la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 12 de diciembre de 2019

Un Rey cobarde y un Sánchez enloquecido… formarán un gobierno frentepopulista


El cobarde y el ególatra

Fatalismo español: el país se encamina hacia el enfrentamiento civil y el caos social, pero nadie rectifica.La sensación de impotencia cunde y nadie se atreve a gritar que el emperador va desnudo.

Un Rey cobarde y un Sánchez enloquecido… formarán un gobierno frentepopulista

Eulogio López
Hispanidad / 12/12/19 07:04
A las diez de la noche del miércoles 11 de diciembre, seguramente para honrar la festividad de la Madre Maravillas, ese perfecto ególatra, enloquecido por el poder, llamado Pedro Sánchez, citaba a los medios en Moncloa para comunicarnos la buena nueva de que Su Majestad el Rey le había encargado la formación de Gobierno.

Los católicos vamos a ser ninguneados
 y/o directamente atacados 

Los servicios de censura de Presidencia del gobierno, que dirige Miguel Ángel Oliver Fernández, permitieron a los periodistas dos preguntas. Y aunque la inmensa mayoría de los medios son progres, el encargado de plasmar la primera de las cuestiones dejó claro que los periodistas allí presentes estaban en contra de esta reducción a mínimos, en una comparecencia crucial: dos preguntas. A Sánchez no le gusta enfrentarse a la prensa. Sólo habla ‘ex cathedra’. Hasta los periodistas pelotas le resultan molestos al líder.

Además, lo que estaba vendiendo Sánchez es muy sencillo, meridiano: nos está vendiendo que, con tal de ser presidente del gobierno, él está dispuesto a introducir en el Gobierno de España a comunistas y separatistas (estos, si no en el Gobierno sí en el imprescindible respaldo parlamentario) y que a unos y a otros les otorgará lo que sea con tal de mantener su apoyo. España rota y roja, todo a un tiempo, con tal de mantenerse en el sillón de Moncloa.

Iván Redondo, el mercenario, se coloca al frente de la manifestación que demonizaba hasta ayer 

Sólo Largo Caballero, el Lenin español, aceptó a los comunistas en el Gobierno de España… ¡ya iniciada la guerra fratricida, en septiembre de 1936! O como decía en tiempos más recientes, anteayer, Felipe González, “no tengáis nada con los leninistas 3.0”, es decir, con Podemos. Y es que González sabe que cuando socialistas y comunistas matrimonian, el cónyuge leninista acaba practicando violencia marital contra el socialista.

En España, el pasado miércoles 11 se pusieron en marcha dos motores tóxicos: un Rey cobarde, incapaz de poner en marcha la llamada Operación Borrell y un Sánchez enloquecido por el poder, que no soporta la mayor eficiencia económica del PP ni, mucho menos, los valores cristianos de Vox, contra los que no puede competir. Esos dos motores recrean la situación de 1935, ambiente miliciano y frentepopulista formado por socialistas, comunistas y separatistas.

Y todo ello en medio del fatalismo español que considera que nada ni nadie puede detener este Gobierno Frankenstein.

Y así, España se encamina hacia el enfrentamiento civil y el caos social, pero nadie rectifica. La sensación de impotencia cunde y nadie se atreve a gritar que el emperador va desnudo.

Casi 84 años después, los comunistas
 vuelven al gobierno de España 

A cambio, los católicos vamos a ser ninguneados y/o directamente atacados. Porque insisto, lo único que une a fuerzas tan dispares como las tres que componen el frente popular (socialistas, comunistas y separatistas) es su cristofobia. Sánchez ha recreado el tiempo del terrorismo directo contra los católicos.

Nota al margen: obsérvense al cortesano mercenario -que no mercedario- Iván Redondo, jefe de Gabinete de Pedro Sánchez, quien durante un año ha intentado evitar el pacto con Podemos, ponerse ahora a la cabeza de la manifestación frentepopulista. Claro que “yo no soy socialista, soy sanchista”. Tampoco, Iván: tú lo que eres es un profesional. Es decir, de quién te paga. La pregunta es profesional de qué.

