La suerte suprema

La suerte suprema
Pepe Bienvenida

sábado, 23 de agosto de 2014

Bilbao: 6ª de las Corridas Generales. Otra cumbre de Perera y gloriosa revelación del novillero José Garrido / Por J. A del Moral


Ovación para Perera nada más salir del burladero para recibir al segundo en recuerdo de su memorable actuación de antier.


6ª de las Corridas Generales en Bilbao
Otra cumbre de Perera con un toro imposible y gloriosa revelación del novillero José Garrido como posible gran figura del toreo
  • Como tantas veces, Fandiño dejó escapar una gran ocasión.

Doble jornada con un notición matinal y otra vez cumbre de Perera aunque esta vez con un toro imposible y el añadido segundo atraco de la presidencia negándole una oreja pedida por mayoría reglamentaria. Fadiño, bien en su reaparición desde su cogida de Bayona aunque por bajo del mejor toro de Jandilla. Y teatralizado drama de Padilla que encantó a unos y disgustó a otros. 

 Pero lo mejor de la jornada fue la asombrosa revelación como próxima y más que posible gran figura del toreo de José Garrido, en su actuación solitaria frente a una bien presentada y en general muy buena novillada de El Parralejo. Garrido, que está dotado en muy alto grado de todas las virtudes que pueda tener un torero, cortó siete orejas y salió a hombros.



Bilbao. Plaza de Vista Alegre
Viernes 22 de agosto de 2014. Sexta de feria. Tarde nublada y amenazante con dos tercios de entrada.

Seis toros de Jandilla. Bien presentados y de juego desigual con predominio de los complicados. Manejable y pronto rajado e primero. Con muy poco gas y muy a menos en noble segundo. Bravucón, violento y muy difícil el tercero. Incierto, violento y a medias manejable el cuarto. Imposible el barrabás quinto. Excelente aunque blando el sexto. 

Juan José Padilla (verde inglés y oro): Estocada trasera, silencio. Estoconazo trasero de muy tardíos efectos, dos aviso al borde del tercero y fuerte división de opiniones al saludar.
Miguel Ángel Perera (borgoña y oro): Estoconazo trasero de rápidos efectos, palmas con saludos. Estocada caída, petición mayoritaria que niega el palco antirreglamentariamente, vuelta de clamor y gran bronca al presidente.
Fandiño (nazareno y oro): tres pinchazos y estocada a toro arrancado y descabello, silencio. Dos pinchazos y estocada, aviso y gran ovación.

Por ahora y curiosamente, las mejores faenas de esta feria, salvo la de Morante con el de Cuvillo y la excesivamente premiada de El Juli con el de Garcigrande, terminaron sin el debido premio por mal rematadas con la espada y por este orden de excelencia: La de Perera al tercer toro de Garcigrande, la de Ponce al de Juan Pedro Domecq, y la Manzanares al sexto de Cuvillo. La que concitó mayor unanimidad de los opinadores y creo también que del público fue la del extremeño. Pero faltan más corridas y habrá que volver a enumerar y a ordenar las que nos quedan por ver.

La de ayer fue tarde de pasiones encontradas de dispar elección para los aficionados de Bilbao porque, si para empezar la corrida, será Juan José Padilla el objeto de los amores populistas – Vista Alegre, pese a su solemne seriedad habitual, pierde tal carácter cuando actúa el estrafalario jerezano -, para mediarla puso su total atención en lo que hizo Miguel Ángel Perera a las venticuatro horas de haber reventado la feria, aunque el siempre estúpido protagonismo del presidente Matías intentó que la tarde fuera para su protegido predilecto, don Julián López El Juli. Su dictatorial y cuasi hitleriana arma de dar y de quitar orejas a su entero capricho, casa muy bien con los impulsos asimismo dictatoriales con los que, también El Juli, pensó en armar su particular estado y posición bajo su absoluto mando. Pero la realidad puso a cada uno de ellos en el sitio que les corresponde aunque ayer don Matías volvió a robar otro trofeo al extremeño. El tercer amor será para Iván Fandiño que ayer reapareció tras el tremendo percance que sufrió en Bayona y del que, por cierto, fuimos testigos. Supero la prueba con aprobado alto aunque tuvo en su manos un toro – él único para triunfar de la corrida de Jandilla – para llevarse fácilmente dos orejas. No cortó una por fallar a espadas.

Me dicen muchos amigos – y enemigos – que cómo me arreglo para estar en tantos sitio en tan poco tiempo. Pues hartándome de viajar en y por todos los medios a mi alcance.

