la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 18 de octubre de 2021

Jaén. Fracaso rotundo de Domingo Hernández / por Pla Ventura:


Anovillados, sin alma, sin apenas fuerzas, sin el menor atisbo de bravura y, para colmo, con una presentación lamentable, hasta el punto de que, el cuarto, segundo de Morante, lo han devuelto por feo, pequeño e indefenso por su apariencia. Un caos en toda regla porque Jaén lucía hoy sus mejores galas, hasta el punto de que el cartel ha concitado tres cuartas partes del aforo que, en los tiempos que vivimos es un éxito de clamor.

 Jaén. Fracaso rotundo de Domingo Hernández

Pla Ventura
Toros de Lidia /16 octubre, 2021
Sin lugar a dudas, hoy ha lidiado en Jaén, Justo Hernández la peor corrida de la temporada en que, todo parecía indicar que limpiaba los corrales porque, qué casualidad, que los cinco toros hayan tenido el mismo comportamiento es algo sospechoso. Anovillados, sin alma, sin apenas fuerzas, sin el menor atisbo de bravura y, para colmo, con una presentación lamentable, hasta el punto de que, el cuarto, segundo de Morante, lo han devuelto por feo, pequeño e indefenso por su apariencia. Un caos en toda regla porque Jaén lucía hoy sus mejores galas, hasta el punto de que el cartel ha concitado tres cuartas partes del aforo que, en los tiempos que vivimos es un éxito de clamor. Como digo, un fracaso en toda regla que viene a demostrar lo que este tipo de toros propicia, que los aficionados le den la espalda al fraude y la parodia.

Lo de Morante es de libro. Vamos que, cualquiera que no haya visto la corrida y haya leído la reseña y vea lo de las tres orejas y un toro de vuelta al ruedo, puede quedar satisfecho. Ahora bien, visto lo que ha sucedido, lo de las orejas me parece una dádiva estúpida y no digo ya lo de la vuelta al ruedo al segundo de Morante del hierro de Sancho Dávila. Morante ha puesto voluntad, intentos de su torería al más alto nivel pero, sin el toro queda como un caricato de sí mismo. Su primero era  estúpido, sin nada que se le parezca a un toro bravo y, tras un trasteo voluntarioso tras la estocada le han dado una oreja. 

El público jienense es santo hasta el límite de los altares. Su segundo, de Sancho Dávila, tenía más proyección de toro porque iba, venía, repetía, pero todo sin la menor codicia. Morante ha estado en profesional acorde con el burro que tenía enfrente. La voluntad de Morante es un hecho consumado pero el de hoy nada tenía que ver con el Morante que vimos en Madrid hace unos días, ante el cual nos descubrimos. Mató al toro de un estoconazo y el  presidente, antes de que nadie dijera nada sacó los dos pañuelos y no contento con ello, el azul para darle la vuelta al ruedo. Si queríamos ver miserias por doquier, eso ha sucedido hoy en Jaén.

Emilio de Justo, al igual que sus compañeros ha pechado con un lote infame; peligro no tenían ninguna pero, amigos, un toro sin casta, sin fuerza, sin bravura y sin nada que se le parezca a un toro es algo muy aburrido y, el esfuerzo de Emilio no ha servido para nada porque, al igual que Morante, se ha ridiculizado a sí mismo con semejantes enemigos. Pensábamos que su segundo podía dar más juego y, todo lo contrario, embestía con la cara a media altura, sin el menor atisbo de emoción y, para colmo, era abanto hasta la locura. De Justo ha matado a sus enemigos y ha sido ovacionado.

Otro tanto de lo mismo le ha pasado a Juan Ortega que, el hombre, quería ofrecer su mejor repertorio, que lo tiene, pero ante animales como los que ha tenido enfrente, ridículo al canto. Si su carrera hubiera dependido del festejo de hoy, con toda seguridad que no firmaba un contrato más y, no digo que él sea el culpable porque no ha tenido materia prima pero, es vergonzante que se lidian este tipo de toros que, en el mejor de los casos podían haber tenido su tinte de alimañas, pero eran burros con cuernos. Otra vez será, hermano.

Sigo creyendo que le han metido a Alberto García un gol por la escuadra sin que se diera cuenta porque, el que haya elegido los toros es un inepto, sencillamente porque su presencia no invitaba a nada y mucho menos a que tuvieran el menor atisbo de bravura. Para colmo, como dije, el presidente ha enloquecido por completo al devolver un toro sin que nadie se lo pidiera y, para más inri, sin que tuviera defecto alguno, salvo la pequeñez y el bochorno que dicho toro ha producido en el ruedo. Insisto que, el numerito de las orejas a Morante me ha parecido una broma de mal gusto y, lo de la vuelta al ruedo al toro de Sancho Dávila, una estupidez monumental que solo podía llevarla a cabo un descerebrado. Reitero, las intenciones de Alberto García era buenas, la prueba es que dicho cartel ha congregado una entrada que hacía años que no sucedía pero, todo parecía indicar que querían echarle excrementos al empresario para que no se envilezca con todas éxitos obtenidos.

Atentos los taurinos porque justamente, corridas como la de hoy son las que propician que la gente no vaya a los toros puesto que, el cartel era de tronío pero, los toros una auténtica porquería que han arruinado la tarde. ¿Se imaginan a tres chavales que todo hubiera dependido de esta tarde en el devenir de sus carreras? Como dije de Juan Ortega, no firmaban ni un solo contrato.

Con Éric Zemmour un terremoto sacude a Francia / por Javier R. Portella

El siguiente artículo es la traducción del que he escrito para el periódico francés Boulevard Voltaire. Por ello se da por sabido —nadie en Francia lo ignora— en qué consiste “el fenómeno Zemmour”. Expliquémoslo pues rápidamente para el lector español o hispanoamericano que aún pudiera desconocerlo.