Casi 84 años después, los comunistas vuelven al gobierno de España.

Los católicos vamos a ser atacados y/o ninguneados. Y, como colofón, la cobardía de Felipe VI, que no se ha atrevido a enfrentarse al ególatra, que no se ha atrevido a ejecutar la Operación Borrell puede costarle el trono. ¿O es que se ha creído que la operación referendos por la república, que ha puesto en marcha Podemos, se va a quedar en nota a pie de página cuando el señor Pablo Iglesias sea vicepresidente?

"EL TONTO NO DESCANSA". Justo Hernández, el de Garcigrande: ; ‘Más que mejorar el reglamento yo lo quitaría..."



 ‘Más que mejorar el reglamento yo lo quitaría. Tenemos la madurez necesaria para no precisar de ese tutelaje. Somos gente seria y responsable y el reglamento coarta la libertad para hacer cosas’, señala Justo Hernández. Leer más...+


  • Es la nueva tauromaquia, dirigida solo al gran público. Es la nueva tauromaquia que reniega de los aficionados, de la emoción e integridad del espectáculo y, ahora, hasta del reglamento.
¡Qué injusto, Justo!


Joan Colomer Camarasa
Toro de lidia /10 diciembre, 2019
Hace casi 10 años, que el ganadero representante de Garcigrande, Justo Hernández, se enfadó muchísimo porque no le indultaron un torete noblote y de bajo trapío en la feria de Úbeda. El portal “Burladero” se hizo eco de unas palabras suyas en las que el ganadero se desahogaba diciendo: “Algo pasa cuando el tonto de un pueblo puede llegar a presidente”. No ha sido seguramente el único enfado de Justo con aquellos presidentes, aficionados o críticos que velan por el cumplimiento del reglamento taurino. Sabemos sobradamente que los que integran el sistema “taurocrático” actual, no creen en la formulación de principios articulados en forma de preceptos reglamentarios y no tienen, tampoco, ni el espíritu ni el deseo para cumplirlos. 

Les molesta que el reglamento pueda castigar a quienes sistemáticamente lo ignoran y vulneran o que incida negativamente en la neo-tauromaquia que las figuras y algunos criadores de toros de lidia están imponiendo en las principales ferias españolas. 

Justo Hernández ya no esconde sus discrepancias con el actual reglamento taurino y, en un marcado ejemplo de intervenir en las tendencias actuales de organización de la Fiesta, se descuelga en unas declaraciones, a un popular semanario taurino valenciano, en las que afirma que más que mejorar el reglamento, él lo quitaría.

Las declaraciones del ganadero de las figuritas resultan reveladoras y escandalosas. ¡Qué injusto, Justo! Abominar de la existencia del reglamento supone invocar a una clara impunidad para poder legalizar las dejaciones, las trampas, las omisiones, el fraude y muchas otras de las tropelías que caracterizan la tauromaquia pregonada por el sistema taurino actual. La norma molesta a los intereses de estos taurinos que ni creen en la figura del toro, ni en el toreo ni en la Fiesta en general.

Son solo unos “avida dollars” que utilizan la tauromaquia como mercado de sus apetitos. Y por si fuera poco, sale Victorino Martín hijo abogando por la minipuya para que no sangren los toros. Resulta triste ver como hasta un ganadero de la talla de Victorino, se pliega a los intereses de un sistema que, lejos de modernizar el espectáculo, lo desnaturaliza y le quita su esencia. Toretes descastados y de embestida borreguil, suerte de varas casi inexistente, triunfalismo máximo, indultos por doquier,… eso es lo que se repite incesantemente en muchas plazas de nuestro solar patrio. Es la nueva tauromaquia, dirigida solo al gran público. Es la nueva tauromaquia que reniega de los aficionados, de la emoción e integridad del espectáculo y, ahora, hasta del reglamento.

Hacienda y los toreros / por Antolín Castro



Los toreros hicieron suyas las sociedades, evitando con ello cotizar individualmente y rebajando en casi la totalidad de lo ganado el pago de un 25%. Ese era un gran paso, pero la búsqueda de nuevas fórmulas es un afán propio de quienes defienden a cara de perro el dinero que ganan.

