la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 15 de abril de 2024

Roca Rey demostró la verdad en Sevilla / por Pla Ventura

 
"..Que yo me muestre remiso a la hora de conceder triunfalismos absurdos es lo normal pero que, Sevilla quedara inerte ante la actuación de Roca Rey, todavía sigo sin comprenderlo porque, hasta mi crónica me preguntaba si lo espectadores eran distintos que, en su mayoría así debió ser porque no se entiende ese silencio sepulcral de desaprobación ante todo lo que hizo el diestro que, hasta la música no quiso saber nada de su labor.."

Roca Rey demostró la verdad en Sevilla

Pla Ventura
Toros de Lidia/14 abril, 2024
El pasado sábado Roca Rey demostró la verdad de la fiesta frente a los toros de Victorino Martín con el atenuante de que él no fue el auténtico protagonista. Digo que demostró la verdad de la fiesta porque pudimos ver –y él más que nadie- el toro en toda su pujanza, grandeza, casta y bravura. Claro que, para infelicidad del peruano la cosa no iba con él, algo que se demostró tras finalizar con sus enemigos.

Y esa grandeza de la hablo no fue otra que la actitud del diestro que, por ejemplo, en los caballos, dejó que machacaran a los toros cuando, por regla general, Roca Rey no suele hacer uso de los picadores porque, al igual que sus compañeros de cartel en los que actúa junto a las demás figuras, esa tarea es totalmente nula porque, como siempre, se le receta un refilonazo para dejar al toro crudo en la muleta; de picarlos como picó a los de Victorino Martín, no le llegaría ni uno solo entero al último tercio porque, claro, morirían antes de que Roca Rey cogiese la espada.

El peruano tuvo un toro más en Victorino y otro de una bravura excepcional pero, claro, eran puros Albaserradas y a dichos toros no se les hacen perrerías, a lo sumo, se dejan torear como mandan los cánones y nada más. Roca Rey estuvo digno toda la tarde pero, no vimos ni el clásico arrimón cuando sabe que tiene a su enemigo totalmente dominado, sabedor de que el toro ya está más muerto que vivo, de ahí esa catarsis de falso valor. Para su suerte, no hizo ni una sola concesión a la galería como en él es siempre habitual, una fuerza motriz con la que encandila a las gentes menos avezadas en materia.

¿Alguna pega en torno a lo que hizo Roca Rey en Sevilla? Ninguna, por supuesto. Toreó como sabe, pero eso no certifica que nos guste a los demás; que le va muy bien, eso lo sabe hasta Dios pero, en definitiva es un muletero vulgar que, al tipo de toros que mata los hipnotiza y, a su vez, a los menos expertos que acuden a los recintos taurinos, incluso en Sevilla ha triunfado varias veces pero, amigo, esa verdad que reinaba en la plaza es la que le sepultó como si le hubiera caído un alud tremendo para enterrarle como torero.

Yo no le hubiese dado premio alguno porque, entre otras cosas, un premio ante un toro de Victorino tiene que ser algo muy grande. Recordemos que, matar un toro de Victorino lo hace cualquier profesional, el mismo Luís Bolívar lo ha hecho repetidas veces y con tremendo éxito, con recordar la corrida en la que el ganadero de Galapagar se presentó en Cali hace tres años y, a su vez, lidio la corrida más completo de lo que llevamos de siglo. Embistieron los seis enemigos de aquella tarde que, pese a su fiereza, llevaban dos cortijos en cada pitón, hasta el punto de que se cortaron creo que once orejas y Bolívar como De Justo, firmaron una tarde inolvidable.

Que yo me muestre remiso a la hora de conceder triunfalismos absurdos es lo normal pero que, Sevilla quedara inerte ante la actuación de Roca Rey, todavía sigo sin comprenderlo porque, hasta mi crónica me preguntaba si lo espectadores eran distintos que, en su mayoría así debió ser porque no se entiende ese silencio sepulcral de desaprobación ante todo lo que hizo el diestro que, hasta la música no quiso saber nada de su labor.

Lo realmente triste de este hombre, pese a que está rico y acumula muchos caudales con el esfuerzo de todo lo que ha ganado en los ruedos, llegado el momento de la auténtica verdad, nada que ver con la que él nos obsequia la suya que, ciertamente, es muy barata, algo que se comprobó en Sevilla el pasado sábado. Dije en tal fecha que, en Sevilla se había erigido un monumento a la verdad y, así quedó demostrado, aunque él no fuera el protagonista.

Es cierto que la verdad brilló junto a dos “muertos” de hambre pero que, de seguir por ese sendero del que jamás se deben de apartar, se harán ricos por la vía de la honradez, la verdad, el toro auténtico y el milagro que nos obsequiara un tal Manolo Escribano que, sin duda, firmó en La Maestranza la página más emotiva de su vida. Y ha firmado varias ya. ¿Qué decir de ese gran torero llamado Borja Jiménez que tuvo que lidiar tres toros y solamente uno era de triunfo grande? Lo dicho. Se trata de un torerazo con unas condiciones muy válidas y, frente al toro bravo y encastado es capaz d emocionar hasta el palo de la bandera. Esa bandera que, el sábado fue testigo de todo lo que he contado.

Insisto en lo que dije, Roca Rey no debe jamás enfrentarse a los toros del señor Martín porque, como demostró, los mató con la gorra, pero cosechando un fracaso de estrépito. Que siga en su línea de los burros fofos, de esos animales sin casta, ni emoción ni nada que se le parezca a un toro verdadero porque, si repitiera lo único que conseguiría es quitarle el pan a un diestro válido y, lo que es mejor, con ansias de triunfo, caso de Jiménez y Escribano que, juntos, certificaron una tarde para la historia en la Maestranza de Sevilla.

Victorino Martín García, sin traer a Sevilla la corrida soñada, pese a la falta de fuerzas que por momentos mostraron, todavía la sobraron argumentos para que su corrida fuese el puro referente para toda la feria. Muy difícil lo tendrán los ganaderos que lidiaran esta semana; no digo los toreros porque, como sucediera con Luque, en un momento determinado, sale un presidente dadivoso y permite que salga cualquier asalta corrales por la puerta del Príncipe.

