciano ha respondido a la llamada de la feria en un número superior al de años precedentes y, además, ha soportado de forma estoica decepciones de difícil digestión. Será que la insistente y cargante corriente anti está causando el efecto contrario al por ellos deseado, y lo que se ha producido es una respuesta positiva de gente que ha mostrado su posición significándose con los toros y acudiendo a la plaza. Además han demostrado poseer una paciencia casi de santo cuando los astados salían de chiqueros sin la presentación más oportuna, cuando comprobaban que la supuesta bravura que deberían poseer se había quedado en la dehesa, o cuando los presidentes metían la pata de manera mayúscula.

Y es que la unificación de criterios de los equipos presidenciales ha sido pura quimera una vez más. Y lo peor es que en demasiadas ocasiones se ha dado la imagen de no poseer el grado de exigencia que merece una plaza de primera. No se trata de ser duro, sino simplemente justo. Y dentro de la justicia entra, tanto no escatimar orejas ganadas a ley, como no regalar apéndices o vueltas al ruedo que nadie ha solicitado por inmerecidas. Sólo el rigor mantendrá la Fiesta. El día que todo valga la tauromaquia perderá su sentido, y Valencia merece unos presidentes que demuestren conocer esta máxima y poseer la capacidad de ponerla en práctica.

Más allá de polémicas ganaderas, empresariales o presidenciales, hay que valorar la actitud de los toreros de forma muy positiva. El nivel de entrega de todos ha sido altísimo. Nadie pasó por las Fallas en tono conformista sino todo lo contrario. La disposición fue máxima desde los coletudos más jóvenes y neófitos a las figuras más consagradas, desde los más bullidores a los de corte más artístico. Nadie escurrió el bulto después de sufrir algún percance poniendo en valor el componente heroico que comporta ser torero, y nadie dejó de intentar sacar provecho de todos los toros independientemente de sus condiciones.

Así es que el recién finalizado ciclo josefino ha dado argumentos positivos para la esperanza y, afortunadamente, los negativos son solucionables de forma fácil. Sólo hace falta un poco de buena voluntad y una dosis de verdadera afición.

Mourinho, Piqué y la milongaza de la paz de la selección / por Juan Manuel Rodríguez


Enlace relacionado:


 El lunes escribí que la desafección que un grupo de aficionados españoles (no sé qué tanto por ciento) hacia su selección, corroborado por cierto el viernes en El Molinón con una entrada bajísima, se debía en parte a que muchos seguidores no sentían a este equipo como suyo; Piqué tiene muchísima culpa de ello, y la cosa irá a peor. Salvo que, milagrosamente, Lopetegui llame a capítulo al futbolista culé. ¿Alguien en la sala que crea en los milagros?...


Mourinho, Piqué y la milongaza de la paz de la selección

Lo de anoche no es novedoso... salvo por un pequeño detalle. No es novedosa la inquina y envidia de Gerard Piqué hacia el Real Madrid, tampoco es novedoso que Piqué diga (otra cosa es que lo crea de verdad) que al Real Madrid le benefician y ni siquiera resulta novedoso que el jugador del Barça insulte al Real Madrid, a su presidente y a sus socios y aficionados. Nada de todo eso resulta novedoso, pero sí lo es, sin embargo, el que todas esas acusaciones las haga al amparo de un partido de la selección nacional de fútbol, bajo el paraguas de la federación, al socaire de un encuentro internacional. De modo que lo más conveniente sería que Julen Lopetegui hiciera lo que, cuando Piqué atacó al Madrid antes o después de una concentración de la selección, nunca se atrevió a hacer el último premio Blanquerna, el Marqués.

Es curioso: José Mourinho, que no es español sino portugués y que, por lo tanto, no va a jugar nunca con España y ni siquiera creo que vayamos a tener la fortuna de que la dirija algún día, ponía en riesgo la paz de la selección porque les exigía a sus futbolistas que salieran a darlo todo contra el Barça y compitieran con él. Con el beneplácito del último premio Blanquerna, a Mourinho también le atacaron por ahí, pero Mourinho podía con cien Piqués y con mil Blanquernas. Pero alrededor de Arbeloa, que sí era internacional por España, se estableció, y de nuevo con el beneplácito silente del Marqués, un cordón sanitario por no reirles las gracias a Xavi, primero, y a Piqué, después. A Xabi Alonso tuvieron que comérselo con patatas porque lo necesitaban, pero Xavi ya le dio su opinión a Toni Grande sobre qué tenía que hacer con el fenomenal centrocampista vasco.

Mourinho o Arbeloa ponían en riesgo la paz de la selección. Iker Casillas, que además de ser capitán del Real Madrid lo era también de España, no la ponía, más que nada porque Iker tragaba. Pero hoy (la doble vara de medir) Piqué es sincero al acusar de corrupción al Estado de Derecho, de prevaricación a los magistrados que imputaron a Messi y a Neymar y de conectarlo todo ello con las presencias y las ausencias al palco del estadio Santiago Bernabéu. El lunes escribí que la desafección que un grupo de aficionados españoles (no sé qué tanto por ciento) hacia su selección, corroborado por cierto el viernes en El Molinón con una entrada bajísima, se debía en parte a que muchos seguidores no sentían a este equipo como suyo; Piqué tiene muchísima culpa de ello, y la cosa irá a peor. Salvo que, milagrosamente, Lopetegui llame a capítulo al futbolista culé. ¿Alguien en la sala que crea en los milagros?...

