la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 5 de agosto de 2018

“El día que los políticos decidan que la tauromaquia deje de existir la que se independizará será Cuenca" / Entrevista a Maximino Pérez, gerente de la Plaza de Toros de Cuenca



"Muchos identifican la feria con la reaparición de Jesulín, pero hay muchísimo más y mucho guiño a los toristas y a los aficionados"


“El día que los políticos decidan que la tauromaquia deje de existir la que se independizará será Cuenca"


Aunque dice el tango que veinte años no es nada, estos últimos cuatro lustros han contemplado un cambio radical en la feria taurina San Julián. Nadie puede poner en duda que una plaza que deambulaba a su suerte por el proceloso mundo de los toros con mucha más pena que gloria se ha convertido en una referencia al menos en cuanto a éxito de público y de asistencia a los tendidos se refiere. El artífice de esta transformación, Maximino Pérez, atiende, como cada año, a Voces de Cuenca en esta amplia entrevista en la que analiza la feria de este año y el estado de la tauromaquia en general.

- ¿Qué sabor de boca se te queda al presentarle a la afición de Cuenca estos carteles?

A mí me gusta la feria porque desde el punto de vista del aficionado tiene todos los ingredientes que yo le pido para que me pueda divertir. Si me gustan los caballos tengo al mejor en muchos años, y me voy a saltar incluso a Pablo, que no se quiere medir con él, tengo al conquense Sergio Galán y a Lea Vicens, que el año pasado no pudo hacer el paseíllo. Tenemos la alternativa del Gallo, que para mí es especial porque las veces que ha toreado en Cuenca siempre ha triunfado. Lo va a hacer con una corrida preciosa y acompañado por toreros que vienen de cortar orejas en plazas de primera. La reaparición de Jesulín, que como aficionado me apetece ver porque Jesulín no es lo que gente piensa, que es el torero de la prensa rosa. Jesulín fue una máxima figura de los toros durante mucho tiempo porque era un torero muy técnico que cuando tenía un triunfo en la mano no se le escapaba. Y en esa misma corrida tenemos la despedida de Padilla y a Cayetano, que está en una excelente forma. Después tenemos la corrida estrella, que es la corrida monstruo, la XXL: Morante, el Juli, Manzanares y Roca Rey en un cartel inédito incluso en corridas de 8 toros. Y también tenemos la corrida de los jóvenes del día 21, con el Fandi, que siempre ha tenido su público en Cuenca y con dos toreros muy interesantes como José Garrido, que fue el triunfador de la feria del año pasado con cuatro orejas en una sola tarde, y Álvaro Lorenzo, que ha cortado este año tres orejas en Madrid. Estoy muy satisfecho, tenía algunas dudas en cuanto al encaje en algunos carteles pero creo que al final ha quedado bien, es una feria, aunque no lo parezca, más para aficionados que para el gran público.

- Si uno repasa los carteles ve nombres diferentes por primera vez en bastantes años, gente que está entrando con fuerza.

Con estos carteles yo he descubierto a muchos aficionados. Hay gente que me dice que es una feria de marketing, pero es porque no son aficionados. Este año hay más toreros de aficionado que en el resto de ferias que yo he hecho aquí. Joselito Adame, Pepe Moral, Álvaro Lorenzo, la alternativa de un conquense, si eres aficionado lo aprecias, hay cuatro toreros que van a hacer su presentación en esta plaza. Muchos identifican la feria con la reaparición de Jesulín, pero hay muchísimo más y mucho guiño a los toristas y a los aficionados.

"Muchos identifican la feria con la reaparición de Jesulín, pero hay muchísimo más y mucho guiño a los toristas y a los aficionados"

- ¿Cómo está siendo la respuesta de la gente en estos primeros días? Porque esto al final se mide por el papel que se vende.

Muy bien, vamos incluso un pelín mejor que el año pasado. También las fechas son diferentes, antes que el año pasado. Yo estoy muy satisfecho, creo que vamos a tener los mismos abonos, punto arriba punto abajo. Después de tantos años, después de ver otras ferias por ahí, después de reinventarnos cada año, creo que algo estaremos haciendo bien cuando mantenemos el abono cada año en una situación tan difícil. Y además cada vez tenemos más demanda de entradas sueltas, este año yo diría que vamos a triplicar la venta de entradas sueltas en la mayoría de los festejos porque, de momento, el teléfono suena que no paramos. Al final, como le digo a mis amigos, yo a lo que me dedico es a vender entradas y las vendo desde el año anterior dando un buen espectáculo.

- El año pasado fue difícil.

Muy complicado por el agua, surrealista. Me dicen que soy un tío con suerte pero yo creo más en el trabajo bien hecho, en trabajar todos los días y después de veinte años tener la conciencia tranquila de que has hecho bien tu trabajo, que estamos compitiendo con niveles de Bilbao, Almería, Santander, y que eso hace veinte años era impensable cuando en el año 98 vine a un corrida a Cuenca y había 600 personas en la plaza. No ha sido una apuesta fácil pero por las circunstancias de la vida me vi en Cuenca y fue un encuentro muy prolífico, en un sentido y en otro, bienvenido ese camino, agradecido a Cuenca y a todos los aficionados que me han tratado muy bien estos años porque el mismo cariño con el que se me ha tratado es el que yo he devuelto.