Con Éric Zemmour un terremoto sacude a Francia

Javier R. Portella
El Manifiesto /  Madrid, 15 de octubre de 2021
Éric Zemmour, periodista y escritor de origen judío y nacido en Argelia —orígenes que dificultan que se le aplique la habitual reductio ad hitlerum...— es desde hace años el intelectual francés indiscutiblemente más brillante y de mayor éxito. Cada uno de sus libros se vende por cientos de miles de ejemplares;[1] sus constantes intervenciones televisivas son seguidas —hasta que son censuradas— por millones de personas. Sus posiciones son las de una implacable denuncia de la pérdida de valores, principios, arraigo e identidad que aqueja a nuestro mundo sometido a la plutocracia globalista, todo lo cual se plasma particularmente en Francia en la gran invasión inmigratoria, de carácter mayoritariamente islámico, que Zemmour combate con denuedo.

Rompiendo la baraja de la politiquería, careciendo de cualquier partido que lo apoye (todos le temen y odian, incluido el de Marine Le Pen, cuyas tibiezas, fracasos y claudicaciones Zemmour denuncia), este francotirador (sigue en esto el ejemplo de Macron hace cuatro años) va y se presenta en las elecciones a la presidencia de la República que tendrán lugar la próxima primavera. Aún no ha confirmado oficialmente su candidatura, pero es obvio que la presentará quien, en el espacio de un mes, ha pasado de un 5% a un 18% de intenciones de voto, desbancando a Marine Le Pen y colocándose en situación de combatir directamente con Macron en la segunda vuelta de las elecciones.

Y aún hay más. Uno se queda literalmente subyugado ante el nivel cultural, la brillantez intelectual y la cantidad de conocimientos, en particular históricos, que maneja el próximo —propícienlo los dioses— presidente de Francia. Algo totalmente desconocido, huelga decir, entre nuestros actuales dirigentes. Pero desconocido incluso entre los de tiempos anteriores. Habría que remontarse a muchos siglos atrás para encontrar algo relativamente parecido desde este punto de vista.[2]

El fenómeno Zemmour visto desde España

No estaba allí. Habían corrido insistentes rumores sobre su posible presencia, pero, al no tener el don de la ubicuidad, Zemmour no acudió a la gran fiesta en la que VOX congregó a más de 20.000 simpatizantes en Madrid el pasado fin de semana. Tampoco cruzó los Pirineos nadie del Rassemblement national (“Ay, debió de pensar Marine Le Pen, esos de VOX son demasiado radicales para nosotros”); con lo cual, Francia fue el único país que faltaba entre los representantes de las grandes fuerzas que componen este fantasma que, como aquel del que hablaba Marx —pero opuesto a él—, recorre hoy Europa y hace temblar a poderosos y biempensantes.

Pero si Éric Zemmour no estaba físicamente en Madrid, todo el espíritu que encarna, todo lo que defiende, estaba allí: empezando por el discurso de Santiago Abascal (más radical y, sobre todo, más “cultural” y “civilizacional” que de costumbre) y siguiendo por el gran revuelo que ha causado en el mundo identitario español el descubrimiento de que, justo al lado de nosotros, se está gestando un gran despertar que puede convertir la Gran Sustitución en la Gran Subversión.

La gran subversión de todo lo que amenaza, sea el país que sea, a nuestra civilización. Es eso lo que a uno le deja impresionado, es eso lo que constituye la gran fuerza de Zemmour: para él y para los miles que le siguen de lo que se trata ya no es de defender tales o cuales cuestiones, ideas, intereses... El reto es otro:

 Es el de la Vida contra la Muerte, de la Civilización contra la Barbarie, de la Belleza contra la Fealdad, del Orden contra el Caos, de la Identidad contra la No Identidad, del Ser contra el No Ser.

Todo lo demás —medidas económicas, sociales, educativas...— es, por supuesto, de la mayor importancia; pero secundario. Si se derrumba la casa, discutir sobre sus techos, maderas y revestimientos equivale a discutir sobre el sexo de los ángeles, como lo hacían los monjes bizantinos mientras el enemigo estaba a las puertas de la ciudad.

Hoy no sólo está a las puertas. Está ya dentro: incrustado, en primer lugar, en nuestra propia mente. En todas partes, en todos los países. En Francia como en España. En Italia como en Alemania. En el norte, en el sur y en el centro de esta Europa que sólo puede convertirse en nuestra gran patria civilizacional si nuestros corazones están instintiva, carnalmente arraigados en cada una de nuestras atávicas, indestructibles, indesarraigables  patrias nacionales.

¿Cómo entrelazar la gran patria europea con las patrias carnales, con esas naciones nuestras que nos dan ser y lengua? La pregunta es decisiva, pero sólo podrá plantearse de verdad cuando ya no estemos al borde del abismo. Mientras tanto, hay que ocuparse de lo más inmediato: del gran declive que nos amenaza.

Nos amenaza en todas partes, pero con características propias de cada país. Nuestra decadencia se compone de dos factores: por un lado, la decrepitud de nuestros pueblos que, sometidos a sus vergonzosas élites, no tienen nada grande en su horizonte; por otro lado, la invasión de multitudes sujetas a principios de Sumisión que nos son tan hostiles como ajenos. Pero estos dos aspectos, presentes por doquier, se combinan de manera diferente según las circunstancias, la historia y el genio de cada uno de nuestros pueblos.

Así, volviendo a España, es obvio que, por su posición geográfica, nuestro país está siendo duramente golpeado por la invasión inmigratoria. Y sin embargo, esta invasión se siente entre nosotros un poco menos duramente que en otras partes. Dos razones lo explican. En primer lugar, muchos de los flujos que llegan de África utilizan a España como sitio de paso hacia tierras aún más sumisas y generosas en sus subsidios. En segundo lugar, la mayor parte de nuestra inmigración no está marcada por el islam, sino por la cristiandad: por esas poblaciones hispanoamericanas que, habiendo bebido tanto del cristianismo como de la lengua y la cultura españolas, han tomado el camino contrario al de los conquistadores que durante 500 años les imbuyeron —con mayor o menor éxito, da igual— el espíritu de nuestra civilización.

Y aunque ello no resuelve nada, aunque semejante situación no deja de plantear también graves problemas (que VOX haría bien en examinar algún día), todo ello modifica obviamente el panorama al que estamos expuestos.