Valencia: Algo más que incompetencia / por Paco Delgado


 ..nos encontramos con que el delgado del gobierno en Valencia (en este caso perteneciente al Partido Popular, pero este dato es intercambiable, en todos cuecen tontos) no tiene mejor idea que autorizar, en plenas fallas, una manifestación antitaurina… ¡en la misma puerta de la plaza de toros!.


Algo más que incompetencia

Paco Delgado
Se ha vuelto a demostrar que a muchos el cargo les viene grande. La política española -central y periférica- ha llegado a un punto en el que es difícil encontrar a alguien -aunque los hay, por supuesto, ya lo creo que existen- con dos dedos de frente y sentido común. Que es lo primero que se debe pedir a una persona que va gestionar la cosa pública, por menor que sea su cometido.

Pero no acertamos. O no elegimos bien a nuestros representantes o estos no hacen buen uso de nuestra confianza y designan a cualquiera para ocupar puestos de responsabilidad. Desde hace unos años, ya muchos, desgraciadamente, parece ser que el único mérito que se debe acreditar para estar en una poltrona es haber estado en el partido correspondiente durante una serie de años e ir sumando trienios, puntos y favores, desde simple chico para los recados, miembro de sus juventudes -nefasto invento este, el de viveros de alevines de políticos que llegan a las mas principales esferas de la Administración sin haber tenido contacto alguno con la realidad de la calle y con el único propósito de vivir de las cuentas del Estado-, concejal de algún municipio, pertenecer a una comisión, adscrito al grupo tal en las Cortes o el Congreso, bien sea nacional o autonómico, o hasta europeo, y así sucesivamente hasta alcanzar las más altas cotas del disparate, que dirían los geniales Marx.

Y en ese proceso nos encontramos con que el delegado del gobierno en Valencia (en este caso perteneciente al Partido Popular, pero este dato es intercambiable, en todos cuecen tontos) no tiene mejor idea que autorizar, en plenas fallas, una manifestación antitaurina… ¡en la misma puerta de la plaza de toros!. Y, claro, pasa lo que tiene que pasar. Durante esa manifestación ante el coso de Valencia, un repartidor de Avance Taurino, la publicación que se entrega en la misma plaza a los asistentes a las corridas, fue agredido por varios de los manifestantes. Estos se mostraron en todo momento agresivos y amenazantes, intentando incluso impedir el acceso a la plaza de los aficionados, acabaron por agredir a uno de los repartidores de Avance Taurino cuando llevaba a cabo su trabajo y al intentar evitar que se llevaran los fardos de periódicos preparados para su distribución en la plaza. Al ser defendido por un miembro de la Unión Taurina de la Comunidad Valenciana, una de las chicas que se manifestaban desaforadamente se le encaró y le espetó, tras aclararle que era médico, que ojalá no cayese en sus manos, porque le iba a hacer lo mismo que ellos -refiriéndose a los aficionados en general- le hacían a los toros. Lamentable y de locos.

Convocada por “Repulsa Internacional Contra el Maltrato Animal”, la marcha fue autorizada por la Delegación del Gobierno, aún sabiendo y habiendo sido advertida por la Unión Taurina de la Comunidad Valenciana del riesgo que ello suponía al haber en ese momento miles de aficionados a los toros en el mismo punto.

No se pide que no se autorice, faltaría más, todo el mundo tiene derecho a expresarse líbremente, y ahí tenemos en televisión, a todas horas, a grupos de anormales dando vergüenza ajena con sus mamarrachadas y estupideces. Pero una cosa es respetar el derecho de unos y otra es negárselo a otros, porque los aficionados tienen el mismo a disfrutar pacíficamente de un espectáculo legalmente autorizado y protegido que los antitaurinos a despotricar contra él. Pero no en el mismo sitio y al mismo tiempo, hombre. Que mira que Valencia es grande.

Esta decisión, que provocó una alteración del orden público -que, afortunadamente no tuvo mayores consecuencias por el civismo y buen criterio de los toristas, ojo-, no puede ser interpretada -y más después de que se advirtiese de lo que podría suceder- sino como una clara muestra de incompetencia. O como tomada por alguien que no sabe lo que se lleva entre manos. Porque si lo sabe, entonces da miedo.

Córdoba: Misa ante la Virgen de los Dolores en recuerdo de "Manolete"

 
Hoy miércoles 29 de marzo, a las siete y media de la tarde, se celebrará ante la imagen de la Virgen en su Iglesia de la Plaza de Capuchinos, una Eucaristía por Manuel Rodriguez "Manolete".

Misa ante la Virgen de los Dolores en recuerdo de "Manolete"

Es conocida la devoción que sentía "Manolete" por la Virgen de los Dolores, de cuya Cofradía era hermano y cuya imagen presidía el altar de estampas que los toreros componen en la habitación del hotel.

