la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 4 de agosto de 2020

Andando… por lo menos Ponce y su cuadrilla / por Antolín Castro


La felicidad no es completa, no puede serlo con la losa de la tragedia vivida, pero sí es esperanzador ver de nuevo desfilar a las cuadrillas. Aunque nada más fuera por ellos, los desprotegidos subalternos, es obligado pedir que se abran más plazas cuanto antes. Y la primera que debería abrirse es Madrid, no me cansaré de decirlo.

Andando… por lo menos Ponce y su cuadrilla

Con el uno de agosto se le ha dado el pistoletazo, de forma amplia y continuada, a la temporada del coronavirus.

Será bueno decir eso de de forma amplia y continuada, ya que en puridad fue Ávila quien comenzó con las corridas de toros. El hecho de que el uno de agosto fueran los toros en Andalucía no es suficiente para arrogarse el proclamar, como hizo Canal Sur, el reinicio de la temporada tras el parón ‘virulento’.

Osuna y Estepona abrieron sus portones del patio de cuadrillas para hacer los paseíllos, y eso tuvo continuidad el día dos y también en Andalucía, Huelva y Navas de San Juan, para continuar el lunes tres en Huelva y, ya fuera de su territorio, el cuatro, en Plasencia. El día seis se volverá de nuevo a la región andaluza, en el Puerto, y el sábado ocho y domingo nueve en varias plazas de distintas regiones, incluidas Francia y Portugal.

Es bueno el poder decir que existe programación para todos estos días, parece que algo echa a andar y volvemos a tener que conocer dónde se pueden ver toros en estos días de agosto. No será el clásico agosto de toda la vida, pero la verdad es que lo parece o, sencillamente, queremos creer que se parece un poco.

Desde luego, a quien si se lo debe parecer es a Enrique Ponce y los miembros de su cuadrilla. Estos últimos, por lo menos, dejarán de estar pendientes de la ministra y de que cambie de opinión para dar de comer a los suyos.

Y decíamos que ‘por lo menos para Ponce’ porque él es el cabeza de cartel de forma continuada los cuatro primeros días y luego, sin mucha pausa, tendrá que hacer dos paseíllos más antes de que acabe la semana. Tener seis festejos en los ocho primeros días, cuatro de ellos consecutivos, es casi la actividad de una figura en otro agosto cualquiera. Destacado queda el nombre de Pablo Aguado que en el mismo periodo suma tres paseíllos.

El valenciano será el protagonista, es evidente, de esta esperada reanudación, pero el primer golpe encima de la mesa, lo ha dado un malagueño, Salvador Vega, en el día de su reaparición. Cuatro orejas y un rabo, aunque sea en plaza de tercera, no es lo habitual para cualquiera, pero tratándose del torero que es, supone mucho más, no es un torero de cara a la galería. Nos alegramos de que estos toreros de gusto y pellizco aparezcan por las plazas de toros.

Debemos destacar, es de justicia, que la asistencia a los primeros festejos ha de considerarse muy amplia. Si dejamos a un lado las limitaciones que impone la situación sanitaria, se puede afirmar que da gusto ver los tendidos, en muchos casos con más gente de la que se han visto muchas veces antes de la maligna pandemia.

La felicidad no es completa, no puede serlo con la losa de la tragedia vivida, pero sí es esperanzador ver de nuevo desfilar a las cuadrillas. Aunque nada más fuera por ellos, los desprotegidos subalternos, es obligado pedir que se abran más plazas cuanto antes. Y la primera que debería abrirse es Madrid, no me cansaré de decirlo.

Ahora el objetivo es Felipe VI. Y con la III República, llegará el caos podemita

El exilio de Juan Carlos I no habría sido posible sin las colaboración activa de su hijo y de Pedro Sánchez 

Ahora el objetivo es Felipe VI. Y con la III República, llegará el caos podemita

Eulogio López
Hispanidad / 04/08/2020
Esto no ha hecho más que empezar: ¿de verdad cree Felipe VI que PSOE y Podemos se van a conformar con el auto-exilio de su padre SM Juan Carlos I, ahora que poseen el arma más poderosa de la política actual, un caso -o varios- judicial? Pero, ¿quién asesora el Rey de España?

A ver si nos entendemos. Esto no ha hecho más que empezar. Tras la carta del lunes, de Juan Carlos I a Felipe VI, el objetivo es… Felipe VI. Luego viene la III República… y con ella llegará el caos podemita.

Y de nada sirve recordar que el exilio de Juan Carlos I no habría sido posible sin la colaboración activa de su hijo y del ególatra de Pedro Sánchez. No me refiero, no sólo, a que el hijo repudiara al padre, sino también a que el hijo no cortó, cuando pudo, tras las elecciones de noviembre, la barbaridad de nominar como presidente a un Pedro Sánchez cuyo objetivo era introducir a los comunistas de Pablo Iglesias en el Gobierno de España. Debió cortar por lo sano y atender a Felipe González, que le proponía el nombramiento de José Borrell para formar Gobierno, como representante del partido ganador en la elecciones pero mucho más sensato que el ególatra de Sánchez.

Recuerden que los socialistas de la II República, no precisamente moderados, se cuidaron mucho de introducir a los comunistas en el Gobierno hasta septiembre de 1936, ya iniciada la guerra civil.

Vale, puede no que no haya guerra civil sino enfrentamiento civil. ¿Y cuál es la diferencia? Ambos representan el caos, el caos podemita.

Por cierto, horas atrás, publiqué que España ya estaba más cerca de una nueva guerra civil. No ha sido uno, sino  varios lectores quienes me han dicho que exagero. Puede ser: en 1936 caminábamos con alpargatas, hoy con mocasines. Por tanto, es más probable que nos encaminemos hacia un enfrentamiento civil que a una guerra de trincheras. Bueno, pero, ¿qué más da?   

¿Cuál es la diferencia? Ambos representan el caos, el caos podemita.

Sorprende contemplar a la generación de periodistas de la Transición apuntarse a la cacería contra… el Rey de la Transición. 

Nota final: sorprende contemplar a la generación de periodistas de la Transición apuntarse a la cacería contra el Rey de la Transición, incluso entonar la plañidera, y falsa, exhibición de falso arrepentimiento, una de las grandes hipocresías de nuestro tiempo, por no haber denunciado antes al Rey corrupto: ¡Hay que tener jeta!

Juan Carlos I no habrá sido un gran rey pero hizo, exactamente, lo que esa generación de periodistas quería que hiciera. Y, en cualquier caso, ha sido mucho mejor rey que su hijo. E insisto; entre el golfo auténtico y el auténtico puritano, me quedo con el golfo. De aquí a Lima.


Juan Carlos I y último, No, será el penúltimo. Al menos, antes de que venga la purificación de la política española, antes de volver a empezar.