Como complemento, nos complace ofrecer dos podcasts del programa radiofónico La Caverna de Platón, dirigido por Domingo González, en el que, junto con él, participaron, para hablar de Éric Zemmour, Esperanza Ruiz, Carlos Marín-Blázquez y Javier R. Portella.

1. ¿El futuro del hombre es la mujer? Pensar lo prohibido con Éric Zemmour.

2. El Primer Sexo y la decadencia de Occidente. Pensar lo prohibido con Éric Zemmour.

[1] El primero que alcanzó tal éxito en Francia fue Le premier sexe, toda una demolición del hembrismo cuyo título remda y le da la vuelta a Le deuxième sexe, el famoso catecismo feminista de Simone de Beauvoir. Bajo el título Perdón, soy hombre, fue editado hace cosa de diez años por Ediciones Áltera, sello entonces íntimamente ligado a El Manifiesto. Ha sido reeditado recientemente por Homo Legens.

[2] Quien lo pueda seguir —está en francés— quedará maravillado ante este apasionante debate que celebraron recientemente el propio Éric Zemmour y el filósofo Michel Onfray. Enlace.

LA 'COPA CHENEL' YA TIENE FINALISTAS: ROBLEÑO, ADRIÁN Y COLOMBO

 Elegidos los tres finalistas para la Copa Chenel en Cadalso de los Vidrios

La 'Corona del toro' se disputará el próximo sábado en Cadalso de los Vidrios ante toros de Adolfo Martín y José Vázquez.

La plaza de toros de Cadalso de los Vidrios acogerá este sábado 23 de octubre la final de la Copa Chenel.
Tras las dos semifinales celebradas este fin de semana en Valdemorillo y en San Agustín del Guadalix, el jurado de la Copa Chenel ha puntuado y clasificado en las tres primeras posiciones a Fernando Robleño, Fernando Adrián y Jesús Enrique Colombo.

Fernando Adrián se ha quedado primero en la clasificación tras las semifinales con una puntuación de 15,8 puntos. El de Torres de la Alameda solamente ha toreado en la Copa Chenel esta temporada y ha aprovechado la oportunidad para llegar a la gran final. En su primer compromiso en Valdetorres de Jarama cortó cuatro orejas y el pasado sábado desorejó a un gran toro de vuelta al ruedo de Zacarías Moreno.

Fernando Robleño demostró ayer en San Agustín del Guadalix y una vez más en su carrera la profesionalidad y torería de un torero maduro con un poso que cala y gusta en la afición. Ayer fueron dos grandes faenas ante el primero de Cuadri y disfrutó hasta desorejar a un toro de vuelta al ruedo de Rehuelga. En su primer compromiso en la Copa Chenel cortó tres orejas en Navas del Rey. Se ha clasificado segundo con 15,5 puntos.

La tercera plaza para la gran final del próximo sábado la ha conseguido Jesús Enrique Colombo con 12,7 puntos. El venezolano cortó el sábado en Valdemorillo una oreja a su toro de Zacarías Moreno. Su primer compromiso en este certamen fue en Chinchón donde desorejó un toro de Escolar.

SAN AGUSTÍN DE GUADALIX (MADRID). Robleño y Rehuelga vuelven a citar a la magia

Fernando Robleño desoreja a un bravo cuarto de Rehuelga premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre en un festejo de destellos de Paulita y Tomás Angulo. Cuadri completó el cartel ganadero.

Robleño y Rehuelga vuelven a citar a la magia

Cultoro / domingo 17 octubre, 2021
La localidad madrileña de San Agustín de Guadalix acogía, este domingo, la segunda semifinal de la Copa Chenel. Fernando Robleño, Paulita y Tomás Angulo trenzaban el paseíllo con toros de Cuadri y Rehuelga.

Vuelta al ruedo para Robleño con el primero de Cuadri.
“Mostrador” era el primero de Cuadri, un toro largo y hondo de hechuras al que le movió con brío y hasta pellizco Fernando Robleño el capote. Tras un tercio de varas en el que se le dio lo suyo al animal, éste sacó nobleza por momentos en la muleta de Robleño, pero a menos y pecando de falta de fuerza. Destacó una tanda al natural de muy bella factura. Estocada un punto desprendida. Entendió el presidente que la petición no era mayoritaria y no concedió el premio. Vuelta al ruedo.

Paulita se impone a la condición reponedora del segundo de Rehuelga, pero lo pincha.
Le fue abriendo los caminos por la mano derecha en dos primeras series Paulita al segundo, de Rehuelga, toro que por el izquierdo se quedaba mucho más corto. Reponedor el animal. Más artístico fue el final de la faena por el derecho. No humilló nada en el primer intento de entrar a matar de Antonio Gaspar, pinchando; a la segunda, dejó una estocada defectuosa.

Imagen de voluntad y firmeza de Angulo ante el deslucido y flojo tercero.
Lastrado y protestado de salida fue el tercero de Cuadri, que tenía poca fuerza. Tuvo que ir sobreponiéndose el extremeño Tomás Angulo, primero, a un tendido a la contra del toro; tras no ser devuelto, al propio toro, muy medido de fuerzas, que las poca que tenía las usaba para defenderse y al que sonsacó momentos de lucidez sólo aislados por su condición. Pero dio una imagen de voluntad y firmeza ante un deslucido. Mató de estocada atravesada.

Robleño tira de poso con el cuarto de Rehuelga, de vuelta, y le pasea las dos orejas.
Dio juego en el tercio de varas el cuarto de Rehuelga, segundo del lote de Fernando Robleño. Tras un brindis personal, dejó una primera serie por la derecha con dos muletazos muy largos antes de que el toro lo desarmase. Faena de pleno gusto del torero de San Fernando de Henares, tirando de gusto en los embroques y de momentos de toreo relajado. Tras un primer intento con el acero, dejó un soberbio estoconazo a la segunda que hizo rodar en segundos al animal. Toro de vuelta al ruedo en el arrastre y dos orejas.