Recordando esta devoción, la Tertulia Taurina "El Castoreño" del Real Círculo de la Amistad, de acuerdo con la Hermandad de Nuestra Señora de los Dolores, comunica a toreros, aficionados y cofrades que el próximo miércoles 29 de marzo, a las siete y media de la tarde, se celebrará ante la imagen de la Virgen en su Iglesia de la Plaza de Capuchinos, una Eucaristía por Manuel Rodriguez "Manolete".

Oficiará la misa el Rvdo. Padre don Juan Vicente Ruiz Soria. 

La monición de entrada será pronunciada por el Hermano Mayor de la Hermandad, don Emilio Molina Gómez.

Representarán a la familia de "Manolete" doña Pilar y doña María Dolores Soria Molina.

Antes de la celebración  tendrá lugar una ofrenda floral a Nuestra Señora de los Dolores. 

Contando con vuestra asistencia y rogando la difusión de este correo, os envían un cordial saludo

José María Montilla Alvarez   José María Portillo Fabra   Emilio Molina Gómez                                                                                                      
(Decano de los matadores    (Presidente de la                   (Hermano
cordobeses)                           Tertulia)                              Mayor de
                                                                                          Dolores)

Podemos: ¿Delincuentes? / por Rafael Comino Delgado



...se han mostrado favorables a los postulados de los delincuentes-terroristas de ETA, o a los del Estado Islámico o Daesh (recuerde se el twitt de Monedero, "Que la lucha del pueblo árabe crezca en todo el continente. Y como pólvora, salte a Europa y Estados Unidos"), o al agresor de una mujer y un concejal del PSOE en Jaén, Sr. Bódalo, hoy en la cárcel por tal motivo, o al lado de los Srs. Cañamero y Sánchez Gordillo, asaltadores de supermercados, etc, etc. Podríamos citar muchísimos casos más en que Podemos ha mostrado su apoyo a los delincuentes con tal de deteriorar la convivencia en España, que es su verdadero objetivo. 

  • Desde luego mientras haya gente como Pablo Iglesias y su palmeros, el Congreso de los diputados, donde está la representación de todos los españoles, será un lugar sucio, contaminado por los más bajos instintos del ser humano.


Podemos: ¿Delincuentes?

Rafael Comino Delgado
Catedrático de la Universidad de Cádíz
Otra vez "Podemos", el partido liderado por Pablo Iglesias se pone, en el Congreso de los diputados, al lado de los delincuentes, no importa el tipo de delincuencia. En este caso ha sido para apoyar a los agresores de los guardias civiles en Alsasua, llegando a decir, con el apoyo de otros grupos como ERC, Bildu, PDeCAT, PNV, que son víctimas . 

En muchas ocasiones antes, se han mostrado favorables a los postulados de los delincuentes-terroristas de ETA, o a los del Estado Islámico o Daesh (recuerde se el twitt de Monedero, "Que la lucha del pueblo árabe crezca en todo el continente. Y como pólvora, salte a Europa y Estados Unidos"), o al agresor de una mujer y un concejal del PSOE en Jaén, Sr. Bódalo, hoy en la cárcel por tal motivo, o al lado de los Srs. Cañamero y Sánchez Gordillo, asaltadores de supermercados, etc, etc. Podríamos citar muchísimos casos más en que Podemos ha mostrado su apoyo a los delincuentes con tal de deteriorar la convivencia en España, que es su verdadero objetivo. 

Por tanto , al menos, a mi parecer es algo tan evidente, tan claro, mostrado tantas veces en público, que le obliga a uno a pensar, aunque no quiera, que es un grupo político de delincuentes o muy cercano a ellos (me refiero básicamente a los dirigentes),tan cercano como para apoyarles constantemente . Pero no es solo que apoyen a los delincuentes, sean ladrones o terroristas o de otro tipo, es que sus mismos afiliados han cometido innumerables actos de delincuencia, agrediendo a policías, haciendo escraches, profanando capillas; han violado amplísimamente la libertad de los demás.

El Sr. Iglesias y sus secuaces no se conforman con mostrarse como protectores y azuzadores de los delincuentes, sino que además se dedican a insultar a los cristianos, y a todo lo decente que pueda quedarnos. Recientemente un concejal de Madrid, perteneciente a Podemos, llamado Carlos Sánchez Mato, una bestia, una masa de carne y grasa , no sé si bautizada, ha dicho que los que van a misa son "gentuza", en cambio alaba ardientemente la revolución rusa, paradigma del crimen."

Iglesias emplea, en el Parlamento, un lenguaje soez propio de macarra barriobajero, mucho más chabacano que el de cualquier banda de vulgares delincuentes.

Las cosas están muy claras, pero si quieren más evidencias hemos de añadir que la genética es la genética, y los caracteres y forma de ser se transmiten de padres a hijos. Pues según Hermann Tertsch , el padre del líder de Podemos, fue un destacado terrorista del FRAP, por tanto no nos debe extrañar que su hijo haya heredado su genes, sus tendencias, y si el líder, el maestro, el guía es, como poco, prodelincuente, sus seguidores también debe tener esas aficiones.