Vuelven los toros a Alcalá de Henares. Será una feria entre el 28 y el 30 de agosto

Tras cinco años sin festejos taurinos, Manuel Martínez Erice y Jorge Arellano organizarán la feria de 2020.


Manuel Martínez Erice y Jorge Arellano han decidido unir sus fuerzas para recuperar una plaza que llevaba ya cinco años sin albergar festejos taurinos, como es la de Alcalá de Henares.

Será una feria de tres festejos, a celebrar entre el 28 y el 30 de agosto, en la que  habrá una corrida de toros, un festejo de rejones y un concurso de cortes.

En los carteles estarán Enrique Ponce, Sebastián Castella y Miguel Ángel Perera, que serán los encargados de lidiar una corrida de Garcigrande el día 28, mientras que Andy Cartagena, Sergio Galán y Guillermo Hermoso de Mendoza harán el paseíllo a caballo el 29 de agosto para medirse con un encierro de Fermín Bohórquez.

La intención de los empresarios es “continuar organizando esta feria durante los próximos años”.

Curro Girón, figura del toreo / por Víctor José López EL VITO*

Un grupo de amigos

En Venezuela Curro dejó a sus espaldas tres nombres que, agregados al de u hermano César, muchos consideran fue el momento estelar del toreo nacional. Luis Sánchez Olivares “Diamante Negro”, Joselito Torres y César Faraco.

Curro Girón, figura del toreo

Víctor José López EL VITO
A LOS TOROS blogspot / Caracas, Agosto / 2020
Si me preguntaran quien entre los que he conocido en mi vida profesional ha tenido desde su inicio el perfil de figura del toreo, habría respondido sin reparos que Curro Girón.

Lo encarnaría de las zapatillas a la castañeta, sin necesidad de improvisados ajustes. Todo en él, era natural.

Además, propio.

Se distinguió siempre entre sus competidores porque Curro Girón vivió como figura del toreo en Europa y en las plazas más importantes de América.

Tenía simpatía natural, gracia genuina sin necesidad de ser gracioso.


Hablar de toros con Curro era una delicia, además del ingrediente de su experiencia sabía intercalar en la conversación interesantes anécdotas vividas.

Cuando Curro Girón entró en el escenario del toreo universal, teatro de su brillante carrera encontró un impresionante escalafón de matadores de toros anunciados en la marquesina los nombres de Domingo Ortega, Pepe Luis Vázquez, Luis Miguel Dominguín, Manolo González, Rafael Ortega, Pepín Martín Vázquez, Antonio Ordóñez y su hermano César Girón como capitanes de la fiesta. Con ellos, reconocidas figuras del toreo tal era el caso de Pedrés, Litri, Aparicio, Antoñete, Manolo Vázquez, Paco Camino, Diego Puerta y Curro Romero.

En Venezuela Curro dejó a sus espaldas tres nombres que, agregados al de u hermano César, muchos consideran fue el momento estelar del toreo nacional. Luis Sánchez Olivares “Diamante Negro”, Joselito Torres y César Faraco.

México vivía la época de Manuel Capetillo, el tapatío marcaba el paso entre grandes figuras como Fermín Espinosa “Armillita” con el que toreó en Aguascalientes y otros que comenzaban a hacer mutis en el teatro de sus grandes tardes como el consagrado por Madrid Juan Silveti.

En Colombia lo esperaba un gran torero, que sería su más encarnizado rival en ruedos neogranadinos y, en especial, en su natal Maracay: Pepe Cáceres. Además, los hermanos Zúñiga, Joselillo y Manolo. Su tarjeta de visita en Colombia fue de tarde de cuatro orejas y un rabo en Cali y una pata en Manizales.

Portugal tenía presencia tanto en Madrid como en Sevilla, con grandes toreros como estas dos fieras:  Manolo dos Santos y Paco Mendes.

El menú desplegado en la marquesina del teatro del toreo universal impedía tragar sin atragantarse a quien ambicionara o tuviera aspiración de figurar entre aquellos impresionantes nombres. Curro no, más bien llegó tuteándose con los grandes maestros y cuando visitó Las Ventas por primera vez, lo hizo la tarde de la confirmación de su alternativa. De novillero no fue a Las Ventas. Aquella tarde de confirmación, con toros de Antonio Pérez de San Fernando, Curro Girón abrió por vez primera la Puerta Grande de la Monumental.

Le esperaban otras tardes grandiosas en Madrid, tardes de Puerta Grande como aparecen en el registro de los notarios del toreo, porque un día como el de hoy registran los libros de la presentación de los niños en Maracay que el 28 de julio de 1938 nació el torero más importante nacido en tierras de Aragua,  Curro Girón. Figura del toreo.

Osuna: Una guarrada / por Pla Ventura:

 En la imagen, Curro Díaz, el gran damnificado en la corrida de Osuna.

 Al parecer, como hemos podido saber, a Conde lo impuso en el cartel su amigo Enrique Ponce al que, como es natural y lógico, debemos de recordarle que, con amigos así no necesita de enemigo ninguno. Si el ridículo de Javier Conde fue de época, barrunto que, Ponce, lo pasaría fatal al comprobar que su amigo le dejó con el culo al aire.

 Una guarrada

 Pla Ventura
Toros de Lidia - 3 agosto, 2020
Al respecto de la celebración del pasado sábado de la corrida que tuvo lugar en Osuna, provincia de Sevilla, hay que hacer notar muchas cosas que, al final, tienen el calificativo de guarrada, dicho con todo nuestro pesar porque, como se desprende, y mucho más en este año cruel para la tauromaquia y para toda España, no es otra cosa que todos pudiéramos hablar de los grandes triunfos de los diestros que, en definitiva es lo que nos llena y cautiva a los aficionados.

¿Qué paso en dicha corrida? Triunfó Ponce sin grandes alharacas al igual que Diego Ventura; fracasó con estrépito un tal Javier Conde y, es aquí donde viene el meollo de la cuestión. Al parecer, como hemos podido saber, a Conde lo impuso en el cartel su amigo Enrique Ponce al que, como es natural y lógico, debemos de recordarle que, con amigos así no necesita de enemigo ninguno. Si el ridículo de Javier Conde fue de época, barrunto que, Ponce, lo pasaría fatal al comprobar que su amigo le dejó con el culo al aire.

Es un asunto muy asqueroso porque, no hace falta ser muy listo para comprender y saber que, Javier Conde no está para nada; es más, tras su actuación, como le sucediera en su día a Curro Romero, deberían de haberlo llevado al calabozo para pasar allí dentro unas cuantas noches, muy al estilo de Rafael El Gallo que, como sabemos, pasó más noches en el calabozo que en su casa, no es menos cierto que, dada su genialidad, al salir de aquellas encerronas, mataba tres corridas de Miura seguidas y todo quedaba arreglado. Claro que, el tal Conde, si oye hablar de Miura, solo hablar, le puede dar un infarto.