Por cierto, dicen que Roca Rey le tiene miedo a Daniel Luque. No entiendo nada. Pero si ambos son el calco uno del otro, lo que evidencia que se podrían entender perfectamente. Luque le pega pases a una farola, como Roca Rey, ¿conde está la diferencia? Y si le tiene miedo a Luque, tras lo que presenció en Sevilla con Borjita y Escribano no te quiero ni contar.

domingo, 14 de abril de 2024

Ancelotti : El pito es el éxito / por Francisco Javier Sánchez Palomares


«El pito es el éxito» es una frase que encierra más sabiduría de la que parece a simple vista, un enunciado que se agranda según uno comienza a manejarlo y a ahondar en su amplio espectro de significados. Conjuga a pedir de boca el deporte, el triunfo, el instinto, la evolución, el trabajo, etc. El pito como matriz.

 El pito es el éxito

Francisco Javier Sánchez Palomares 
La Galerna/14 abril, 2024
Ayer, en la rueda de prensa posterior a la victoria del Real Madrid por 0-1 sobre el Mallorca, a Carletto le cuestionaron acerca de los abucheos sufridos por Vinícius y el italiano contestó, textualmente, que «El pito es el éxito». No seré yo quien pretenda llevar la contraria al entrenador que más Champions ha ganado ni a miles de años de evolución, al contrario, solo me cabe refrendar el aserto de Ancelotti por lo acertado del mismo.

Vinícius es un miembro muy destacado de la plantilla blanca, pero dado el abultado calendario del Madrid, con más citas que el Tinder de Julio Iglesias en los años setenta, necesita reposo de vez en cuando para recuperar ese chorro de potencia que lo caracteriza.

Ayer sucedió así, Carlo optó por reservarlo en el banquillo y no lo metió en el campo hasta siete minutos antes del minuto 69. Vini salió como un toro, le faltó tiempo para correrse un eslalon y realizar una penetración gloriosa hasta el fondo, mas no pudo alcanzar el clímax ya que le faltó meterla dentro, la pelota, de la portería bermellona.


En ese momento arreciaron los pitos sobre el brasileño, pero Vini siempre se yergue ante la adversidad y se levanta una y otra vez, sin importar la dureza del meneo recibido o del gatillazo sufrido. Vinícius es un localizador impenitente de orificios en las defensas contrarias. Las acometidas del siete son portentosas y repetitivas, embiste al rival como a un cajón que no cierra, sin venirse abajo por que no sea capaz, o no le permitan, culminar. Sus perforaciones de las metas rivales son fuente de placer de todo hincha merengue, no en vano una de ellas, frente al Liverpool, significó el éxtasis de la Catorce.

VINI SALIÓ COMO UN TORO, LE FALTÓ TIEMPO PARA CORRERSE UN ESLALON Y REALIZAR UNA PENETRACIÓN GLORIOSA HASTA EL FONDO, MÁS NO PUDO ALCANZAR EL CLÍMAX YA QUE LE FALTÓ METERLA DENTRO, LA PELOTA, DE LA PORTERÍA BERMELLONA

Estas cualidades le hacen acreedor de la ira de los rivales y es común que las aficiones canalicen su miedo y su frustración en forma de pitos, motivo por el cual Ancelotti dedujo en rueda de prensa que el pito es el éxito. Carlo viene a decir que si te pitan es porque eres bueno, y está claro que Vinícius no es ningún paquete, como muchos antimadridistas fantaseaban en sus sueños húmedos.


Pero Vini no es el primer futbolista de envergadura que sufre pitos, antes que él ya los tuvieron que aguantar jugadores como Lubo Penev, Nacho Vidal, Poyatos, Verga, Fali o Foggia, por citar solo algunos miembros afectados.

El de Ancelotti tampoco es el pito más famoso de la historia del Real Madrid, lugar reservado para el de Benito Floro, protagonista de aquella mítica y copulativa arenga ilerdense. «Con el éxito nos los follamos», con perdón, sería el mash-up lógico de Benito y Carlo.

VINI NO ES EL PRIMER FUTBOLISTA DE ENVERGADURA QUE SUFRE PITOS, ANTES QUE ÉL YA LOS TUVIERON QUE AGUANTAR JUGADORES COMO LUBO PENEV, NACHO VIDAL, POYATOS, VERGA, FALI O FOGGIA, POR CITAR SOLO ALGUNOS MIEMBROS AFECTADOS

«El pito es el éxito» es una frase que encierra más sabiduría de la que parece a simple vista, un enunciado que se agranda según uno comienza a manejarlo y a ahondar en su amplio espectro de significados. Conjuga a pedir de boca el deporte, el triunfo, el instinto, la evolución, el trabajo, etc. El pito como matriz.


También aplica a los trencillas, que tanto pitan como son pitados, en una especie de trenecito, un dar y recibir continuo con una enorme gratificación económica si se llevan el pito a la boca como les gusta a quienes los han colocado ahí a dedo, no en vano el índice corrector del CTA, encarnado durante décadas en Negreira, ha sido el encargado izar a lo más alto y dejar languidecer las carreras de los colegiados de este país. Entre pitos y flautas, un árbitro sumiso con el poder puede salir por más de 300.000 euros al año, varias veces más que uno díscolo.

La transmisión oral de conocimientos ha sido una fuente impresdindible de sabiduría, un camino recto desde tiempos ignotos que mantiene enhiesto el conocimiento humano, y Ancelotti es un maestro en este arte. No resta más que darle la razón, el pito es el éxito libre de polvo y paja.

Getty Images.

COLOMBO A POR MADRID : "ÉL APOSTOL SAN FELIPE OFICIALIZA SU CARTEL..." / por Eduardo Ravell


Domingo 5 de mayo en San Felipe , ante toros de Campolargo y Los Aranguez . Se espera entradón con papel agotado.

UN LUJO DE CARTEL...Para enaltecer al Santo patrono Apostol San Felipe/ Foto: Comité de feria San Felipe 2024.-

EDUARDO RAVELL
Columnista taurino del Diario Pico Bolívar y del Circuito Líder de Venezuela con Radio Activa 103.5 FM
Se viene mayo, mes de la Virgen, temporada de flores y lluvias entre un brusco cambio climático y también él mes de todas las madres, un mes de grandes expectativas entre la Europa y América taurina. Y entre una apretada agenda de compromisos es la de Jesús Enrique Colombo un mes de mayo de ensueño por cuanto tiene en su haber lo que ya se denomina cómo LA CORRIDA DE SU VIDA PROFESIONAL EN TRAJE DE LUCES....es Las Ventas de Madrid, más que un templo mayor es la Catedral de la tauromaquia ante su santo patrono San Isidro y su periplo ferial que lo constituye cómo él calendario taurino más largo en festejos .

JE COLOMBO FUÉ UN VENDAVAL ...Ante los Miuras y la feria más emblematica del mundo del toro: los sanfermines.../ Foto: Mundotoro.

