la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 3 de agosto de 2021

Los toros y las figuras / por Antolín Castro

Alberto Lamelas y el mayoral de Pedraza en hombros 
en la plaza francesa de Mont-de-Marsan

Me niego a que me sugieran a quienes he de llamar figuras. Yo les llamo toreros a todos y el título de figuras, tan descafeinado que se utiliza hoy, se lo reservo para los que se enfrentan con el toro de verdad.

Los toros y las figuras

Madrid, 02 Agosto 2021
No es fácil encontrarse con las dos cosas al mismo tiempo, no es nada fácil. Es más fácil y seguro encontrárselos por separado.

A lo que hay que llamar toros; es decir, íntegros, con trapío, con fuerzas, criados para la pelea y no para agradar a su matador, etc. se les ve de vez en cuando, como si fueran la muestra, en algunas ferias y plazas.

A los que se les llama figuras se les ve por todas partes, torean todos los días en todas las ferias. Incluso hoy, con las restricciones sabidas, abundan en cuantos carteles se confeccionan. Lo difícil, casi imposible, es ver a unos y otros juntos.

Sin embargo, de vez en cuando se produce alguna excepción, aunque la escena no sea la que cualquiera puede imaginar. Esas excepciones se dan, casi únicamente, lejos de nuestro territorio. Los actores de dicha escena tampoco son como quisiéramos o fuera lo más normal, hace falta que pongamos algo de nuestra parte, algo de imaginación… o quizá de justicia.

Eso sucedió el pasado domingo en la plaza francesa de Mont-de-Marsan. Los toros, imponentes, eran de la ganadería de Pedraza de Yeltes, una ganadería que presenta sus toros sin mácula y sin posibilidad alguna de discutir su trapío. Lo que luego lleven dentro solo se podrá ver a través de las lidias de cada uno, no se puede adivinar ni garantizar como pasa con otros hierros.

Lo que sucedió es que dieron el juego propio de los toros encastados, habiendo mejores y peores, más y menos nobles, pero haciendo honor a lo que debe ser un toro bravo. Los tercios de varas resultaron de lo más interesante y nos hizo reconciliarnos con ese tercio tan descafeinado en el circuito habitual. A dos toros se les concedió la vuelta al ruedo póstuma y los aficionados franceses, que tanto gustan de ello, presenciaron una corrida de toros de verdad.

Claro que alguien me podrá decir que en ese festejo, con López Chaves, Alberto Lamelas y Gómez del Pilar, no había figuras. Es ahí donde más he de discrepar de forma rotunda. Ellos tres merecen plenamente el título de figuras. Al menos yo les otorgo ese calificativo sin tenerlo ni que pensar.

Me niego a que me sugieran a quienes he de llamar figuras. Yo les llamo toreros a todos y el título de figuras, tan descafeinado que se utiliza hoy, se lo reservo para los que se enfrentan con el toro de verdad.

Así era antes, cuando coincidía que a los toreros que mandaban no se les podía recriminar que no toreasen las ganaderías llamadas duras. De ahí lo aprendí, una figura se consideraba a quienes más toreaban, pero que no huían de torear ganaderías de todo tipo… incluidas las encastadas.

Dicho todo esto, concluyo que el pasado domingo en Mont-de-Marsan tres figuras torearon una señora corrida de toros que transcurrió entre múltiples emociones. Yo que lo vi por televisión así lo sentí, lo disfruté y una semana después todavía lo tengo en mi retina.

Comprar el poder / por Javier Lorenzo

El tendido lleno de personas con distancia de seguridad y mascarilla

A todos le repercutió la pandemia en busca de mantener el espectáculo o de hacerlo despertar del mal sueño. Mientras, en el aficionado nadie piensa. Nadie repara en bajar los precios para que la Fiesta siga teniendo clientes. ¿Para qué pensar en quien mantiene el espectáculo? El contrasentido del toreo.

Comprar el poder

Javier Lorenzo
LA GACETA de Salamanca
Los más poderosos empresarios del momento se devoran entre sí. En tiempos de crisis económica para todos los sectores del país ellos mismos son capaces de comprar el poder que les da estar al mando de las principales plazas del país. No es nada nuevo, pero sí sorprende ahora aún más cuando el país y la economía de todos está patas arriba. El concurso de la plaza de toros de Valencia no ha sido el único, pero sí el último caso que, al hacerse público, ha sacado los colores a cualquiera. Las empresas dinamitaron la banca y el coso che fue a parar a Rafael Garrido (la misma empresa de Las Ventas) con una oferta de 452.000 euros más IVA anuales sobre el mínimo de los 150.000 que imponía el pliego de condiciones.

La balanza se inclinó a su favor. La inclinó el mismo Garrido a base de chequera. Trescientos mil euros más por encima del mínimo exigido, después de que tanto Matilla como Alberto García doblaran la oferta por encima de los 300.000 euros, mientras que Antonio Barrera y Chopera se quedaron en los 265.000 euros. Así las cosas, la que menos se disparó por encima de los cien mil euros del mínimo exigido. La administración, en este caso la Diputación de Valencia, como hace poco sucedió en una situación parecida en el Ayuntamiento de El Puerto de Santa María, tan contenta con la “generosidad” del toreo.

“Hemos ido todos a quitarnos la cabeza”, decía uno de los perdedores en El Mundo. Y todo viene a resumirse en el disparate en el que está convertido el toreo, en todos sus órdenes. Por ejemplo, esas mismas empresas prefieren romper la hucha antes que hablar entre ellas para no degollarse entre sí y repercutir, por ejemplo, esas mismas cantidades muy lejos de los mínimos, en una bajada en el precio de las entradas para el aficionado. “El toreo es un espectáculo caro”, argumentan generalmente. Y más caro que lo hacen ellos... ¿Cómo se pueden atrever ahora a mantener los precios desorbitados que tienen las entradas de toros? El espectador seguirá siendo el que pague de su bolsillo. Y al que seguirán sin tener en cuenta.

En tiempos de pandemia los precios del espectáculo taurino no se han ajustado ni se han reducido a lo que había antes de la aparición del virus. El bolsillo del aficionados está igual de debilitado que el del resto de los mortales. Los toreros, aceptan, aunque se quejen, que tienen que bajar los honorarios por vestirse de luces y jugarse la vida; el precio del toro bravo entró en precios irrisorios y casi desconocidos —porque si un ganadero los da a 5 no falta los que los dan a 3 con tal de quitarse los toros de en medio—. Y las empresas abusan de esa situación crítica y desesperada que atraviesa el campo. A todos le repercutió la pandemia en busca de mantener el espectáculo o de hacerlo despertar del mal sueño. Mientras, en el aficionado nadie piensa. Nadie repara en bajar los precios para que la Fiesta siga teniendo clientes. ¿Para qué pensar en quien mantiene el espectáculo? El contrasentido del toreo.

¿Qué está pasando? / por Jorge Arturo Díaz Reyes

Morante, Huelva, sábado 30 de julio 2021. Fotograma: Plaza Toros TV

Lo cierto es que la respuesta del público ha sido contundente. “No hay billetes” ya para El Puerto, y de seguro tampoco los habrá cuan pronto saquen la boletería para La Maestranza. Justificado. Eso es lo que de verdad está pasando. El toro. Cuidado.

