la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 17 de enero de 2020

Imaginemos un país presidido por un estafador



Imaginemos la historia de un país presidido por un estafador que desde la oposición llegó al poder con el apoyo de otros tan delincuentes como él, argumentando para ello la corrupción de quien le precedió. Imaginemos a su vez que la mayoría de los funcionarios de dicho país -jueces, espadones, educadores, informadores, etc.- están vendidos a los maleantes, reciben sus dádivas o pertenecen y colaboran con su camarilla.

Imaginemos un país presidido por un estafador

Jesús Aguilar Marina
El Correo de Madrid
Es casi seguro que quien conozca o lea una imaginaria historia como ésta, convendrá que tales gobernantes y funcionarios deben ser tenidos por delincuentes y castigados de inmediato con presidio. Y que en un país sano de ninguna manera se deben permitir ladrones -y menos aún en el Gobierno y en el resto de las Instituciones-, los cuales pudiendo ganar su salario con honesto trabajo y poseer hacienda legalmente, prefieren obtenerla robando y engañando, por lo cual es muy justo enviarlos a la cárcel después de reintegrar a los legítimos dueños -el pueblo- el fruto de sus latrocinios.

Así mismo, el supuesto lector entenderá que con la llegada al poder de un Gobierno fraudulento, sustentado por traidores confesos y por unas instituciones no menos desleales y putrefactas, la sociedad implicada ha tocado fondo, y que un nuevo proceso regenerador se ha hecho inevitable. Y acertará deduciendo que si la mayoría ciudadana no ha sabido ser protagonista a la hora de evitar la ruina, habrá de ser comparsa de la catástrofe hasta que consiga la necesaria regeneración.

Porque los ciudadanos de una sociedad inerte, en la que no cuenta la nobleza, y en la que sólo la calderilla tiene posibilidades de uso, han sido sus propios verdugos.

Es obvio que los pueblos aceptan con tanta dificultad como los individuos sus comportamientos pasados cuando descubren que éstos han sido ignominiosos; ítem más en el cuento que nos ocupa, en el cual, colmados de indignidad, no han sido capaces de afrontar una aberración tan manifiesta como es la peste histórica del frentepopulismo. Con casi total seguridad la mayoría ciudadana de ese desgraciado país imaginario seguirá buscando otros culpables ajenos a ella, a la espera de que la minoría altruista y libre le saque las castañas del fuego.

Por supuesto -razonará el anónimo lector- que los principales responsables de tal degradación social han sido los llamados frentepopulistas y sus cómplices y el sistema político, entregados todos ellos a una causa abominable. Pero sin olvidar nunca que ese sistema fue permitido por el llamado pueblo soberano.

Y también el lector habrá de concluir que, establecido ya el desaguisado, esa sociedad va a sufrir los objetivos del sistema comunista y de sus afines, que se extienden sobre todo al intervencionismo estatal en la forma de enfocar la Historia y enseñarla; en la forma de utilizar el lenguaje, manipulándolo; en la forma de manejar la propaganda; en la forma de apropiarse del Estado, ampliar su estructura, aumentar el gasto público y los impuestos, y en la forma de pervertir y derribar los cimientos de la sociedad tradicional.

Y dentro de su neutralidad, el lector de la historia sentirá vergüenza ajena ante las reacciones de muchos palmeros y cómplices del bolchevismo, quienes después de estar durante todos estos años ayudando a éste a llevar políticamente la gasolina y las cerillas o, pudiendo, no se las han arrebatado, ahora se mesan los cabellos y se rasgan las vestiduras ante el desastre. Así como hallará tragicómicas las reacciones de tantos analistas políticos que cuando se les avisaba del peligro respondían con burlas y frivolidades, tachando a los premonitores de escandalizadores y extremistas.

Es justo, pues -se dirá el lector-, que esos bufones ladradores, contertulios que hablan de lo que no saben, reciban el desprecio y la cólera de quienes desde hace décadas venían describiendo un siniestro futuro que hoy ya es presente, sin dejar de obtener como respuesta a su clarividencia las gracietas y desdenes de los colaboracionistas.

De igual modo que, en este sentido, al lector le ha de resultar patético el aborrecible espectáculo del principal partido opositor, el cual pudiendo haber cambiado la tendencia destructiva, gracias a la mayoría absoluta obtenida en su día, se convirtió en el mejor esbirro de los victimarios, alentando la demencial deriva hispanofóbica y sus consecuencias: la presencia de un presidente representativo del fraude, a quien apoyan otros defraudadores de su cuerda y que regirá un Gobierno hipócrita, cosmético y fanático, buenista y políticamente correcto, legitimado por subsidiados, okupas, parásitos, hampones, pervertidos, totalitarios, separatistas y filoterroristas y, en consecuencia, contrario a los valores constitucionales.