De todo ello deduzco que tal vez sería necesario analizar el tema e ilegalizar al partido político Podemos, por estar fuera de la ley. De hecho pienso que se está dando mucha importancia al problema de Cataluña, que no es tal porque bastaría con aplicar la ley a rajatabla y asunto concluido. El verdadero problema, y más grave, que tiene España es la izquierda radical, es decir toda la que está a la izquierda de la socialdemocracia, que en España son Paco Vázquez, Felipe González, Leguina, Corcuera, Redondo Terreros, quizás Javier Jiménez, y ahora no recuerdo más.

Naturalmente Pablo Iglesias y sus seguidores son el ala radical de la izquierda radical. Junto a él podemos situar a Alberto Garzón, con el matiz de que es infinitamente menos inteligente que don Pablo, pues Alberto de lo único que puede presumir es de acumular odio y de ser muy espeso de mollera. 

Pero tranquilos, que no ocurrirá tal cosa en España; si fuera en un país de personas normales, de personas inteligentes eso habría sucedido ya, pero ahora nuestro país está obnubilado, se ha dejado llevar por la demagogia, el populismo de la maldita izquierda radical, que solo ha traído al mundo miseria, desgracia, tortura y muerte.

Desde luego mientras haya gente como Pablo Iglesias y su palmeros, el Congreso de los diputados, donde está la representación de todos los españoles, será un lugar sucio, contaminado por los más bajos instintos del ser humano.

Por tanto solo nos queda aguantar y esperar que Dios eche una mano a este desgraciado país que es España, por tener gentes como don Pablo Iglesias y su camarilla de mediocres, pero expertos en odio, empeñados en volver a los años 1934-36, para ver iglesias arder llenas de católicos.

martes, 28 de marzo de 2017

Fuente Ymbro en Las Ventas: Una novillada modélica / Por Paco Mora



Los toros no son cochinos de engorde, sino animales bravos y encastados que han tener una movilidad especial para aguantar las largas faenas a que hoy están acostumbrados los públicos. El exceso de peso impide en muchas ocasiones que los toros den de sí todo lo que llevan dentro.

Una novillada modélica


Morfológicamente hermosos, bien presentados, con el trapío que exige la plaza de Madrid, caras serias y sin estridencias innecesarias. Así fueron los novillos de Fuente Ymbro. Embistiendo incansables, templados, queriéndose comer la muleta por abajo y varios de ellos descolgándose, como si quisieran colaborar a que todo lo que se les hacía con la muleta fuera bello, armónico y profundo. Un buen amigo y mejor aficionado madrileño me llamó por teléfono y me dijo: ”Esta tarde he comprobado cómo debe ser y embestir el toro bravo”. Estaba entusiasmado.

Luego he visto el vídeo que se publica en esta página digital, y la verdad es que lo he pasado tantas veces que no tengo otro remedio que estar de acuerdo con el entusiasmo de mi amigo. Y sobre todo me afirmo en mi idea de que pasar a los toros de romana va en contra de la grandeza de la Fiesta. Los toros no son cochinos de engorde, sino animales bravos y encastados que han tener una movilidad especial para aguantar las largas faenas a que hoy están acostumbrados los públicos. El exceso de peso impide en muchas ocasiones que los toros den de sí todo lo que llevan dentro.

En los años cuarenta, los toros que mataban las figuras de entonces, tenían menos peso y menos edad que los novillos de Gallardo lidiados el domingo en Madrid para inaugurar la temporada 2017. Y aquellos grandes toreros y sus cuadrillas llenaban a tope hasta los pasillos del Sanatorio de Toreros durante el verano. Quizá desde los medios de información deberíamos cantar la bravura, la movilidad y la casta en vez de las chuletas y los solomillos. La Fiesta saldría ganando. Sin duda. Estoy convencido de que aligerándolos de peso la mayor parte de los toros de Fuente Ymbro y de algunos otros hierros, darían el juego que dieron los novillos lidiados en Madrid.

Así era Manolo Cortés, un auténtico artista del toreo / por Andrés Amorós


Manolo Cortés, junto a la Maestranza - Rocío Ruz


Triunfó con los toros de Miura y fue un torero predilecto 
de la afición de Madrid y Sevilla


Así era Manolo Cortés, un auténtico artista del toreo

ANDRÉS AMORÓS 
ABC / Madrid27/03/2017
Siempre que, saliendo de Sevilla, paso por Gines, digo su nombre: «Manolo Cortés». Un torero por el que he sentido gran debilidad, como tantos profesionales y aficionados. Superaba ampliamente todos los tópicos sobre los diestros gitanos, con arte pero medrosos. Él era un artista pero también un lidiador completo, fácil, tranquilo, muy técnico. Sus éxitos con los toros de Miura lo demuestran.