Lo que dice Hacienda...

Se dice, o se decía, que una hacienda es una finca, agrícola fundamentalmente, de gran tamaño y de gran explotación.

Actualmente cuando pronunciamos esa sola palabra, Hacienda, lo hacemos con mucho recelo, pues decir hacienda es identificarla con una gran explotación. Sí, pero esta es una explotación hacia afuera, la que nos hace a nosotros.

El mundo del toro siempre se ha asociado, al menos en el siglo pasado, con grandes haciendas, con patrimonio o esas explotaciones agrícolas o ganaderas. No en vano ahí terminaban normalmente los dineros que los toreros ganaban delante del toro. Fincas que representaban el símbolo de los triunfos ante los toros.

Las cosas han cambiado mucho en todos los órdenes, y el primero es que los toreros tienen, en general, más difícil acaudalar dinero directamente de su profesión. Menos festejos, menos público y menos de todo. Los de antes en pocos años se habían hecho terratenientes, en la actualidad como mucho llegan a ‘terrasargentos’.

Y dentro de esos cambios, se varió hasta la forma de cobrar, ya que la Hacienda perseguidora va detrás de cuantos ganan algún dinero. Los toreros no iban a ser una excepción.

Y, claro, cada cual buscó el resquicio por donde hurtar algunos de los ingresos, o camuflarlos debidamente para que el fisco, así se le llama también a la Hacienda pública, no les arrancara lo ganado con el sudor de su frente. Pero cada uno defiende su parcela con uñas y dientes, buscando el euro como quien busca la salud. Entiéndase, la salud económica como objetivo prioritario.

Los toreros hicieron suyas las sociedades, evitando con ello cotizar individualmente y rebajando en casi la totalidad de lo ganado el pago de un 25%. Ese era un gran paso, pero la búsqueda de nuevas fórmulas es un afán propio de quienes defienden a cara de perro el dinero que ganan.

Fruto de esas posiciones la Hacienda, la gorda, la perseguidora de espabilaos, ha puesto a algún torero en la picota. Así es conocido que Antonio Ferrera está ahora en la picota por no ser coincidente su criterio con el que tiene el fisco.

Rizando el rizo la sociedad del extremeño sólo declara en ella los emolumentos de las plazas importantes, Madrid, Sevilla, Pamplona… Es decir, defender esa diferencia de un 25% cuando las cantidades merecen la pena. Hacienda ha dicho que nones, que la sociedad o es siempre o nunca, no a la carta.

Veremos si ese rizar el rizo termina por doblegar al torero o a Hacienda. Nos tememos que la voracidad de uno será derrotada por la voracidad de la otra.

No está solo, ya que su paisano, Perera, anda peor todavía. Éste por vía penal. En este caso el problema tiene otros matices y por allí andan las partidas en dinero B, dinero que otros llaman negro.

Cada uno busca que el dinero se quede en su bolsillo y para que así sea cualquier truco o triquiñuela parece viable. Claro que Hacienda es voraz como ella sola y también quiere que el dinero llegue a sus bolsillos. A cada cual lo suyo, pero lo que dice Hacienda…, casi siempre, termina por llevarse el gato al agua.

El Real Madrid no debe acudir a Barcelona a disputar el ‘Clásico de la vergüenza’ (y que se expulse ya al club catalán de la Liga española)

j

El Real Madrid es el próximo objetivo de Tsunami Democràtic, la plataforma que hace dos meses bloqueó el aeropuerto del Prat, cortó vías férreas, carreteras y diferentes accesos a Barcelona como medida de protesta ante la sentencia del juicio al «procés».


El Real Madrid no debe acudir a Barcelona a disputar el ‘Clásico de la vergüenza’. (y que se expulse ya al club catalán de la Liga española)

AD.- A muchos les parecerá una irreverencia que hablemos de un partido de fútbol con la que está cayendo, pero es que este partido de fútbol no es ajeno a los chuzos de punta nacionalistas que han caida sobre la democracia española hasta convertirla en un barrizal. Y no sería porque algunos informes meteorológicos no nos lo advirtieran ya a mediados de los 70.