El descabello emborrona los momentos de Paulita con el buen quinto de Cuadri.
“Socorrido”, número 7, era todo un tío: largo y enorme de volumen el quinto de Cuadri. Aprovechó Gaspar la nobleza del animal, al que le corrió con gusto la mano por ambos lados. Mató de media ligeramente desprendida pero agarrada. Pasó las de Caín con el descabello.

El sexto da un gran juego en varas y Angulo deja su sello con la muleta.
Enorme la pelea del sexto de Rehuelga en el tercio de varas protagonizado por Manuel Quinta. Y a su padre, también Manuel Quinta, fue el brindis de Angulo, que selló un inicio de faena con sabor en tres doblones de muy buen trazo. Y a partir de ahí fue componiendo una obra con momentos de toreo personal, pero de uno en uno los muletazos. Espadazo a la segunda.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de San Agustín de Guadalix, Madrid. Segunda semifinal de la Copa Chenel. Corrida de toros.

Toros de Cuadri y Rehuelga -de vuelta el cuarto-.
Fernando Robleño, vuelta y dos orejas.
Paulita, palmas y ovación.
Tomás Angulo, palmas y palmas.

FOTOS: ANFT – Ángel Huéscar

Rafaelillo y Ureña triunfan en Abarán. Dos «dos aviesos juanpedros» truncaron la salida a hombros por espeluznante cogida de Ureña.





El torero de Lorca acabó la tarde en la enfermería tras ser cogido de forma espeluznante por el sexto, Rafaelillo se escapó en el segundo de su lote.

Rafaelillo corta cuatro orejas y Ureña, tres y rabo.

ABARÁN (Murcia). Domingo, 17/oct./2021. Toros Noticias Murcia. Fotos: TNM
Rafael Rubio ‘Rafaelillo’ y Paco Ureña triunfaron en la corrida celebrada esta tarde en Abarán, donde se conmemoró el 25 aniversario de alternativa de Rafaelillo. Ambos diestros se repartieron siete orejas y un rabo, pero la tarde terminó con una espeluznante cogida de Ureña que tuvo que pasar a la enfermería donde fue atendido de un fuerte golpe en el pecho, comprobándose que no estaba herido.


Al finalizar el paseíllo, Rafaelillo recibió placas conmemorativas del 25 aniversario de su alternativa por parte del Ayuntamiento de Abarán y de su familia.

Tras la lidia del cuarto, Paco Ureña pasó a la enfermería, donde fue atendido de un esguince en la rodilla derecha pendiente de estudio radiológico. Fue infiltrado y salió a lidiar al sexto, donde de nuevo resultó cogido. Volvió a pasar a la enfermería donde le detectaron un fuerte golpe en el pecho. Fue trasladado a la Arrixaca para estudio radiológico.


Rafaelillo recibió con largas cambiadas y lances de rodillas al primero de la tarde. También comenzó la faena de rodillas para luego templar bien con la derecha hasta que el toro comenzó a protestar por falta de fuerzas y se agotó. Cuando esto sucedió, el torero tiró de recursos con molinetes de rodillas y un intento de luquesina. Mató de pinchazo hondo y cortó la primera oreja.


El primero del lote de Paco Ureña no rompió en el capote de salida y después del puyazo le dejó hacer un quite a la verónica. Ureña brindó a Rafaelillo y tuvo que medir mucho a un toro limitado de fuerza. De uno en uno arrancó muletazos destacables e inventó una faena que le valió una oreja tras rematarla de estocada efectiva.

En el tercero de la tarde, Rafaelillo protagonizó un emocionante recibo de capa, primero con faroles de rodillas y después por lances, chicuelinas, media y revolera, llegando mucho al tendido. También estuvo variado en el quite. En la muleta, al de Juan Pedro le costó ir hacia adelante y miró mucho, avisando al torero por el derecho. Este fue el toro más complicado de la corrida con el que Rafaelillo no volvió la cara, resolviendo con oficio. Mató de estocada al segundo intento y le cortó la oreja.


El cuarto pareció despertar en el único puyazo que recibió. Ureña comenzó la faena con bonitos ayudados por alto y después empujó la embestida del ‘juampedro’ por el lado derecho. Le molestaron rachas de viento pero Ureña estuvo por encima de su oponente y la faena fue a más, destacando los naturales de las últimas series. Cuando terminaba por manoletinas fue cogido de fea manera. Mató de media efectiva y cortó los máximos trofeos, pasando a continuación a la enfermería, dolorido en su rodilla derecha.

Rafaelillo cuajó con el capote al quinto, toreando de forma sobresaliente a la verónica. El toro derribó en varas y tuvo complicación en la muleta. El torero le plantó cara y le sacó muletazos sobre todo con la zurda, siendo tropezado avanzada la faena sin consecuencias. Desplantes finales enardecieron al público. Mató de estocada al encuentro y paseó dos orejas.

Paco Ureña salió de la enfermería dispuesto a lidiar al sexto, pero este toro le hizo un extraño de salida y le cogió de forma espeluznante contra las tablas, dejando a la plaza conmocionada. Rafaelillo se tuvo que hacer cargo de la lidia, aunque el toro planteó muchas complicaciones y no le dio ninguna opción de lucimiento. Rafael estuvo por encima de su oponente y fue ovacionado.

FICHA: Se lidiaron toros de Juan Pedro Domecq, bien presentados y de juego desigual, sin fuerza 1º y 2º, complicados y peligrosos 3º, 4º, 5º y 6º.

Rafael Rubio ‘RAFAELILLO’, oreja, oreja, dos orejas y ovación compartida con la cuadrilla de Ureña.
PACO UREÑA, oreja, dos orejas y rabo y pasó a la enfermería en el sexto. 
ENTRADA: Tres cuartos. Ureña precisó ser trasladado en ambulancia al Hospital Virgen de la Arrixaca, para estudio radiológico.

ANTONIO BIENVENIDA, MAESTRO DEL TOREO / por José María Sánchez Martínez-Rivero.

Estuvo en el toreo en el toreo 29 años. Se retiró temporalmente desde 1966 hasta 1971 año de su reaparición.