¿Qué está pasando?

Jorge Arturo Díaz Reyes
Crónica Toro / Cali VIII 2 2021
En el toreo digo. ¿Una toma de conciencia, un regreso en el tiempo, una moda? 

¿Será cosa de la pandemia, que le ha pegado tan duro? No solo a su parte comercial, constante preocupación de la prensa, sino a la espiritual; doctrina, liturgia, estilo. Pues más que un espectáculo, una simple actividad económica, es un culto, un credo, un arte ritual, en el que resulta imposible desvincular lo uno de lo otro.

La economía manda, es columna central de la cultura, creencias incluidas. El día que a ella le sea más útil que dos más dos sean cinco, así será. Orwell lo ilustró con su novela 1984. Pragmatismo. La tierra fue plana tantos siglos.

Pero volvamos al ruedo. Impulsado por el éxito de los veteranos Ferrera y Morante de la Puebla, gran influencer, que comenzaron a desempolvar suertes viejas, este, incluso a vestirse y posar como los matadores del romanticismo, lo vintage parece hacer tendencia. Esa onda de copiar prendas de abuelos y abuelas, muebles anacrónicos y ornamentos de anticuario que el posmodernismo fatuo, complaciendo nostalgias consumistas, ha puesto tan en boga.

Y esto, por sí solo, podría sugerir una impostura, un recurso estilístico, el reciclaje pintoresco de un producto. Como aquellos en que abunda la publicidad, y que ofenden tanto a los que tienen el toreo por asunto serio, de vida o muerte, en el que pilchas y visajes aparte, la verdad está dada es por el toro, su trapío, integridad, fiereza.

Entonces ¿qué alegar, ahora cuando las figuras en cuestión, como las de otrora, piden encerronas con santacolomas, albaserradas,  vazqueños de Prieto de la Cal, o sortear miuras en La Maestranza?

Estoy seguro de que por ahí más de uno andará deseando en silencio fracasos estruendosos, que refrenden sus melindres. Y de otro lado, quizá los que querrán poder insistir en que los toros de antes no son para los toreros de hoy.

Lo cierto es que la respuesta del público ha sido contundente. “No hay billetes” ya para El Puerto, y de seguro tampoco los habrá cuan pronto saquen la boletería para La Maestranza. Justificado. Eso es lo que de verdad está pasando. El toro. Cuidado.

lunes, 2 de agosto de 2021

FRANCIA: COLOMBO EN LA FERIA DE OCTUBRE DE ISTRES

Jesús Enrique COLOMBO en la Monumental de Las Ventas

El serial cuenta con tres toreros jóvenes, los franceses Andy Younes y Maxime Solera, y el venezolano Jesús Enrique Colombo para la lidia de una corrida de 'Virgen María'. Un cartel con máximos alicientes por el gran momento que atraviesan  y como savia nueva para la Fiesta.

Andy Younes

 Istres presenta su Feria de octubre: estos son los carteles de la novillada y la corrida de toros para El Palio.

Tras la exitosa corrida de toros en desafío ganadero de este domingo, las arenas de El Palio de Istres han dado a conocer los carteles de su próxima mini feria de octubre, compuesta por una novillada con picadores y una corrida de toros el día 17 de ese mes, de forma matinal y vespertina.

El serial cuenta con tres toreros jóvenes, dos franceses y uno venezolano, en un cartel con alicientes por el momento que atraviesan. Además, dos de sus componentes, Andy Younes y Colombo fueron triunfadores en este ruedo en la pasada Feria de junio.

Las combinaciones son las siguientes:

17 de octubre. Novillada matinal con picadores. Astados de Jalabert para Solalito, Clemente Jaume y Jorge Martínez.

Tarde. Toros de Virgen María para Andy Younes, Maxime Solera y Jesús Enrique Colombo

 Maxime Solera

Boabdil Casado, el Conde Don Julián y Santiago Matamoros / por Eduardo García Serrano

Se empieza por no hacer la Mili, por sacarse la carrera de matute, por tangar un master, por presumir de abuelito ugetista para que los sarracenos del rojerío no te excomulgen del todo y ya tienes las condiciones objetivas imprescindibles para dirigir una “organización criminal” como el PP (a la calificación judicial de ese partido me acojo, Señoría).

Boabdil Casado, el Conde Don Julián y Santiago Matamoros

Eduardo García Serrano
Boabdil Casado y su Conde Don Julián ceutí, de cuyo nombre no quiero acordarme, porque todo lo que se me viene a la lengua cada vez que veo y oigo a este cipayo al servicio de Marruecos es para rehabilitar la honorable tradición del duelo, andan enfrascados en bizantinismo democráticos para justificar la inmunda abstención del PP en la declaración de “Persona Non Grata” de Santiago Abascal en ese gallinero, mitad musulmán mitad promarroquí, que es la Asamblea de Ceuta.

Menos mal que el líder de VOX se apellida Abascal porque si, llamándose como se llama, se llega a apellidar Matamoros la Asamblea de Ceuta se hubiera hecho un pincho moruno con sus gónadas, con la abstención, eso sí, del PP que, como bien sabemos, Boabdil Casado es más delicado para su dieta y sus cosas que un eunuco de la Sublime Puerta. Se empieza por no hacer la Mili, por sacarse la carrera de matute, por tangar un master, por presumir de abuelito ugetista para que los sarracenos del rojerío no te excomulgen del todo y ya tienes las condiciones objetivas imprescindibles para dirigir una “organización criminal” como el PP (a la calificación judicial de ese partido me acojo, Señoría). Después todo fluye, como el aceite en las sartenes de Maroto, como las cremas de supermercado barato en el bolso carísimo de Cristina Cifuentes, como la persecución de la Lengua de Cervantes en los rellanos gallegos de Feijóo, como la traición en la barba de Rajoy y como el disparate dialéctico en los morritos de Andrea Levy. Todo fluye, hasta la bonanza en las profecías de las encuestas porque, como bien sabe Boabdil Casado, el electorado español sí paga traidores. He ahí la cartografía parlamentaria de estepaís en la que caben más traidores por escaño que en una película sobre los Idus de Marzo o en una cumbre de la Conferencia Episcopal Española. De ahí el viejo dicho español que afirma “Dios los cría y ellos se juntan”. Se juntan todos en España como piojos en costura, y en el zoco parlamentario de Ceuta se juntan como jenízaros al servicio del moro para declarar a Santiago Abascal “Persona Non Grata”, por negarse a poner a nuestros compatriotas ceutíes mirando para La Meca.

Ortega, Talavante y...¡Morante! / por Álvaro R. del Moral


Las ferias y festejos se suceden, tratando de recuperar esa ansiada normalidad a la que aún le quedan demasiados tramos y quién sabe si algún paso atrás.

Ortega, Talavante y...¡Morante!