Contaba él que cogió el oficio toreando en el campo, de noche, a la luz de la luna, a vacas viejas, ya tentadas. En un tentadero, lo vio Camará y eso bastó para que llamara a don Pedro Balañá, para que debutara: lo hizo, de luces, en Santisteban del Puerto, el 8 de septiembre de 1965; con picadores, en Cortegana, en 10 de septiembre de 1966. En 1967 sufrió una grave cornada: sólo un año estuvo de novillero con picadores. Ese año, toreó cinco novilladas en Valencia y abrió la puerta grande todas las tardes.


Tomó la alternativa en Valencia, el 18 de marzo de 1969, con toros de Urquijo, de manos de Antonio Ordóñez, con Diego Puerta como testigo. La confirmó en Madrid, el 14 de mayo. Esa tarde, Ordóñez, que le tenía ganas, le dio un repaso pero, el día 25, Manolo cortó tres orejas, en Las Ventas, a los toros de Antonio Pérez. Fue el triunfador de la Feria de Abril de 1969. Sufrió una grave cornada en San Fermín, en 1970. Toreó 62 tardes en Sevilla (el segundo, después de Curro Romero) y 41, en las Ventas. Las dos Plazas le tuvieron como torero predilecto: no es pequeño aval…Estuvo en activo casi 30 años, hasta 1997. Ya retirado, dirigió la carrera de Pepe Moral, Manuel Escribano y Salvador Vega.

El temple

Toreaba con clase, naturalidad, empaque. No le costaba esfuerzo: «He tenido buen oficio y facilidad para torear, tapando los defectos del toro. Con el capote, he tenido mucha facilidad para ‘arreglar’ los toros para la muleta». Consideraba que la clave de todo es el temple: «Que no enganchen. Esperar a los toros. Llevarlos, darles su tiempo». Era consciente de su capacidad: si no llegó más arriba, «la culpa fue mía. Después de un éxito importante, me confiaba, tenía la seguridad de que, en una tarde, con 15 muletazos, todo lo arreglaba».

Así lo hizo varias veces, con los toros de Miura: «Si he toreado seis o siete toros bien de verdad, tres han sido de Miura. Les cogí pronto el aire. Esperaba a verlos venir…»

Uno de esos triunfos lo consiguió en Valencia, el 31 de julio de 1978. Vicente Zabala padre escribió, en ABC, una crónica también memorable: «Ejecutó las suertes de muleta como si soñara, algo que yo hacía mucho tiempo que daba por perdido para siempre…»

El toreo fue su vida entera: «Vivir en torero me hacía feliz. Lo que no podía era vivir sin torear». Fue un auténtico artista y así lo recordaremos.

La plaza de toros “La Sagra” estrena cubierta en tentadero benéfico a favor del pequeño Diego Ocaña del Cerro

Foto de La plaza de toros “La Sagra” estrena cubierta 

 Villaseca de la Sagra (Toledo)
Carmen de la Mata Arcos
La plaza de toros “La Sagra” de la localidad toledana de Villaseca inaugurará en el tentadero benéfico de este sábado la cubierta que ha sido colocada recientemente sobre los tendidos del coso y que hará aún más confortable la asistencia a los festejos taurinos.

Recordar que este sábado, 1 de abril, a partir de las 17:00 horas tendrá lugar en el recinto taurino de Villaseca de la Sagra un tentadero benéfico a favor del pequeño Diego Ocaña del Cerro, que padece la enfermedad de Pompe. Las reses llevarán los hierros de Victoriano del Río y Montealto, actuando los matadores de toros Ortega Cano, Manili, Tomás Campuzano, “Morenito de Maracay” y Juan Mora. Cada uno de ellos irá acompañado por un joven aspirante, a saber: Alejandro Velasco, Ángel Téllez, Miguel Uceda, Tomás Rufo y Alejandro Mora.
Jesús Hijosa Lucas, alcalde de Villaseca de la Sagra, verdadero artífice del impulso taurino y de este festival benéficio.

Se ha puesto a disposición de todos los interesados que quieran colaborar una FILA CERO: ES18 2105 3113 0730 1003 7481.


lunes, 27 de marzo de 2017

La mala herencia de Del Bosque que deberá gestionar Lopetegui / por Juan Manuel Rodríguez



 La mala herencia de Del Bosque
 que deberá gestionar Lopetegui

Supongo que en cuanto se celebre la pachanga de mañana en París y se sepa a ciencia cierta que ningún jugador regresa a casa lesionado, todos volveremos a hablar de lo que realmente interesa, que no es otra cosa que la Liga y la Copa de Europa. Estos paréntesis de selecciones se hacen cada vez más tediosos y más insoportables porque (y ahí está, sin ir más lejos, la paupérrima entrada que hubo en El Molinón para atestiguarlo) España no acaba de enganchar. ¿Motivos?... Ni idea. Pero la selección nacional conectaba antes más con sus aficionados, cuando perdía más partidos de los que ganaba y sufría lo indecible para lograr la clasificación en el último minuto y con la espinilla, probablemente porque todos la sentíamos precisamente como eso, como nacional.