La batalla fue campal en la corrida. Y el asombroso debut novilleril de José Garrido, un punto y aparte tas los treinta años que lleva Enrique Ponce en el toreo. No se lo pierdan en cuanto puedan verle. Asistimos bajo la lluvia a una novillada organizada ex profeso para que el joven aspirante consiguiera usurpar el protagonismo a sus mayores en edad, saber y gobierno. Pues bien, frente a seis serios novillos de El Parralejo, anuncio que dará guerra y de qué modo. Vayamos ahora a los detalles de la corrida vespertina.

Juan José Padilla salió a sabiendas de que tendría al público bilbaíno de su parte. Permitió que su primer toro, colorao y con bellas hechuras, le pegaran en el primer puyazo más de la cuenta. Salió suelto de las chicuelinas en doble su quite. El segundo muy exagerado en sus formas. José María Tejero se hizo cargo de la brega para colocar al burel para el segundo puyazo y lo dejó lejos del caballo. Tuvo que cerrarlo. El toro fue raudo entonces y le levantaron el palo mientras recargaba. Menos mal. Perera quitó por tafalleras y revolera. Y Padilla banderilleó en solitario. Remiso en arrancarse el animal, el primer par lo clavó pasado, trasero y contrario. En el segundo las tiró. Y el tercero al violín de dentro afuera. Brindó la faena con gentos ampulosos. Muy noble aunque ya rajado, el toro se fue de las suertes. Padilla le aprovechó lo mejor que pudo con la mano derecha saliendo de las tandas con miradas al público en busca de palmas, resultando mejores los remates con los de pecho que los pases formales que recetó por las afueras. Apenas pudo seguir porque el animal se fue enseguida a las tablas y luego a toriles. En cualquier caso, pudimos apreciar que Padila ya no está para casi nada salvo para entrar a matar. Lo hizo contundentemente.

Larga cambiada de rodillas en el recibo de Padilla al negro cuarto. Luego, el animal no fue propicio en absoluto. Apretó en el primer puyazo. Menos en el segundo, saliendo suelto. Buen par de Padilla de poder a poder. Al salto el segundo. Y desde el estribo a fuera el tercero. Fue ovacionado mientras salía el sol. La faena la empezó de rodillas y el toro se fue a la arena nada más dar un segundo pase por alto. Gazapeó molesto al intentar pasarlo padilla con la derecha. Y pareció mejor por el izquierdo en tres naturales rápidos con desarme en el cuarto. Corto y feble otra vez a la par que rudo por el derecho. Tres medio qué con desplante y petición de música sin razones para que tocara. Tres naturales rápidos y el de pecho sin mandar en el animal. Y, en un descuido, cogida y serio revolcón tremendo. Cuidado, Padilla. Ya no está usted para estas coles… Más con la izquierda con amago de otra cogida. Gestos desafiantes del jerezano y la gente encantada. Tres molinetes encadenados y música. ¡Manolete¡ Muchos protestaron que tocara. Y otra cogida más de Padilla que le dejó grogui. Zafado de los asistentes, continuó en plan heroico. Tres molinetes más y el delirio. Tremendismo puro y duro. Tras tomar la espada de verdad, entró a matar agarrando un estoconazo trasero que fue suficiente aunque muy tardío. Dos avisos protestados. Larga agonía protestada por unos y aplaudida por otros. El toro dobló al borde de los tres recados. Insuficiente aunque ruidosa petición de oreja que, esta vez bien don Matías, no fue concedida. Fuerte división de opiniones con predominio de las palmas. Padilla recogió las palmas a la vez que también sonaron pitos. Una locura.

Ovación para Perera nada más salir del burladero para recibir al segundo en recuerdo de su memorable actuación de antier. No humilló ni repitió el animal. Escaso de fuerza, apenas le picaron. Revolera por detrás para colocarlo para el segundo encuentro sin agredirle lo más mínimo. Fandiño quitó por firmes gaoneras. El toro esperó en banderillas. Y Perera brindó la faena. La tantas veces que inicia con cambios en los medios para, acto seguido, aplicar su imán. Ese imán que le sale de sus manos y que no deja que ningún toro se le escape aunque no tenga chispa como este segundo, intercalando pausas para que el animal no se agote. Al natural tuvo que pegarse mucho al toro para que los imanes funcionaran por el muy renuente lado izquierdo. Aguantó un frenazo en seco del toro sin mover ni una pestaña y tras dos casi imposibles, remató con el de pecho. Muy poco gas tuvo el toro para un torero que los necesita más briosos. Llegó muy distraído para entrarlo a matar. La estocada, trasera, tuvo rápidos efectos.