Lo peor de Javier Conde no fue su incompetencia total que, ciertamente, debería de dedicarse a otros menesteres, entre ellos, a llevarle el baúl de su señora esposa en sus conciertos por el mundo. Pero no, como tiene la cara más dura que el cemento armado, tenía que montar un sainete para que todo el mundo pudiera maldecirle. No sabe, el muy estúpido, las alas que les ha dado a los detractores de la fiesta que, viendo semejante espectáculo se habrán crecido como la espuma. Para colmo, el sainete tuvo como testigo las cámaras de Canal Sur para que todo quedara refrendado por completo; guarrada al más alto nivel.

El colmo de la sinrazón de dicho espectáculo es que, el apoderado de Enrique Ponce es el mismo que apodera a Curro Díaz que, como dato anecdótico, dicho apoderado debe ser muy poco hábil puesto que, recordemos que Curro Díaz fue el máximo triunfador de la pasada feria de Osuna matando una corrida de Victorino Martín y, como premio, le dejan fuera del cartel que, como cosa lógica y normal, debería de haber sido el linarense el que ocupara el puesto del inepto e inútil de Javier Conde. Pero así está el toreo, las recomendaciones y el amiguismo siguen siendo el caldo de cultivo de dicha fiesta.

Sabedor de todo lo que digo, me pongo en el lugar de Curro Díaz y, no quiero imaginarme la conversación del diestro con su apoderado al respecto de la corrida citada de la que, él, más que nadie, tenía el sagrado derecho de ocupar el puesto que, en justicia le correspondía; pero no, tuvo que llegar Enrique Ponce para convencer a su apoderado para que dejara en la puta calle a Curro Díaz con el que comparte apoderamiento y poner en el cartel al indeseable de Javier Conde que, ciertamente, se ha llevado lo suyo por parte de toda la prensa sensata y cabal.

Desdichadamente, no avanzamos, pero para nada; seguimos con los mismos males, las mismas costumbres y, ahora que deberíamos de darle un toque de grandeza a la fiesta, seguimos embarrándolo todo con artimañas como la descrita en que, el inepto de Javier Conde logró que todo el mundo le repudiara.

Yo entiendo que Enrique Ponce tenga la suficiente fuerza como para incluir en sus carteles a diestros de su agrado pero, por favor, que no repita jamás la experiencia que citamos que, si Conde como un auténtico guarro, Ponce, de igual modo, quedó a su altura.

Morante de la Puebla

José Antonio Morante de la Puebla

HISTORIA. La matanza etarra contra los madrileños del 29 de julio de 1979 que el Sistema oculta / por Javier Navascués



...atentado etarra con bombas contra la población civil de Madrid en el aeropuerto de Barajas y en las estaciones de tren de Atocha y Chamartín. Murieron 7 personas y casi 120 resultaron heridas..

La matanza etarra contra los madrileños del 29 de julio de 1979 que el Sistema oculta.

JAVIER NAVASCUÉS
El Correo de España - 29 Julio 2020
El 29 de julio de 1979 las vacaciones de verano de los madrileños se vieron terriblemente arruinadas e inundadas de sangre, debido al brutal atentado etarra con bombas contra la población civil de Madrid en el aeropuerto de Barajas y en las estaciones de tren de Atocha y Chamartín. Murieron 7 personas y casi 120 resultaron heridas, algunas de ellas con amputaciones graves. Las emisoras de radio de la época pidieron a los madrileños que donaran masivamente sangre.

Los ciudadanos respondieron ejemplarmente y se cubrieron enseguida las necesidades. Los fallecidos fueron el Guardia Civil retirado Juan Luna Azol, la ama de casa Guadalupe Redondo, el joven Jesús Emilio Pérez Palma, el marido de Guadalupe, Dionisio Rey (policía retirado) y una hija suya, Carmen Rey Redondo, resultó herida grave. También murió la turista danesa Dorothea Fertig de 20 años, que resultó decapitada por la explosión de una de las bombas, el submarinista de profesión José Manuel Amaya Pérez, así como José Javier Juan Foix, de 17 años.

En total explotaron 3 bombas metidas en maletas, una en la oficina de facturación de coches cama de la estación de Atocha, otra en las taquillas automáticas de la estación de Chamartín y otra en la consigna de equipajes de las llegadas nacionales del aeropuerto de Barajas. En total las bombas tenían casi 20 kilos de explosivo amonita. Todas las explosiones tuvieron lugar en torno a la 1 del mediodía, en plena hora punta cuando el aeropuerto y las estaciones se hallaban repletas de gente que partía hacia sus vacaciones.

El atentado fue obra de la banda terrorista ETA en su rama “político-militar”. Hay que recordar un dato político muy importante y es que 11 días antes, el 18 de julio, se había aprobado el Estatuto de autonomía vasco, después de una tensa negociación entre Suárez y el PNV.

La banda terrorista ETA pm, (a la que pertenecía Otegui en ese momento), reivindicó la matanza del 29 de julio en un comunicado en el que afirmó que esta había tenido lugar como aviso al gobierno para que acelerara las transferencias a la Comunidad vasca, ya que “el Estatuto aprobado no colma nuestras aspiraciones políticas” y exigía que los presos de esta banda terrorista concentrados entonces en la cárcel de Soria, fuesen trasladados a cárceles vascas. Los terroristas autores materiales de esta matanza permanecen en la total impunidad como otra más de las vergüenzas de la democracia. Se saben algunos de sus nombres, uno de ellos es una mujer llamada Izaskun Arrazola Mallona. Esta mujer, junto con algunos miembros de su “comando” fueron detenidos algunos meses más tarde, en octubre de 1979, cuando pretendían volar el cuartel de la Guardia Civil de Inchaurrondo, que estaba en construcción.

Esta terrorista logró escapar de la cárcel de San Sebastián, un año más tarde, en enero de 1980. Otra gran vergüenza relacionada con esta matanza fue que pocos meses después los presos de ETA pm de la cárcel de Soria fueron trasladados a cárceles vascas por el gobierno de UCD, cumpliendo así las exigencias de los asesinos etarras. Tristemente ni esta individua ni ninguno de sus compañeros fueron juzgados por la matanza de julio del 79. Y además hay que añadir que un día antes, el 28 de julio, dos guardias civiles habían sido asesinados en San Sebastián por la otra rama terrorista, llamada ETA “militar”(que se oponía al Estatuto).

Cuando a veces se oye hablar en el sentido de de que ETA pm eran los terroristas moderados, no olvidemos este terrible atentado. El Sistema ha procurado hacer olvidar la matanza de julio del 79.