Es, en mi modesto parecer, otra de las malas (también las hubo buenas) herencias de Del Bosque, reciente premio Blanquerna de la Generalitat, un papelón que deberá gestionar como mejor pueda Julen Lopetegui. España jugó bien ante Israel, se vieron 5 goles, 4 de ellos del equipo local, el partido era oficialísimo y valedero ni más ni menos que para la clasificación (que también está apretadísima y nos la estamos jugando con Italia a cara de perro) de un Mundial, y en Asturias ha jugado nuestra selección únicamente tres partidos en los últimos cuatro años, de modo que, al menos sobre el papel, tendría que existir algo de hambre por ver al equipo nacional, pero, sin embargo y pese a todo, los chicos de Lopetegui fueron incapaces de concitar el interés mínimo necesario como para llenar un estadio como El Molinón cuyo aforo es de 25.000 espectadores. La pregunta es: "¿Por qué?"...

La elección de la ciudad de Gijón tampoco parece que fuera la más acertada, no porque la ciudad no se merezca un partido de España, que se lo merece sin duda, ni tampoco porque la afición no sea de Primera, que lo es y con holgura, sino porque el ayuntamiento gijonés es el único de toda España que ha firmado un manifiesto contra el Estado de Israel, que era justamente nuestro rival del viernes pasado. Si, además, por comodidad o por lo que fuere, resulta que el seleccionador se dejó convencer por los jugadores (ya sean capitanes, tenientes o cabos primeros) para salir pitando de allí cuanto antes para regresar a Madrid y volar más tarde a París, no parece que nuestra selección haya hecho precisamente en Gijón unos amigos para siempre. Lo dicho: que acabe cuanto antes y que regresen Liga y Copa de Europa.


El Taurobolio consistía en que el aspirante, con el torso desnudo, se colocaba en una fosa cubierta con una plancha agujereada, sobre la cual el Supremo Sacerdote sacrificaba un toro, de forma tal que su sangre cayera sobre la cabeza del iniciado. 

RETAZOS TAURINOS (XXXV)

Eduardo Soto
•El ¡Ole! taurino es una interjección de origen árabe, usada coloquialmente para aplaudir o animar. Cuenta la historia, que en Granada, a fines del siglo XIV, se practicaba la tauromaquia, combatiendo toros a caballo, en la explanada de La Alhambra. En estos festejos, siempre existía rivalidad entre caballeros cristianos y jinetes moros, por demostrar valor frente a los cornúpetas. Cada vez que uno de los suyos lograba sobresalir, los moros rendían gloria a Dios y exclamaban ¡Wa Allah! Los cristianos lo interpretaban como Ojalá, de la que pudo originarse ¡Ole!, palabra que, según la popular coplilla, no tiene explicación. Actualmente, entre nosotros, esta palabra también se usa, con cierta frecuencia, para terminar escritos y mensajes taurinos.

•Los primeros matatoros profesionales identificados, son el moro Gil Alcayt y el cristiano Johan de Zaragoza, contratados para actuar en Pamplona en 1385. Su repertorio era similar al de los circos romanos, pues se componía de fintas, saltos, lanzadas y espadazos, pero no existen mayores detalles del festejo taurino.

•Como estamos en la celebración el Cincuentenario de la Monumental de Mérida, es oportuno recordar que alrededor del siglo III de nuestra era, fue en la Emerita Augusta, donde se situaba el Gran Templo de Mitra, culto extendido por todo el imperio romano, cuyo rito iniciático era el Taurobolio. 

Cuenta la leyenda que el dios Mitra, recibió órdenes del sol, para degollar al Toro Primitivo, primer ser vivo creado por Ormuz, dios del Zoroastrismo, para que de su sangre nacieran plantas y animales.

El Taurobolio consistía en que el aspirante, con el torso desnudo, se colocaba en una fosa cubierta con una plancha agujereada, sobre la cual el Supremo Sacerdote sacrificaba un toro, de forma tal que su sangre cayera sobre la cabeza del iniciado. 

Esta ceremonia, que significaba una nueva vida y la transferencia a un orden existencial superior; ratifica la importancia del toro en muchas culturas a lo largo de los tiempos y en las Méridas que en el mundo son. En particular, en la nuestra, enclavada en la altura, que simboliza su eterna aspiración de cielo, como escuché decir, hace cincuenta años a un intelectual centroamericano.

•El antecedente histórico que conozco de un Cardenal taurino y torero, se remonta hasta fines del siglo XV, cuando César Borgia, Príncipe de la Iglesia, combatió toros durante unas fiestas celebradas por su padre, el papa Alejandro VI, en el Patio del Belvedere, en el corazón del Vaticano. Con motivo del Jubileo de 1500, se organizó una corrida en la mismísima Plaza de San Pedro, en donde, más de mil años antes, se efectuaba el Taurobolio.

•Regaterín, el alias utilizado por el excelente aficionado y cronista taurino Oscar Palacios Herrera, había sido utilizado por el gran banderillero madrileño Victoriano Recatero, muerto en 1891, a consecuencia de una enfermedad producida por la coz de una res en el coso de Orán, hoy día Argelia; este apodo lo usaba también el matador Antonio Boto Recatero, quien murió en Barcelona en 1938, en un bombardeo durante la Guerra Civil.