El Real Madrid es el próximo objetivo de Tsunami Democràtic, la plataforma que hace dos meses bloqueó el aeropuerto del Prat, cortó vías férreas, carreteras y diferentes accesos a Barcelona como medida de protesta ante la sentencia del juicio al «procés». Una ristra de disturbios que provocó el aplazamiento del clásico, que debía disputarse el 26 de octubre, ante las confirmadas sospechas del riesgo que corría el partido. Nadie pudo garantizar entonces la seguridad ni el normal desarrollo del evento.

Un mes y medio después todo sigue igual o peor. No solo no ha bajado el soufflé sino que los grupos soberanistas se pronuncian abiertamente y no esconden que reventar el clásico es el objetivo prioritario.

Amparados en una apuesta de desobediencia civil supuestamente no violenta, Tsunami Democràtic quiere poner cerco al Camp Nou el próximo miércoles para bloquear todos los accesos al estadio. En un comunicado han detallado su operativo, que cuenta ya con 18.000 adeptos que han confirmado su participación. Han sido citados a las 16 horas, cuatro horas antes del inicio del choque, en cuatro puntos estratégicos (en función de la procedencia geográfica de los manifestantes) de los aledaños del Camp Nou, lo que generará un caos de movilidad.

De todos los especímenes peligrosos que conforman la fauna futbolística española, ninguno como los charnegos acomplejados del Barça o los proetarras del Bilbao. Se trata de dos de los grupos de aficionados radicales más abyectos del fútbol europeo. Para sendas aficiones, el Real Madrid es mucho más que un club de fútbol. Representa sobre todo la más genuina expresión de la españolidad como marca unida a sus éxitos deportivos internacionales. 

El odio de la gentuza separatista al Real Madrid es paralelo a su odio a España. Por consiguiente, los disturbios que se anuncian para el día del Clásico tiene también como destinatario lo que representa el Madrid dentro y fuera de nuestra patria.

Lamentamos por ello que no exista aún una reacción oficial del Real Madrid más allá de la de pedir que se garantice la seguridad de los jugadores. Parece que los primeros síntomas del ‘síndrome de Estocolmo’ empiezan a hallar acomodo en el alma de algunos dirigentes deportivos como Florentino Pérez y los responsables de La Liga. Si no tuviesen tan perdido el norte, lo que de verdad debería haberles preocupado es el bochorno de que un partido de fútbol de la Liga española sirva de coartada a los separatistas para promover uno de sus aquelarres. El Real Madrid debe negase a disputar el Clásico o exigir que se dispute fuera de Cataluña. Bajo ninguna circunstancia el Madrid debe ceder su imagen para que se exhiban símbolos y pancartas que nos denigran a todos.

Las emociones que provoca esta cuestión no lo son únicamente por los incidentes que se anuncian. Lo peor es que esos incidentes habrán sido promovidos y alentados por esos mismos cínicos que compartirán palco con Florentino Pérez en el Nou Camp. Resulta un disparate que LaLiga sancione a clubes modestos por el lanzamiento al terreno de juego de algún objeto inofensivo. O qu amenace con clausurar estadios porque un aficionado llama «negro» a un jugador de etnia negra. Y que en cambio no sea capaz de impedir que miles de canallas escenifiquen su odio a España apovechándose de la dimensión planetaria de la Liga española. Lo que muchos madridistas quieren es que Florentino coja el rábano por las hojas y diga alto y claro que el Madrid no puede prestase a semejante contubernio contra la imagen de nuestra nación. Que aunque en España quedan ya pocas cosas que sean respetables, el club blanco sí que es una de ellas. Y si los corrompidos políticos españoles han fracasado en el objetivo de que haya convivencia en Cataluña, que el madridismo no sea quien tenga que pagar los platos rotos.