 Todos los presos de ETA pm serían puestos en libertad en 1982 a cambio de dejar las armas. Numerosos ex miembros de ETA pm acabaron años más tarde en el PSOE.

lunes, 3 de agosto de 2020

El rey Juan Carlos I marcha al exilio: España en peligro de una nueva Guerra Civil

Ahora, van a por Felipe VI

Juan Carlos I repite así la decisión de su abuelo Alfonso XIII cuando abandonó España al proclamarse la II República: cinco años después, estallaba la Guerra Civil.


Madrid, 3 de Julio de 2020
El rey Juan Carlos I ha enviado una carta a su hijo Felipe VI anunciando que se exilia de España. El actual Monarca ha acogido dicha decisión y la aceptado de inmediato.

Eso sí, con una alusión al legado de su padre en beneficio de España y de la democracia. 

Juan Carlos I repite así la decisión de su abuelo Alfonso XIII cuando abandonó España al proclamarse la II República: cinco años después, estallaba la Guerra Civil.

Ahora han sido el socialista Pedro Sánchez y el comunista Pablo Iglesias quienes aprovechando un presunto caso de corrupción -las comisiones del AVE- han conseguido el exilio al extranjero del rey Juan Carlos I. Todo ello debe entenderse como el paso previo a la III República, previa destitución de Felipe VI

La idea de Pablo Iglesias es la convocatoria de la III República con Pedro Sánchez como su presidente. Esto no ha hecho más que empezar y el peligro de enfrentamiento civil crece en España. 

Toros de Victorino en Villanueva del Arzobispo

Será el debut de la ganadería Victorino Martín en la ciudad jienense

Tendrán lugar durante los días 5 y 6 de septiembre
Tauroemoción organizará los festejos taurinos
 de Villanueva del Arzobispo.

El Ayuntamiento de Villanueva del Arzobispo (Jaén) y la empresa Tauroemoción han alcanzado un acuerdo para que la empresa taurina dirigida por Alberto García sea la encargada de organizar este año sus festejos taurinos. Concretamente, los eventos tendrán lugar durante los días 5 y 6 de septiembre, en los que se desarrollara una corrida de toros y un espectáculo menor para conmemorar el centenario de la ciudad.

En lo referente a la corrida de toros, destaca el debut de la ganadería Victorino Martín. El propio Victorino, junto a los toreros actuantes, estará presente el próximo viernes 7 de agosto en la plaza de toros para presentar el cartel. El acto que se iniciará a las 21 horas tendrá acceso libre hasta completar aforo y el uso de mascarilla será obligado.

La Goyesca de Ronda ya tiene cartel

Sábado,29 de Agosto de 2020
Ganadería de Núñez del Cuvillo
Morante de la Puebla
 Andrés Roca Rey
Pablo Aguado

Corrida Goyesca de Ronda 

Cayetano Rivera Ordóñez no estará en esta edición y medita hacer un parón profesional tras su corrida del próximo domingo en Huelva

Francisco Rivera Ordóñez dejó cerrado este jueves el cartel de la Goyesca de Ronda 2020. Y bien podría postularse para un hipotético galardón al «empresario del año», porque ha conseguido confeccionar la que sin duda será la terna de mayor interés de toda la temporada: Morante de la Puebla, Andrés Roca Rey y Pablo Aguado.

Cayetano Rivera Ordóñez no estará en esta edición y medita hacer un parón profesional tras su corrida del próximo domingo en Huelva.

Sin confirmación oficial, y a la espera por parte de la empresa de recibir los permisos sanitarios correspondientes, la celebración de la LXIV edición de la Goyesca de Ronda se podría oficializar en los próximos días. De hecho, los toreros ya tienen la fecha del 29 de agosto anotada en su agenda y la ganadería de Núñez del Cuvillo los toros apartados.

Auge y caída de Gerard Piqué / por Juan Manuel Rodríguez

La culpa también es de la prensa deportiva, nosotros no podemos escurrir el bulto. Porque, también durante años, se ha esperado con inusitada expectación la próxima tontuna del defensa central catalán, su nueva ocurrencia, el enésimo despropósito. Ávidos de algo, lo que fuera, le hemos dedicado a Piqué más tiempo del que en realidad habría merecido su fútbol.

Auge y caída de Gerard Piqué

Gerard Piqué ha sido durante años el mascarón de proa culé. Durante años. El barcelonismo le ha reído las gracias durante años y durante años también se ha jugado con la idea de un Fútbol Club Barcelona presidido por él. Durante años. Durante años le han considerado el líder, durante años ha sido el símbolo perfecto, durante años le han aplaudido sus bravatas cuando hablaba de Ligas compradas, sorteos amañados, bolas calientes, los hilos del palco, la alargada sombra de Florentino. Durante años a Piqué se le ha llevado en Barcelona a la sillita de la reina, aupado por la afición cuando se mofaba por ejemplo del Español. Durante años ha faltado al respeto a compañeros suyos de profesión como es el caso de Álvaro Arbeloa. Y durante años ha ninguneado a los periodistas sin que ninguno moviera un solo músculo: ¡Qué gracioso es Piqué, qué divertido! También ha sido durante años el cartel electoral de un sector más o menos amplio del barcelonismo, ese que comulga abiertamente con el secesionismo. Durante años se ha convertido en el bad boy de La Masía, el chico malo que no tenía inconveniente en poner en solfa a la mismísima vicepresidenta del Gobierno. Y como, durante todos esos años, a Piqué se le ha agasajado, se le ha tutelado, se le ha consentido y se le ha mimado, Gerard Piqué se ha crecido. Lógico. Normal.

La culpa también es de la prensa deportiva, nosotros no podemos escurrir el bulto. Porque, también durante años, se ha esperado con inusitada expectación la próxima tontuna del defensa central catalán, su nueva ocurrencia, el enésimo despropósito. Ávidos de algo, lo que fuera, le hemos dedicado a Piqué más tiempo del que en realidad habría merecido su fútbol. En definitiva, entre todos hemos creado un monstruo, todos somos Victor Frankenstein. Durante años se han revuelto contra Piqué los madridistas, los españolistas. 

Pero, y aquí reside lo novedoso de la situación, ahora es el propio barcelonismo el que parece haberle pillado la matrícula a Gerard. Nada ha cambiado, su actitud prepotente sigue siendo la misma, continúa pasándose al club por el arco del triunfo, yéndose a la Davis cuando le da la gana, montando en bicicleta cuando quiere, grabando documentales cuando le apetece...