Antonio Bienvenida era un torero de gestos y de gestas y así toreó en 49 ocasiones mano a mano con sus compañeros de escalafón. Como único espada lo hizo en 10 corridas. En la plaza de las Ventas, plaza de gran responsabilidad, actuó en 5 tardes mano a mano. El día 16 de junio de 1960, en Madrid, estoqueó una corrida por la tarde y otra por la noche. En esta solo pudo matar tres toros al resultar lesionado.

ANTONIO BIENVENIDA, MAESTRO DEL TOREO

José María Sánchez Martínez-Rivero
Octubre de 2021 a los 46 años de su muerte
Fecha memorable en la Historia del Toreo fue la del día 5 de octubre de 1974 en la plaza de toros de Vista Alegre de Madrid. Actuará, por última vez, Antonio Bienvenida, lidiará toros de Fermín  Bohórquez alternando con Curro Romero y Rafael de Paula.

De esa memorable tarde, en la que no cortó orejas, sobresalieron y, todavía están en la memoria de quienes le vieron, dos lances magistrales rematados con media inigualable. Como director de lidia estuvo sensacional. La faena de muleta del último toro se la brindó a su hermano Ángel Luís con estas palabras:

-Te brindo este toro porque es el último que mataré en mi vida. Te doy mi palabra de honor que no te haré sufrir más

Finalizada la corrida el maestro salió de la plaza andando, cruzando el ruedo, pensativo, solo, camino de la calle, donde le esperaban multitud de aficionados que le tributaron el último homenaje al salir de una plaza de toros. La cuadrilla le seguía a distancia para darle todo el protagonismo al maestro.

La gran trayectoria de Antonio Bienvenida puede apreciarse por medio de la estadística, eso sí, fría estadística.

Intervino en 829 corridas de toros y estoqueó 1628 reses. En novilladas mató 113 novillos. La temporada que más corridas toreó fue la de 1966 con 52. Y la que menos la de 1974, ya al final de su carrera, con 11.

Destacan sus actuaciones en la plaza de toros de Las Ventas con 106 - cinco en novilladas- siguiendo la de Barcelona con un total de 55. Llegó a torear en Argelia, dos tardes y en Marruecos, cuatro tardes. Hoy estas actuaciones serían imposibles.

Antonio Bienvenida prefería los toros de don Antonio Pérez de San Fernando, que son los que ocupan la primera posición en cuanto a los estoqueados por él con un total de 98. Carlos Núñez, también fue una ganadería predilecta para el torero que mató 54 toros a lo largo de su carrera.

De los compañeros con los que más actuó destaca Luís Miguel Dominguín, con el que alternó en 73 tardes. Le sigue Antonio Ordóñez con 55. Al lado de su hermano Pepe Bienvenida lo hizo en 39 ocasiones. Destacar que con Manolete actuó en 15 corridas. Difícil trance era torear al lado del Monstruo de Córdoba; pero cómo torearía Antonio que, Manolete, en conversación con Pepe Bienvenida se expresó así:

-¡Que torero he visto Pepe! Te voy a decir que si a ese toro del Conde, lo toreamos con la muleta todos los que dicen que toreamos bien, pero todos los de ahora y los de antes y, después, coge la muleta tu hermano Antonio, nos echa a todos al estribo!

Y añadió:

- La ventaja que tenemos los demás frente a él es que durará en esto veinticinco años, y como así no se puede torear todas las tardes, cuajará en todo ese tiempo, cuatro o cinco toros, como el que le he visto en Bilbao.

Estuvo en el toreo en el toreo 29 años. Se retiró temporalmente desde 1966 hasta 1971 año de su reaparición.

Alguien comentó al maestro que Manolete hacía siempre la misma faena y que parecía que: la llevaba en la maleta; a lo que Bienvenida contestó:

- Ojalá los demás fuéramos capaces de inventar una que gustase tanto, meterla en nuestra maleta, sacarla todas las tardes y estar lo bien de verdad que él está con tantos toros distintos. Perdona, añadió, pero los que no os ponéis delante de los toros, no tenéis ni idea del mérito de Manolete.

Así se expresaba del toreo del Monstruo de Córdoba.

Otorgó 26 alternativas siendo la primera la que dio a su hermano Ángel Luís en Bogotá en 1944. La última fue el 27 de agosto de 1973 a Everildo Segura en San Sebastián de los Reyes. Igualmente, confirmó en veinte ocasiones. La primera a Morenito de Talavera en el año 1942. También confirmó, en 1944, al mexicano Carlos Arruza, y en años siguientes a Marismeño, Manolo González y Jaime Ostos entre otros.

Antonio Bienvenida era un torero de gestos y de gestas y así toreó en 49 ocasiones mano a mano con sus compañeros de escalafón. Como único espada lo hizo en 10 corridas. En la plaza de las Ventas, plaza de gran responsabilidad, actuó en 5 tardes mano a mano. El día 16 de junio de 1960, en Madrid, estoqueó una corrida por la tarde y otra por la noche. En esta solo pudo matar tres toros al resultar lesionado.

El maestro era un señor dentro y fuera del ruedo. Además colaboraba en corridas benéficas y en festivales taurinos siempre que se le requería. Por sus grandes valores humanos, en 1956, obtiene la Gran Cruz de Caballero de Beneficencia. Se reunía en esta condecoración otras concedidas por toda una vida dedicada a la defensa de la fiesta de los toros; y también, por la ayuda prestada a los más necesitados incluyendo a sus compañeros de profesión. Fue Presidente del Montepío de Toreros. Por su participación desinteresada en las corridas que el referido Montepío celebraba obtuvo la Medalla de Oro. Estaba en posesión de la Medalla del Mérito Civil y la del Mérito Taurino.

El 4 de octubre de 1975 Antonio y su familia deciden pasar el día en la finca Puerta verde de la ganadera Amelia Pérez Tabernero, en El Escorial. Quiere ver a torear a su sobrino Miguel.