Entre tanto, el Barcelona mantiene su tibieza amparado en la libertad de expresión que promulga y con la que permite la entrada de pancartas reivindicativas. «Esperemos que todo el mundo tenga un espacio para expresarse libremente. Como se ha hecho siempre, el Camp Nou es un espacio de libre expresión. Estoy convencido de que se jugará el clásico», apuntó desde Milán el vicepresidente Jordi Cardoner.

Carles Puigdemont, desde su refugio, jaleó a los activistas. «Continúa la movilización por la libertad y la democracia. Que se escuche en todo el mundo lo que la España represora intenta intimidar, silenciar y liquidar».

Y Tsunami Democràtic, para cerrar el círculo, pone condiciones para que se celebre el duelo: «Es muy fácil. Hay que garantizar la presencia del #SpainSitAndTalk en las gradas y en el terreno de juego. Esta es la propuesta que le hemos hecho al Barcelona».

Cuando hay inseguridad en las razones, se suele caer en la tentación de minimizar los hechos, argüir que los incidentes serán sólo obra de un puñadito de exaltados que no representan a la afición del Barça. El mismo cuento de siempre. Mentira sobre mentira de una clase política putrefacta y ya sin fe para nada grande, pero que sigue defendiendo su estatus.

Por todo lo anterior, es imperativo que la masa social madridista, propietaria además del club, exija que el nombre de su equipo no sea utilizado para otro de los momentos más sonrojantes en la historia del fútbol español.

Como tantas veces ha sucedido en la historia de los pueblos, los sistemas políticos pueden o no consolidarse, o si lo están, pueden o no degradarse, oscilantes, entre crisis y desesperanzas hasta poner en quiebra el Estado. Lo que se pidió a los madridistas es la inhibición, el conformismo, la aceptación de la pandemia nacionalista. 

Si este Estado carece de autoridad para que la norma escrita resulte en su aplicación, entonces que se expulse al Barcelona de la Liga española.

Jesús Enrique Colombo, más allá del valor / por Pla Ventura


Colombo, jugándose la vida en Madrid.

Verdad, la tiene a raudales; grandeza le sobra; disposición y desprecio a la muerte, son una constante. ¿Qué más podemos pedirle a un torero a sabiendas de que existen muchos amanerados toreando los toros comerciales y sin peligro alguno? 

Jesús Enrique Colombo, más allá del valor

PLA VENTURA 
Toro de lidia, 11 diciembre, 2019|
Al final, los éxitos, aunque tarden, tienen su debida compensación. Es el caso de Jesús Enrique Colombo que, como sabemos, actuará tres tardes en Mérida, Venezuela, su tierra natal. No se hará millonario en dichas actuaciones puesto que, como sabemos, en Venezuela la fiesta de los toros la mataron unos criminales que atienden por políticos y, apenas queda resquicio alguno de lo que era y suponía la tauromaquia en el país andino, justamente lo que pasará en España en menos de cinco minutos puesto que, políticamente dicho, seguimos el camino de aquellos tipos nefastos que, repito, mataron la fiesta de los toros y, lo que es peor, lograron que la gran mayoría de los venezolanos se mueran de hambre y, el que ha querido saciar su hambre ha tenido que emigrar. Colombo, en calidad de artista del toreo, es uno más de la diáspora que se lleva a cabo en Venezuela desde hace varios años.

Dicho lo cual, tras rememorar lo que fue la actuación de Colombo en Las Ventas en la última corrida de la temporada, aquello tenía premio; que apenas lo ha palpado el chico pero, su actuación, por rotunda, convincente, desgarrada, épica y todos los epítetos que le queramos añadir, merecen un gran premio, el que confiamos que le de la empresa de Madrid de cara al año próximo.

Aquella tarde pudimos gozar de muchas cosas, entre ellas, de que existe un Dios que todo lo puede porque era milagroso que Colombo saliera ileso de aquellas cogidas tan dramáticas; pero el gozo mayor, sin duda alguna, era comprobar cómo un hombre era capaz de jugarse la vida sin trampa ni cartón; así, a pecho descubierto para lograr, sin duda alguna, una de las actuaciones más épicas de toda la temporada en Madrid. En dicha tarde todo iba muy en serio, tanto que, por culpa de los toros, el que no se escapó fue Gonzalo Caballero que se llevó una de las peores cornadas de la temporada.