Primera de Plaza 1. Cada Mochuelo (de la Cifu) en su olivo (con Manolo Cortés en el recuerdo) / por José Ramón Márquez


Primer paseíllo

Primer toro

La Bandera así desde hace una semana

Rust never sleeps-el orín nunca duerme


La corrida que ha salido en Madrid ha traído justamente lo que el toro tiene que traer a Madrid para que el triunfo sea de relevancia: buena presencia, casta, embestida vibrante, no perdonar los fallos, cumplir en varas… ¿qué más se puede pedir? De los seis de esta tarde, cuatro tenían más presencia que lo que se ha visto en Fallas como corrida de toros y los dos más terciados, los más “anovillados” en una novillada, han tenido trapío y además un aire y una chispa de gran interés


Cada Mochuelo (de la Cifu) en su olivo 
(con Manolo Cortés en el recuerdo)


La primera de Plaza 1, 26 de marzo de 2017, y todo es lo mismo, invariablemente igual. La Plaza llena de suciedad, los chafarrinones en las paredes, la mancha de humedad gigantesca junto a la puerta del tendido alto del 9, el ascensor averiado, las barandillas atacadas por el orín, la bandera enrollada en el mástil desde hace lo menos siete días, las tiras en el techo de la andanada, ahí está la misma incuria de siempre, la misma de los Toresma, la misma de los Lozano… con Plaza 1 o con Plaza 101, con el Mochuelo de la Cifu o con el sursuncorda, la Plaza, como la vida, sigue igual.

Hoy 8.294 espectadores se pusieron en pie para rendir un merecido homenaje póstumo a Manolo Cortés, y uno, el que hace 8.295, en la delantera de la andanada, no tuvo a bien levantarse en respeto al torero de Gines, fallecido ayer mismo; lo mismo el prenda ni sabía quién fue ese personalísimo torero que pisó hace ya veinte años por última vez la arena de Las Ventas, donde dejó la indeleble huella de su arte y de su sangre.

Para la primera de Plaza 1 anunciaron una novillada de Fuente Ymbro, los toros de don Ricardo Gallardo, el antiguo vendedor de cocinas que buscó en Borja Domecq el apoyo y el know how. Tengo para mí la pena mora -pena islamista- de no haber visto al toro Agitador, que tanto hizo hablar a la afición y que ha sido cantado como el epítome de la bravura ymbresca; a cambio tengo vistas unas cuantas arrobas de corridas de los pupilos de don Gallardo en las que prevalece generalmente la decepción sobre la admiración. El año pasado, sin ir más lejos, pasó la divisa verde por Las Ventas de Taurodelta con más pena y desplome que gloria ganadera, lo mismo en el Isidro que en el Otoño; y mira tú que en el año diecisiete, veinte años ya dela última vez que vimos a Manolo Cortés, se trae a Madrid el señor Gallardo una corrida como para ponerle un piso. Después del ayuno de la invernada, encontrarnos con seis novillos como los que hoy han salido en Madrid es como un sueño, porque la verdad sea dicha, no se esperaba gran cosa de los Ymbro de San José del Valle. La corrida que ha salido en Madrid ha traído justamente lo que el toro tiene que traer a Madrid para que el triunfo sea de relevancia: buena presencia, casta, embestida vibrante, no perdonar los fallos, cumplir en varas… ¿qué más se puede pedir? De los seis de esta tarde, cuatro tenían más presencia que lo que se ha visto en Fallas como corrida de toros y los dos más terciados, los más “anovillados” en una novillada, han tenido trapío y además un aire y una chispa de gran interés. Hoy, una vez más, quien se haya dedicado a mirar el toro no habrá podido aburrirse porque el juego que han dado, lejos de la estúpida y bovina sumisión del ganado de tantas tardes, ha favorecido una entretenida tarde de toros. Así es esto: íbamos a la Plaza jurando en arameo a causa del ganado y salimos de ella encantados con el juego y la presentación de la novillada. 

Y al margen de esto diremos de don Gallardo, que se compró los jandillas con los que creó Fuente Ymbro en 1996, un año antes de la última vez que Manolo Cortés estuvo con Palhas en Las Ventas, por lo que acaso ya vaya siendo hora de que en el haber de los Ymbro deba pesar o la sabiduría de don Borja o la de don Ricardo para, desde el deplorable fango del monoencaste del cual partió todo, ser capaces de sacar una corrida tan interesante como la de hoy. A ver si va a resultar que lo que importa de verdad es la selección, más que el encaste.

En el cartel de esta corrida primaveral, Pablo Aguado, Leo Valadez, de Aguascalientes, Méjico, nuevo en esta Plaza, y Diego Carretero.