Mucha cara el negro quinto. Regateo y las manos por delante en el recibo de Perera. Desarme. También este toro cumplió en varas. Y también resultó pésimo para el toreo. Nuevo desarme de Perera. Ni quites ni gaitas. Ni glorias ni dioses. Bien Juan Sierra y Barbero en palos pese a todo. Protestas del toro en el arranque de la faena de Perera por bajo con la derecha. Abierto hacia los medios, valentísimo Miguel Ángel en sus intentos de torear en redondo. Muchos cabezazos del animal aguantados por el extremeño sin dejarse enganchar la muleta. El único remedio posible. Lo consigue sin que el animal cambie a mejor. Y lo mismo con la izquierda. Importante Perera. Muy importante. Seriedad en la plaza. Y jubilo al logar que el toro le pase en forma al natural. Emoción, silenciosa expectación y contenida admiración con la derecha hasta romper la ovación ante tanta y tanta gallardía y feliz sometimiento del barrabás. Eso es resolver lo irresoluble jugándose la vida. Enorme Perera, sensacional. Otra vez el coloso con un toro para salir corriendo. Lástima que la espada le cayera caída. No importó a la mayoría en una entusiasta y rendida petición que, otra vez más y van, el palco no concedió contraviniendo el reglamento. Una hijoputada más, señor Matías. Vuelta de clamor. Vuelta para la historia.

Iván Fandiño reapareció tras largos días de reposición por su tremenda cogida en Bayona. Se había especulado si vendría a Bilbao. Fue muy responsable acudiendo. El tercero, salió parado. Un zambombo que debió pesar bastante más de los 528 kilos que aparecieron en la tablilla. A poco de moverse, olisqueó en tablas y cuando Fandiño intentó darle un lance, el animal apretó mucho para dentro y desarmó al torero con un serio arreón. Siguió distraído y escarbador. En el primer encuentro con el caballo, romaneó con poder y casi derribó. Muy bueno el puyazo de Rafael Aguado. No fue para nada posible lucirse en el quite. El segundo puyazo lo tomó con la impetuosidad de antes – de nuevo muy bien Aguado – y el toro se fue solo a al caballo por tercera vez. Ovación grande al picador por el gran tercio que protagonizó. Bien Miguel Martín y Jesús Arruga en palos. Llegado el momento de la faena, el contradictorio comportamiento del burel, añadió misterio al posible o imposible comportamiento en la muleta. Midió mucho y embistió incierto y violentamente en viajes cortos. Fandiño le presentó batalla con firme determinación y aguante, logrando muletazos muy meritorios con la derecha en dos rondas que ligó a los de pecho a costa de sufrir un imprevisto arreón. Por el lado izquierdo fue aún más difícil hasta el punto de desbordar al matador. Mejor volver a derechas y sacar tres pases más cómodamente aunque para nada fáciles. Hizo bien en montar la espada para entrar a matar. Pinchó tres veces antes de enterrar la espada a toro arrancado en los bajos y descabello.

Berrendo en cárdeno salpicado de bella estampa el sexto. Noble en el capote pero muy blando de remos. Lances decentes de Fandiño. Fue cuidado en varas. Ni un rasguño. Desigualmente pareado, Fandiño brindó al público. Cambio en el tercio con la derecha, de pecho y pérdida de manos. Tres con la izquierda lo más suavemente posible. Estupendo el toro por el lado derecho y bien Fandiño por redondos salvo la rapidez con que dio algunos. Pausa y larga distancia para la ronda siguiente. Violencia en los pases por las afueras. Pero con este no se mete nadie. Y lo mismo en los naturales que siguieron. Otra pérdida de manos y de pecho. Mejora notable en los siguientes. Otra pausa y, tras un derechazo en látigo, más naturales y trinchera, cambio y de pecho. Pide que cese la música y las inevitables manoletinas seguidas de uno de pecho e inmediata estocada que pincha. Vaya por Dios. Otro pinchazo. Y estocada. Como tantas veces, Fandiño dejó escapar una gran ocasión.