Álvaro R. del Moral
El Correo / Sevilla, 02 Agosto 2021

Colombinas

Avanza la temporada y ya se ha celebrado el primer tramo de la feria de Colombinas. El ciclo choquero ha estrenado nueva batuta en la mano de José Luis Pereda hijo sin salir de la órbita de un clan que no siempre ha estado bien avenido. El asunto ni nos va ni nos viene. Nos interesa más la vigencia del serial onubense en el calendario taurino andaluz, él único que no ha faltado a su cita en los dos años de covid. Ya ha pasado la inevitable carga de caballería dominical pero, sobre todo, una nueva demostración del estado de gracia de Morante de la Puebla al que da gusto ver delante de los toros. Eso sí: falló la esperada apuesta por la ganadería de Torrestrella. Los toros de Álvaro Domecq no hicieron honor a su historia ni por presencia ni comportamiento. Qué se le va a hacer... La feria concluye este mismo martes, día grande de las fiestas Colombinas, con una terna conformada por Miguel Ángel Perera –choquero de adopción- David de Miranda y Roca Rey, que estoquearán una corrida de Juan Pedro Domecq. Suerte para todos

Ortega y Linares

Y ya que hablábamos de Juan Ortega. A veces pensamos que el toreo no tiene remedio. Sin conocer culpas ni entresijos –ni si han existido negociaciones- resulta un sindiós que el diestro sevillano se haya quedado fuera de la feria de San Agustín de Linares. Fue en esa plaza, en un festejo repescado gracias al concurso de la televisión, cuando el emergente diestro pudo cruzar la raya que le faltaba para interesar al gran público. Llevaba mucho tiempo en boca de los aficionados pero le faltaba el aldabonazo definitivo para ponerse en circulación. La excepcionalidad del evento en el primer año de pandemia dotó al festejo de una repercusión inusitada. A partir de ahí se abrieron otras puertas antes de que el propio Ortega –después de pasar algo desapercibido en el mano a mano con Morante en Córdoba- acabara firmando la faena de la temporada en la plaza de Jaén. Su vuelta a Linares debería haberse vendido y publicitado como un acontecimiento pero su nombre –sea de quien sea la culpa- no aparece en los carteles.

Toros que se dan y se dejan de dar

Pero hay más cosas que contar, no todas buenas. Habrá toros en Almería por la Virgen del Mar. Son dos carteles de alto copete aunque también con cierto olor a naftalina. Para qué vamos a engañarnos, ese Morante-Juli-Manzanares huele a otro tiempo pasado que está siendo superado por otros nombres y estrategias. En cualquier caso, bienvenidos sean los toros al precioso coso de la muy querida tierra bañada en el Mediterráneo. No tendrán la misma suerte –con la misma empresa- en la plaza de Bilbao. El panorama sanitario no permite aforos superiores al 20% aunque habría que preguntarse qué porcentaje de la taquilla se había cubierto en el Bocho en los últimos tiempos. Lo dejamos ahí, que no queremos ser tan malos. Tampoco se abrirán las puertas del coso cubierto de Pontevedra –perla de los hermanos Lozano- en los días de La Peregrina atendiendo a las mismas restricciones sanitarias.

No conviene bajar la guardia. El maldito virus sigue campando a sus anchas por más que la vacunación vaya minimizando los efectos de la enfermedad. La llamada quinta ola, en la que surfea la juventud sin recato, es una certeza irrebatible. La provincia de Málaga pasó hace unos días a nivel 3. La medida, en clave taurina, implica recuperar el famoso metro y medio de espectador a espectador que hace inviable el espectáculo en la práctica. Ya ha sido suspendida una corrida de Fuengirola -prevista para el próximo viernes- en la que estaban anunciados Finito de Córdoba, Cayetano y Emilio de Justo. La feria taurina de agosto en el coso de la Malagueta, que organiza José María Garzón, comenzaría el 20 de agosto con la corrida ‘Picassiana’ que consagra el cartel del año: Morante, Ortega y Aguado. El margen es estrecho. Esperemos que las condiciones cambien –la Goyesca de Ronda también aparece en el horizonte- y se queden como están en la provincia de Cádiz.

Vuelve Talavante

Hay más noticias que comentar, como la confirmación del coliseo de Arlés como definitivo escenario de la reaparición de Talavante. El diestro extremeño, que abrazó su propio eclipse al concluir la temporada 2018 –este mismo martes analizaremos las circunstancias en un reportaje exclusivo-, había escogido el mismo coso francés para reaparecer el Sábado Santo de 2020. No contaba con la irrupción del dichoso virus que obligó a cancelar esa vuelta y con ella, la mayor parte de la temporada taurina. Ha tenido que esperar año y medio más para volver a enfundarse el vestido de torear el próximo 11 de septiembre en un explosivo mano a mano con Roca Rey que no está exento de riesgos. Al matador pacense no le han faltado ofertas para adelantar su vuelta pero –eso parece- ha decidido ser fiel a Juan Bautista Jalabert, que ya tuvo que envainar parte de la exclusividad de la noticia cuando el ‘Tala’ entró en el cartel del Domingo de Resurrección de 2020. Fue a raíz del conflicto por la corrida de Garcigrande que acabó sacando a Pablo Aguado de aquella fecha que, como todo el abono sevillano, acabaría convertida en papel mojado.

Todos pendientes de Morante

Nos vamos marchando, iniciando la cuenta atrás para la encerrona de Morante en El Puerto, que ya es por derecho propio el gran acontecimiento de la temporada. Serán seis toros de un hierro no apto para florituras como es el de Prieto de la Cal. Son seis para él solo pero, sobre todo, la asunción de un nuevo compromiso con la diversidad de encastes y ganaderías que tiene un fin concreto: devolver a la lidia y el toreo algunos resortes perdidos por los hilos de su propia evolución. La cita es el próximo sábado y ejerce de definitivo plato fuerte de esa miniferia que este año sustituirá a la clásica temporada de verano en la Plaza Real. El diestro de La Puebla ha preparado el empeño tentando en La Ruiza, la finca de San Juan del Puerto en la que pastan los ‘veraguas’ de los Prieto de la Cal. Todo está por escribir pero las entradas están volando. Morante se ha salido del guión marcado de antemano y la gente ha respondido. Toca tomar nota. Es una hermosa incógnita...

JESÚS ENRIQUE COLOMBO REGRESA A MADRID EN OTOÑO CON TOROS DE VICTORINO MARTÍN


SU TRIUNFO EN LAS VENTAS LE ABRE LAS PUERTAS A COLOMBO EN MADRID, CON TOROS DE VICTORINO MARTÍN.

Víctor J. López EL VITO
A LOS TOROS / Caracas, 1 de agosto de 2021
El salmantino López Chaves y Alberto Lamelas demostraron con su arrimón en Mont de Marsan que el toro tiene la palabra cuando del destino de los toreros se trata. La corrida de Pedraza de Yeltes, el pasado domingo en Francia, los califica para incrustarse en los carteles de la Feria de Otoño de Madrid con toros de Victorino Martín.

También estarán presentes el torero de moda esta temporada del 2021, Morante de la Puebla, con la corrida de Alcurrucén; y el venezolano Jesús Enrique Colombo, que el año pasado cortó oreja en Las Ventas y que este año estará también presente con toros de la legendaria divisa de Victorino Martín.