El único de los Fuente Ymbro que toreó Pablo Aguado, Laminado número 142, cantó desde la salida sus dones, de los que su afición al viaje largo y su condición repetidora eran acaso los más señaladas. Aguado le quiso dar fiesta y el animal galopó con ilusión hacia la muleta distante que se le propuso, encontrando una y otra vez la falta de toreo que se le ofrecía, si es que toreo es parar, templar y mandar, recibiendo a cambio de la franqueza de su galope y de la sinceridad de su embestida una serie de mantazos, telonazos y enganchones, que no hicieron cambiar al Ymbro en sus inclinaciones. Faena sin concepto alguno y decididamente a menos se vio abruptamente interrumpida cuando el novillo le hizo hilo al torero, que le había perdido la cara, propinándole un fortísimo porrazo de resultas del cual el muchacho quedó tirado en el suelo conmocionado para recordarnos, breve y escalofriantemente, el “Torero muerto” (“L'Homme mort”) de Dégas. Retirado el novillero a la enfermería, fue Leo Valadez quien se ocupó de despachar al animal, cosa que hizo con una estocada desprendida muy eficaz. Desde ahí la tarde quedó ya como mano a mano entre Valadez y Carretero.

En el segundo de la tarde, Leo Valadez dejó como tarjeta de presentación un insustancial trasteo basado en una antiestética contorsión del cuerpo, a medio camino entre El Juli y el mayor de los Adame en feliz hallazgo del aficionado R., en el que, por resaltar algo positivo, pondremos la planta de torero del mejicano y un espléndido pase de trinchera lento y mandón. Mal con los aceros. El otro que mató fue el que hacía cuarto, Vinazo, número 91, que fue corrido en quinto lugar. En ese toro, acaso ayudado por las plegarias de un Reverendo Padre que entiende y ayuda en el desarrollo del mejicano como torero en ciernes, el hidrocálido quiso presentar otra cara, con el quite ése que hace el Julián de San Blas (¿se llama lopecina o me lo he inventado yo?) y luego principiando su trasteo de rodillas, muy en novillero, menos convulso en la forma de ejecutar las suertes y sacando una serie de naturales despegadillos, pero de buena factura, amparados en la generosidad del novillo y reconocidos con esplendidez por la parroquia. En éste también volvió a encenagarse con el acero. Se le puede volver a ver a Valadez, a ver si las ayudas del clérigo se centran en acercarle algo más a la trinidad del toreo: parar, templar, mandar.

Y luego Carretero, que se despachó al tercero, al quinto y al sexto. Cuando nació Carretero faltaba apenas un mes para que Manolo Cortés hiciese su postrero paseíllo en Madrid para acabar matando un sobrero de Peñajara, su último toro. Estos toreros nunca habrán oído hablar de Cortés y, a buen seguro nunca habrán visto a nadie mecer el capote con la humildad, la naturalidad y la clase del viejo torero; sus referencias para el capote estarán, sin duda, en ese rococó afectado que ahora se toma como buen capoteo y en cuanto a la muleta, lo mismo. 
Carretero ha presentado en los tres novillos la misma cara, exactamente: la de un muchacho que no ofrece un concepto de lidia, reducida ésta a una mera sucesión de pases en los que si consigue que el toro se mantenga en movimiento se obtiene la gratificante ovación de los públicos a los que se ha convencido de que eso es el toreo. Si además hay un percance -sin consecuencias, por fortuna- y lo hubo en el sexto, la oreja ya va de suyo, y como el hombre degolló al toro, cosa que a nadie importa, y el Ymbro cayó, el repliegue cutáneo sostenido por una lámina cartilaginosa al que denominamos “oreja” pasó de estar adherida a la sien de “Pintora” (sic), número 93, a la mano del de Hellín.

Luego, de manera harto exagerada, hubo aficionados jóvenes e impulsivos que demandaron la vuelta al ruedo a “Pintora”, aunque más bien se entiende que lo que ellos querían era significar lo que les había gustado la novillada y de esa manera exagerada animaban a Plaza 1 a que siga trayendo muchas más de este jaez. Saludó el mayoral, y en eso sí estamos de acuerdo.

LAS VENTAS: LA NOVILLADA DE FUENTEYMBRO EN IMÁGENES / POR ANDREW MOORE



Oreja para Carretero con una extraordinaria novillada de Fuente Ymbro en Madrid

-FOTOGRAFÍAS DE ANDREW MOORE-

Encierro completo de Ricardo Gallardo para inaugurar la nueva era en Las Ventas, con seis novillos ovacionados en el arrastre y que derrocharon clase y raza; Alfonso Vázquez, mayoral de la ganadería, fue obligado a saludar al término del festejo.


Madrid, domingo 26 de marzo de 2017. Novillos de Fuente Ymbro. Bien presentados, serios, de extraordinario juego, ovacionados los seis en el arrastre, destacando segundo, tercero y especialmente el sexto, al que se le pidió la vuelta al ruedo. 
Pablo Aguado, ovación en el único que lidió; 
Leo Valadez, ovación con saludos tras aviso y silencio tras aviso; 
Diego Carretero, silencio tras aviso, ovación con saludos en el que estoqueó por Aguado y oreja. Entrada: Un tercio de plaza. 
Se guardó un minuto de silencio en recuerdo de Manolo Cortés.





 Jesús Aguado







  El mexicano Leo Valadez




D. Ricardo Gallardo, ganadero de Fuenteymbro