JE Colombo viene acoplándose desde él mismo momento en que abrió la puerta grande en Pamplona aquella tarde-noche del viernes 12 de julio cerrando feria ante una enorme expectoración por él encierro de Miura que a la postre terminó siendo un inesperado mano a mano entre él joven galo Juán Leal y él de Venezuela tras la brutal cornada, limpia, al diestro albaceteño Rubén Pinar.

FRANCISCO JAVIER, Joven maestro de a caballo a ratificar que si se puede ser profeta en su tierra yaracuyana./ Foto cortesía de Giovanni Saavedra.-

Tras esa puerta grande de dos orejas a Miuras, le ha valido a JE Colombo una ardua preparación entre Europa y América que lo mantiene en total ánimo al cien por ciento por ver llegar él domingo 19 de mayo ante otra Miurada y un cartel de apremio junto al español Rafael Rubio "Rafaelillo" y otra joven promesa por América en la persona del colombiano Juan de Castilla.

"EL RUBI" TORERO DE GRANDES TARDES...experimentado diestro ha sido siempre Manuel Medina y él 5 de mayo se verá por vez primera ante la generación de turno del nuevo milenio: JE Colombo y los " colorados" Campolargo./ Foto cortesía Giovanni Saavedra.-

A todas éstas se presenta un cartel "inédito" en tierra del Apóstol San Felipe con un mano a mano de a pie con dos generaciones distantes con Manuel Medina "El Rubi" y un JE Colombo en una mejor versión y estado puro para lidiar cuatro hermosos toros de Don Juan Campolargo ( Domecq) y de a caballo estará él joven maestro rejoneador Francisco Javier Rodríguez Córdido.

Un debut soñado del tachirense Colombo que obviamente ha de tener un efecto de taquilla para agotar papel: no es de esperar menos y acá hay que resaltar la afición yaracuyana y él comité organizador que va de la mano del ciudadano alcalde de la capital yaracuyana. Gran esfuerzo y motivación taurina para una tarde de ensueño en San Felipe el domingo 5 de abril y de ahí A POR MADRID...La mesa está servida y la suerte echada entre cara y sello y obviamente bien por los colorados toros de Campolargo.

Cuando Pedro Sánchez se fotografió ante los huesos de muertos nacionales, algunos de ellos asesinados por socialistas

"..Esto es, que Sánchez, en una foto que pasará a la historia de la infamia y, aún más de la estupidez, disfrazado con un traje de sanitario, se comportó según los dos adjetivos que mejor le cuadran: profanador y embustero.."

Cuando Pedro Sánchez se fotografió ante los huesos de muertos nacionales, algunos de ellos asesinados por socialistas

-El escandaloso silencio de los obispos españoles ante la profanación de la Basílica de Cuelgamuros.

Eulogio López
Hispanidad/14 Abril 2024
Escandalizar no consiste en hacer mohínes versallescos, sino en algo tan grave como animar al prójimo a pecar. Y ya saben: más le valiera que le colgaran al cuello una piedra de molino...

Hace tiempo que no leía un artículo tan coherente, tan compacto y tan riguroso como el de Pablo Linares, el domingo 7, en La Razón, El título es duro pero muy preciso: "Paseo necrófilo entre beatos y otros caídos". Y la explicación está en el subtítulo, asaz expresivo y mayormente aclaratorio: 

"Parte de la visita del presidente a Cuelgamuros se desarrolló en un osario de víctimas de represaliados por socialistas, comunistas y anarquistas".

Esto es, que Sánchez, en una foto que pasará a la historia de la infamia y, aún más de la estupidez, disfrazado con un traje de sanitario, se comportó según los dos adjetivos que mejor le cuadran: profanador y embustero. Profanador de tumbas y altares pero, esta vez, además, estúpido.

Con todo, sorprende el escandaloso silencio de los obispos españoles ante la profanación de la Basílica de Cuelgamuros. Porque es una basílica, y allí a pocos metros de los osarios, está el Santísimo. Monseñor José Cobo, arzobispo de Madrid, ya lo dijo en su momento: "Creemos en la inviolabilidad del templo y de la comunidad" de monjes Benedictinos. No decía otra cosa que sin permiso de la Iglesia, según el Concordato y otros acuerdos entre España y el Vaticano, el Gobierno no puede entrar en un recinto sacro y profanar tumbas.

Pues bien, ahora el profanador se planta en Cuelgamuros... ¡y la Iglesia no dice nada!

Esto es muy peligroso, monseñor Argüello.

Sobre todo, no dejen de leer el artículo sobre el necrófilo.
--


SEVILLA/ 7ª de abono. Drama en la Maestranza / por Jorge Arturo Díaz Reyes

Escribano herido sale a lidiar el 6°. Fotograma OneToro

Escribano herido corta las dos orejas del sexto, Borja una del tercero y Roca Rey fue ignorado. Encierro diverso y exigente de Victorino Martín..

Drama en la Maestranza

Jorge Arturo Díaz Reyes
CrónicaToro/Cali, IV 13 2024
Los victorinos salieron, metieron miedo, exigieron y erigieron héroe a Manuel Escribano. Tarde de aires antañones, de cuando los toros no ayudaban a que se les burlara y matara. Tarde de toreros tales batiéndose contra la dificultad. Tarde que tuvo un epílogo dramático, suma de todas las emociones. Cuando Manuel herido por el primero, a continuación de una portagayola, pareció dejar la corrida mano a mano, pero sorprendentemente, salió de cirugía, después de correr turnos, a lidiar el sexto, y volvió y se arrodilló de nuevo frente a la puerta de toriles. Venía mal vestido, con jeanes, recortados, sin chaquetilla, con la camisa por fuera del chaleco y la montera puesta. Esa triste figura fuera de contexto, hubiese podido ser considerada bufa, pero el trance le daba esa connotación de heroísmo quijotesco tan propio del toreo. La banda se soltó en su honor.

“Fisgador”, cinqueño como casi todos, excepto el segundo, salió como tanteando, dudando, hasta que se fijó en el postrado y acometió. Voló el capote cambiándole el viaje, rugió la plaza, y de regreso cinco verónicas tuvieron como fondo un atronador jaleo que ya no cesó. Era la otra parte de la fiesta, la basal, la que desnuda los cimientos que la sostienen. El coraje contra la fuerza de la naturaleza y la adversidad. El valor sin avalorios. Un hombre herido, ataviado así, poniendo su vida como aval de torería. Era eso.