BILBAO: TRES JANDILLAS Y TRES GUINDILLAS / Domingo Delgado de la Cámara



"...Con estos toros, que ni piden ni dan cuartel, nadie se aburre. Además, ponen a prueba el valor y el oficio de los toreros. No es lo mismo torear a la babosa, que plantarle cara a una fiera como el tercero de la tarde..."

TRES JANDILLAS Y TRES GUINDILLAS


Domingo Delgado de la Cámara
La corrida de Jandilla fue de tres y tres. Hubo tres toros nobles, manejables y de escasas fuerzas (primero, segundo y sexto). Y hubo otros tres muy ásperos y duros (tercero, cuarto y quinto). Estos tres últimos toros hubieran hecho las delicias de cualquier ganadero torista, pero supongo que no habrán gustado a Borja Domecq, porque sus principales clientes, los toreros, habrán torcido el morro ante tanta furia. Yo felicito al ganadero porque hubo emoción a raudales. Y la emoción, sal de la Fiesta, es lo que se echa en falta la mayoría de las tardes. Con estos toros, que ni piden ni dan cuartel, nadie se aburre. Además, ponen a prueba el valor y el oficio de los toreros. No es lo mismo torear a la babosa, que plantarle cara a una fiera como el tercero de la tarde.

Y hablando del tercero, también habrá que hablar de Iván Fandiño, por primera vez bien vestido de torero, con un lujoso y recargado nazareno y oro. Fandiño en Madrid sale tan tranquilo a triunfar. Sin embargo en Bilbao sale visiblemente nervioso, una vez más habrá que decir aquello de que nadie es profeta en su tierra. El tercero no fue picado lo suficiente por expreso deseo del matador. Embestía con fuerza y metiéndose por dentro, se trataba de un toro muy duro. Fandiño, ingenuamente, lo citó siempre con la panza de la muleta. Aquí era necesario el pico para desplazar más al toro. Después de varias series de toma y daca, el toro le desbordó cuando se echó la muleta a la zurda. Y otra vez le volvió a desbordar cuando volvió el torero a usar la mano diestra. En ese momento, Fandiño optó por concluir el trasteo y fue a por el acero. El toro había impuesto su ley. Sí que es cierto que con esta fiera muy pocos hubieran podido, pero eso no es óbice para reconocer que esta vez, Fandiño se decantó por la prudencia.

El sexto fue un burraco justo de fuerzas pero de mucha clase y nobleza. Fandiño lo toreó muy bien con la mano zurda. Después de dos series muy templadas con la derecha, nos sorprendió con un toreo templado, ajustado y curvilíneo con la izquierda. Fandiño siempre bajó con la mano izquierda. Ya no. Ahora torea con el mismo ajuste, largura y temple sobre las dos manos. Toreó con verdad y buen gusto. Midió bien las fuerzas del toro. Si le obliga más, el toro se viene abajo. Pero…lo pinchó y se quedó sin premio. En Madrid no hubiera pinchado a ese toro.

Padilla no estuvo acertado con su primero. Era un toro mansito pero de gran calidad, al que pegó mucho en el caballo e hizo una faena larga y destemplada. El cuarto empezó flojeando y acabó desbordando. Efectivamente, el toro fue protestado por su poca fuerza, pero se fue rehaciendo y terminó embistiendo con mucho poder. Por el pitón derecho, pasaba si iba bien toreado. Por el izquierdo se vencía. Precisamente por este pitón, dio a Padilla dos volteretones. Padilla, desfondado, resolvió la faena a base de molinetes. Le mató de una estocada trasera y tendida. Entonces se produjo una situación bastante estúpida que muestra la nula afición y sabiduría del actual público de Bilbao. El toro se aferraba a la vida echando mano de sus últimas fuerzas, la verdad es que estaba muerto en pie. Tampoco se podía descabellar porque estaba totalmente tapado. El público, en vez de aplaudir tan bella agonía, obsequió a Padilla con una pita descomunal. Luego no le dejaron ni salir a saludar, después de haberse llevado un palizón de espanto. Es el mismo público que pide indultos absurdos y pide orejas de pueblo. Un público de quinta división. La Feria de Bilbao es la de más categoría de España gracias a los desvelos de la Junta Administrativa, pero el público deja bastante que desear. Es una pena, pero es así.

