la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 21 de octubre de 2019

Real Madrid, entre el cielo y el infierno / por Juan Manuel Rodríguez



Así las cosas parece bastante lógico que, metidos en pleno infierno, el Real Madrid maneje para sustituir hipotéticamente a Zidane el nombre de un hombre que lo conoce bien, José Mourinho. La sombra del entrenador portugués es especialmente alargada porque, y a pesar de que su tercera temporada acabó en debacle, ni siquiera sus críticos más acérrimos son incapaces de ver que Mou fue capaz de competirle al mejor Barcelona de la historia

Real Madrid, entre el cielo y el infierno

Decía Jean Paul Sartre que el infierno son los otros. Y también nosotros mismos, me permito añadir yo. Turquía, que es donde el Real Madrid se juega mañana un trozo importante de la temporada, y de un modo absolutamente inesperado, ya no es un infierno para nadie. Así que, parafraseando al filósofo francés, el Galatasaray no es el infierno y, al menos para el Real Madrid, que ya no resiste el reflejo en el espejo de aquel equipo que conquistó tres Copas de Europa seguidas, el infierno es él mismo. El infierno de Zidane, que ha dado su consentimiento a una plantilla completada millonariamente por futbolistas que aún no han demostrado tener la calidad suficiente para jugar en el club deportivo más exigente de la historia; el infierno de un entrenador que ha visto cómo se ha agotado su mensaje y cómo su guardia pretoriana, más mayor y menos motivada, es incapaz de dar un paso hacia adelante; el infierno de un técnico que, según él mismo confesó, tenía suerte y al que, según parece, se le ha acabado de repente; el infierno de Zizou, incapaz de dar con la tecla, tan cuestionado como para que anoche, en El Chiringuito, y hoy, en El Mundo, Borja Mazarro y Jaime Rodríguez respectivamente aseguren que, en caso de derrota, a Florentino Pérez no le quedará más remedio que prescindir de su entrenador, en la cuerda floja.

El infierno de unos futbolistas, los Ramos, Benzema, Bale, Modric y compañía, que siguen siendo agasajados por lo que consiguieron en el pasado, que fue mucho y muy importante, cuando al profesional se le mide por el presente. Y el infierno de unos jugadores jóvenes, los Vinícius, Militao, Odriozola o Jovic, que no parecen tener ese plus que convierte a un buen jugador de fútbol en un futbolista que ha nacido para jugar en el Real Madrid. Vinicius es bueno, muy bueno, y tiene futuro, mucho futuro, pero, y ojalá me equivoque, lo más probable es que el futuro que tenga por delante no vaya a ser de blanco, al menos no del blanco del Real Madrid. Hace mucho tiempo, y en otro contexto diferente, un presidente del Gobierno español, reconfortado por unos resultados electorales que ni siquiera él mismo se esperaba, dijo que había entendido el mensaje. Hete aquí que, después de una temporada desastrosa como la anterior todos pensamos que en el Real Madrid se había entendido el mensaje, pero no, no fue así, desgraciadamente no lo fue. En el Real Madrid no se entendió el mensaje de unos resultados que descabalgaron al equipo de todas las competiciones allá por el mes de marzo y hoy el equipo, acuciado por el mal fútbol, vive su propio infierno, no el infierno generado por los otros, no, ni tampoco el infierno del Galatasaray o del Barcelona de Messi, sino su propio infierno.

Así las cosas parece bastante lógico que, metidos en pleno infierno, el Real Madrid maneje para sustituir hipotéticamente a Zidane el nombre de un hombre que lo conoce bien, José Mourinho. La sombra del entrenador portugués es especialmente alargada porque, y a pesar de que su tercera temporada acabó en debacle, ni siquiera sus críticos más acérrimos son incapaces de ver que Mou fue capaz de competirle al mejor Barcelona de la historia, y de eso es precisamente de lo que adolece ahora mismo el Real Madrid, de un afán competitivo. No hay más que echarle un vistazo a las caras de los jugadores tras encajar el gol del Mallorca, que llegó por cierto en el minuto 8 de partido y con más de 80 por delante para poder darle la vuelta al marcador, para darse cuenta de que al nuevo Madrid de Zidane le falta además de todo lo demás esa intensidad imprescindible para competir por España y, por supuesto, por Europa. Siempre creí que José Mourinho era el hombre del mes de marzo, con abril, mayo, junio, julio y agosto para tunear al Real Madrid, reconstruirlo, empezarlo desde abajo. Si, al final, Florentino Pérez tiene que traer de nuevo al portugués será muy mala noticia porque querrá decir que con Zidane las cosas han ido incluso peor que con Lopetegui y con Solari, quienes, por cierto, también vivieron su propio y particular infierno. Porque ahí es donde vive, y desde hace más de un siglo, el Real Madrid, el club deportivo más importante de la historia: entre el cielo y el infierno.