No cabe duda, en fin, -seguirá diciéndose el anónimo lector de la historia- que el estáblismen, que constituye la nueva revolución social, sabe elegir a sus agentes, siniestros mandarines de la modernidad totalitaria. Por eso, como, pese a todo lo que ha pasado y está pasando, el fraudulento presidente seguirá en el Gobierno del imaginario país con absoluta impunidad, cabe preguntarse si el ciudadano común no se entera de nada o, por el contrario, sí se entera de todo y, porque le gusta lo que pasa es por lo que repite ración.

Porque es posible que lo que a la minoría avisada le parezcan acciones delictivas suficientes para provocar una profunda reacción social regenerativa, con la exigencia de las correspondientes responsabilidades penales y políticas a los protagonistas, a la mayoría sumisa le resulten convenientes. Y como de ello es consciente el poder dominante, por eso persiste en la técnica de la manipulación psicosocial, en cuyo uso existen verdaderos maestros dentro del frentepopulismo, contando además, como es el caso, con medios interiores y exteriores muy poderosos.

El lector del cuento sabe que con las izquierdas resentidas y con su cohorte de intoxicadores y cómplices, es imposible la convivencia política. Y políticamente han de ser extinguidas. O ellas o la libertad. Es una cuestión de supervivencia, porque sólo una sociedad enferma puede soportar su sectarismo y su perversa retórica democrática.

Al ser humano noble y animoso se lo conoce en la adversidad. Nada de irreflexión ni de desesperación, porque ello son señales de ánimo exiguo, sino frío análisis y convicciones firmes. La minoría de espíritus libres no va a rendirse. Afrontarán el desafío provocado por el infausto Gobierno del cuento y se dispondrán a defender el legado dejado por sus predecesores. En su lucha permanente, están obligados a ser más fuertes cada día; de lo contrario, cada día serán más débiles, como lo han sido hasta ahora sus conciudadanos, que así son las cosas en tiempos como los que vivimos.

Y lo harán sin olvidar que, además de su propia decisión, cuentan con dos esperanzas: la primera consiste en la probabilidad de que los liberticidas se devoren entre ellos por culpa de sus apetitos, porque difícilmente se soportan a sí mismos, dado que su actividad, en el fondo, es una huida, la voluntad de no reconocerse, de ignorarse a sí mismos y a su deleznable naturaleza.

Y la segunda esperanza se refiere a la cuña parlamentaria del nuevo partido, alzado como referente para la indispensable regeneración sociopolítica, y en la actualidad único oponente efectivo a la dominación social-comunista. El anónimo lector espera que a dicho partido los hombres y mujeres de bien lo apoyen con tanta más fuerza cuanto mayor sea la malevolente estrategia con la que tratarán de infectarlo, desde las alcantarillas del Estado y desde los despachos cómplices, para crear contra él un clima de opinión calumnioso en la ciudadanía más ignorante y aborregada.

COLOMBIA. Corazón de la libertad por febrero



La Plaza de toros de la Santamaría de Bogotá puede y debe ser el corazón del toreo que lata por febrero por todas las circunstancias que este coso ha vivido en los últimos años. 


Corazón de la libertad por febrero

Cultoro-jueves, 16 de enero de 2020 
La Plaza de toros de la Santamaría de Bogotá puede y debe ser el corazón del toreo que lata por febrero por todas las circunstancias que este coso ha vivido en los últimos años. Con Casa Toreros se abre una nueva etapa en la capital colombiana en la que el toreo, a pesar del acecho antitaurino, sigue fuerte porque así lo demostrarán los llenazos del coso.

Casa Toreros, cuyos socios en Consorcio Colombia son Juan Pablo Corona, Pablo Moreno y el ganadero colombiano Alberto Cediel, ha tirado la casa por la ventana para confeccionar este serial que no ha sido nada fácil pero sí será fructífero para la afición y para la libertad artística en el país.

Era un pliego petitorio difícil y finalmente se impusieron, superando 99 de 100 puntos posibles. Y era difícil no solamente en el tema taurino, en el que aumentan dos novilladas y dos corridas más, sino también en cuanto a la seguridad se refiere, ya que el antitaurinismo en Bogotá era muy agresivo. Quieren una Feria segura, y la tauromaquia también.