La Maestranza que había pasado por un sube y baja de pasiones, buenas y malas, que se había sobrado con uno mientras al otro le había negado hasta la música, se olvidó de todo sesgo y se entregó sin reato al de Gerena. Que increíblemente pidió las banderillas y colocó dos pares arriba de los cuales salió renqueando y pidiendo en medio del volcán que lo eximieran del tercero.

La brega corrió efervescente, como un río de lava, con más emoción que concierto entre ovaciones que parecía abjurar de la estética en pro de la ética. La minusvalía física valorizaba más la gesta. Por la cara, en los medios y en jurisdicción de cachos inciertos. Cuando tras seis derechas y uno de pecho, Manuel se tiró con todo, el acero hasta los gavilanes quedó pasado pero fulminante. Las dos orejas y una petición de rabo, a la que don Gabriel Fernández Rey contestó desde su palco agitando las palmas con gesto de no tengo más. La vuelta fue a sombrero voleado. Escribano ya no cojeaba, pero tras ella entró de nuevo a la enfermería. Debía llevar los puntos reventados imagino.

A Borja Jiménez, quien bordó estupendos naturales al blando tercero le dieron una oreja por media espada, trasera tendida. Y a Roca Rey que había puesto el “No hay billetes” y estuvo en sus dos lidias por encima de sus toros, matándoles además con sendas honorables estocadas, lo trataron con irrespetuoso desprecio. El encierro no fue bravo, no fue poderoso, no fue descomunal, no “ayudó”, no se dejó, pero la personalidad propia de su raza puso lo necesario para que la tarde fuera tan intensa, tan conmovedora y difícil de olvidar.

FICHA DEL FESTEJO

Sevilla. Sábado 13 de abril. Plaza de La Maestranza. 7ª de abono. Sol. Lleno de “No hay billetes. Seis toros de Victorino Martín, cinqueños, menos el segundo, con 531 kilos promedio, entipados, blandos y diversos.

Escribano, herido por el primero y dos orejas con petición de rabo

Borja Jiménez, saludo, oreja y saludo

Roca Rey, silencio y algunos pitos 

Sevilla. Un monumento a la verdad / por Pla Ventura

"..Los Albaserradas son la pura garantía de la verdad, de que todo el mundo se emocionará, que saldrán las cosas mejores o peores a los diestros pero, la emoción llega hasta los tendidos, cosa que rara vez –yo diría que ninguna- ocurre con los toros de las figuras.."

Sevilla. Un monumento a la verdad

Pla Ventura
Toros de Lidia/14 abril, 2024
Hoy en Sevilla se han disipado muchas dudas puesto que, gracias a Victorino Martín se ha erigido un monumento a la verdad dentro del ruedo maestrante. Estaba clarísimo puesto que, tras la parodia de Juan Pedro, incluso con los “cuvillitos”, lo de Victorino Martín es otra historia que, sin duda conmueve y emociona. Los Albaserradas son la pura garantía de la verdad, de que todo el mundo se emocionará, que saldrán las cosas mejores o peores a los diestros pero, la emoción llega hasta los tendidos, cosa que rara vez –yo diría que ninguna- ocurre con los toros de las figuras.

La corrida, si le achacamos un solo pecado, es que ha tenido las fuerzas justas pero, pese a ello, eran de Victorino Martin y, ese ganadero no gasta bromas; todo lo contrario porque, de antemano sabe que los diestros se jugaran la vida y la emociones brotarán a flor de piel. Quizás por esa falta de fuerzas su pelea en varas ha sido muy escasa, vamos, sin ninguna brillantez. Dos toros han salido como le gustan al ganadero, a los diestros y a nosotros, los aficionados que, ante la casta no quitamos el sombrero y nos partimos las manos aplaudiendo, cosa que apenas ocurre en otro tipo de divisas que, más que aplaudir lo que habría que hacer es inhabilitarles para que no tuviéramos que sufrir la parodia al estilo Juan Pedro.

Manuel Escribano se ha ido a la puerta de chiqueros a esperar a su primero y, tras darle una larga arrodillado, ha empezado a torear a la verónica y en la segunda el toro le ha prendido de mala manera infiriéndole una cornada en el muslo, al tiempo que, lo recogía de nuevo de la arena para lanzarlo al aire como si fuera un muñeco roto. Le han llevado a la enfermería con un boquete tremendo en el muslo. Todo hacía presagiar que, ahí había terminado la tarde de Escribano y, nos equivocamos todos. Muy pronto dijeron por megafonía que, Escribano, que había sido operado con anestesia local, mataría el último de la tarde. Vaya si lo mató. Emociones a raudales ha provocado el diestro al salir que, una vez más se ha puesto en la puerta de toriles y, tras recibir a su enemigo, le ha dado cinco verónicas emocionantes.

Entendíamos que, banderillear sería algo utópico pero, tras el tercio de varas, Escribano ha cogido los palos y ha colgado dos pares espeluznantes. No se podía cuantificar la emoción que presentes y ausentes estábamos sintiendo. Algo inenarrable, inaudito, insólito; vamos, algo que solo es posible en ser humano de otra galaxia porque, no creo que Escribano se parezca a ningún mortal. Las ovaciones eran una constante en todo momento porque la gente estaba arrebatada como no podía ser de otro modo. Ya, muleta en mano, el toro tenía mucho que torear, más de lo que incluso el torero pudiera imaginar, algo que le mostró el toro en el segundo muletazo. Aquello parecía imposible porque el toro era remiso a embestir, tiraba hachazos y se revolvía en apenas un segundo. Qué mérito más grande, Dios mío, el de este hombre que ha logrado que al final el toro rompiera a buena en las dos últimas tandas; una proeza al más alto nivel. Todos pensábamos lo mismo, ¿cómo un ser humano de carne y hueso, con una cornada tremenda ha sido capaz de volver al ruedo para jugarse la vida de nuevo? 

Como digo, esa acción ha tenido un calado enorme y, para colmo, con la espada, Escribano le ha recetado un estoconazo de libro y, la locura ha tenido lugar en las Maestranza. El delirio, dos orejas de pura ley, una vuelta al ruedo de las que hacía años que no contemplábamos, algo inolvidable que tardarán muchos años en borrar. Vítores, decenas de sombreros en la vuelta al ruedo, saludos por todas partes, algo indescifrable que, para mayor valor del torero, se ha marchado tras la apoteosis para que el doctor le operara de nuevo, esta vez con anestesia general para ser trasladado al hospital.