Cuando El Viti toreó en Boada / por Paco Cañamero



 ...y fue por la causa más curiosa que uno pueda imaginar, a beneficio de su cura párroco, don Joaquín Herrero Corral, para que pudiese tener una nueva dentadura, pues la natural se había caído, podrida por el abuso del azúcar y el tabaco. El Viti, como no podía ser menos, fue el gran atractivo de ese festival organizado por Rafael Yagüe, inolvidable personaje que fue novillero en su juventud y después mantuvo viva la pasión por la Fiesta.

Cuando El Viti toreó en Boada

Paco Cañamero
Glorieta Digital, 19 Octubre 2019
Santiago Martín ‘El Viti’ acabó la temporada de 1968 escribiendo con letras de oro una parte de la enorme página histórica que dejó en la Tauromaquia. Su última corrida fue una concurso celebrada en Salamanca, el seis de octubre, donde alternó con José Luis Barrero y Víctor Manuel Martín, cortando cuatro orejas y dos rabos. Sus anteriores compromisos, celebrados en Córdoba, Guadalajara, dos en la feria de Valladolid, otra en la de Salamanca y Zamora, las había saldado con destacados triunfos, en medio de un año tan importante de su carrera. Tras el postrero éxito en esa corrida especial celebrada en La Glorieta colgó en el ropero los ternos de luces y antes de viajar a América, que ese año no lo haría hasta finales de diciembre para torear en Cali, disfrutó de jornadas de campo, de tentaderos -muchos de ellos con vacas de retienta-, de atender su finca y otras actividades propias, además de aprovechar para cumplir con algún compromiso en festivales.

Uno de ello se celebró en el pueblo de Boada y fue por la causa más curiosa que uno pueda imaginar, a beneficio de su cura párroco, don Joaquín Herrero Corral, para que pudiese tener una nueva dentadura, pues la natural se había caído, podrida por el abuso del azúcar y el tabaco. El Viti, como no podía ser menos, fue el gran atractivo de ese festival organizado por Rafael Yagüe, inolvidable personaje que fue novillero en su juventud y después mantuvo viva la pasión por la Fiesta. Yagüe, que era simpatiquísimo y muy querido por las gentes de la Fiesta, estaba casado con una hija del ganadero Amador Angoso, uno de los dueños de la finca Villoria de Buenamadre -que aunque se ‘apellide’ de Buenamadre, pertenece administrativamente al Cubo de don Sancho y sentimentalmente a Boada, por cercanía geográfica y, por tanto, de donde son parroquianos-. Amador Angoso fue ganadero de postín y dueño de una divisa que tras la separación familiar, en 1930, con su hermano Manuel, este acabaría vendiéndo a la familia vallisoletana Molero, pero su parte se mantuvo y aún hoy sus descendientes siguen con ella, aunque ya con otra sangre.

Rafael Yagüe, por razón de su matrimonio, frecuentaba la finca Villoria, donde además poseía una punta de ganado, fruto de la herencia de su esposa y a él le servía para satisfacer sus sueños. Además, como era un excelente relaciones públicas y hombre de magnífico trato, pronto se hizo amigo de don Joaquín, el sacerdote, un hombre bajito, de aspecto abotijado, semejante al cervantino Sancho y ataviado con vieja sotana preconciliar. Don Joaquín, que hizo una destacada obra social y gracias a sus gestiones el pueblo de Boada pudo ser definitivamente dueño de la finca La Zarza, que se parceló y de ella vivió mucha gente, era un hombre dicharachero y que frecuentaba el bar, donde gustaba ser invitado a una copa de coñac, mientras fumaba sin parar cigarros de la marca Celtas Cortos. Entonces, Rafael Yagüe, sabedor de las necesidades de don Joaquín y también para reconocer sus virtudes decidió que era el momento de hacer algo en su honor. Y entonces nada mejor que organizar un festival taurino que convertiría a Boada el centro de todos los caminos para los aficionados a la Fiesta.

Don Joaquín, en el centro de la fila superior, junto a un grupo de chavales de Boada a finales de la década de los sesenta.