Pero el caso es que, también durante años, la pelotita entraba y entonces Piqué era graciosísimo y el azulgrana medio se partía de la risa. La diferencia ahora es que la pelotita no entra y Piqué, que durante años ha pasado por ser el más listo de la clase, es considerado ahora como el tonto útil al servicio de una idea más bien macarra, la de hurgar en la herida del máximo rival. ¿Cuándo dejó de hacer gracia Piqué? ¿Cuándo pasó el público de aplaudir sus chistes a sentir vergüenza ajena? ¿Cuándo dejó de llenar hasta los topes el local en el que actuaba los domingos por la noche? A mí personalmente no me hizo gracia nunca, pero a los culés ha dejado de hacerles gracia en cuanto el Real Madrid ha ganado la Liga, qué curioso.

Y ahora el barcelonismo tiene un problema... de años. Y un problema de años no se soluciona en un solo día. Es, como siempre digo en estos casos, una cuestión de gestión y de principios. Alguien debió decirle a Piqué que eso no se hacía y que, como canta Joan Manuel Serrat, dejara de joder con la pelota cuando pintaban oros, ahora no hay nadie ahí capaz de ponerle el cascabel al gato. Preguntado por su renovación, Ter Stegen dijo el otro día que ya vería. Ha habido quien ha conectado esa respuesta con una exigencia del portero alemán, la de tener más peso en el vestuario en detrimento de algunos capitanes que no ejercen como tales. Ter Stegen es todo lo contrario que Piqué, un tipo serio, un futbolista a la vieja usanza, alguien que no se reirá jamás del otro. Lo que pide Ter Stegen es que el Barcelona deje de ser el Club de la Comedia que ha sido durante años con Piqué para convertirse en algo más parecido, por ejemplo, al Real Madrid. Lo que pide Ter Stegen es más un relevo intelectual que uno generacional y que su equipo evolucione. Ese relevo afectaría, por supuesto, a la cabeza del club que ha sido la primera en consentir durante años que los futbolistas, encabezados por Piqué, se le subieran a las barbas a la institución. Nada de esto habría pasado, por supuesto, con Florentino Pérez, el suyo es un modelo más Ter Stegen. Durante años Laporta, Rosell y ahora Bartomeu han regalado golosinas al monstruito y ahora, cuando la pelotita se niega a entrar, la afición, que también es ventajista, ha dicho basta. Cómo pasan los años, ¿verdad? Cómo pasan los años. Como en la novela de David Nobbs que acabaría convirtiéndose en serie de televisión, asistimos a la caída y auge de Gerard Piqué, sólo que al revés. Auge y caída del niño mimado... durante demasiados años.

Cinco minutos con Alejandro Talavante / por José Luís Barrachina Susarte


SUSARTE EN ESTADO PURO: 
Cinco minutos con Alejandro Talavante

José Luís Barrachina Susarte
Toros de Lidia / 30 julio, 2020
Después de plegar con fuerza su muleta tras haberle retirado el estaquillador, el maestro recuesta levemente su nuca en la pared hasta notar el contacto frío de esta superficie y parpadea varias veces como deslumbrado. Siente la mano derecha dolorida y la izquierda tumefacta de tanto blandir sus trastos. Y como no encuentra mejor cosa que decir, repite lo mismo que lleva diciendo desde la mañana: “Aún me parece mentira, fíjate; me es imposible hacerme a la idea”. Se toma delicadamente una mano con la otra, alternativamente, y las arrastra por la piedra del murete sin que ni la una ni la otra opongan resistencia.

—Desde mi juventud, mi corazón se inclinó hacia el Camino de la estrategia. Mi primer duelo tuvo lugar a los trece años y aquella victoria no se debió a mi dominio, por eso estudié en busca de sus principios. Verás mañana.

Se sienta en el borde de la gran cama y se descalza dócilmente, empujando el boto del pie derecho con la punta del pie izquierdo y a la inversa. Una inspiración la ayuda a tenderse y luego, dobla un triángulo de colcha de manera que lo cubra por medio cuerpo, de la cintura a los pies. Dice antes de cerrar los ojos, súbitamente enérgico:

—Dormir no, no quiero dormir. Es la última noche y hay muchos caminos, pero cada hombre los practica según sus inclinaciones. Tú lo sabes.

Se muestra complaciente. Tanto su voz —el contenido y el volumen de la misma— como sus movimientos, recatan una eficacia inefable.

No duermas si no quieres, pero relájate. Debes relajarte, le sugiero. Debes intentarlo por lo menos, y entonces él echa un vistazo al reloj, se estira bajo la blanca colcha, cierra los ojos y, por si fuera insuficiente, se los protege con el antebrazo derecho desnudo, muy blanco, en contraste con la negra manga de la camisa que lo cubre hasta el codo. Y dice:

—Me parece que hace un siglo desde que te llamé esta mañana. ¡Dios mío, qué de cosas han pasado! Y todavía me parece mentira, fíjate; me es imposible hacerme a la idea.

Aun con los ojos cerrados y preservados por el antebrazo, el maestro sigue viendo desfilar toros inexpresivos como palos cuando no deliberadamente contristados.

Lo mismo que el carpintero capataz debe conocer la teoría arquitectónica de las torres y los templos, y los planos de los palacios y debe emplear a hombres para levantar casas, el matador debe conocer las reglas naturales de la lidia, las habilidades propias y ajenas, tiene que reconocer su moral y su ánimo, llevando sus propias artes y herramientas, habiéndose hecho a ellas y siendo capaz de llevar a cabo suficiente investigación. El principio de la estrategia te permite teniendo una cosa conocer diez mil más.

Hay coordinación en todas las destrezas y habilidades, por ello sujeta el palillo con una sensación como de flotar entre el dedo pulgar y el índice, con el dedo medio sin estar tenso ni flojo y con los dos últimos dedos en tensión. Es malo tener holgura en las manos como lo es mirar con debilidad, la percepción tiene que ser fuerte aunque la vista sea débil. Resulta importante ver las cosas distantes como si estuvieran cerca y adoptar una posición distante de las que tenemos cerca.

Un maestro no puede distraerse con los movimientos insignificantes, según nos dejó en su legado el samurái  Míyamoto Musashí, de espíritu indomable y carácter impulsivo, de su puño y letra en El Libro de los 5 Anillos, que parece estar escrito por y para Talavante.

Si por Arte de Birlibirloque recibes este mensaje avísame cuando tengas cinco minutos. Por favor. Con las puntas de los dedos como si flotaras un poco, asentados con firmeza los talones. Maestro, cinco minutos nomás.

La Historia, "mater et magistra" / por Paco Mora

Yolanda Díaz, ministra de Trabajo 

Pero que no olvide la susodicha señora que el carácter español da poco de sí para someterse a cualquier tipo de esclavitud. Echando la vista atrás en nuestra Historia, que es “mater et magistra”, se entiende muy bien lo que estoy diciendo. Y llevar a un pueblo a la desesperación, nunca fue bueno para quienes lo intentaron...