- Me ha hablado del cambio de fechas con respecto al año pasado. ¿Le beneficia este cambio?

Las fechas de este año benefician, empezando sobre el 18 ó 20 y terminando sobre el 22 ó 24, lo complicado era lo del año pasado, casi en septiembre. Hay que pensar que tenemos mucho cliente de Madrid y Valencia que pasan las vacaciones en Cuenca y provincia y cuando la feria es tan tarde perjudica mucho, al margen de que, y demostrado está, una semana más tarde es mucho más arriesgado en lo meteorológico. El año pasado el tiempo influyó muchísimo, fue un año muy deficitario a nivel económico pero a nivel artístico hubo cosas  muy importantes que me dejaron satisfecho.

"Es una corrida difícil pero ojalá estemos hablando del triunfo de un torero conquense porque después de 45 años de no tener un torero aquí lo necesitamos"

- ¿Ha sido difícil cerrar la feria?

Muy difícil, el primer paso que di fue con Jesulín hace cinco meses, aunque ya tenía hablado con las máximas figuras cerrar una corrida en la feria pero no sabíamos cómo concretarla. A partir de que Jesulín me dice que sí y empezamos a ver corridas y compañeros es cuando empezamos a elaborar la feria realmente. Yo en el mes de septiembre ya tenía compradas todas las corridas de toros excepto una, en enero ya estaban al completo las ganaderías y los toreros han ido cayendo durante este tiempo, con los típicos flecos que dependen de cómo han ido las grandes ferias, como es el caso de Álvaro Lorenzo. La última corrida que cerramos fue la de Cebada Gago porque en ese proceso surgió la alternativa de El Gallo. Es una familia a la que quiero mucho y que bien se merece que Aitor Darío tenga esta oportunidad porque el valor que se le va a dar a la corrida va a ser grande pero si se le cortan las orejas va a ser mucho más. Es una corrida difícil pero ojalá estemos hablando del triunfo de un torero conquense porque después de 45 años de no tener un torero aquí lo necesitamos.

- ¿Cómo viene la corrida de Cebada?

Muy buena corrida de toros, me gusta mucho, bien hecha. Yo, aunque sea una corrida torista no la saco del tipo de toro que se torea en Cuenca. Cebada es una ganadería poco pesadora, con una vaina de pitón muy fina, con el nacimiento del pitón fino, con pezuñas finas, igual que las caras, pero que sí tiene un pitón muy armónico y muy fino.

- Con mucho motor

Mucho motor, mucha gasolina súper y yo tengo mucha fe en que esa corrida de toros se vaya a mover aquí, por el tipo de corrida que está reseñada entiendo que nos va a dar un buen espectáculo.

- Y toros listos además.

Muy listos, son faenas cortas, en muchos casos de muchas piernas y de muletazos muy largos, enganchar muy alante y soltar muy atrás, tiene que ir muy tapado siempre por la muleta porque aprende rápido y en eso tenemos dos especialistas y una alternativa. El otro día estuve hablando con Aitor porque ha estado tentando en la ganadería de Cebada Gago y ojalá le haya servido mucho y sea para triunfar.

- Usted maneja muy bien el tema de la comunicación ¿tiene contabilizados los minutos que ha salido la reaparición de Jesulín en televisión nacional?

Si no me equivoco hasta el lunes por la tarde (la entrevista se grabó el miércoles) eran 247 minutos hablando de Jesulín y de Cuenca, no se imagina la gente la cantidad de millones que cuesta eso, podríamos estar hablando casi de cientos de millones de euros. Si trasladamos ese tiempo a publicidad es un disparate, son millones y millones. Va a ser difícil que de Cuenca se hable tanto a nivel nacional por algo en concreto. Es una noticia relevante en programas de máxima audiencia, eso es un capital muy importante para la economía de Cuenca tan necesitada, es de lo que más orgulloso me siento y que por supuesto agradezco a Jesulín porque es el artífice de todo esto, ha sido el que aceptó venir a Cuenca y el que nos está ayudando a que Cuenca sea mucho más conocida de lo que era. Tenemos una ciudad maravillosa que pienso que todavía está sin explotar y que cuando explotemos va a ser tremendo.

- Hace unos años me dijo que nunca más daría una corrida monstruo, que era muy complicada ¿qué ha cambiado para que haya vuelto a esa fórmula?

Pues ha cambiado sólo una cosa, ha cambiado la corrida de José Vázquez, que como yo digo es el José Tomás de los ganaderos, que lidia muy pocas corridas de toros, muy apetecibles por los toreros, las máximas figuras se pegan por ellas, y como sólo había una y todos querían matar la misma no me ha quedado más remedio que juntarlos a todos para que se vean la cara con los José Vázquez, que tenemos el privilegio de ver una corrida suya todos los años porque el ganadero tiene esa deferencia porque en Cuenca lo tratamos muy bien cuando él no era nadie como ganadero.