Se realizan faenas de tienta. Normalidad en ellas, hay maestros en el ruedo, Antonio y Ángel Luís. Su sobrino ha toreado a gusto del maestro. Van a sacar a la becerra fuera de la placita de tientas. Lo hacen al alimón. La puerta que da al campo queda abierta. Al lado de la puerta hay otra becerra, llamada Conocida que nadie ve. Antonio queda de espaldas. La becerra se arranca de pronto, entra en la plaza y coge al maestro por detrás, levantándolo del suelo. Caída mala. Queda inmóvil en el pequeño ruedo. Dice:

- ¿Porqué no me habéis hecho el quite?.

Le responden:

- Antonio, no la hemos visto entrar, ha sido tan rápido todo.

No se debe mover al maestro tiene lesiones cervicales. Acude la ambulancia y es trasladado a Madrid, Hospital de la Paz. Nada se puede hacer por salvarle. El día 7 de octubre fallece. Es trasladado a la casa familiar en la calle General Mola, 3. Capilla ardiente presidiendo la imagen el Cristo del Gran Poder, que transcurrido el tiempo, la familia Bienvenida donará a la capilla de Las Ventas.

El entierro, verdadera manifestación de duelo popular, quedará para siempre en la memoria de quienes estuvieron. El féretro lo cubría un capote de grana y oro –el color de los valientes-, así lo pasearon por el ruedo de Las Ventas, aquel ruedo que con su eterna sonrisa recorría en triunfo tiempo atrás.

El Toreo perdió al mejor de la dinastía Bienvenida y a un señor dentro y fuera de la plaza.

domingo, 17 de octubre de 2021

ISTRES (FRANCIA) Explosivo Colombo ante toros de Virgen María

 Con tres orejas saldó su tarde el venezolano en el cierre de la Feria de Octubre en El Palio. Una oreja del enclasado sexto paseó Maxime Solera dentro de una corrida con posibilidades de Virgen María.

Virgen María pone los argumentos y la explosividad de Colombo los aprovecha

Cristophe Chay / Fotos: Muriel Haaz
CULTORO/Domingo 17 octubre, 2021
La ciudad francesa de Istres, tras la corrida camarguesa de ayer, acogía este domingo una doble jornada taurina compuesta por una novillada picada y por esta corrida vespertina con Andy Younes, Jesús Enrique Colombo y Maxime Solera acartelados. Se lidiaba un encierro de Virgen María.

Ovacionado Andy Younes con el soso primero
Con el abreplaza, tuvo que lidiar Andy Younes contra un incierto animal, pecando de falta de conexión en su embestida. Hubo duelo de quites entre Younes y el venezolano Jesús Enrique Colombo, tirando luego de porfía el francés ante la sosa embestida de su oponente. Ovacionado el torero.

Colombo, dos orejas de un segundo de Virgen María de vuelta al ruedo.
Dos orejas, la segunda generosa, paseó Jesús Enrique Colombo en el segundo de la tarde, un animal con el que dio todo un espectáculo en banderillas tras un airoso recibo caportero. Excelente el toro de la Virgen María, de nombre «Fatigoso», justamente premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre por su condición duradera y humilladora. El joven lo pasaportó con voluntad con la muleta.

Solera se estrella contra la falta de fuerza de un tercero que se gastó en un accidentado tercio de varas.
Silencio tras aviso para Maxime Solera frente al tercero, un toro de Virgen María más limitado de fuerzas que sus hermanos anteriores después de un accidentado tercio de varas. Faena de voluntad del joven, alternativado el pasado mes de julio en Arles.

Silenciado Younes en el cuarto
No terminó de encontrarse Younes con el cuarto de Virgen María. Hubo momentos de voluntad, pero la lidia no fructificó en premio. Fue silenciado.

Otra oreja para Colombo ante un quinto que dio juego en varas
Una oreja para la disposición de Jesús Enrique Colombo frente a un quinto toro de Virgen María que se desinfló en la faena de muleta, tras un tercio de varas importantes de Juan Manuel Sangüesa, que tuvo que ser ovacionado tras éste.

Solera aprovecha la clase del sexto y le pasea una oreja.
Tenía clase el sexto de Virgen María, un toro al que Maxime Solera le sacó momentos de buena calidad por ambos lados. Buena construcción de la obra. Lo mató de estocada ligeramente tendida y descabello y le cortó una oreja. El toro fue aplaudido en el arrastre.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Istres, Francia. Tercera de la feria de octubre. Corrida de toros.

Toros de Virgen María, de vuelta el segundo.

Andy Younes, ovación y silencio.
Jesús Enrique Colombo, dos orejas y oreja.
Maxime Solera, silencio tras aviso y oreja.

--



Morante apasionado / por Jorge Arturo Díaz Reyes

Tres orejas cortó, dos con una frondosa faena a un sobrero de vuelta al ruedo. De Justo recibe doble saludo y Juan Ortega aplaudido en ambos turnos. Petardo de Garcigrande.  


 Morante apasionado

Jorge Arturo Díaz Reyes
Crónica Toro / Cali, X 16 2021
Los tres toreros de la temporada y una plaza casi llena chocan con un encierro esmirriado, impresentable, manso y desclasado, pero con todo pasaron muchas cosas. 

Pese a la faena premiada de Morante con el incierto seisañero que abrió el festejo (no sabía si venía por el trapo o por mí, dijo después), la tarde parecía condenada. Sí, acababan de devolver el cuarto, con sus 449 míseros kilitos, pero sin causa reglamentaria, solo por feo (eso han debido hacerlo en el apartado). Había recibido cinco verónicas y una buena vara de Cristóbal Cruz. Pitos y pañuelo verde. José Antonio se frunció de hombro sorprendido.