La Historia, "mater et magistra"

Paco Mora
AplausoS /Agosto 2020
¡Pobre ministra de Trabajo! Un sector de la famélica legión, en que los de su cuerda dicen apoyarse en busca del poder total, la han “escracheado” en Toledo. ¡No hay derecho! Poco le importa a la buena señora que los hijos de los picadores, banderilleros y mozos de espadas tengan que aguantar las mariposas del hambre en sus estómagos, cuando llega la hora de comer, pese a que sus padres han contribuido con el pago de sus impuestos, durante toda su vida profesional, a que ella cobre ahora un sueldazo ministerial. Y todavía le han pedido perdón por tener que soportar la indignación de una parte de esos “parias de la tierra” a los que ella canta cuando entona la Internacional. Pero es que a la “doña” ministra no le gustan los toros como espectáculo y por tanto tampoco digiere a los toreros. Ni siquiera a la parte más humilde económicamente de ellos. ¿Les ha preguntado acaso si ellos la digieren a ella?

Pero todo tiene su porqué. Si las consecuencias de la Covid-19 se prolongan, y con servidores del Estado como ella corremos un serio peligro de que así sea, la “famélica legión” del toreo tendrá que buscarse la vida por otra parte para mantener a sus hijos, y sin mozos de espadas, picadores y banderilleros no hay Fiesta posible.

Los enemigos del toreo no dan puntada sin hilo y eso es lo que seguramente buscan. No les importa el método, lo importante para ellos son los resultados. Acabar con la Fiesta de los Toros.

La señora ministra de marras debe ser de las que odian todo lo español, y el día que en España no quede un campanario, un tricornio, una gorra de plato ni una montera, habrá llegado para ella y sus compinches la hora de su poder absoluto, y este país se parecerá a la España que conocemos y amamos como un huevo a una castaña. Y ella y los que son como ella serán para los españoles señores de horca y cuchillo. Pero que no olvide la susodicha señora que el carácter español da poco de sí para someterse a cualquier tipo de esclavitud. Echando la vista atrás en nuestra Historia, que es “mater et magistra”, se entiende muy bien lo que estoy diciendo. Y llevar a un pueblo a la desesperación, nunca fue bueno para quienes lo intentaron...

domingo, 2 de agosto de 2020

Tonto y cobarde / por Eduardo García Serrano


Cuando la cobardía y la estupidez tienen el mismo cordón umbilical, el mismo esperma y el mismo óvulo, en una suerte de combinación hermafrodítica gestada en el vientre de las urnas, lo que suele venir al mundo es el político español, generalmente de derechas..

Tonto y cobarde

EDUARDO GARCÍA SERRANO
El Correo de España - 2 Agosto 2020
La cobardía y la estupidez no son necesariamente hermanas siamesas. La Historia está llena de cobardes inteligentísimos, así como de tontos de manual con rasgos de valor conmovedores que invitan a olvidar el memorándum de sus gilipolleces. Luis XVI, por ejemplo, el tonto de los relojes, supo morir con una gallardía que jamás demostró hasta que tuvo que subir los escalones del cadalso para escupir la cabeza en la cesta de la guillotina.

Cuando la cobardía y la estupidez tienen el mismo cordón umbilical, el mismo esperma y el mismo óvulo, en una suerte de combinación hermafrodítica gestada en el vientre de las urnas, lo que suele venir al mundo es el político español, generalmente de derechas; el de izquierdas es un tarado rastrero sin escrúpulos y sin valor pero no acostumbra a ser tan tonto como el de esa derecha que, afuer de cobarde, se niega a sí misma hasta en la partida de nacimiento buscando que la izquierda le firme un pedigrí progresista.

A Pablo Casado VOX le acaba de regalar la ceremonia iniciática para abandonar su estúpida adolescencia parlamentaria, sumándose a la moción de censura que Santiago Abascal le presentará en septiembre a la banda del chocho de marzo, al Gobierno cuya incuria ha provocado más muertos de los que tuvieron los yankis en la Guerra de Vietnam y más parados que los de Alemania en la República de Weimar, y el tolili del PP hace mohínes de torero sin paquete y pucheros democráticos con la babita colgándole del belfo y rechaza el guante, no acepta el reto y se retira del duelo parlamentario para contemplar desde el burladero de sus miedos y sus complejos cómo Santiago Abascal se perfilará, en la ausencia de talento y en la carencia de testosterona política de Pablo Casado, como el Señor Natural de la derecha española, huérfana de liderazgo desde que, allá por 1975 y al grito de maricón el último, todos sus legítimos y legales representantes corrieron a pedir la vez para que socialistas, comunistas y separatistas les dieran el carné de demócratas.

Pobrecillo, no es más tonto porque no tiene gimnasio en casa, y no es más cobarde porque no tiene más corridas que las de Génova-13. Y en esas le afeitan los novillos y hasta las vacas bravas ¿Verdad, Cayetana?   

Los principios del toreo. Honestidad y verdad / por Joan Adell Mas

En alguna ocasión algún amigo me ha preguntado (con tono de reproche), ¿quién dice cómo se tiene que torear? ¿Quién eres tú (o sois vosotros) para decidir que hay una manera correcta de torear y otra incorrecta? Con toda la humildad, pero con toda la rotundidad: efectivamente, hay una manera correcta de torear y no se puede torear de cualquier manera. He aquí algunas de las claves para que usted distinga entre el toreo verdadero y el que no lo es.

SUERTES Y COMPORTAMIENTOS
Los principios del toreo. Honestidad y verdad

Joan Adell Mas
Pureza y emoción / Publicado Jueves 23.05.2019
Si bien es cierto que cada aficionado tiene sus gustos, no lo es menos que la manera en la que se torea es una cuestión esencial en la justificación de la existencia del toreo, tan puesto en el punto de mira en estos tiempos de sensiblería y pseudoanimalismo urbanita. No se puede torear ni matar al toro de cualquier manera. Desde su origen la tauromaquia tiene unos principios basados en gran medida, además de en la naturaleza y comportamiento del toro, en un fundamento ético (que tiene unas consecuencias técnicas y estéticas). El cumplimiento de dichos principios debe ser para el aficionado la verdadera prueba del algodón para afirmar si lo que está viendo es “correcto” (honesto y verdadero) o no lo es.

El concepto o la idea esencial en la que se basan los principios del toreo es: ayudar al diestro a torear ofreciéndole seguridad (el toreo no es un suicidio) pero sin hurtar ni una sola ventaja al toro. Es decir, honestidad y verdad. Es dicho contenido ético el que hace del toreo un enfrentamiento honesto, y de la muerte pública del toro un sacrificio con el que se honra con admiración la combatividad de un animal totémico. Es en la ética donde los aficionados debemos enfatizar la defensa de la corrida de toros puesto que ésta (incluso por delante de la estética, economía o ecología) es el mayor argumento para justificar la existencia de la tauromaquia. Es en el cumplimiento de dichos principios por parte del torero donde radica la auténtica y emocionante belleza del toreo.