La Feria de Otoño de Madrid, que este año será la gran Feria de la temporada, su cartel será presentado en breve por la empresa Plaza 1. La petición de Antonio Ferrera de encerrarse en solitario con la corrida de Adolfo Martín que el pasado jueves saltaba la luz obligó a la empresa Plaza 1 -uno de cuyos socios es su apoderado, Simón Casas– a modificar la confección de la que será el gran remate al año en la primera plaza del mundo.

Jesús Enrique Colombo
Dando por cerrada la cita del extremeño con los de Adolfo, sólo él y Julián López El Juli serán los toreros que firmen el doblete en el serial, dado que Paco Ureña y Daniel Luque, los otros dos diestros que doblaban actuación, quedan en un único festejo. Y, además, hay cuatro nuevos nombres que entran en el serial: el de López Chaves con la corrida de Victorino tras su gran imagen el pasado domingo en Mont de Marsan, el de López Simón, que entra en la corrida de Alcurrucén, el de Alberto Lamelas tras su triunfo también hace unos días con toros de Pedraza en la Feria de la Madeleine y el de Jesús Enrique Colombo tras su oreja el 12 de octubre de 2019 en este coso. Estos dos últimos nombres torearán la corrida de Victorino Martín.

En la Feria, tal y como ha venido narrando CULTORO desde mitad de la pasada semana, estarán todas las figuras menos Alejandro Talavante y Roca Rey y toreros de relevancia como Pablo Aguado. José María Manzanares, un Miguel Ángel Perera que viene de pasear tres orejas a «santacolomas» en Santander y, por supuesto, Morante en su año estoqueando una de las ganaderías estrellas del ciclo y de esta plaza: la de Alcurrucén. Emilio de Justo, que paseó tres orejas en este ruedo el pasado 4 de julio a la corrida de Victoriano del Río, estoqueará en esta ocasión el hierro de Garcigrande junto a Juan Ortega. Y también un imparable Luque, a la vez que se hace justicia con el tachirense Jesús Enrique Colombo, primera figura de Venezuela.

Jesús Enrique Colombo

LOS CARTELES PARA LA FERIA DE OTOÑO EN LA PLAZA DE TOROS DE LAS VENTAS MADRID 2021

Dos novilladas con picadores y otra sin los del castoreño completarán el serial. Estos son los carteles:

24 de septiembre. Toros de Victoriano del Río para Diego Urdiales, José María Manzanares y Paco Ureña.

25 de septiembre. Novillada con picadores.

26 de septiembre. Toros de Victorino Martín para López Chaves, Alberto Lamelas y Jesús Enrique Colombo.

1 de octubre. Novillada con picadores.

2 de octubre. Toros de Garcigrande para El Juli, Emilio de Justo y Juan Ortega.

3 de octubre. Toros de Adolfo Martín para Antonio Ferrera, en solitario.

9 de octubre. Novillada sin caballos.

10 de octubre. Toros de Santiago Domecq para El Juli, Miguel Ángel Perera y Daniel Luque.

12 de octubre. Toros de Alcurrucén para Morante de la Puebla, López Simón y Ginés Marín.

domingo, 1 de agosto de 2021

HUELVA 1ª DE COLOMBINAS: Corrida de toreros / por Jorge Arturo Díaz Reyes

Morante con el 2º en Huelva. Fotograma, Plaza toros TV

Luque corta dos orejas, grandioso Morante una, y un puro Juan Ortega ninguna frente a pobres torrestrellas. Lleno en lo permitido.

Corrida de toreros

Jorge Arturo Díaz Reyes
Crónica Toro / Cali, VII 31 2021
Imagino que en el cementerio sevillano de San Fernando, el pedestal del principesco mausoleo que Benlliure forjó a la memoria de Joselito El Gallo, guardará petrificados los recuerdos de alguna o algunas lidias parecidas a la que hizo esta tarde Morante al indómito “Escandaloso”, cuarto de la tarde.

No era imponente de facha, 485 kilos negros, pero si poseído de una casta bruta no apta para posturitas. Tras largas vara y revara de Aurelio Cruz, y un tercio banderillero de trámite. Sin brindis, arremetió desacompasado, cabeceando como un viejo boxeador al ataque. Buscando bulto y saliendo arriba. Qué problema… y para un artista. Pero no para un torero, para eso se inventó el toreo, para poderle a los toros. Veinte muletazos de auténtica brega. Qué mando, qué no te obedezco. Que no cedo, que yo tampoco. Y dele. Por ayudados y naturales, de a dos, de a tres, de a cuatro... En jurisdicción. Piernas y brazos, todo el cuerpo. De pitón a pitón. Dos derechas y el de pecho, tres izquierdas y el forzado. El público sorprendido y entregado. Faena para aficionados. El estocadón sin puntilla, la petición tímida de oreja (el público de ahora no está enseñado a esto), la ovación en el tercio y la ilusión por ver este José Antonio con los Prieto de la Cal y los Miura.

Con el primero, intrascendente, pintó su acostumbrada serie de postales y lo despachó con una estocada caída. “No tenía trapío, emoción ni fuerza” dijo en el callejón después de la celebrada vuelta. Verdad, lo grande vendría después.

Daniel Luque, se llevó el par más potable del mediocre encierro. Tampoco eran gran cosa. Sin mucho acierto con la capa brindó el segundo a la concurrencia. Se lo llevo por alto a los medios y allí, tras callar a la banda que se adelantó meliflua, impartió una faena limpia, matizada con remates oportunos que aconductaban los arreos groseros. Así, a diestra y siniestra, terminando con cuatro manoletinas por bajo y un estocadón sin puntilla. Pese a la ruidosas petición, don Juan León Lozano le negó la segunda oreja. Es que el animal decía muy poco.

Al quinto, cuatro delantales y una media buenos. Y otra vez una faena precisa. Diez derechas por acá, nueve naturales por allá, un pase de la firma, un kikiriki, un circular invertido y tirando la espada cinco luquesinas ligadas sin moverse. Porque el negro era tan soso que costaba levantar al público. Media espada y un certero descabello para la otra oreja.

Juan Ortega, pechó con lo peor. Le cambiaron el apocado tercero por el poderoso y malgeniado que habían dejado de sobrero por más fuerte. No tocó pelo, pero no importa, por lo menos a mí. La pureza de su toreo, no solo la estética. El terreno, la proximidad, el ajuste, la planta, la cadencia, el conjunto. Que no pudo expresar en faenas rimadas, alumbró sobre todo con el sexto, soso y desalmado. La finura del toreo contrastaba con la vulgaridad del toro. Que además se tragó una estocada completa en la cruz, dilatando la agonía y aburriendo el final

Torrestrella, echó un sexteto de poco trapío y menos raza. El ganadero Luis Domecq se declaró desilusionado al final. Fue una corrida de toreros, los toros pusieron casi nada.

FICHA DEL FESTEJO
Huelva. Plaza de la Merced. Sábado 31 de julio 2021. 1ª de Colombinas. Llleno en lo permitido. Seis toros de Torrestrella, dispares de presencia y de pobre juego.