Lógicamente, ¿qué premio podía tener si se clausuraba la temporada con aquel festejo? Si digo que, pese a todo y a todos, si su actuación hubiera sido en la feria, por cojones, hubiera sumado treinta corridas de toros. No sé si recuerdo una actuación tan apocalíptica despreciando la muerte o la vida, siendo más justos. Si Jesús Enrique Colombo quería demostrarnos de lo que es capaz, en dicha tarde lo logró por completo.

Pensar que no dejó nada en el tintero es algo subyugante, como para destocarnos ante dicho torero que, para mayor “gozo”, se estaban enfrentando al toro de verdad, al auténtico, al que pide el carnet de torero en cada uno de los lances o muletazos. En dicha tarde nadie se puso exquisito ante Colombo porque su verdad podía con todos los cánones establecidos cuando hablamos de arte o valor; lo suyo quedó por encima de tales reminiscencias.

Justamente, una corrida de toros es eso, comprobar que un hombre se está jugando la vida sin trampa ni cartón y, eufemismos al margen, de haber acertado con el acero, Colombo, en la citada tarde hubiera salido por la puerta grande de Madrid. Nadie puso el más mínimo reparo; y cuando digo nadie, es NADIE. Sencillamente porque el sentimiento que produce la verdad es tan grande que, nadie puede eclipsarlo.

El chaval, en tan apasionada y épica tarde, cortó una oreja a su primer enemigo y, cuando en su segundo, la plaza era un clamor pidiendo trofeos, el señor presidente no tuvo la sensibilidad a flor de piel para comprender que, lo que estaba sucediendo en el ruedo no era broma alguna; con Gonzalo Caballero ya se había demostrado la sangre que por dicho albero corrió. Y la que pudo haber corrido con Jesús Enrique Colombo que, como pudimos ver, se salvó de puro milagro y, pese a su suerte en ese sentido, su desdicha no fue otra que podía haber salido por la puerta grande que, en honor a la verdad, gloria hubiera tenido la misma en las fechas que corrían, pero la satisfacción de verse en hombros por la calle de Alcalá, ese premio nadie debió de quitárselo.

Si tras lo que hizo Colombo el día del Pilar en Madrid, si eso no tiene premio, que venga Dios y lo vea. El chaval, en el año en curso, ha sumado apenas veinte actuaciones que, tres de ellas han sido en pueblos de España, la de Las Ventas y, el resto en Perú, Colombia y Venezuela, pero siempre en los circuitos llamados del hambre. Si aquella tarjeta de visita que mostró en la primera plaza del mundo no tiene eco entre las empresas, sin lugar a dudas, Colombo debe de dedicarse a otra cosa antes que seguir siendo humillado. Verdad, la tiene a raudales; grandeza le sobra; disposición y desprecio a la muerte, son una constante. ¿Qué más podemos pedirle a un torero a sabiendas de que existen muchos amanerados toreando los toros comerciales y sin peligro alguno? Ahí están las pruebas, heridos los ha habido por doquier, pero ninguno de los que se han enfrentado al burro fofo. La cuestión, como tal, tiene mucha lectura.

miércoles, 11 de diciembre de 2019

Dicen que el toro pone a cada cual en su lugar pero, ¿qué toro? / por Pla Ventura



Sería de verdad que el toro pondría a cada cual en su lugar si éste saliera por igual para todos; y digo por igual en el caso de que se sortearan las ganaderías y que le cayera uno de Saltillo a El Juli y uno de  Juan Pedro, a Domingo López Chaves, por poner unos ejemplos contundentes.

Dicen que el toro pone a cada cual
 en su lugar pero, ¿qué toro?

Dentro del mundo de los toros hay muchas frases hechas que, aunque lo pretendamos, no alcanzan el rango del axioma ancestral emitido alguna vez por el pueblo que, en realidad, éstos si se asoman a la más pura verdad. Eso de que el toro pone a cada cual en su lugar no deja de ser un puro eufemismo para consolar a los que no tienen fortuna.