Me perdonarán que en este artículo me sirva de los conocimientos y sapiencia de Don Rafael Cabrera, que en el libro de “Tauromaquias vividas” (CEU Ediciones) compuesto por breves artículos de diferentes autores, detalla con claridad y sencillez lo que vendrían a ser los principios del toreo. Así que, siguiendo el muy interesante texto de D. Rafael, aunque con aportaciones personales, les haré una breve explicación de los conceptos que fundamental y esencialmente componen dichos cánones. Cánones que se instauran desde la aparición misma del toreo con la Tauromaquia de Pepe Hillo y de Montes, hasta la actualidad, habiendo sufrido algunas modificaciones o matizaciones pero perdurando el contenido esencial de su justificación y fundamentación. Honestidad y verdad.

Rectitud en la colocación del torero frente al toro

Todos los tratados en materia taurina establecen la rectitud como la colocación correcta y adecuada del torero para enfrentarse al toro. La manera más honesta de enfrentarse al toro es colocándose el torero enfrente de él. Primero, porque al enemigo en la batalla uno se le dirige de frente. Y segundo, porque el toro es un animal que embiste recto y que debido a su condición de cuadrúpedo y la conformación de su larga y horizontal columna vertebral tiene una gran dificultad de girar sobre su mismo eje (movimientos laterales). Por lo tanto, colocarse en la pala del pitón y girar desde allí, sería una actuación basada en una ventaja poco honesta. Además, el contenido y objetivo del toreo es enfrentarse al toro para dominar su embestida. Torear por lo tanto no se trataría de acompañar la embestida del toro. Sino de desplazarla, modificarla de su rectitud natural y convertirla en curva. Es decir, someter la trayectoria natural y atávica del toro a la voluntad racional del torero.

Distancia
La distancia entre el toro y el torero suele tener relación con colocarse en rectitud al toro. El toreo encimista, tal y como decía Marcial Lalanda, suele ir unido al toreo desde la pala del pitón y al toreo paralelo. El toreo paralelo consistiría en que el diestro se coloca en la pala de uno de los pitones del toro y cita con la muleta en el otro pitón, embistiendo el toro a la muleta (puesto que como es sabido el toro embiste al movimiento) y desarrollándose el muletazo en línea paralela respecto al cuerpo del torero.


Manolo Vázquez decía que debe haber suficiente distancia entre el toro y el torero para que el diestro pueda realizar lo que él denominaba los tres tiempos del toreo: traer al animal, llevarlo toreado y vaciarlo. Para eso, tal y como establecían toreros tan clásicos y ortodoxos como Rafael Ortega y Antoñete, se debe citar con la muleta adelantada, para que el pase sea de mayor longitud y de mayor estética y plasticidad. Y también más meritorio, porque al haber mayor longitud hay más mando y el torero lleva toreado al toro una mayor distancia y un mayor tiempo. Siendo el citar con la muleta retrasada una ventaja. Además, con un toro encastado es imprescindible colocar la muleta delante del cuerpo porque cumplirá así el engaño una de sus funciones, que es tapar el cuerpo del torero y protegerle de la embestida del toro.


Si decíamos que la rectitud tiene que ver con la distancia, estos dos elementos también tienen que ver con la postura del cuerpo del torero en el cite. Si los manuales antiguos decían que el torero deberá estar “cuadrado” con el toro (recto y dando los frentes), la evolución de los cánones admite el medio perfil, pero nunca el perfil completo que impide anatómicamente que la muleta no esté nunca más adelantada que la pierna de entrada del torero y que por lo tanto no se dé el ya comentado desplazamiento en la rectitud natural de la embestida del toro. El medio perfil lo reivindicaban toreros como Marcial Lalanda o también Rafel Ortega, el cual afirmaba: “Todo toreo es bonito y bueno, lo mismo toreando de frente con los pies juntos que con el compás abierto. Sin embargo, en mi concepto lo más puro es dar el medio pecho, con el compás abierto lo justo –ni mucho ni poco- para cargar la suerte apoyando el peso sobre la pierna contraria”.

Todo ello lo relacionaba (distancia, colocación del cuerpo y adelantamiento del engaño) Manolo Vázquez para afirmar: “Lo fundamental del pase natural de frente es la colocación y la distancia. Éstas deben ser las justas para que, sin que el toro alcance la muleta, el torero pueda ejecutar los tres tiempos. Traer al animal, llevarle toreado y vaciarle. ¿Cómo se hace? Hay que colocarse de frente, para poderle echar al toro la muleta delante y vaciarle con un suave giro de muñeca, de cintura y de pecho, no en línea recta, sino describiendo una semicircunferencia en la que se obliga al toro a que gire y se enrosque alrededor de uno”.


Como ya hemos dicho, la existencia de distancia en el cite, la colocación en rectitud y la presentación de la muleta delante del cuerpo vienen relacionadas entre sí. Normalmente, cuando no se cumple una de las condiciones no se cumple ninguna. Toreo encimista, en la pala y con la muleta retrasada suele ir junto.


Cargar la suerte
Después de muchas consideraciones, conclusiones y opiniones, podemos sintetizar en que cargar la suerte, más allá de sesudos requisitos técnicos anatómicos, es una sensación. Una sensación de dominio e imposición de la voluntad del torero sobre la embestida del toro, que se percibe cuando el torero entre muletazo y muletazo avanza ganando terreno al toro. Ello también tiene una evidente perspectiva ética. En la batalla un contendiente valiente y honrado no debe retroceder o huir nunca, hacerlo es un hecho vergonzoso. Sirva como ejemplo el tópico que se decía antiguamente: en una plaza de toros el único que va vestido de luces y puede retroceder es el torilero (cuando abre la puerta). Se refiere a la época en que el torilero de Las Ventas iba vestido de luces.

Pues bien, para avanzar entre muletazo y muletazo y ganar terreno al toro, se exige imprescindiblemente que la pierna de salida se adelante (o cuanto menos no se retrase). Además, el hecho de adelantar la pierna lleva consigo de manera inexcusable que se apoye el cuerpo en ella. Que haya por lo tanto ese desplazamiento de peso entre pierna de entrada y pierna de salida, el cual ha sido utilizado de manera un tanto espuria por algunos profesionales y sus adláteres como excusa para decir que se carga la suerte aunque se retrase la pierna. Retrasando la pierna se descarga la suerte por muchos ejercicios de equilibrio que el torero haga desplazando el cuerpo en la pierna de salida (más bien pierna de huida). Me refiero por ejemplo a los famosos vídeos de Joselito (Arroyo) explicando el “cargar la suerte” en una ortopédica teoría del peso en la pierna de salida (o de huida).



que justifica estar en la pala y retrasar la pierna por una cuestión geométrica cuando minutos antes ha dado el consejo de que el torero no debe colocarse nunca sobre la vía del tren (deducimos que se refiere a colocarse “en la trayectoria de la embestida”, con lo cual ya se ha delatado él mismo) (A partir del minuto 3:45).