Miguel Ángel Perera estuvo magistral con su primer toro, un Jandilla tan noble como escaso de fuerzas. Perera le toreó con una suavidad y una ligazón perfectas. Lo malo es que el toro sólo fue capaz de aguantar tres series. En el quinto, Perera dio muestra de su impresionante valor y de su extraordinaria técnica. El toro embestía con suma violencia y dando muchos cabezazos. Perera estóicamente aguantó todos los cabezazos que hubo que aguantar. Hay que tener mucho valor para afrontar una embestida que nunca va dentro de la muleta, sin mover los pies y sin ceder un milímetro. Además, la mayoría de los muletazos eran limpios. De mitad de faena en adelante, fue capaz hasta de ligar las series. El final ojedista también fue muy emocionante por las cercanías en las que se metió Perera. Con este toro, Perera ha demostrado muchas cosas. Entre otras, que tiene un valor espartano y es capaz de hacer faenas a toros imposibles. Esto último, le coloca muy por delante de todos sus rivales. Lamentablemente, mató de un bajonazo. Matías no concedió la oreja debido a tan defectuosa estocada, pero la vuelta al ruedo fue de clamor. Por cierto, Matías González está presidiendo con mucho acierto este año y es uno de los puntales en los que se asienta el prestigio de Bilbao.

Esta mañana, se ha lidiado una estupenda novillada de El Parralejo, con un segundo novillo al que debería habérsele dado la vuelta al ruedo por su gran bravura y magnífico estilo. José Garrido se ha encerrado con estos seis novillos, en el compromiso más trascendental de su corta carrera. No le ha pesado nada el compromiso y ha llegado fresco hasta el final. Ha brillado con su variedad con el capote, su solvencia con la muleta y su eficacia con la espada. Ha cortado seis orejas. Hazaña no lograda en Bilbao por ningún novillero a lo largo de la historia. Enhorabuena.


viernes, 22 de agosto de 2014

BOGOTÁ: CÉSAR RINCÓN CONVOCA MANIFESTACIÓN EN DEFENSA DE TAUROMAQUIA.


Amigos Taurinos del Mundo:

Apoyemos la gran marcha a favor de nuestra Tauromaquia, a favor de lo nuestro, lo que nos pertenece, nuestra raíz, nuestra Plaza de Toros.

Gracias: CÉSAR RINCÓN


COLLADO MEDIANO: FERIA DE NOVILLADAS 2014


Los días 22, 23 y 24 de Agosto
FERIA DE NOVILLADAS EN HONOR DEL SANTÍSIMO CRISTO DE LA CARIDAD 2014


Collado Mediano-Madrid

Allá en el Bocho… / por Fernando Naranjo / Fotografías de Andrew Moore





Toros de Garcigrande
Ponce, el Juli y M. A. Perera

Allá en el Bocho…

El día se despejó
y el añil lució brillante
cuanta belleza señor
sobre aquella arena oscura
se prodigara insultante

y tuvo su justiprecio
del poder y la estructura
se alejó el toreo necio
con el quinto y con el sexto
que embistieran sin mesura..

Más, Ponce no tuvo suerte
con toros de estampa antigua.
Cuanto desee allí verle
desplegando toda ciencia
que no siempre desambigua..

Y hasta el león de Velilla
rugiera por dos apéndices
la cosa no fue sencilla
y se conformó con uno
mejor que perder su silla...

El arcángel llegó fuerte
resoplando sus trombones
anunciando sus valkirias!
sus tan vagnerianos sones
expuso con sus razones
y todos muertos de envidia..

Sometiera aquel "hechizo
que le plantara batalla
bajo el añil dios lo quiso:
pero su aplomado acero
un buen remate deshizo..

Yo no apruebo los indultos.
El reo que cumpla su pena
como manda el estatuto:
y el chungo de don Matías
no cayera en ese insulto…


Fernando naranjo duran
'De jabugo y toros' blogspot
22-8-2014


@gistarda la propiedad intelectual
*****************

FOTOGRAFÍAS DE ANDREW MOORE













Menos bandoneón, Menotti, y más acción /por Juan Manuel Rodríguez



"...¿y lo del ínclito César Luis Menotti?... El Flaco, que lleva viviendo 35 años de las rentas de un Mundial que le embocaron desde las altas instancias, acaba de decir que lo de Di María es "maltrato" y que a James se le ha fichado para "vender camisetas". Maltrato fue el que él empleó con Tomás Felipe Carlovich, que según cuentan quienes le vieron en acción ha sido el mejor futbolista argentino de todos los tiempos..."