De esa manera, Rafael Yagüe contrató, nada más y nada menos, que a la figura de Santiago Martín ‘El Viti’, algo que fue un acontecimiento, junto a Paco Pallarés, de la vecina villa de La Fuente de San Esteban y torero muy querido en la comarca, que unos años antes había protagonizado una impactante irrupción novilleril. Los dos diestros estoquearían reses del organizador, anunciadas en el cartel con el nombre de Yagüe Angoso. El resto de espadas sería un conjunto de conocidos ganaderos que a la vez eran aficionados prácticos y estaba integrado por el propio Rafael Yagüe, por Luis Garcigrande –a tenor de muchos el mejor aficionado práctico de su época-, por Alfonso Navalón –entonces en su momento de mayor prestigio periodístico-, por José González Villegas, por Javier Sánchez-Arjona, por Juan Carlos Martín Aparicio y por último Antonio Gallardo.


A la hora prevista los nueve intervinientes hicieron el paseíllo en una abarrotada plaza portátil instalada en las eras y resultó ser un festejo saldado con el éxito de los actuantes, junto a la felicidad de todo un pueblo por ver torear allí, nada menos, que a la figura de Santiago Martín ‘El Viti’. Fue una tarde redonda, de las que quedan vivas en los recuerdos y donde se alcanzó el principal objetivo, cumplir para que tuviera una dignidad aquel cura llamado don Joaquín Herrero y que tanto bien hizo por Boada en su larga etapa apostólica en esa localidad, logro conseguido gracias a la solidaridad del mundo de los toros. Desde entonces, cada tarde que televisaban alguna corrida desde mucho antes del inicio, don Joaquín marchaba al bar del señor Ambrosio Madruga -‘Café y vino de Madruga’, que era el gancho y estaba escrito sobre la puerta en letras negras- y más si toreaba su admirado Santiago Martín ‘El Viti’. Entonces, con su inseparable cigarro de Celtas Corto y la copa de coñac siempre a mano, le jaleaba con olés y celebraba sus triunfos, quedándo por momentos pensativo para recordar en sus adentros esa tarde del Pilar de 1968 cuando El Viti toreó en Boada en su honor y constituyó un gran acontecimiento para todo el pueblo.

El Viti, al finalizar su actuación en este festival celebrado en honor del sacerdote.

LA PROFANACIÓN EN MARCHA: Valle de los Caídos. Sánchez no quiere testigos de la inminente exhumación de Franco: la Guardia Civil expulsa a los monjes de la Basílica



Una profanación en toda regla de un templo católico, a cargo de un gobierno socialista: ¿comienza una nueva persecución religiosa en España?

Valle de los Caídos 
Sánchez no quiere testigos de la inminente exhumación de Franco: la Guardia Civil expulsa a los monjes de la Basílica.

A mediodía del domingo 20, la Guardia Civil presente en el Valle de los Caídos ha ordenado a los frailes que abandonen la Basílica del Valle de los Caídos, donde se encuentra enterrado Franco y que se lleven sus “cosas”, porque no podrán volver atrás. A lo mejor, con lo de sus ‘cosas’ se referían al Santísimo Sacramento.

Mientras, entraban en Cuelgamuros la maquinaria necesaria para proceder a la exhumación de Franco y los residentes en la hospedería eran expulsados.

Lo que está ocurriendo ahora se parece mucho a 1931. No estamos lejos de una nueva guerra civil en España. 

Está claro que Pedro Sánchez no quiere testigos del desenterramiento, aunque si la publicidad electoral consecuente. Por eso, los medios informativos serán convocados para que tomen imágenes desde el exterior. El 10 de noviembre hay elecciones y Sánchez quiere mostrar a los españoles su victoria sobre el cadáver de un muerto hace 43 años, así como la profanación, con el auxilio del Tribunal Supremo y el silencio de la jerarquía eclesiástica, de un templo católico, ante unos monjes que no van a plantear violencia de ningún sitio y al que cualquier guindilla puede humillar, sabedor de que estos sí son ‘pacifistas’ que no se van a defender, que prefieren morir antes que matar.

Orden de la Guardia Civil a los monjes: Que retiren sus “cosas” y que no vuelvan a entrar en la Basílica. 

Hay que insistir en que Pedro Sánchez y el PSOE no luchan contra el Franquismo sino contra los católicos. Repetimos que lo de Franco no es antifascismo sino cristofobia: una tumba en una iglesia no es ni puede ser un lugar de enaltecimiento de nadie.