Roca Rey ha tenido dos toros diferentes. Su primero era un animal complicado en el que el peruano ha estado valiente y ha saldado su compromiso sin alarde alguno pero sin que le llegara el agua al cuello. Su segundo tenía nobleza y, a su vez, las características propias de la ganadería. Cuidado que, nobleza no es sinónimo de borrego, ni de animalito inválido con los que Roca Rey hace perrerías. El diestro ha estado tesonero, no ha alardeado de monerías, se ha dedicado a torear y ha demostrado que puede con todo, faltaría más. Eso sí, una vez que lo ha comprobado y así lo hemos visto todos, que no repita. Era su primera vez con los Albaserrada pero, le suplicamos que sea la última. A ambos toros les ha matado de dos soberbias estocadas y, cuando algunos creían que le iban a dar el oro y el moro, nadie ha dicho esta boca es mía. ¿Serían los aficionados distintos a los días anteriores? La pregunta es buena porque con los toros habituales que suele lidiar, Roca Rey es el gran protagonista y así se lo reconocen. No ha sido el día. Silencio sepulcral para la primera figura del toreo que, ya sabemos que puede con todo pero, tras ver la actitud del personal, hasta me queda la sospecha de que le han querido pasar factura por haber quitado el puesto a uno de los diestros habituales en estas corridas para héroes sin cuento ni mácula.

Borjita Jiménez que ha matado tres ejemplares, ha dado una auténtica lección de pundonor y torería y lo que es mejor, de saber torear como mandan los cánones. La gran verdad es que, entre Borja y Escribano, han ridiculizado a la máxima figura del torero pero, yo me alegro por la verdad que ha puesto Borja en su primer enemigo que, conmocionada como estaba la gente por haber herido a Escribano, no se han percatado de todo lo que estaba ocurriendo ante un toro incierto, complicado con el que el diestro se estaba jugando la vida de verdad, a pura ley, nada que ver con los señoritos del lugar. Por cierto, si de Borja hablamos, estamos ante el Ruíz Miguel de nuestros días si de toros auténticos hablamos. 

Jiménez ha estado hecho un tío con toda la barba, lo ha matado de una estocada y, quiero pensar que, la gente, todavía consternada por el percance de Escribano apenas se ha pronunciado. Pero ha salido su segundo, uno de los dos buenos toros de Victorino y, el de Espartinas ha estado sensacional por ambos pitones pero, ha sido con la mano izquierda cuando ha enjaretado varias series de naturales brillantísimos; de esos que duran una eternidad y por eso son inolvidables.

 Faena de torero auténtico, cabal; vamos, como si llevar doscientas corridas toreadas y, si no recuerdo mal, en diez años, apenas ha sumado veinte festejos y, la mayoría todos fueron en el año pasado. 

Como dije, con este torero estamos ante una gran figura con el toro de verdad porque, barrunto que, este hombre, con el burro fofo no diría nada pero, amigo, cuando surge el peligro que es el padre de la verdad, ahí se convierte en un torero admirable al que nadie le reprochará nada. Una estocada tendida en el que el toro ha tardado mucho en caer, ha reducido el premio a una oreja que, de haber rodado el animal enseguida las dos orejas eran suyas, como la del que ha matado por Escribano que, sin la angustia de lo que había sido la cogida de su compañero, otra oreja se hubiera llevado con mucha fuerza. 

Y ha matado el tercero, segundo de su lote, un animal complicado que ha puesto a prueba al bravo espartinero que ha sabido jugarse la vida con mayor mérito si cabe que en sus toros anteriores. Enorme su labor ante un toro difícil, de los que te ponen a prueba pero que, el chaval ha salido victorioso con todos los honores del mundo. Como digo, Victorino Martín ha erigido otro monumento a la verdad con la lidia de sus toros. 

Enhorabuena, ganadero, toreros y, hasta la afición se Sevilla que, insisto, dudo que fuera la misma que en festejos anteriores por la coherencia que han mostrado toda la tarde. Hoy ha sido una apoteosis verdadera, nada de cuentos chinos como nos quieren vender un día sí y otro también.

Somos cómplices/ por Pla Ventura

 
"Lo que ocurrió el pasado jueves en Sevilla da la medida de la farsa en la que andamos sumidos y, lo que es peor, que los asistentes a los toros son cómplices de la parodia, yo diría farsa que se ajusta mucho más a la realidad de lo que pudimos padecer en la tarde antes descrita.."

Somos cómplices

Pla Ventura
Toros de Lidia/13 abril, 2024
Lo que ocurrió el pasado jueves en Sevilla da la medida de la farsa en la que andamos sumidos y, lo que es peor, que los asistentes a los toros son cómplices de la parodia, yo diría farsa que se ajusta mucho más a la realidad de lo que pudimos padecer en la tarde antes descrita. Queda demostrado que, todo el mundo quiere “figurar” en los carteles de las llamadas figuras, las pruebas son elocuentes. Tres primeras figuras del escalafón y la máxima del toro en el campo en calidad de ganadero y la plaza a reventar. Y, cuidado, el que no barruntara lo que iba a suceder es que no es aficionado, lo que certifica que no hacen falta expertos para que se celebre la parodia; se lleva a cabo, todos quedan contentos y la fiesta que se muera por propia inhibición de sus protagonistas.

Lo dantesco de la situación es que los aficionados no pintamos nada; bueno sí, en realidad, los que acudieron al festín del toro que se celebró en las tres primeras corridas de la feria maestrante sí eran gentes cabales. Como era lógico, se lidiaba el toro con toda su autenticidad y bravura, animales que propiciaron grandes éxitos a sus lidiadores, pero, el gentío se había quedado en sus casas. O sea que, la masa, en su conjunto, son cómplices totales de la farsa más amarga que nadie pueda imaginar. Y menos mal que en Sevilla, ese gentío no se queja para nada de ahí que todo el mundo campe a sus anchas y, la autenticidad que pedimos los aficionados no deja de ser una quimera inalcanzable. Eso sí, sin toreros de relumbrón hemos tenido la dicha de ver grandísimos toros, no en tamaño, como se desprende, pero sí de una excepcional bravura que, sus lidiadores, para gozo personal, hasta consiguieron éxitos rotundos.

El gentío debería de tomar buena nota y, aunque fuera por curiosidad, llenar la plaza de Sevilla o la que fuere en el día que se lidian toros sin “renombre” pero si auténticos y, a su vez, con diestros de menor nivel mediático, pero más válidos que las propias figuras. De esa forma jamás se sentirían defraudados, pero, amigo, el cuento chino de las figuras les deslumbra y luego vine la hecatombe que, tampoco pasa nada porque como antes dije, esos santos maestrantes no protestan en lo más mínimo. Lo realmente dramático llega cuando, como ha sucedido en Sevilla, tres corridas de lujo, nueve toreros sin el estigma de figura y, apenas tres o cuatro mil espectadores.