Morante de la Puebla, oreja y saludo.
Daniel Luque, oreja con petición de otra y oreja.
Juan Ortega, solencio y palmas.

Incidencias: Saludaron; Raúl Caricol tras parear el 2º, y Juan Ángel Muñoz “El Perico” y Andrés Revueltas tras parear el 3º.

Al margen de los toros: Historia de una traición / por Pla Ventura

Habla este hombre de lo que ha supuesto el PSC para Cataluña que, como su libro revela, ha sido la más alta traición de un partido hacia su pueblo, sus votantes, su comunidad y, lo que es mejor, Giménez habla con conocimiento de causa, jamás de oídas porque, entre otras cosas, como persona noble que es, militó en ese aberrante partido y, cuando descubrió la putrefacción del socialismo catalán se marchó huyendo.

Al margen de los toros: Historia de una traición

Pla Ventura
Toros de Lidia / 31 julio, 2021
Así de aleccionador es el libro de Miquel Giménez, periodista catalán que se ha desenvuelto como pez en el agua en cualquier área del periodismo y, como autoridad en materia, ha escrito el libro PSC Historia de una traición. El relato me ha emocionado, no tengo rubor en confesarlo. Cierto es que, todo lo que narra Giménez es sabido por todos pero, amigo, eso de entrar en detalles por su parte me ha impresionado.

Miquel Giménez

Habla este hombre de lo que ha supuesto el PSC para Cataluña que, como su libro revela, ha sido la más alta traición de un partido hacia su pueblo, sus votantes, su comunidad y, lo que es mejor, Giménez habla con conocimiento de causa, jamás de oídas porque, entre otras cosas, como persona noble que es, militó en ese aberrante partido y, cuando descubrió la putrefacción del socialismo catalán se marchó huyendo.

Decía que, todos, sin distinción, sabíamos de la podredumbre del socialismo catalán, tan grande como el español, eso no lo duda nadie. Pero aquello de saber con todo detalle que, desde que se instauró la democracia en España, jamás político alguno catalán se ocupó de sus gentes por aquello de proporcionales un mejor bienestar, como fuera en su día el caso de don Manuel Fraga que, al frente de su comunidad gallega, la que se le conoce como la Xunta, alcanzó cotas memorables para sus gentes que, como rasgo más generoso, Fraga vivió toda su vida en un piso de alquiler, un dato que, por revelador lo dice todo.

En Cataluña, todos sus dirigentes, desde el primero hasta el último, en estos últimos cuarenta años solo les han importado su bolsillo, caso de Pujol, hijos, adláteres y sin duda todos lo que llegaron después. La mayoría de aquellos dirigentes, todos procesados por robos, malversaciones y todas la prebendas que otorga el maldito poder que, como el dinero, debería tener fecha de vencimiento para que nadie lo usara más allá de la cuenta.

En Cataluña, desde la derecha hasta la más recalcitrante izquierda, todos, sin distinción, se han ocupado de lo mismo, enriquecerse y, como si de una religión se tratare, de fomentar el separatismo; lo hizo Pujol de forma disfrazada y torticera pero, para los suyos, todos sabían que el mago de la corrupción catalana era tan separatista como Puigdemont. Es cierto que, el socialismo solo ha producido dolor para el ser humano, pero en todas las vertientes, siendo así, el PSC no podía quedarse a la zaga y de la mano de Raimon Obiols en primer lugar hasta llegar al apestoso Iceta, todo ha sido calamitoso para el pueblo catalán en que, muchos, de forma confiada, les hicieron creer aquello del independentismo para crear esa guerra fratricida que vivirá eternamente en ese rincón de España.

Tras leer a Miguel Giménez, cualquiera entiende que el problema de Cataluña, por la complejidad del mismo no tendrá jamás solución. Divide y vencerás. Y así lo logaron entre unos y otros. Una vez el pueblo divido, hoy mandarás tú, pero mañana yo seré tu sustituto y, que nadie se apure que, una vez apartado del cargo, para eso está TV3 para que nadie se quede sin un suculento sueldo; eso sí, no le digamos a nadie la verdad, no vaya a ser cosa que nos descubran y se nos acabe el pastel, es el pensamiento de todo separatista que, como único anhelo, éste es su bolsillo y la idea de la maldita disgregación de una comunidad que, en su día, tuvo tantos años de bonanza y esplendor. El separatismo la logrado lo que parecía imposible, entre otras muchas desgracias, que miles de empresas huyeran de Cataluña quedándose, como es natural y lógico, decenas de miles de personas sin trabajo pero eso sí, siguiendo votando la causa separatista.

Cataluña es en la actualidad un solar desmantelado pero que, sus dirigentes, sumisos de forma aparente al bipartidismo de siempre, en la actualidad, sabedores de que sus votos valen millones que una vez llegados a Cataluña nadie sabe dónde van a parar, insisto, sabedores de que el gobierno de Sánchez, tras la moción de censura que le hizo a Rajoy, los votos de los separatistas eran totalmente imprescindibles, ahí estaba Iceta, –lo sigue estado ahora como ministro como pago a los favores anteriores– removía las arenas del separatismo para que, en este caso, Pedro Sánchez pudiera gobernar a sus anchas. Sí, ese mismo Sánchez que le dijo a Rajoy que le apoyaría cuando aplicase el artículo 155 de nuestra constitución.

La gran verdad, como explica Giménez, es que tras el golpe de estado contra España de Puigdemont y demás criminales que, por arte de magia se les juzgó por sedición cuando, como era notorio, dieron un golpe de estado al estilo Tejero pero, gastándose decenas de millones de las arcas públicas. Tejero, en el peor de los casos solo gastó la gasolina de los automóviles hasta llegar al Congreso. Eso sí, cumplió treinta años en la cárcel por su delito mientras que, los golpistas de Cataluña, han estado “cinco minutos” en la cárcel viviendo a cuerpo de rey mientras que, su líder, el cobarde Puigdemont, esa misma noche se metió en un auto y se marchó al extranjero, el lugar donde vive como un maharajá con el dinero de los españoles En realidad, fue estúpido porque de haberse quedado, Pedro Sánchez le hubiera exculpado de todos los cargos que se le imputaban.

Sobrecoge el relato aludido en el que, lógicamente, escrito por una pluma honrada, no queda títere con cabeza respecto a Cataluña en que, insisto, todos los que ocuparon cargos de relevancia solo tenían una idea en común; en realidad eran dos, llenarse los bolsillos mintiendo a la gente y dividir la comunidad por aquello del separatismo que, algunos miles les creyeron. ¿A quién defiende la TV3, al separatismo, a sus líderes izquierdosos y a toda la basura humana que pueda anidar en política? Aquello de que no se puede enseñar español en Cataluña porque todo tiene que ser en catalán, se necesita ser mal nacido para llevar a cabo dicha hazaña. ¿Se creerán los muy nefastos que con esa lengua en la que se habla solo en una región de España les basta y les sobra a los niños? No es que lo crean, lo afirman. Y, cuidado, pobre del que ponga un rótulo de su comercio en la lengua de Cervantes que, apañado va.