Y saltó el cuarto bis, de Sancho Dávila, “Viña”, cuatreño, negro, número 25 bien puesto de pitones, de 463 kilos (el peso de la corrida fue como para plaza colombiana). Disperso, no lució en el capote y se dejó pegar blandeando en los dos puyazos de Cristóbal Cruz. Tampoco en banderillas. No había optimismo presencial ni televidente. Serio, José Antonio lo afronta con cuatro ayudados por alto, un molinete y uno de la firma. Cuatro derechas, trinchera cambio de mano y de costado. Una tanda natural. Todo bien hecho, todo con ese aire morantista, todo aplaudido, pero sin lo esencial, bravura, codicia. Como fuera, la banda se arranca, y de pronto, cuando tras dos naturales el toro se paró, ella también. Nada, cuatro derechas, giro con cambio de mano, pecho y molinete invertido, y la música reinicia. El torero que citaba, da un paso atrás y airadamente mirando los músicos los calla. En ese temperamental momento cambió todo, fue como un ictus. Muleta en mano izquierda, se mete a los terrenos del toro, este se va a más, y repite fiero una y otra vez, por los dos pitones. Variaciones pintureras en los precisos abroches y parandose de frente a pie junto en seis naturales arrebatados. Kikirikís, trincherillas y flores, una faena copiosa, larga, torrencial y sobre todo arrimada. El tendido también cambió el chip y se fue arriba y todos tras el estocadón. ¡Torero! ¡Torero! Y don Lope Morales Arias tiró los tres pañuelos de una. Y tras la inopinada vuelta del arrestre y la suya triunfal, Morante declaró ante las cámaras: "Fue una faena de locos". Artista único, pero también torero de todo toro, es como se ha mostrado a lo largo de este infeliz año 2021 que ha quedado marcado por él.

Emilio De Justo, afrontó la poca raza y mala traza de su lote con solvencia y compromiso. Es lo más que se puede pedir a un torero, estar por encima de sus toros. Lo estuvo, por eso le pidieron la oreja del segundo y le ovacionaron en ambos. Al uno que fue muy bien adornado por sus banderilleros Gómez y Valcarce, que se desmonteraron, le suplió la sosería con actitud, doblones de rodilla flexionada y series iniciales muy ajustadas y al unipase cuando no se pudo más. Gran Volapié. Al otro, larga cambada de rodillas y bello quite por chicuelinas muy bajas a compás abierto enervaron e ilusionaron, pero el colorado se rajó rajado, sin rubor, desacaradamente se recostó en la tablas, en toriles a donde tuvo que ir el extremeño a darle hierro. Dos pinchazos y tres estocadas, la primera en guardia. Con todo y eso lo sacaron al tercio para ovacionarle. Cómo sería.

Juan Ortega, solo dejó exquisiteces, desperdigadas y dos grandes estocadas. Una verónica lánguida de oro puro al tercero (mansobronco), ocho majos por bajo y un pase lentísimo, templado, pintado aquí y otro allá, entre muchos muletazos de vulgar brega que obligaba el desordenado acometer.  Con el sexto que era peor, menos. Cierto, lidió decoroso, pero la gente que lo sabe diferente no viene para verle trabajar, haciendo lo que hacen los del común. Viene a verle crear belleza y eso no se puede con desechos como los que le echaron hoy. Lidiar y matarlos bien, muy bien fue lo que hizo hoy. La aplaudieron dos veces por esas pocas, pero profundas creaciones. Justo.

¿Cómo Garcigrande y Domingo Hernández le traen esa corrida maluca a los tres toreros de la temporada y cómo sus veedores la aceptaron? Que lo digan ellos, yo no. Por fortuna el buen reserva de Sancho Dávila metió la cara y por fortuna también todos los desarciertos desataron el enojo y la pasión de un Morante que todo lo puede este año.

FICHA DEL FESTEJO
Jaén. Coso de la Alameda. Sábado 16 de octubre 2021. 1ª de San Lucas. Más de tres cuartos de entrada. Siete toros, cuatro de Garcigrande, 3º y 6º de Domingo Hernández, impresentables, de bajo peso y mansos, el 4º bis de Sancho Dávila, “Viña” # 25 de 463 kilos, fue a más y recibió la vuelta al ruedo.  

Morante de la Puebla, oreja y dos orejas.
Emilio de Justo, saludo tras petición y saludo.
Juan Ortega, palmas y palmas.

Incidencias: Saludaron: Saludaron Ángel Gómez y Pérez Valcarce tras parear al 2º. Al terminar la corrida Morante se negó a salir a hombros.

VALDEMORILLO (MADRID). Fernando Adrián saca testosterona con un bravo toro de Zacarías Moreno

Fernando Adrián cuaja al bravo cuarto de Zacarías Moreno, Jesús Enrique Colombo pasea una oreja del quinto y Jorge Isiegas resulta ovacionado en una tarde en la que los de Prieto de la Cal lidiados fueron deslucidos.

Fernando Adrián saca testosterona con un bravo toro de Zacarías Moreno

Ángel Estévez / Fotos: Pablo Ramos
Cultoro / sábado 16 octubre, 2021
Tenía lugar, en la tarde de este sábado, la primera semifinal de la Copa Chenel en la plaza de toros de la localidad madrileña de Valdemorillo. Se lidiaba un encierro con los hierros de Zacarías Moreno y Prieto de la Cal ante los que hacían el paseíllo Fernando Adrián, Jesús Enrique Colombo y Jorge Isiegas.

Firmeza de Fernando Adrián con el primero bis de Zacarías, al que pincha

Bonito el primero de Prieto de la Cal, de pelo negro, se partió el cuerno por la cepa nada más rematar en el burladero. Se corrió turno y salió al ruedo el que estaba previsto como sobrero, número 63, con el hierro de Zacarías Moreno. Más bastito el de Zacarías recibido por faroles por Fernando Adrián, seguidas de afanosas verónicas. Apretó en varas el toro, pero se fue en cuanto vio cerca un capote. Bien tercio de Antonio Molina y Diego Valladar, que saludaron, con la excelente lidia de Jesús Aguado. Comenzó por estatuarios el torero madrileño, muy ajustados, su faena a este primero bis. Tuvo nobleza el toro, aunque se desentendía al final de cada muletazo, en la firme y poderosa muleta de Fernando Adrián. Por el izquierdo, el toro tenía más problemas, metiéndose por dentro y tirando gañafones, llegando incluso a dar un susto al matador, cuando estuvo a punto de echarselo a los lomos. Se puso peor el toro por el pitón derecho, orientándose y desarrollando sentido. Firme el torero de Torres de la Alameda, que terminó su faena con unas ajustadas manoletinas. Pinchazo hondo, media tendida y cuatro descabellos, pero se echó el toro. Palmas para el toro y palmas para el torero.