De paso, el anticlericalismo socialista se venga de quien impidió, con el golpe militar de 1936, que la izquierda continuara masacrando a los católicos.

Ya ha entrado la maquinaria para la exhumación y los residentes de la hospedería han sido expulsados 

¿Es el comienzo de una nueva persecución religiosa en España -contra los católicos, naturalmente- como la iniciada en 1931 con la profanación de templos? Todo indica que sí. Tanto en 1931 como en 2019, la persecución se inició desde el poder o con plena aquiescencia del poder político. De ahí a la guerra civil sólo hubo un paso.

Al tiempo, a mediodía del domingo, entraba en el Valle de los Caídos la maquinaria necesaria para la exhumación y se expulsaba a los clientes de la hospedería. Está claro que Pedro Sánchez no quiere testigos incómodos.

Santiago Cantera presentó una denuncia el viernes por la ocupación de basílica y convento por parte de la Guardia Civil, con total impunidad 

El prior del Valle de los Caídos, Santiago Cantera, presentó el viernes 18 una denuncia por la actitud de la Guardia Civil, que entraban en el templo armados hasta los dientes y también en la clausura-residencia, utilizando hasta los urinarios de los monjes.

El Vaticano, el único con autoridad sobre la comunidad benedictina (orden ‘exenta’ de la autoridad episcopal) nada ha ordenado Roma al prior Cantera, lo que significa que no quiere un enfrentamiento directo pero que no le gusta nada, lo que se dice nada, la repugnante utilización electoral que Pedro Sánchez está haciendo del cadáver de Franco ni, mucho menos, la profanación consiguiente del Valle.

Los obispos españoles callan y el Vaticano también. Desde luego, nada ha ordenado el Papa al prior de los benedictinos. 

Por cierto, duro con el fuerte y fuerte con el débil, en el mejor estilo Sánchez: mientras mide las palabras con los independentistas catalanes, autores de la violencia en Cataluña, se ensaña con un grupo de monjes que no opondrán otra resistencia que la de su lealtad.

En cualquier caso, el silencio de los obispos españoles produce un reconcomio indecible. Ayer contábamos cómo el obispo Martínez Camino perdía los nervios ante el catedrático de Historia contemporánea Javier Paredes a cuenta del ‘estentóreo’ silencio episcopal, no sobre la exhumación de Franco, sino sobre la profanación de una basílica católica. Esto recuerda 1808, cuando, ante el silencio, o connivencia, institucional frente a la invasión francesa tuvo que ser un alcalde, el de Móstoles, quien declarara la guerra a los franceses. Y el pueblo le siguió.

Pedro Sánchez avanza en su guerracivilismo… y en su cobardía.

COLOMBO SE QUEDA LIBRE. FIN DEL APODERAMIENTO DE JUAN RUIZ



 Jesús Enrique Colombo y Juan Ruiz Palomares han puesto punto y final a su relación de apoderamiento que les une desde comienzos de 2015, cuando Colombo salió de la Escuela Taurina de Madrid.

Redacción 'Del toro al infinito'
Madrid, 21 Octubre 2019
La decisión ha sido tomada de mutuo acuerdo y deseándose lo mejor para ambas partes, según nota de prensa emitida por el enntorno del torero.

El torero de Venezuela, después de una temporada difícil, rozó la gloria de Las Ventas el pasado 12 de Octubre tras cortar una oreja y dar una vuelta al ruedo tras una fuerte petición frente a una corrida de Valdefresno.

Colombo regresa a Lima



Para Europa, América toma el relevo / por Antolín Castro



En México, Perú, Colombia, Ecuador y Venezuela tendrán oportunidad los diestros locales para confrontar con los españoles en una injusta reciprocidad que aquí no se produce. Los mexicanos, mayormente, ocuparán puestos que ni en sueños pueden ocupar acá. Sin hacer ascos a las figuras españolas, competirán con ellos, cosa que aquí no sucede salvo en el caso del peruano.

Para Europa, América toma el relevo

Terminada la temporada en España y en Europa, América toma el relevo de la actividad taurina.

No sabemos si es momento de descanso para los aficionados de estos lares o, simplemente, de relajación al no tener que acudir, para ver toros, a los cosos taurinos. Quizá sea buen momento para la reflexión y el análisis de cuanto ha acontecido en este 2019 que va tocando a su fin.