Las teorías que explican los referidos matadores en ambos vídeos nos suenan a excusas autojustificativas.

Es fácil percibir la sensación de la que les hablamos cuando un torero adelanta la pierna y carga la suerte. Retrasando la pierna (descargando la suerte) se deshace un ovillo (o se desenrosca un tornillo). Cuando cargar la suerte es todo lo contrario, apretarlo. Y cuanto menor es el radio del giro del toro, más apretado es el toreo y más meritorio es.


Tal y como hemos dicho anteriormente, el toro embiste en rectitud y por su naturaleza cuadrúpeda y la longitud y estructura de la columna vertebral, le cuesta realizar los movimientos laterales. Por lo que, cuando este radio de giro del toro es menor, la ligazón es más exigente y el toreo será más dominador, habrá más sometimiento y será además más arriesgado al haber más ceñimiento y por ende más mérito (también se quebranta más al toro).

La ligazón del toreo en redondo
Si la trayectoria del toro en el toreo debe ser curva, avanzando el torero sobre la embestida del toro y con mayor mérito cuanto menor es el radio de giro, hay que enfatizar que los muletazos deben tener un principio y un final. Deben tener un desarrollo y una terminación. Es decir, deben rematarse. No vale ligar girando, dejando el trapo en la cara del toro, en un muletazo encadenado (y no ligado) en el que el toro acomete ciegamente, tapada totalmente su visión con el trapo. Eso, además de ser muy poco estético, también falta a la ética porque elimina las ventajas al toro, se le obliga a embestir “ciego” siguiendo la muleta de manera ininterrumpida sin que haya un cite en el que el toro pueda ver al torero y éste le desplace modificando su trayectoria.

Y, ¿dónde se debe rematar el muletazo? Pues detrás de la cadera o en la espalda del matador. Es decir, se deberá dejar al toro en el lugar opuesto en el que se inició el muletazo. ¿Y cómo? Pues con naturalidad y verticalidad. Nada de doblar el cuerpo extendiendo el brazo llevando al toro con el pico de la muleta para dejarlo lo más lejos posible (y pasando los pitones lo más lejos posible del cuerpo del torero). El lugar de remate del muletazo en la espalda o detrás de la cadera, además de demostrar un mayor dominio del matador y un mayor riesgo (siendo el radio de curva escaso), es el lugar idóneo para ligar, adelantando tan sólo la pierna de salida y volviendo a citar el torero sin tener que corregir la colocación de sus pies (que si se hace tampoco pasa nada, todo es mejor que descargar la suerte en un horroroso tiovivo de muletazos descargados no rematados y encadenados espuriamente).

Comparen ustedes mismos las siguientes fotografías:






La suerte de matar
La forma de matar es esencial, por algo se le llama suerte suprema. El toro debe ser sacrificado de la forma más honesta posible para honrarle en la muerte. Sólo una ejecución escrupulosa y rigurosa en la forma de entrar a matar justifica la muerte pública del toro en estos tiempos de hipocresía pseudoanimalista urbanita.

Tomás Campuzano se diferenciaba de sus compañeros por dos cuestiones: la primera porque toreaba con el estoque de matar todo el tercio de muleta; y la segunda porque a la hora de perfilarse para entrar a matar adelantaba el brazo separándolo del cuerpo y “echándolo” por delante. Como pasa habitualmente, sólo se imita lo malo y fue lo segundo lo que ha perdurado e impuesto de manera casi unánime entre sus compañeros. Tirarse a matar con el brazo por delante constituye una ventaja.

Se trataría como, para explicarlo de una manera gráfica, si en uno de esos combates medievales que salen en algunas películas en los que dos caballeros a caballo con escudo y portando lanzas se enfrentan recorriendo una distancia hasta encontrarse en un punto medio con el objetivo de descabalgar al adversario con la lanza, uno de los contrincantes fuese con una lanza de metro y medio y el otro con una espada o una lanza de medio metro. ¿No estaría abusando de una ventaja el de la lanza frente al de la espada?


Es por ello que la mano que porta la espada debe situarse debajo de la barbilla o al lado del pecho del matador (de ahí el tópico de que los toros se matan con el pecho) para realizar la acción de estirar el brazo cuando se llega al cuerpo del toro (dando el “puñetazo”) y no tratando de introducir el estoque por inercia cinemática tirándose con el brazo estirado por delante.


Además, se debe acometer a una distancia media (más corta que larga –“en corto y por derecho”-) y en rectitud, desviándose levemente el torero para salvar el pitón derecho del toro al “cruzar” sin saltar (todas las suertes del torero se hacen con los pies en el suelo, lo contrario es una ventaja) y citando al toro con el estaquillador de la muleta en perpendicular a la testuz del animal para descubrir la muerte (eso Roca Rey lo hace perfecto, fíjense). Si se hace con el estaquillador en paralelo estaremos ante lo que se conoce como “telonazo”, que tiene como objetivo no citar al toro para que “descubra” la muerte sino taparle la visión mientras se le apuñala deshonestamente.




Como se ve, todo ello tiene esencialmente una justificación técnica ética. No se puede matar de cualquier manera ni deshonesta puesto que ello es vaciar de sentido la corrida de toros. La única justificación para el sacrificio público del toro en una corrida es que se le sacrifique de manera honesta y honrosa. Sólo puede matar al toro el que honestamente pone en juego su vida.


Por último, no hace falta decir que el toreo no son matemáticas, lo dicho aquí se corresponde a una situación paradigmática en la que el torero tiene enfrente a un toro boyante (como se decía antes). Es decir, noble y con recorrido. Si no las ventajas aquí referidas pueden ser consideradas como lícita y legítima técnica. Si un toro no tiene recorrido, no se podrá adelantar la muleta. Tampoco queremos pecar de un excesivo dogmatismo, puesto que nos podrán decir ustedes aquello que les dijo Guerrita a los críticos taurinos que se encontraban reunidos en el Hotel Ritz de Madrid: todo lo que dicen ustedes en sus libros está muy bien pero hay un problema, que los toros no los leen.

Así que lo dicho. Estamos dispuestos a cambiar o matizar todo lo aquí explicado y razonado (si alguien nos convence) pero recuerden que el convencimiento se logrará siempre que la fundamentación de las modificaciones o impugnaciones se basen en dos principios inquebrantables e imprescindibles que deben guiar la corrección del toreo para hacerlo legítimo y auténticamente bello: honestidad y verdad.

Por Joan Adell Mas
Aficionado
Abogado