Por si faltaba algo, el ayuntamiento de la ciudad condal fijémonos en qué manos recayó, en esa persona innombrable que dijo en televisión que respecto al sexo, toda piedra le hacía pared; es decir, nada le importaba acostarse con un hombre que con una mujer. Lo dicho podría ser una broma pero, la realidad es la hecatombe en la que vive la ciudad de Barcelona, donde no hay leyes, la prostitución es la imagen horrible, el tráfico de drogas se ha convertido en el pan nuestro de cada día, los okupas tienen su caldo de cultivo porque, insisto, la célebre Ada Cola era la que promovía y alentaba a los okupas, razón por la que ahora, como alcaldesa, se hace la loca para que todo el mundo haga lo que le pase por la entrepierna. ¿Dónde está la policía de Barcelona? Se preguntan todos. Por allí deben de andar pero, eso sí, bajo la consigna de no impedir cualquier acto de violencia como hemos visto en los últimos meses y, no digo ya cuando se declaró el golpe de estado.

Posiblemente, Miquel Giménez sabía, tras escribir el libro que los separatistas estarían en la calle y, para mayor desdicha, que la fianza que les impuso el Tribunal Supremo lo pagaríamos entre todos porque ellos dicen no tener dinero. Y esta forma de gobierno, todavía tenemos la desvergüenza de llamarla democracia cuando, desde las altas esferas del poder se insta a que no se cumplan las leyes. La policía y la guardia civil, si pudieran hablar nos contarían la verdad de la vida.

Colombinas de Huelva: Da gusto ver a Morante / Álvaro R. del Moral

El diestro de La Puebla, más allá de los trofeos concedidos, volvió a encandilar una nueva plaza en una tarde en la que se esperaba más de la corrida de Torrestrella


Colombinas de Huelva: Da gusto ver a Morante

Álvaro R. del Moral
El Correo / 01 Agosto 2021 
Los comentarios previos al festejo no equivocaban la dirección: A ver qué hace el de La Puebla... Y el de La Puebla había desembarcado en la orilla de Huelva precedido de un buen puñado de corridas de toros en las que ha marcado la pauta por capacidad, responsabilidad, una inaudita ambición y sobre todo, por su inmarcesible calidad. Morante, además, había unido este nuevo bolo a la lidia de los toros de Torrestrella, un histórico hierro postergado en las preferencias de la actual primera fila que no respondió a las expectativas levantadas ni por comportamiento ni por presentación.

El primero de Morante, de hecho, era una raspa justita pero también sería a la postre el de mayor contenido del envío de los campos de Benalup. No estaba sobrado de codicia pero el diestro cigarrero acabaría largándole tres o cuatro lapas de sabor añejo que abrochó con una media de primor. A partir de ahí, toda su labor fue un prodigio de cadencia: en el alado galleo por chicuelinas, en la larga de otro tiempo, en el ajustado quite por verónicas y la revolera final... Esa suavidad, apretando lo justo al toro, fue el hilo conductor de una faena de paladares selectos argumentada sobre una elegante naturalidad y relajo. No faltaron los aguafuertes sepias en forma de ayudados, en ese molinete que levanta el ánimo. Pero el toro descompuso el cuadro al echarse en medio de la faena. No importó: Morante se pasó la muleta a la izquierda para trazar una bellísima tanda de naturales antes de agarrar una estocada hábil. Y cayó la oreja...

Pero la cosa no había acabado. Nadie daba un duro por el cuarto de la tarde, un animal deslucido en todo, con el que nunca perdió la paciencia. Nadie habría podido recriminar nada si Morante hubiera tirado por la calle de en medio. Lejos de aburrirse, se empleó en un sobo sordo, sin importarle las tarascadas de una embestida que siempre iba por arriba, hasta permitirse dejar un puñado de pinturas gallistas. Pero la cosa no había acabado. El diestro de La Puebla había venido a torear y lo consiguió cuajando y ligando una serie de naturales de extraordinario temple y dibujo. La espada, con alguna precaución, cayó arriba e hirió bien. No se la dieron pero habría merecido otra oreja. Es que da gusto ver a Morante...

A partir de ahí los argumentos de la tarde son bien distintos, condicionados por el escaso juego de esos toros de Torrestrella que también fallaron en apariencia. Las cuadrillas habían dejado como sobrero un espectacular y serio salinero que acabó saltando al ruedo como tercero bis. Salvó la fachada de los antiguos toros de Los Alburejos –paraísos perdidos- pero tampoco sirvió para la lidia. El titular había sido enviado de nuevo en los corrales por burriciego pero el sustituto –áspero y protestón- se quedó en los tobillos de Juan Ortega que pasó por la tarde de su presentación choquera absolutamente inédito. El sexto, un auténtico mulo, tampoco iba a ser apto para florituras...

Dejamos para el final al triunfador numérico de la tarde. Daniel Luque cortó dos orejas que pudieron ser hasta tres atendiendo al entusiasmo con el que el público vivió su labor. Fueron dos actuaciones de similar corte en las que el matador de Gerena, con renovado sitio e ilusiones, tiró de su amplio fondo técnico antes de meterse con autoridad entre los pitones. En el segundo hubo un explosivo inicio de faena, dictado en un palmo de terreno, antes de buscarle las vueltas y las cosquillas en un trasteo cerrado con un arrimón y muletazos a pitón cambiado. La buena estocada validó el trofeo. Le llegaron a pedir las dos... Con el quinto volvió a imponerse a las escasas condiciones de su enemigo repitiendo ese guión: resortes técnicos y firmeza antes de meterlo en la canasta por completo. Las ceñidas luquecinas preludiaron medio espadazo tendido que rubricó con un descabello. Cayó otra oreja. Todos contentos.

Por cierto, y ya nos vamos, la corrida volvió a incluir el inevitable prólogo pos covid del minuto de silencio, la Marcha Real... en medio de cierta descoordinación que Morante resolvió rompiendo el paseíllo mientras la megafonía se colaba en el tiempo previsto para el silencio. Cosas del directo... El caso es que empiezan a sobrar estos prolegómenos que parecen haber llegado para quedarse en la sencilla y sobria liturgia de una tarde de toros. Todo cansa.

FICHA DEL FESTEJO

Ganado: Se lidiaron seis toros de Torrestrella, incluyendo el tercero que hizo sobrero que fue, a la postre, el mejor presentado de todos. El más potable, sin demasiado fondo, fue el primero. El resto presentaron demasiados defectos en distintos grados.

Matadores: Morante de la Puebla, de verde billar y oro, oreja y ovación.

Daniel Luque, de pizarra y oro, oreja y oreja.

Juan Ortega, de verde militar y oro, silencio y palmas de despedida

Incidencias: La plaza casi se llenó dentro del aforo previsto, correspondiente a la mitad de las localidades. Dentro de las cuadrillas destacaron Andrés Revuelta, Raúl Caricol y el picador Aurelio Cruz.