América siempre tendrá el sentido de continuación para aquellos diestros que cruzan el charco para seguir toreando, también para visionar de forma más representativa las actuaciones de los toreros americanos, que son muchos y a los que se ve muy poco en este lado del Atlántico. Más en este año en el que Roca Rey hubo de parar su temporada por lesión y hasta la figura mexicana, Joselito Adame, hubo de marcharse por falta de contratos.

En México, Perú, Colombia, Ecuador y Venezuela tendrán oportunidad los diestros locales para confrontar con los españoles en una injusta reciprocidad que aquí no se produce. Los mexicanos, mayormente, ocuparán puestos que ni en sueños pueden ocupar acá. Sin hacer ascos a las figuras españolas, competirán con ellos, cosa que aquí no sucede salvo en el caso del peruano.

Precisamente es el regreso de Roca Rey el mayor atractivo para este otoño/invierno americano. Su reaparición, confirmada en la feria de Lima, pondrá sobre la mesa si esas ansias para ocupar el cetro siguen vigentes en sus expectativas como máxima figura.

Su obligado parón allá por julio, tras su paso por Pamplona, fue una de las noticias de la temporada recién acabada. Junto a esa desgraciada lesión la temporada ha sido pródiga en graves percances, tanto como que su cierre ha sido el más teñido de sangre. Javier Cortés, Gonzalo Caballero y Mariano de la Viña, lamentablemente, son los nombres que quedan en la memoria de todos en este final.

Pero la temporada, con San Isidro en cabeza, se ha caracterizado por ser una de las más sangrientas de los últimos años. No olvidamos percances gravísimos como el de Rafaelillo en San Fermín, Román y Escribano, además de Caballero, en Madrid. Ponce también sufrió un destrozo importante en su rodilla en Fallas, que le tuvo en el dique seco durante meses. Sin querer olvidarnos de otros muchos diestros, dejamos constancia con los citados.

También ha habido alegrías, como la irrupción de Pablo Aguado entre los toreros queridos y deseados por los aficionados. La gran temporada de Paco Ureña tras la pérdida de la visión de un ojo. La consolidación de Emilio de Justo como uno de los imprescindibles en todas las ferias. El poso y naturalidad de Urdiales, así como Ferrera y su capacidad para innovar y ofrecer un espectáculo diferente, sin podernos olvidar de la emotiva despedida de El Cid. Como con los percances, otros muchos toreros han contribuido a satisfacer las expectativas durante este año.

Los toros han seguido por el mismo camino de los años anteriores. Bombones para los de arriba, pan duro para el resto. Entre las noticias a destacar está el primer indulto a un toro de Miura. Ese indulto supera, por insólito, la multitud de indultos a otros toros de los del carretón.

Mucho de lo relatado ha llenado los corazones de los aficionados y marcará el recuerdo de este 2019, pero ahora toca poner la mirada en los países americanos. Aquí solo nos quedaremos con saber cómo se recompondrán los distintos apoderamientos de las muchas rupturas habidas en estos últimos días.

LA PROFANACIÓN EN MARCHA: El prior denuncia que guardias civiles armados "deambulan" por la basílica


Dos vehículos de la Guardia Civil, custodiando el acceso a la basílica del Valle de los Caídos desde la abadía. EL INDEPENDIENTE.


 Cantera denuncia ante el Supremo la vulneración del principio de inviolabilidad de los lugares de culto al no tener los agentes autorización eclesiástica / El monje comunica a la jerarquía de la Iglesia que se restringe el derecho de culto y no recibe respuesta.

Noticia relacionada:


El prior denuncia que guardias civiles armados "deambulan" por la basílica

EL INDEPENDIENTE, 20 OCTUBRE 2019
El prior del Valle de los Caídos ha pedido al Tribunal Supremo que prohíba que guardias civiles armados «deambulen» tanto por el interior de la basílica como por la abadía, al entender que dicha presencia supone un quebrantamiento tanto del principio de inviolabilidad de los lugares de culto y del domicilio de los monjes como del derecho a la libertad religiosa al carecer los agentes de autorizaciones eclesiástica y judicial.

En un escrito presentado este viernes, al que ha tenido acceso El Independiente, la comunidad benedictina pide al Alto Tribunal que dicte una resolución con las medidas oportunas para que «cesen las vulneraciones» de los citados derechos fundamentales.

El Supremo ha avalado el desenterramiento de Franco acordado por el Gobierno frente a la pretensión de los familiares, pero tiene todavía que resolver el recurso que interpuso la congregación religiosa contra el traslado de los restos del dictador y pronunciarse sobre las alegaciones presentadas por esta parte tras acordar la Sala el alzamiento de la suspensión cautelar de la exhumación.