Arabia Saudí y el "efectillo Rubiales" / Juan Manuel Rodríguez



Hoy se ha producido otra noticia relevante y que, según lo entiendo yo, está relacionada directamente con la decisión de Rubiales de vender la dignidad de una institución del Reino de España por 120 millones de euros. Para muchos pasará inadvertida la dimisión de Ana Muñoz, hasta ahora vicepresidenta de la Federación.

Arabia Saudí y el "efectillo Rubiales" 

Ayer el jefe de los árbitros, Carlos Velasco Carballo, hizo una nueva exhibición de power point para decirnos a los periodistas que si el ochenta por ciento de aquí, el setenta y cuatro por ciento de allá y el noventa y siete por ciento de acullá... Eso sí, no descendió ni a una sola jugada concreta, ni a una. Ni, por supuesto, los generosísimos y pacientísimos colegas a los que aún no se les han pasado las ganas de que les tomen el pelo estadístico tuvieron la ocasión de preguntarle por esta o aquella jugada. De todos es conocido que no hay mejor forma de esconder algo que hacerlo a la vista de todo el mundo, y esta federación presume de una transparencia de la que, en el fondo, carece absolutamente. Velasco no descendió, como decía, al terreno de lo concreto, que habría sido en realidad mucho más ilustrativo para todos; no explicó, por ejemplo, por qué la mano de Piqué en el partido de Supercopa contra el Atleti no fue mano y sí lo fue sin embargo la de Ramos contra el Valencia, pero sí dijo que los árbitros españoles eran, junto a Nadal y a Alonso, el orgullo de España, y aprovechó para glosar la figura del que no me cabe la menor duda será próximo premio Nobel de la Paz, o sea su jefe, el que le eligió para sustituir a Victoriano Sánchez Arminio: sin él, decía Velasco, esta Supercopa habría sido imposible. Y tú, Carlos, no tendrías ese trabajo.

Hoy la Cadena Ser, que ha sido una de las dos emisoras de radio junto a la católica Cadena Cope que se ha dedicado a blanquear desde sus micrófonos la dictadura de Arabia Saudí, ha distribuido un vídeo a través de su perfil de Twitter en el que se aprecia cómo, tan sólo tres días después de la celebración de la final de la Supercopa española, el régimen ha vuelto a separar en los estadios a mujeres y a hombres. Ojo, nosotros tampoco estamos para dar muchas lecciones porque la nueva ministra de Igualdad, Irene Montero, a la sazón compañera sentimental del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, decía hoy en La Sexta que ella no ha discriminado a los hombres porque sean hombres sino porque las mujeres llevan veinte siglos aguantando la desigualdad y ahora les toca a ellas, de ahí que en el Ministerio de Igualdad, imagino que entre hombres y mujeres, sólo haya mujeres en los puestos de máxima responsabilidad. O sea que aquí se nos discrimina a los hombres porque tenemos pene y en Arabia Saudí se discrimina a las mujeres porque tienen clítoris, pero, digresión al margen, el caso es que se nos prometió que la decisión de la federación de llevarse la Supercopa a Arabia supondría un impulso a la igualdad entre hombres y mujeres y, jugado el Real Madrid-Atlético de Madrid, el efecto Rubiales ha durado exactamente tres días. O sea que ha sido efectillo.

Hoy se ha producido otra noticia relevante y que, según lo entiendo yo, está relacionada directamente con la decisión de Rubiales de vender la dignidad de una institución del Reino de España por 120 millones de euros. Para muchos pasará inadvertida la dimisión de Ana Muñoz, hasta ahora vicepresidenta de la Federación. La señora Muñoz es, como su propio nombre indica (Ana) mujer, y su puesto como vicepresidenta llevaba un llamativo apellido: "de Integridad". Sí, sí, Ana Muñoz era vicepresidenta de Integridad de la federación española de fútbol y, haciendo honor a su puesto, decidió no viajar hasta Arabia Saudí. Los motivos reales de la marcha de Muñoz sólo los sabe ella y a ella únicamente competen, pero nadie podrá negarme que es curiosísimo que justo cuatro días después de que se haya celebrado la Supercopa en un país dictatorial, la vicepresidenta de Integridad, que no viajó hasta Arabia Saudí, haya decidido dar un paso hacia atrás. Sólo ella sabe por qué se va pero, vía Twitter, ya dejó constancia clara de su postura acerca de la decisión de Rubiales al responder así a un artículo de la periodista Mónica Marchante: "No vemos la Supercopa desde el mismo lugar y hay razones para estar y no estar. Respeto".