Por cierto, me viene ahora la mente, al respecto del triunfo de tal o cual torero y, un amigo querido, hablando del triunfo del uno y del fracaso del otro siempre me dice lo mismo: “No te confundas, el toro sale igual para todos” Y tiene razón este amigo. El toro sale igual para todos, pero no todos los toros son iguales ni mucho menos los toreros que los lidian.

Voz a explicarme con un ejemplo que ya saqué a colación hace unos días. En vez de decir que el toro es igual para todos, yo creo que sería más honrado decir que existen muchas clases de toros y, esos mismos toreros que triunfan todos los días, lo hacen porque el animal que tienen enfrente es lo más parecido a un toro bravo, pero que dista muchísimo de lo que es un toro encastado.

La cosa es muy sencilla. Ya conté repetidas veces el fracaso de Pablo Aguado en Madrid el día de Pascua, incluso hasta tuvo la bendita fortuna de no caer herido porque voló por los aires en varias ocasiones. Por supuesto que no eran toros de triunfo, aquí no se engaña a nadie. Siete días más tarde, aquel desconocido llamado Pablo Aguado se enfrentó en Sevilla a los animalitos del sistema, cortó cuatro orejas y alcanzó el desiderátum. Y a partir de aquel momento, “lógicamente” huyó despavorido de la causa torista para adentrarse en el mundo del almíbar, logrando, como no podía ser de otro modo, triunfos rotundos. Tras lo explicado. Digámoslo claro, ¿qué toro es el que pone a cada cual en su lugar? No os volváis locos que todo es más sencillo de lo que parece. Hace dos semanas, dos toritos con cierta pizca de casta desarbolaron por completo a Pablo Aguado en La México. O sea que, sin el toro a “modo” triunfar es todo un dilema. ¿Digo bien, Pablo Aguado?

De haber seguido Pablo Aguado por la línea que empezó el día de Pascua en Madrid cuando era un don nadie, este mismo artista que todos ponderamos seguiría siendo un muerto de hambre porque las circunstancias así le hubieran obligado. Pero le vino a visitar la diosa fortuna en Sevilla a modo de animalitos santificados y como quiera que a Aguado lo que le sobra es arte, allí empezó la carrera de un artista inolvidable. Eso mismo podríamos estar diciendo todos ahora si a Juan Ortega le hubieran incluido en el grupo de los elegidos. Pero no, a Ortega quieren seguir postergándole con corridas a contra estilo para que siga estrellándose y, anotemos, Juan Ortega es más puro todavía que Pablo Aguado y algún día todos me darán la razón.

La diferencia entre el burro desvalido y noble con el toro encastado es tan grande que, con los animalitos de rigor, hasta ese chico llamado David de Miranda que el pobre tiene poco que decir, ha sido capaz de triunfar por lo grande; caso de Cayetano que, a vulgar no le gana nadie y, con el torito del sistema, este año se ha convertido en el rey. Y con ese tipo de toros que aludo, ahí tenemos a Ginés Marín y Álvaro Lorenzo, más tristes que un entierro de tercera y siguen triunfando. Y no nos olvidemos de Antonio Ferrera que, el hombre era capaz de triunfar con el toro auténtico y, metido de lleno en la vorágine de la más absoluta comodidad, con la gorra es capaz de triunfar por lo grande.

O sea que, digámoslo bien claro, no es el toro el que pone a cada cual en su lugar, son los empresarios los que eligen a modo de capricho, del vete tú a saber por qué, se deciden por unos y no por los otros. La cosa tiene miga, sí señor. Recuerdo ahora, entre otros, a Juan Leal que, el hombre está batallando con las corridas duras y, este año que termina, en algunas plazas de Francia le salió el toro que le ayudó y formó varios líos de época. Está claro que, ese mismo torero, incluido en las corridas de las figuras haría un papel importantísimo pero, no caben más puestos; digamos que, el autobús está lleno y no cabe más gente. Por aquello de la “ancianidad” artística podrían irse algunos toreros para dejar paso a la juventud pero, por ejemplo, en el caso de Enrique Ponce, sabedor de que tiene que darle la alternativa al niño de Manzanares, lógicamente, no puede marcharse de los ruedos.