Pedro Sánchez y Carmen Calvo, en sus escaños del Congreso de los Diputados.
El Gobierno cierra el Valle de los Caídos para exhumar a Franco entre el 18 y el 22 de octubre
Allanado el camino por la Justicia, el Consejo de Ministros acordó el pasado 11 de octubre el inicio de las operaciones necesarias para trasladar al ex jefe del Estado desde la basílica del Valle de los Caídos hasta una sepultura del cementerio madrileño de El Pardo-Mingorrubio antes del 25 de octubre y el cierre temporal de Cuelgamuros hasta que concluya su ejecución.

El prior, Santiago Cantera, ha realizado esta petición al Supremo dos días después de haberse dirigido a la Delegada del Gobierno en Madrid y no haber recibido respuesta. El religioso pedía a María Paz García que a la mayor brevedad designara un interlocutor con la abadía con capacidad de decisión al objeto de resolver las situaciones que se están presentando en el Valle de los Caídos tras la clausura provisional del recinto y no tener conocimiento de que se hubiera dictado una orden por escrito con las condiciones del cierre.

Horas después de la presentación del escrito ante el Alto Tribunal, la Delegación del Gobierno designó a un interlocutor que se reunió este viernes por la tarde con los monjes. Las comunicaciones son verbales: no hay un documento escrito en el que se detalle lo que se va a hacer hasta la materialización de la exhumación.

El prior denuncia ante el Supremo que se vulnera el principio de inviolabilidad de los lugares de culto al no tener los agentes autorización eclesiástica

«Se han venido sucediendo situaciones incómodas con los agentes de la Guardia Civil aquí destacados por la falta de claridad y cambios en las órdenes recibidas, por ejemplo sobre quién está autorizado para entrar en el recinto, quién puede asistir a la eucaristía en la basílica, etc, lo que produce situaciones manifiestamente irregulares e injustificadas, como la restricción del derecho de culto (manifestación del derecho fundamental a la libertad religiosa) de muchos fieles, la deambulación de agentes armados en el interior de la basílica -sin mi autorización eclesiástica y a todas las horas, incluido durante el culto- o por el interior del monasterio sin autorización judicial», escribía el prior en el correo electrónico enviado este miércoles a la delegada del Gobierno en Madrid.

Cantera recurría a María Paz García después de que, cuando se dirigió al capitán destacado en el Valle de los Caídos para buscar una fórmula que permitiera ir resolviendo «ágilmente» el día a día mientras se lleva a cabo la exhumación, el oficial de la Guardia Civil le reconoció que él no era un interlocutor «adecuado» y le remitió a la Delegación del Gobierno.

Fracasada la vía administrativa, la comunidad benedictina pretende ahora que sea el Tribunal Supremo el órgano que adopte las medidas para que cese la vulneración del principio de inviolabilidad de los lugares sagrados y del domicilio de los monjes y del derecho a la libertad religiosa que supone la presencia de los guardias civiles tanto en la basílica como en el monasterio.

La jerarquía eclesiástica guarda silencio

Fuentes de la abadía del Valle de los Caídos han reconocido a este diario que han enviado tanto al arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, como al presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, una copia del correo electrónico remitido a la Delegada del Gobierno en Madrid en el que denunciaba la restricción del derecho de culto que se estaba produciendo. La autoridad eclesiástica no ha respondido.

El silencio de la jerarquía de la Iglesia en España contrasta con el escrito de adhesión que sacerdotes y religiosos están firmando en reconocimiento a la «valentía» del prior y del resto de monjes benedictinos ante la «violación ilícita» de la basílica. 

«Esta defensa heroica del libre acceso de los fieles a los templos, y de la inviolabilidad de éstos, protegidos por las leyes divinas y humanas, recuerda hoy la intrépida resistencia del santo obispo Tomás Beckett negándose a secundar los deseos de su rey, contrarios a la Ley de Dios y a la responsabilidad del clero de custodiar, aun con sus vidas, las cosas y lugares sagrados a ellos encomendados», expone el escrito.

El Gobierno trabaja con la previsión de materializar el traslado de los restos de Franco entre el martes y miércoles próximos. El Ejecutivo de Pedro Sánchez se ha comprometido con los nietos del dictador en comunicarles con al menos 48 horas de antelación la fecha en que se consumará la exhumación.