Ana Muñoz, que no es una cualquiera sino una de las cabezas mejor amuebladas del deporte español, ex responsable de la extinta Agencia Española Antidopaje y ex directora general del Consejo Superior de Deportes, no se va, como dice en la nota que ha hecho pública la federación, "para iniciar una nueva etapa profesional". Eso es como el "no eres tú, soy yo" o el "no tenemos nada a tu altura", un cuento chino. Muñoz se va probablemente por vergüenza, la que le produce una decisión antiestética y su posterior explicación para párvulos. Muñoz se va por vergüenza y porque, como es una profesional cualificada, puede irse con la seguridad de que tendrá muchas ofertas delante de su puerta. La integridad, como el movimiento, se demuestra andando, y Muñoz ha desandado el camino que inició ahora hace un año y medio aproximadamente. Ana ha durado en la vicepresidencia más que el efecto Rubiales en Arabia Saudí, pero al final, y si tienes principios y te lo puedes permitir, llega el momento de decir "¡basta!". Y para explicarlo no hace falta power point, hace falta integridad.

Sobre la ministra Ribera, la España vaciada y los toros



Son 529 fincas vinculadas a 360 ganaderías sólo de la Unión de Criadores de Toros de Lidia. Son 280.450 hectáreas que engloban más de la mitad de los animales censados en el campo bravo.Es la realidad que supone la crianza del toro de lidia para el sostenimiento de este ecosistema, algo intolerable si no se tiene en cuenta por parte de Ribera en la lucha contra el cambio climático y la despoblación.

Sobre Ribera, la España vaciada y los toros

Es cuanto menos surrealista que tenga que solucionar el problema de la España vaciada alguien que quiere prohibir nuestra realidad ecológica, una realidad que sostiene la economía de miles de pueblos.
Ribera se encargará de la España vaciada junto a la lucha contra la crisis climática. La que quiere prohibir los toros. Y es cuanto menos surrealista que tenga que solucionar el problema de la España vaciada alguien que quiere prohibir nuestra realidad ecológica, alguien que quiere prohibir la crianza de una economía natural que sostiene a miles de pueblos.

Son 529 fincas vinculadas a 360 ganaderías sólo de la Unión de Criadores de Toros de Lidia. Son 280.450 hectáreas que engloban más de la mitad de los animales censados en el campo bravo.Es la realidad que supone la crianza del toro de lidia para el sostenimiento de este ecosistema, algo intolerable si no se tiene en cuenta por parte de Ribera en la lucha contra el cambio climático y la despoblación.

Porque entramos en el terreno de la parcialidad, del ocultamiento, del silencio ante una realidad innegable incluso por los grupos ecologistas subvencionados con millones de euros por el Estado.

Madrid. Paco Ureña, premiado en Casa Salvador


Víctor Pérez, Ángeles Blázquez, y Paco Ureña / Fotos: Javier Arroyo

Fue reconocido por ser autor del mejor quite de San Isidro 2019; también se reconoció la labor del subalterno Víctor Pérez.

Paco Ureña, premiado en Casa Salvador

Gonzalo I. Bienvenida
AplausoS, Jueves 16 de enero de 2020
Este jueves se ha entregado en el castizo restaurante Casa Salvador el trofeo al mejor quite de San Isidro. El clásico local madrileño ha acogido una entrañable entrega de trofeos con la presencia del Alcalde de Madrid José Luis Martínez Almeida y el director gerente del Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, Miguel Abellán. Tras la bienvenida de Ángeles Blázquez, propietaria de Casa Salvador, el escritor mexicano Jorge F. Hernández dedicó unas poéticas palabras a los premiados, Paco Ureña (por el mejor quite artístico de San Isidro) y el subalterno Víctor Pérez (por su espectacular quite de socorro de la feria). El trofeo consta de una escultura creada por Gabriel de la Casa.


Andrew Moore, miembro del jurado y directivo del Club Taurino de Londres, entregó el trofeo al torero murciano que protagonizó el mejor quite artístico de San Isidro. Fueron los delantales con el compás abierto del lorquino al toro Jabaleño, de Victoriano del Río, los que convencieron al jurado la tarde del 26 de junio, la tarde en la que abrió la puerta grande de Las Ventas. Paco Ureña expresó su agradecimiento: “Gracias al jurado por su reconocimiento, recoger un premio en este restaurante emblemático es un honor. Fue una de las tardes más importantes de mi vida, quiero dar las gracias al alcalde por su apoyo a la tauromaquia. Es el momento de que todos estemos a una. Muchas gracias”.