Menos bandoneón, Menotti, y más acción
  • Si, como dijo el otro día Simeone, Di María fuera el mejor jugador que tiene el actual campeón de Europa ya se habría recibido en el club blanco una oferta en consonancia por él. Pero lo cierto es que, como en tantos y tantos casos, United o PSG, que parecían los más interesados, amagaron... y se fueron sin dar

A mí no me parece que Di María sea sinceramente el mejor jugador atacante que tiene el Real Madrid. Me parecen mejores Cristiano, Benzema, Bale, James o Isco. Y me parecía mejor Özil, por quien se montó una trifulca similar (y por un motivo parecido) y sin el cual el club ha podido extrañamente sobrevivir y seguir hacia adelante. Sí creo, sin embargo, que Di María acabó la temporada como un cañón de artillería y que fue uno de los futbolistas que más activamente colaboró en la obtención tanto de la Copa del Rey como de La Décima. A Di María ya tuvo que recordarle Mourinho en su día que su rendimiento había bajado muchos enteros nada más rubricar su ampliación de contrato. El jugador empezó regular, luego fue a mejor coincidiendo con sus aspiraciones de mejora, después entró en un profundo bache y ahora vuelve a andar como un tiro. Desequilibrante sí, el mejor no.

Si, como dijo el otro día Simeone, Di María fuera el mejor jugador que tiene el actual campeón de Europa ya se habría recibido en el club blanco una oferta en consonancia por él. Pero lo cierto es que, como en tantos y tantos casos, United o PSG, que parecían los más interesados, amagaron... y se fueron sin dar. El asunto resulta tan sencillo como, por poner un ejemplo, que a un entrenador le guste más un portero que otro, lo que ocurre es que mientras el periodismo deportivo mira hacia otro lado con los casos de Neymar, Messi, Suárez o la sanción de FIFA que impide al Barça fichar hasta enero de 2016, conviene enredar un poco la madeja del Madrid, que está feliz. Hoy con Di María, ayer con Bale, la semana pasada con Özil, mañana quién sabe si con James... Al argentino, tal y como dijo Ancelotti, se le pasó una oferta... que rechazó porque se quería ir. Como se quería ir él, el Real Madrid fichó a un futbolista (James) más joven y, en mi opinión, mejor. No hay discrepancias entre Florentino y Ancelotti en dicha cuestión: si el jugador resuelve su cacao mental y se va, que le vaya bien; si el jugador resuelve su cacao mental y se queda, bienvenido. Simple, ¿no?...

La pregunta es: ¿Acabará interviniendo la AFA en el inexistente "caso Di María"?... Lo de Simeone puedo entenderlo porque está jugando sus bazas psicológicas pensando en el partido de esta noche pero, ¿y lo del ínclito César Luis Menotti?... El Flaco, que lleva viviendo 35 años de las rentas de un Mundial que le embocaron desde las altas instancias, acaba de decir que lo de Di María es "maltrato" y que a James se le ha fichado para "vender camisetas". Maltrato fue el que él empleó con Tomás Felipe Carlovich, que según cuentan quienes le vieron en acción ha sido el mejor futbolista argentino de todos los tiempos. Menotti se declara admirador de El Trinche allá por donde va y sin embargo fue incapaz de convocarle para el Mundial del 78. De Carlovich dice Menotti que "era impresionante verlo acariciar la pelota, tocar gambetear..." Era impresionante verlo acariciar la pelota... pero se quedó sin Mundial. Encontró hueco para Villa o para Galván pero no lo encontró para Carlovich. Tampoco conviene olvidar que dejó fuera de aquel Mundial a Maradona porque ya se había comprometido con cuatro jugadores.

La situación de Di María, que ojalá que se acabe quedando si al final no llega por él una oferta en consonancia con su calidad, debe resolverla el propio jugador, que es buenísimo pero al parecer poco estable fuera del terreno de juego y hoy decide que se va, mañana que se queda y pasado que se vuelve a ir. Lo que debe hacer Menotti es continuar sacándole brillo a su Mundial y no ocuparse de lo que desconoce sino de lo que le pasó a él en el Atlético de Madrid en 1987, en River Plate en 1989, en Peñarol en 1990, en la Sampdoria en 1997, en Rosario Central en 2002, en Independiente en 2005, en Puebla en 2006 o en los Tecos en 2007. Menos bandoneón y más acción, César Luis, que has ganado cuatro títulos en toda tu vida como entrenador y tres de ellos en el Barcelona, el último en 1983. No maltrates tú nuestra inteligencia y deja en paz al vigente campeón de Europa.

BILBAO: La tarde de Perera en imágenes / Fotos La Loma




-Fotografías: La Loma-