Ovacionado el ímpetu de Colombo ante el corto viaje del segundo de Prieto de la Cal

Serio y de buenas hechuras fue el albahío de Prieto de la Cal que hizo segundo, que fue parado con oficio por Jesús Enrique Colombo. Lo lució en el caballo de Israel de Pedro, que no apretó al blando toro de la divisa onubense. Banderilleó el matador venezolano con voluntad de agradar, habiéndose herido con el arpón de la banderilla en el primer par. No acusó el leve incidente, clavando con facultades pero con poco ajuste. Brindó al respetable e inició con templanza su faena Colombo, flojo toro de Prieto de la Cal, que se le coló en el primer muletazo por el lado derecho. De inmediato se la echó a la zurda, pero el toro perdió el equilibrio al primer muletazo. Cuidó la corta embestida del toro, pero la sosería del de la Cal no daba importancia al trasteo del venezolano. Volvió al pitón derecho tratando de remontar el ambiente enrarecido por el juego del animal, pero no hubo forma, ya que el toro se vino a abajo definitivamente. Mató de estocada tendida. Silencio para el toro y saludos para Colombo.

El tercero de Zacarías Moreno, un pozo seco: ovación a la voluntad de Isiegas y pitos para el animal

Con templadas verónicas recibió Jorge Isiegas al tercero, un castaño de Zacarías Moreno que pareció algo descoordinado en sus movimientos. Recibió un puyazo, sin apretar, antes de pasar a banderillas, que se dilató por la falta de fijeza del toro. Jesús Montes y Jesús Arruga fueron eficaces ante el díscolo comportamiento del de Zacarías. Brindó a sus paisanos maños Isiegas antes de meter en cintura, por abajo, al toro, que buscó tablas en el segundo natural. No quería salir de la segunda raya el animal y se entretuvo el torero aragonés en tratar de torearlos al hilo de las tablas. Se puso imposible el toro, aculado en tablas, y se esfumaron las ilusiones de Jorge Isiegas ante un pozo totalmente seco. Mató de una gran estocada, ejemplo de «volapié» perfecto. Pitos para el toro y Ovación con saludos para Jorge Isiegas.

Fernando Adrián cuaja al «Acomplejado» cuarto, un toro bravo de Zacarías Moreno

Astifino y bien hecho el cuarto del festejo, con el hierro de Zacarías Moreno, que embistió con movilidad de salida. Genuflexas verónicas de Fernando Adrián, rematadas por una torera y bella media. Midió Jesús Vicente al toro en varas, fue banderilleado con lucimiento por Jesús Aguado y Diego Valladar que saludaron. De rodillas en los medios, pase cambiado incluido, comenzó su labor Fernando Adrián. Alegría y codicia tenía el toro y lo aprovechó el madrileño para ligar buenas tandas de derechazos, de mano baja, sometimiento y temple. Con el mismo ímpetu embistió el toro por el izquierdo, y también lo toreó por ese lado Adrián. Bravo el toro y gran faena de Fernando Adrián, con naturales ajustados, pasándoselo por la barriga, cargando la suerte y echando la pata pa’lante. El toro no se cansaba de embestir y Adrián pareció disfrutar del buen ejemplar de Zacarías, al que se le pidió el indulto con mucha fuerza. Derechazos, bernardinas, naturales para buscar el indulto del toro, que no fue concedido. Estoconazo de Fernando Adrián al gran toro de Zacarías Moreno, «Acomplejado» de nombre y herrado con el número 17, que fue premiado con una merecida vuelta al ruedo, y dos orejas con fuerte petición de rabo para Fernando Adrián, con bronca generalizada al presidente.

Oreja del buen quinto para Colombo

Bastito el quinto de Zacarías Moreno, pero de buenas hechuras y con nobleza, fue saludado a la verónica por Jesús Enrique Colombo. Romaneó en el tercio de varas para después dejarse pegar en un cuidado puyazo. Quitó alternando tafalleras y gaoneras el torero venezolano. Banderilleó con más voluntad que lucimiento en banderillas. De rodillas en los medios en redondo, comenzó su faena Jesús Enrique, al toro de Zacarías, que tenía un excelente tranco desde el primer capotazo tras su paso por el caballo. Hacía el avión en su embestida el toro por ambos pitones, y Colombo le dio distancia y tiempo, toreándolo con mando y templanza, tirando mucho de él. Algo amontonado en la cercanía, lo entendió perfectamente en la media distancia, ejecutando largos y templados pases por ambos lados. Finalizó por luquesinas Colombo, que lo mató de un estoconazo. Oreja con fuerte petición de la segunda y fuerte ovación al buen toro de Zacarías Moreno.

Ovacionado Isiegas con el probón sexto

Más terciado el jabonero de Prieto de la Cal que hizo sexto, echaba las manos por delante en el capote de Jorge Isiegas, que lo paró con lances templados. Embistió con celo aunque sin apretar en el caballo de Chano Briceño, dónde se dejó pegar en un único puyazo. Con facilidad parearon Víctor Hugo Saugar y Jesús Arruga. Blandeó el vaqueño onubense en los primeros compases de faena, embistiendo sin celo y con medio viaje a la muleta del torero maño. Rebañando y quedándose cada vez más corto el toro, fue muleteado con ganas por Isiegas, que trató de alargar las embestidas con voluntad y ganas, pero el toro se puso probón y cada vez más orientado, mirando al torero por encima del estaquillador. Habilidosa estocada contraria, que hizo guardia, pero se atascó con el descabello. Pitos para el de Prieto de la Cal y ovación para el torero aragonés, Jorge Isiegas.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Valdemorillo, Madrid. Primera Semifinal de la Copa Chenel. Corrida de toros. Media entrada.

Toros de Zacarías Moreno -el primero como bis, tras partirse un pitón el titular de Prieto de la Cal, y el cuarto de vuelta al ruedo- y Prieto de la Cal.

Fernando Adrián, palmas y dos orejas.

Jesús Enrique Colombo, ovación y oreja.

Jorge Isiegas, ovación y ovación.