Sería de verdad que el toro pondría a cada cual en su lugar si éste saliera por igual para todos; y digo por igual en el caso de que se sortearan las ganaderías y que le cayera uno de Saltillo a El Juli y uno de  Juan Pedro, a Domingo López Chaves, por poner unos ejemplos contundentes. Pero mientras las bendiciones sigan siendo para los mismos, en vez de decir que es el toro el que pone a cada cual en su lugar, mejor sería decir aquello de suerte que tengas que el saber poco te vale. ¿Verdad, David de Miranda?

El toro de Saltillo que mostramos en la foto es el que pondría a cada cual en su lugar y, sin duda, nos quedaríamos sin figuras.

El Gobierno andaluz pretende blindar la tauromaquia con una ley integral


Plaza de la Real Maestranza de Sevilla. A.L.

“La fiesta de los toros está muy viva y hay posibilidad de inyectarle más energía; posee vigor y fortaleza para mantenerse y proyectarse hacia el futuro”

El Gobierno andaluz pretende blindar la tauromaquia con una ley integral

  • La Comunidad Autonomía podría contar con un nuevo Reglamento Taurino en 2020


ANTONIO LORCA
El País / Sevilla 11 Dcbre. 2019 
El Gobierno andaluz, integrado por PP y Cs, está trabajando con las demás fuerzas políticas en el desarrollo de una ley integral de defensa de la tauromaquia que pudiera hacer frente a la posible ofensiva antitaurina de un próximo ejecutivo central de PSOE y Unidas Podemos.

Así lo ha confirmado al programa Tarde de toros de COPE Sevilla Miguel Briones, secretario general de Interior y Espectáculos Públicos de la Junta de Andalucía, responsable de la fiesta de los toros en la Comunidad Autónoma.

“Seremos el dique de contención ante unas medidas que pudieran ser inaceptables, porque un gobierno no está para prohibir, sino para regular, facilitar y respetar a quien desee ir a los toros, jugarse su dinero o su vida”, añadió Briones en respuesta a lo que pudiera derivarse del apartado tercero del preacuerdo firmado entre el partido de Pedro Sánchez y la formación que lidera Pablo Iglesias que se refiere a la “garantía de un trato digno a los animales”.

También anunció que Andalucía contará con un nuevo Reglamento Taurino “más pronto que tarde”, que mejore el actual y promocione la fiesta con la concurrencia de todo el sector.

Aunque no adelantó un plazo concreto para su aprobación, estimó que el borrador podría estar listo para su tramitación en 2020. No explicó, sin embargo, cómo es posible que se aplique una nueva normativa reglamentaria si está pendiente -sin fecha todavía- la redacción, discusión y aprobación en su caso de una ley, de cuyo contenido depende el Reglamento.

Afirmó, no obstante, que el Consejo de Asuntos Taurinos de Andalucía (CATA), que engloba a representantes de todo el sector, había aprobado la necesidad de una modificación de las normas taurinas, basada en la máxima eficiencia, una mayor seguridad jurídica y la necesidad de promover la afición a la fiesta “sin descafeinar la tauromaquia, que sería un error inaceptable”.

El responsable del gobierno regional destacó, asimismo, que la Junta de Andalucía había aprobado este año un nuevo decreto por el que se regulan los festejos populares con la intención de aumentar la seguridad y las garantías de estos espectáculos, y resaltó la apuesta del ejecutivo por las escuelas taurinas, cuya dotación presupuestaria se duplicará en 2020 hasta los 200.000 euros. “Las escuelas son el principio de todo”, señaló. “Queremos acrecentar el número y que haya más alumnos porque necesitamos profesionales bien formados y mejores aficionados”, añadió.

“La fiesta de los toros está muy viva y hay posibilidad de inyectarle más energía; posee vigor y fortaleza para mantenerse y proyectarse hacia el futuro”, concluyó.