Todo cambiaría si el gentío les diera la espalda a los protagonistas de la parodia que, como dije, es más una farsa montada que una broma de mal gusto. Es difícil lo que estoy pidiendo porque, en ocasiones como en la presente feria de Sevilla, con ese lleno a rebosar, muchos seguro que no sabían quién era Pablo Aguado; no digo lo de Morante y Manzanares porque sería rizar mucho el rizo, pero lo que digo va a misa.

La conclusión es de un dramatismo sin límites y de un gozo desmedido para las figuras del toreo que, sabedores de que lo que triunfa es la farsa, la siguen ejerciendo diariamente y no pasa nada. ¿Van a tener menos contratos los Morante, Manzanares y Pablo Aguado tras su fracaso en Sevilla? Tararí que te vi. Y si hacemos la pregunta la inversa es entonces cuando nos da un síncope cardíaco del que no podremos recuperarnos. ¿Toreará mucho más Miguel Ángel Perera tras Salir por la puerta del Príncipe de Sevilla y con un dinero acorde a lo que ha sido cuando era figura? Nada de eso. ¿Creerá David de Miranda que, su gran triunfo hispalense le aupará a lo más alto? Vamos, si no le sirvió en Madrid en el año 2019 imaginemos en la actualidad y en Sevilla. Y no hablemos de Calerito, el que salió en hombros en la primera corrida de la feria con los toros de Bohórquez. Allí obtuvo ese triunfo y, para su desdicha, allí morirá. Y este es el mundo del toro que tenemos, lo demás son todo mentiras para goce y disfrute de los señoritos del escalafón.

sábado, 13 de abril de 2024

Que quieren que les cuente de Sevilla / por Antolín Castro

La falta de rigor aleja y llena de nubarrones La Maestranza

"..Cinco festejos y disparates por doquier. Decisiones triunfalistas, o erráticas, que empobrecen los triunfos de los toreros o ganaderos en la plaza, eso es lo que hemos visto estos días.."

Que quieren que les cuente de Sevilla

Antolín Castro
Opinión y Toros/13 Abril 2024
Antes de que se enciendan los farolillos en Sevilla ya se han encendido todas las alarmas.

Con una canción de éxito del pasado siglo, podemos resumir: Sevilla tuvo que ser, por las orejas cortadas, una plaza sin rigor y con puertas arrastradas...

Cinco festejos y disparates por doquier. Decisiones triunfalistas, o erráticas, que empobrecen los triunfos de los toreros o ganaderos en la plaza, eso es lo que hemos visto estos días. 

Resumiendo, podemos decir que ya han salido dos toreros por la puerta del príncipe, que antes se escribía con mayúsculas, Miguel Ángel Perera y Daniel Luque. Siempre es bueno para la causa del triunfalismo que sucedan estas cosas, pero lo lógico y correcto es que sea tras de suceder algo que realmente se acomode a lo que representa esa famosa puerta. Salir se sale, pero queda un poso de haberlo hecho de forma excesivamente festiva. Más acorde la primera que la segunda, pero en ningun caso con el rigor que habría que exigirse a una plaza de máxima importancia.

Las orejas han sido repartidas con exagerada multiplicación, como si de los panes y los peces se tratara, devaluando también su valor. Lama de Góngora, Calerito por partida doble, José Garrido, Borja Jiménez, Diego Urdiales y Alejandro Talavante, además de las primeras necesarias para las salidas a hombros obtenidas por Perera y Luque. Dos en un mismo toro para David de Miranda y las conseguidas en sus segundos por los citados Perera y Luque. Quince orejas en cinco tardes, una media de tres por tarde, casi cuatro si quitamos de la aritmética la tarde que no hubo ninguna, lo que viene a demostrar lo ligero de los pañuelos del público y del palco.

No todas con el mismo peso y lamentablemente alguna sin conceder como le pasó a Paco Ureña que se quedó sin ella. Los premios a los toros también discutibles, una vuelta a un toro de El Parralejo y no vuelta a otro de Santiago Domecq, los dos mejores encierros lidiados. Falta de criterio y de rigor muy señalados en estos primeros cinco festejos. Solo una corrida, la de Juan Pedro Domecq, ha impedido que los toreros salieran triunfadores. Mala presentación de los toros de Juan Pedro y Cuvillo para plaza de primera.

Aún así, quedan aquí reflejados los marcadores por los que tantos se rigen, y allá esos públicos y aficionados, pero han de perdonarme cuando digo que el toreo es un sentimiento y eso no es medible en trofeos, ello se mide desde el corazón apretado cuando se ve ejecutar el Toreo con mayúsuculas.

Curioso es lo que queda después de lo visto y resulta, que para quien escribe, se encuentra bastante alejado del marcador de las orejas y las puertas. Así, en el recuerdo, tengo los naturales de Ureña, el capote de Morante y Aguado y la bella faena de Urdiales. Todo ejecutado desde los principios del toreo eterno, basado en la verdad, la naturalidad, la armonía, la caricia a las embestidas, la belleza, el temple y el compás. Estos cuatro diestros, que solo contabilizan una oreja entre ellos, la bien conseguida por el riojano, son a la postre los que ocupan mi memoria de lo acontecido. No quiero dejar de recordar también a David de Miranda, la faena más compacta de dos orejas, por su muy vertical y diferente personalidad.

Solo nos queda esperar para saber si seguiremos por el mismo camino o Sevilla y su palco son capaces de cambiar.

Toreros bajitos y sin pan / por Pla Ventura


"..¿Cómo es posible, me sigo preguntando que se haya promulgado una ley para dejar sin pan a los que más lo necesitan, caso de los toreros bajitos y cómicos? No lo entiende nadie, pero, la maldad, dentro de la política es tan grande que, como explico, un sector muy amplio en el mundo del toro, los enanitos toreros les dejaron sin la posibilidad de ganarse el sustento diario en la profesión que tanto amaban; la siguen amando, pero no la pueden ejercer.."

Toreros bajitos y sin pan

Pla Ventura
Toros de Lidia/12 abril, 2024
Cada vez que pienso en la canallada que hicieron los socialistas al prohibir que los toreros cómicos se ganaran el pan honradamente, en este caso, esos hombres apasionados de poca altura en centímetros, pero enormes de corazón, me entran las náuseas de la muerte. ¿Cómo es posible, me sigo preguntando que se haya promulgado una ley para dejar sin pan a los que más lo necesitan, caso de los toreros bajitos y cómicos? No lo entiende nadie, pero, la maldad, dentro de la política es tan grande que, como explico, un sector muy amplio en el mundo del toro, los enanitos toreros les dejaron sin la posibilidad de ganarse el sustento diario en la profesión que tanto amaban; la siguen amando, pero no la pueden ejercer.