Plaza Monumental de las Ventas

sábado, 31 de julio de 2021

¡Abellán, dimite! / por Pla Ventura

...es curioso el cartel que tiene delante Miguel Abellán y que podemos leer: PP. Valor seguro. ¿Seguro de ineptitud querrá decir?.
Entiendo que la señora Díaz Ayuso estará muy ocupada en sus asuntos sobre la comunidad pero, para eso está Miguel Abellán como director del Centro de Estudios Taurinos de la Comunidad. ¿Qué papel desempeña este hombre? ¿Lo pusieron como florero por aquello de ser del partido Popular y darle un cargo con un sueldo sin que aporte la más mínima solución al problema?

¡Abellán, dimite!

Pla Ventura 
Toros de Lidia / 30.07.2021
Los aficionados hemos sido muy condescendientes con la Comunidad de Madrid, propietaria de la plaza de toros de Las Ventas pero, los hechos nos han quitado la poca paciencia que teníamos al respecto. Todos hemos sido conscientes de lo que hemos sufrido por la pandemia y entendíamos que, Madrid, su plaza, pudiera estar cerrada pero, una vez que se ha superado en la medida de lo posible la maldita pandemia, al tiempo que se autorizaban para Las Ventas seis mil espectadores, entendíamos que era una cifra más que lógica para poder desarrollarse la temporada como en tiempos pasados.

Se llevó a cabo el festival del dos de mayo, se dieron dos corridas con enorme éxito y, si te he visto no me acuerdo. Ahí sigue la plaza cerrada a cal y canto y, lo que es peor, estamos “muriendo” de inhalación que no deja de ser una muerte dulce, pero sepelio al fin y al cabo. Nadie ha dicho esta boca es mía; a lo sumo, Martínez Almeida, en las declaraciones que hizo en Vistalegre hablaba de una gran feria de otoño pero, ¿qué ha pasado para que el verano quede en blanco? No lo entiende nadie y, lo que es peor, nadie ha dado una respuesta que pudiera convencernos.

Entiendo que la señora Díaz Ayuso estará muy ocupada en sus asuntos sobre la comunidad pero, para eso está Miguel Abellán como director del Centro de Estudios Taurinos de la Comunidad. ¿Qué papel desempeña este hombre? ¿Lo pusieron como florero por aquello de ser del partido Popular y darle un cargo con un sueldo sin que aporte la más mínima solución al problema? Ese mutismo que nos han endilgado nos tiene sobrecogidos a todos los aficionados que, por lógica, la plaza debería de estar dando festejos; con más o menos caché, nada importa. Claro que, lo del caché es anecdótico porque, como vimos, Sergio Serrano estuvo cumbre frente a los toros de Victorino Martín. Entonces, ¿en qué quedamos?

Por otra parte, hemos visto celebrarse decenas de corridas de toros en villas y aldeas con apenas quinientas personas porque no han entrado más y, Madrid, con ese monumental aforo de seis mil personas no puede dar toros. Que la plaza de toros de Las Ventas haya sido el hazmerreír de todo el mundo, el sacrilegio no puede ser mayor. ¿Será que la gente ya no tiene vergüenza y todo le resbala? Esa pudiera ser la respuesta a la pregunta que emitimos.

Como digo, Miguel Abellán, si tuviera un mínimo de dignidad ya habría dimitido del cargo que, como tal, se le recordará como el mudo, el hombre que cuando había problemas serios en dicha plaza como es el caso, no decía esta boca es mía. Si Abellán es el hombre puente entre la Comunidad y la empresa, ¿a qué espera este hombre para tomar medidas y aportar soluciones? No entendemos nada, hasta el menor atisbo de lógica se nos ha marchado por el desagüe de la alcantarilla. Si el llamado productor francés no es capaz de dar toros, la Comunidad debería de haberle restringido el contrato y dárselo a otra empresa nueva que, por cierto, las hay a montones.

¿Culpables? Unos y otros. Pero lo cierto y verdad es que Madrid se ha quedado sin toros, algo que no sospechaba nadie ni en una película de terror. Por otro lado, entendemos que dadas las circunstancias sanitarias de Bilbao y San Sebastián, no se hayan atrevido a montar sus ferias pero, en Madrid existen todos los requisitos adecuados para dar una temporada que, por otra parte, los tres festejos que se han dado han sido totalmente triunfales.

Tras los festejos celebrados, todos nos frotábamos las manos de alegría porque, lógicamente, entendíamos que Madrid sacaría su temporada adelante y, todo ha quedado en una maldita quimera rociada de la más horrible incertidumbre porque nadie nos ha dicho los motivos de la “defunción” de Las Ventas, una muerte que no queremos que sea eterna; como Lázaro, algún día que resucite pero, mientras tanto, vaya dosis de sinsabores e incertidumbres que nos estamos tragando. Y mientras el silencio nos desespera, el productor sigue contando milongas que, a estas alturas, no se las cree nadie; y si los responsables de la Comunidad se las creen es que son retrasados mentales.

Ahora, según hemos podido leer en la prensa se conocen los posibles carteles para la próxima feria de otoño pero, ello no exime a la Comunidad su irresponsabilidad de haber dejado a Madrid todo el año sin festejos taurinos. Si lo que han pretendido con dichos carteles es lavarnos la cara, lo que han logrado es embadurnarnos de barro mal oliente puesto que, insisto, Madrid no merecía esa felonía a la que ha sido sometida.

La actitud de los responsables de la plaza de toros de Madrid es más propia de los políticos de Podemos o sociatas que gentes que creíamos civilizados del partido Popular, lo que nos hace sospechar, para desdicha nuestra, es que todos los políticos son iguales que, sin lugar a dudas es la más horrible percepción que pudiera albergarnos. Nuestro gozo en un pozo y Madrid sin toros.

En la imagen, es curioso el cartel que tiene delante Miguel Abellán y que podemos leer: PP. Valor seguro. ¿Seguro de ineptitud querrá decir.

CURRO GIRÓN, FIGURA DEL TOREO / por Víctor José López EL VITO

Curro Girón y Paco Camino llenaron de torería una época dorada en Venezuela y fueron rivales en España. Dos ases contemporáneos del toreo universal.

Aquellos que sostienen la jerarquía de un torero en cifras o acontecimientos satisfarán sus exigencias y no dudo de que han de calificar el rango a Curro, con sus cinco salidas a hombros en Las Ventas, los triunfos en la Maestranza de Sevilla. Éxitos continuados en Pamplona. En Lima, durante dos, años recibió el Escapulario de Oro del Señor de los Milagros. Tardes de cuatro orejas y dos rabos en la Feria de Cali, una pata entre los muchos éxitos en Manizales y triunfos arrolladores en Medellín.

CURRO GIRÓN, FIGURA DEL TOREO

Víctor José López EL VITO
A LOS TOROS / 30.07.2021
Si nos preguntaran qué torero americano tuvo el perfil de figura del toreo desde el momento que se iniciaba, responderíamos que Curro Girón (1938/1988 ). Sin reparos. Curro lo encarnaría de las zapatillas a la castañeta, sin necesidad de improvisados ajustes.

Todo en Curro Girón era natural, y además propio. Tan natural era su actitud, nunca se sintió fuera de grupo entre sus competidores, porque fue figura tanto en Europa como en América. Un personaje, genuino y con su gracia natural. Colocaba en el centro de la atención, en cualquier reunión.