"La tauromaquia está cada vez más perseguida pero en Cuenca seguimos a nuestro nivel"

- Le quería preguntar también por el panorama general de los toros, porque cada año que pasas la cosa está peor.

Bueno, están todos peor menos nosotros. Seguimos siendo la tercera plaza de España con mayor número de abonados después de Madrid y Pamplona. Estamos por encima de Sevilla, Bilbao, Valencia, Zaragoza,  Santander, que cualquiera de esas ciudades, que son monstruos, y Cuenca, con cincuenta mil habitantes, con sólo otros 10.000 a cincuenta kilómetros, tiene cinco mil abonados. La tauromaquia está cada vez más delicada, cada vez más perseguida, cada vez menos apoyada pero en Cuenca seguimos a nuestro nivel. El día que los políticos decidan que la tauromaquia deje de existir la que se independizará será Cuenca, no queda otra. Tenemos San Mateo, tenemos San Julián y en la provincia hay un porcentaje elevadísimo de personas que aman la tauromaquia, en casi todas las provincias pasa lo contrario pero gracias a Dios en Cuenca y en Castilla-La Mancha gozamos de muy buena salud. En el año 99 cuando yo llegué hablar de esto era impensable porque si iba a caer alguna era la nuestra y ahora somos los más fuertes.

- ¿Personalmente usted nota animadversión en la calle por su condición de empresario taurino?

No, tengo que tener cuidado con algunos comentarios pero yo soy una persona con mucho tacto que no me meto en muchos jaleos, sobre todo a nivel de conversaciones, pero sí he notado que el respeto que mucha gente exige en esta falsa moralidad animalista luego lo pierden ellos porque cuando insultan, provocan y ofenden se salen de lo que es la educación y la ética, y sin embargo te tienes que dar la vuelta, respetar lo que están diciendo y no levantar la voz. Tenemos un gran problema, hay un porcentaje muy pequeño de políticos que apoyen la tauromaquia, me gustaría que hubiera un debate en Televisión Española con todos los líderes de los principales partidos políticos de izquierdas y de derechas y que cada uno manifestara qué es lo que defiende su partido político respecto a la tauromaquia, me gustaría saber qué dice Pedro Sánchez, qué dice Pablo Casado, qué dice Albert Rivera, sobre todo, o qué dice Pablo Iglesias, pero que digan no sibilinamente sino realmente qué es lo que piensan, sólo para que comprobaran cuál iba a ser el castigo de los españoles a la hora de votar. Ellos lo saben y son conscientes, lo que pasa es que quieren captar votos de todos los sitios, por eso ninguno dice nada, los únicos que lo han dicho son los que están fuera de la política y ya no se juega votos.

"La situación es delicadísima, dentro del sector creo que los aficionados están defendiendo la fiesta pero los más profesionales no creo que estemos defendiendo la tauromaquia como nos corresponde"

- ¿Cuando habla con otros empresarios qué le cuentan?

La situación es delicadísima, dentro del sector creo que los aficionados están defendiendo la fiesta pero los más profesionales no creo que estemos defendiendo la tauromaquia como nos corresponde. Cada día le ponemos más trabas a hacer una feria, cada día le ponemos menos sentido común, cada vez nos ponemos menos al día con respecto a lo que es la sociedad, cada día tenemos más ambición económica, parece que estamos ordeñando  la vaca y la vamos a dejar seca.

- Como dice Carlos Herrera, para acabar con los toros no van a hacer falta los antitaurinos, con los taurinos va a haber bastante.

Efectivamente, y tiene mucha parte de razón. Cuando yo elaboro la Feria del Milagro de Illescas y elaboro la Champions de Cuenca mi único objetivo es que dentro de 6, 7 u 8 años Cuenca sigue siendo la tercera plaza de España en número de abonados, ese es mi único objetivo, miro el futuro, porque si no fuera así el cartel sería completamente distinto, haría caja en dos años, yo ganaría muchísimo dinero y la plaza se quedaría arrastrada en dos años, pero ese no es el objetivo. Yo defiendo mis intereses dentro de lo que me corresponde en la tauromaquia, quizá haya muchos profesionales que no lo hacen porque saben que su recorrido va a ser corto, que cuanto más le saquen a esto mejor, y eso es lo que tiene que denunciar la prensa y la afición. El otro salió un escándalo por los emolumentos de los toreros en Roquetas y nadie ha dicho nada, nadie ha levantado la voz, a mí, sinceramente, se me caía la cara de vergüenza.

- Para terminar ¿qué le pide a la feria?

Lo que le pido todos los años, dos cosas, porque de lo demás ya me encargo yo, que haga buen tiempo y que embistan tres en cada una, con eso tengo más que suficiente.