Hay que ser malvados para, aduciendo que querían proteger a los enanos porque según estos criminales, la gente se reía de ellos, como se ha comprobado, ahora ya no se ríen de ellos, pero se mueren de hambre. Ocurría todo lo contrario, la gente se reía con ellos que es muy distinto a lo argumentado por los indeseables que nos gobiernan que, a poder ser, nos dejarían a todos sin trabajo, por ende, sin pan.

Para mi infelicidad, he hablado con varios enanitos toreros y, a todos, sin distinción, se les sale el corazón por la boca porque, justamente, dentro de los ruedos taurinos, en los espectáculos cómicos al efecto, es donde habían encontrado el trabajo que les permitía vivir con dignidad, como usted y como yo. O sea que, se les ha castigado por ser bajitos, no existe otra razón. Por esa misma razón podían dejar sin trabajo a Pere Aragonés pero, claro, este enano es político de ahí la protección que tiene por parte de todos, especialmente por parte de Pedro Sánchez.

Puesto que les quitaron el trabajo a los enanos, esos mal hallados que dicen gobernarnos, de repente deberían de haberles encontrado un puesto de trabajo a estas criaturas que, su único pecado es no haber crecido más; por ejemplo, haberles dado un puesto de ujieres en cualquier sitio; El Congreso, El Senado o, en su defecto, en La Moncloa o cualquier ministerio donde anidan cientos de vagos, donde vive ese traidor que dice ser progresista de cara a los imbéciles que le siguen votando. Pero no, de un plumazo se dejaron a todo un colectivo sin trabajo, por tanto, sin posibilidad de ganarse la vida. Algunos de los enanitos hablaron con Pau Gasol para ver si este hombre les encontraba trabajo, pero, su labor ha resultado infructuosa.

Es alarmante que el socialismo haya creado una sociedad cruel, envenenada y sin ilusiones, hasta el punto de erradicar para siempre todo aquello que no les gusta, caso del trabajo de estas personas que, al nacer no pidieron quedarse enanos y, gracia a la sagacidad de Pablo Celis, aquel hombre culto, inteligente, creativo y genial, en su día creó el espectáculo El Bombero Torero que, como sabemos, gracias a los festejos cómicos que este hombre organizaba, queriendo o sin querer, lo realmente cierto es que arregló la vida de estas personas carentes de estatura pero con un corazón enorme. Más tarde, por supuesto, nacieron otros colectivos de índole cómica que, de igual modo, satisfacían las ilusiones de estos seres pequeños.

Claro que, si lo que han hecho los socialistas tiene tintes criminales por aquello de robarles el pan a unos seres inocentes, la derecha de España no ha hecho nada para salvaguardar los intereses de los toreros cómicos; han callado como vulgares putas que no tienen valor para denunciar al amo del prostíbulo. 

Ellos, la derecha, como siempre sucede, quiere nadar vestidos y que no se les moje la ropa. Inteligentes, ¿verdad? Lo realmente cierto es que muchas criaturas mortales que se ganaban la vida con honradez en los espectáculos referidos se han quedado en la puta calle por la decisión de unos desaprensivos que, un día, así lo quiera Dios, se les destape el fraude y queden todos dentro de una cárcel que, por cierto, debe ser grande si hay que encarcelar a todos los que para ello opositan.

Feria de Sevilla: Excesiva Puerta del Príncipe para un soberbio Daniel Luque / por Antonio Lorca.

"..Daniel Luque ha salido por la Puerta del Príncipe en olor de una multitud enfervorizada que le ha gritado “Torero, torero”, y es verdad que lo es, y de los más grandes, pero el diestro de Gerena no hizo méritos para tan grande premio. Esa Puerta siempre debe estar reservada para acontecimientos extraordinarios, para faenas inolvidables, para tardes que bien pudieran ser calificadas como históricas.."

Excesiva Puerta del Príncipe
 para un soberbio Daniel Luque

La terna paseó cinco orejas de una anovillada y nobilísima corrida de Núñez del Cuvillo ante un público bullidor y triunfalista.

En La Maestranza ya no se oye ese característico “Biennnn…”, signo de una primera aprobación y antesala de la emoción que produce el buen toreo. En La Maestranza, hoy, solo se oyen “oles”, que certifican el cambio radical que sufre desde hace años, basado en la ausencia de sabios aficionados que han sido ya sustituidos por un público bullidor y triunfalista.

Daniel Luque ha salido por la Puerta del Príncipe en olor de una multitud enfervorizada que le ha gritado “Torero, torero”, y es verdad que lo es, y de los más grandes, pero el diestro de Gerena no hizo méritos para tan grande premio. Esa Puerta siempre debe estar reservada para acontecimientos extraordinarios, para faenas inolvidables, para tardes que bien pudieran ser calificadas como históricas.

Luque ha vuelto a demostrar que está que se sale, que es un torero completísimo, que no hay toro que tenga secretos para él, que ha alcanzado la cátedra del conocimiento y las distancias y que, además, torea muy bien con capote y muleta.

Pero esa faena al sexto de la tarde no mereció las dos orejas y solo las paseó por otro grave error del presidente, el mismo que negó la vuelta al ruedo al excepcional toro de Santiago Domecq el pasado martes. 

El cuvillo hizo una buena pelea en varas, acudió y se dolió en banderillas y llegó a la muleta con un punto de violencia en su embestida, con un molesto cabeceo y punteando el engaño. Luque lo entendió, lo sometió, le enseñó el camino e incluso dibujó un natural de cartel. Se defendía el animal, pero el torero, lejos de amilanarse, hizo acopio de valor, se metió entre los pitones y consiguió muletazos que parecían imposibles ante un animal vencido y sin recorrido. Cuando los tendidos estaban enloquecidos ante el poderío de Luque, cobró una estocada trasera, y afloraron los pañuelos blancos con la intensidad esperada. El presidente dio muestras de seguridad en principio y concedió la primera oreja merecida, pero fue incapaz de aguantar la presión de los triunfalistas espectadores que exigían la segunda. Ese segundo pañuelo es una afrenta al prestigio de Sevilla.