Hablar de toros con Curro, era delicioso. Además del ingrediente de su experiencia, salpicaba la plática con anécdotas por él vividas. Viene hoy a estas páginas su recuerdo, porque conmemoramos su onomástico hace pocos dias..

Curro Girón ha sido uno de los grandes toreros de América y una auténtica figura de la fiesta respetado por España.

Desde que Curro Girón inició su carrera tuvo el perfil de razones que le consideraran figura del toreo: un torero de primera línea se califica por sus triunfos, se evalúa por las plazas donde actúa, tomando en cuenta los alternantes en la medida de la estatura y de su jerarquía profesional de con quienes ha realizado su carrera y, sobre todo, con quienes ha competido.

Cuando Curro entra en la escena histórica del escenario de su brillante carrera, encontró en el escalafón de los matadores de toros, siendo Girón un imberbe, a Pepe Luis Vázquez, Luis Miguel Dominguín, Manolo González, Rafael Ortega, Pepín Martín Vázquez y Antonio Ordóñez como capitanes del grupo español de figuras del toreo, que contaba además con Pedro Martínez “Pedrés”, Miguel Báez “Litri”, Julio Aparicio, Antonio Chenel “Antoñete”, Manolo Vázquez, Diego Puerta, Paco Camino y Curro Romero.Sin olvidar al imbatible Manuel Benítez “El Cordobés”. Curro Girón alternó con todos y con todos pudo.

Su hermano César vivía la intensidad de su legítimo estrellato. Su competencia con Luis Sánchez Olivares “El Diamante Negro”, Joselito Torres y César Faraco llenaron el momento más importante de nuestra historia taurina.

Cuando Curro Girón daba sus primeros pasos en la profesión, en México, nación taurina por excelencia siempre muy ligada a Venezuela por sus toros y sus toreros, era la azteca una baraja variada de toreros importantes: época de Manuel Capetillo, que le marcaba el paso a grandes figuras del toreo universal. Eran los días de Juan Silveti, torero consagrado en España por sus triunfos en Madrid. Eran los días de la moda impuesta por el maestro Alfonso Ramírez “El Calesero”, Rafael Rodríguez “El volcán de Aguascalientes”, Humberto Moro, Antonio del Olivar... y más tarde le abrirían las plazas para el caudal de pasiones que provocarían Manolo Martínez, Eloy Cavazos, Mariano Ramos y Curro Rivera. Eran ellos los que cortaban el bacalao, y Curro Girón alternó y pudo con todos.

Ocurrió lo mismo con los toreros sudamericanos, con los de Colombia porque ni Perú y tampoco Ecuador tenían espadas con su jerarquia. En el Perú arrasó con trofeos en Acho, convirtuiendose e ídolo de multitudes.

En Colombia y su gran figura, el maestro Pepe Cáceres, se vivieron encuentros llenos de pasión en Maracay, Caracas, Tovar y diversas plazas venezolanas. Cada uno sembró peñas alrededor de sus nombres, como nunca antes había ocurrido. En Cali este par de auténticos maestros llenó toda una época inolvidable para los aficionados.

Era la época Portugal estaba representado por sus dos grandes toreros, Manolo dos Santos y Paco Mendes. Figurones del toreo a los que el de Maracay puso firmes en el terreno de la competencia que abarcaba desde Madrid a Lima cruzando Sevilla, Bogotá y México.

Con todos estos grandiosos toreros compitió el irreverente venezolano, y lo hizo en las plazas de ellos y ante sus aficiones y frente a los toros de aquellas latitudes ya que en Venezuela no existía el toro de lidia.

Curro Girón vivió como figura que fue. Tuvo los mejores coches, habitó en las mejores casas, las más bellas mujeres escribieron apasionantes páginas en su vida y los mejores toreros estuvieron en su cuadrilla, como su hermano Rafael, Carlos Saldaña, Rigoberto Bolívar, Vicente Aray “Camachito” y Mario González, en Venezuela, porque en España Andrés Luque Gago le acompañó en sus temporadas como puntero. Más tarde Enrique Bernejo “Bojilla”. Al picador “Chavito” lo bajó del caballo y lo convirtió en su apoderado, sustituyendo a Fernando Gago.

Aquellos que sostienen la jerarquía de un torero en cifras o acontecimientos satisfarán sus exigencias y no dudo de que han de calificar el rango a Curro, con sus cinco salidas a hombros en Las Ventas, los triunfos en la Maestranza de Sevilla. Éxitos continuados en Pamplona. En Lima, durante dos, años recibió el Escapulario de Oro del Señor de los Milagros. Tardes de cuatro orejas y dos rabos en la Feria de Cali, una pata entre los muchos éxitos en Manizales y triunfos arrolladores en Medellín.

En Venezuela no tuvo ni ha tenido rivales entre los nacionales o los visitantes: fue el amo de La Pluma de Oro en el clásico de la temporada nacional, la Corrida de la Prensa y fue triunfador permanente de San Cristóbal, Maracaibo y Valencia, donde escribió páginas muy destacadas en los anales de la Historia de la Monumental de El Palotal.

Ángel Escobar “Bola de Nieve”, célebre Mozo de Espadas que de joven se dio el lujo de vestir y servirle las espadas al maestro vallisoletano Fernando Domínguez, vistió por primera vez a Curro Girón en el Hotel Potomac de San Bernardino cuando reapareció como matador de toros en el Nuevo Circo el 3 de febrero de 1957. Fueron toros del doctor Manuel Labastida, toros berrendos de Santo Domingo. Cuenta en la biografía Curro, Yo, Girón, que “esa fue la corrida de toros más importante de mi vida.” Fue Curro el triunfador: cuatro orejas y un rabo, salida a hombros en compañía de César y de Rafael, una oreja cada uno. Allí se encontraron sentimientos, recuerdos e ilusiones.

El 17 de febrero del 57, Curro Girón toreó una corrida de toros de Santacilia con Antonio Ordóñez y Alfonso Ramírez “Calesero”. Cartelazo con dos grandes, dos históricos de la fiesta. “El Calesero”, torero de Aguascalientes al que anunciaban como “el poeta del toreo”, tuvo a su servicio, antes de esta su reaparición en Caracas a “Bola de Nieve”. El Calesa, como Fernando Domínguez, fueron muy aficionados al flamenco, el de Valladolid lo bailaba casi tan bien como toreaba con el capote y el de México con su improvisación de coplas y fandangos competía en ingenio de improvisación con el negro “Bola de Nieve”. Los íntimos disfrutaban de las cosas de estos artistas, ante los que Ángel Escobar no se quedaba corto.

Luego de triunfos que consolidaron su condición de matador de toros de jerarquía en España, Curro confirmó su alternativa en Madrid. Ha sido la Plaza de Madrid, ya fuera la antigua de La Carretera de Aragón o la actual de Las Ventas del Espíritu Santo, un bastión incuestionable para poder ser considerado el torero una figura de la fiesta o Maestro del Toreo.

Bastión que debe ser tomado por el triunfo, éxito subrayado con la salida a hombros por la Puerta Grande.