Luque había dado un aldabonazo ante su azucarado becerrote primero, con el que se lució con el capote por verónicas, tafalleras y cordobinas. Pareó espléndidamente Iván García, y su jefe de filas muleteó con la gorra al buen torete, con apabullante suficiencia, al que exprimió por naturales en dos tandas de enorme sabor, y paseó su primera oreja tras una gran estocada.

Una cada uno pasearon Urdiales y Talavante en sus primeros toros. Ambos se sintieron a gusto y expresaron lo mejor de sí mismos ante dos animales impropios de esta plaza, sin cara ni hechuras de toros, que saludaron sin más al picador, y mostraron una delicadeza en sus formas que ni que se hubieran formado en un internado de pago.

Urdiales es un exquisito y así lo explicitó en una bonita faena de muleta, rebosante de plasticidad pero carente de emoción. Aquello era un tentadero más que una corrida en La Maestranza. Lo que tenía delante no era un toro, sino un terrón de azúcar. Mató muy bien y conoció de primera mano la alegría de Sevilla. El cuarto, otro novillo, planteó dificultades, y todo quedó en una buena disposición.

Y estuvo bien Talavante, alegre, inspirado, sonriente y hondo, que puso a dibujar su mano izquierda y brotaron naturales excelsos, casi circulares la mayoría de ellos, ante el bondadoso segundo que le permitió disfrutar como si estuviera en un cumpleaños. El quinto, el mejor presentado de la corrida, y al que recibió con dos largas afaroladas junto a las tablas, mostró casta y movilidad en el tercio final, prontitud y dificultad a un tiempo, y Talavante no desentonó. Comenzó de rodillas en los medios, aguantó los apretones de su oponente, se mantuvo firme y su labor ganó en intensidad. Tenía ganada la oreja (no se sabe si hubieran sido dos), pero un pinchazo desinfló el entusiasmo.

Del Cuvillo / Urdiales, Talavante, Luque

Toros de Núñez del Cuvillo, los cuatro primeros mal presentados y con aspecto anovillado, que no fueron picados, muy blandos y nobilísimos. El quinto, con cara de toro, con movilidad y encastado, y el sexto, correcto de presentación, hizo la mejor pelea en varas y fue irregular en la muleta.

Diego Urdiales: gran estocada (oreja); pinchazo y estocada caída (ovación).
Alejandro Talavante: estocada caída (oreja); pinchazo y estocada (ovación).
Daniel Luque: estoconazo (oreja); aviso estocada trasera (dos orejas). Salió a hombros por la Puerta del Príncipe.

Plaza de La Maestranza. 12 de abril. Sexta corrida de abono de la Feria de Abril. Casi tres cuartos de entrada.

SEVILLA/ 6ª de abono. La pasión de Daniel Luque / por Jorge Arturo Díaz Reyes

 Luque con el 3°. Foto: Arjona, Burladero TV

"..Con los dos peores toros de la tarde, y dos enervantes lidias Luque abre la Puerta del Príncipe. Urdiales y Talavante reciben oreja. Encastado encierro.."

La pasión de Daniel Luque

Jorge Arturo Díaz Reyes
CrónicaToro,/Cali, IV 12 2024
El toreo vale más cuando el toro no quiere. Y tanto el remolón y tardo tercero, como el encastado y complejo sexto le quisieron negar al de Gerena todo lo que sus hermanos prodigaron a los otros. Pero la tarde venía cargada para él. Su primer brindis fue al padre, en mal trance, y el segundo para el público. Al final, en plena apoteosis, muchos lloraron, él, su apoderado, el joven ganadero, quizá el papá y seguro algunos otros no identificado en el tendido y el sofá. Era que Daniel iba por la puerta real, a hombros de una multitud vociferante. ¡Torero, torero! Y es que así estuvo.

Qué importa que la espada quedase pasada, si fue a corazón abierto y fulminó, qué importa que en los de pecho tuviese que pasar él, porque “Contento” no lo hacía. Que importa si la cicatería del toro exigía más poder que desmayo, más virilidad que languidez. Más verdad que pinturería, Qué importa.

Desde que se abrió de capa, lanzó su grito de guerra. Seis delantales a pie junto, tres verónicas y dos medias, ligadas que levantaron la gente. El Patilla, solo pinchó a “Ricardillo”. Lo dejó crudo. El quite de dos verónicas, orticina y larga, pareció excesivo. Pero no tanto como el que encimó Urdiales con cuatro chicuelinas dribladas larga y media. Iván García saludando con dos pares de trofeo, se sumó a la fiesta que desafiaba la resistencia del animal. Resentida en el último tercio, con tardeos y arranques que fueron aconductados poniéndose donde era, aguantando y echando para delante. Cinco naturales, molinete, tres más cambio de mano, cuatro en redondo y pecho. Torero por encima y mucho. Y así y Así con el ole a pleno pulmón y la estocada sin puntilla, la oreja y el clamor denegado por la otra.

El último, jabonero, áspero ante los capotes, acometió de largo a las dos varas de Javier García quien atinó y resistió, ganando gran ovación. Era bravo, pero no claro, de pronto cabeceaba o se paraba en medio pase. Había que poderle y mandarlo. Eso hizo Luque, nada más. Ofrecérsele de principio a fin. Muleta o piel. Así lo embarco en las tandas precisas, sobre todo en una promediando, de cuatro en redondo y pecho, tan obligada, tan sobrada, tan explícita de la lidia que la plaza estalló con música y todo.

Ante la renuncia, encunamiento, entre las puntas, pallá y pacá, luquesina, naturales, derechas, desplante, hasta que le avisaron que había que parar la pelea. Entonces en un volapié irrefutable se volcó sobre el toro y claro, la estocada como un puñetazo, quedó pasadita pero toda, central y letal. Sevilla votó por su nuevo ídolo y se lo llevó en volandas. Su señoría don José Luque Teruel a quien siempre le tocan estas cosas no pudo negarse.

Lo resto de la terciada corrida fue otra cosa, mucha nobleza, pico y efecto. Qué injusticia.

FICHA DEL FESTEJO

Sevilla. Viernes 13 de abril. Plaza de La Maestranza. 6ª de abono. Muy caluroso. Sol. Tres cuartos de aforo.

Seis toros de Núñez del Cuvillo, cuatreños, 529 kilos promedio, de moderadas hechuras y nobles

Urdiales, oreja y saludo

Talavante, oreja y saludo

Luque, oreja y dos orejas tras aviso

Incidencias: Saludó Iván García tras parear al 3º. Terminado el Festejo, Daniel Luque salió a hombros por la Puerta del Príncipe.