 El Alcalde de Madrid José Luis Martínez Almeida y Ángeles Blázquez

Esperanza González fue la encargada de entregar la mención especial a Víctor Pérez que, en la novillada de La Quinta, protagonizó un quite milagroso: con las banderillas en la mano le quitó el toro a su compañero José Luis López “Lipi” cuando estaba a punto de ser alcanzado. Con humildad, mostró su orgullo al recoger el trofeo junto a Paco Ureña: “Es un placer recoger este reconocimiento junto al maestro. Como ha dicho, esta profesión es una carrera de fondo. Muchas gracias a todos”.


El restaurante Casa Salvador de Madrid cuenta con una gran tradición taurina. Desde 1941 han pasado los toreros más importantes, se han reunido aficionados en importantes tertulias y han deliberado sus premios jurados relevantes. En 2018 se instauró el Premio Casa Salvador al mejor quite de San Isidro. El jurado está compuesto por Ángeles Blázquez, Esperanza González, Pepe Torres, Jorge F. Hernández, Germán Estela, Andrew Moore, Gabriel de la Casa, Javier Arroyo y Gonzalo I. Bienvenida.


El acto contó con la presencia de personalidades como Cristina Sánchez, Carlos Fernández-Lerga, Andrés de Miguel, Roberto Gómez, Carlos Abella, Juan Salazar, Javier López Galiacho, Beatriz Badorrey, Antonio López o Miguel Martín, entre otros.
--

La extraña categoría en la reaparición de Alejandro Talavante: ¿Toros «por definir», maestro?

Cartel anunciador de la Feria de Arles

No es extraño que los aficionados se mosqueen con el menosprecio que a veces las figuras parecen hacer al bravo que sustenta el espectáculo, como si fuese lo que menos importase: léase lo de toros por determinar o lo de esos animales indignos que han saltado recientemente al otro lado del charco. Una vergüenza.

El extremeño vuelve el 11 de abril en la Feria de Pascua de Arles
La extraña categoría en la reaparición de Alejandro Talavante


Rosario Pérez
ABC, Madrid 14/01/2020
Que Alejandro Talavante torea como Dios lo sabe hasta el Espíritu Santo. Que es un torero necesario, también. Y que tiene cualidades singulares, con una pureza que engrandece la tauromaquia, es tan cierto como que hoy es 14 de enero.

Pero no es menos cierto que la pureza también debe estar en los toros y una reaparición no puede anunciarse con una categoría tan poco acorde a los quilates de su toreo. ¿Toros «por definir», maestro? No es extraño que los aficionados se mosqueen con el menosprecio que a veces las figuras parecen hacer al bravo que sustenta el espectáculo, como si fuese lo que menos importase: léase lo de toros por determinar o lo de esos animales indignos que han saltado recientemente al otro lado del charco. Una vergüenza. Si no se han querido pisar ganaderías hasta ahora para no dar pistas, desacertada fue la jugada.

Tampoco se entiende que siendo Arles el escenario elegido para una reaparición tan deseada como la de Alejandro «Magno» Talavante hasta el cartel anunciador tenga tan poca categoría, con un torero flotando... No se sabe si como metáfora de una feria de altura, de un toreo soñado y celestial o de si los gurús en marketing de la feria estaban en las nubes o en la luna de Valencia.

Hay que felicitar a Juan Bautista por ser capaz de aunar en la Feria de Pascua tantos alicientes, desde el regreso de Talavante al de Rafaelillo, que se fajará de nuevo con miuras, la misma ganadería con la que estuvo a punto de perder la vida el último San Fermín. Al aguerrido torero de Murcia no le ha temblado el ánimo para regresar con una divisa de tan fiera leyenda. Chapeau! por el gesto. No falta el nombre de las seis ganaderías en el solo de Diego Ventura, otro atractivo más para los amantes del rejoneo.

Ya se verá qué tipo de temporada diseña en España Talavante, al que ha tanteado y lanzado la caña más de un empresario, alguno de plaza de primerísima categoría. Aunque el acuerdo para Arles se ha fraguado especialmente entre Bautista y el propio Talavante, también han entrado en juego sus apoderados. ¿Su hermano y su administrador? ¿O se imaginan a una figura como Joselito y Martín Arranz rigiendo su destino?

Ya se verá si esta vuelta es al estilo de José Tomás, uno de los referentes del extremeño, con contadísimas apariciones. Lo que importa ahora es que el coliseo francés cuelgue el «No hay billetes» y se reviva el sábado de Gloria una tarde de ídem. Que el toreo de Talavante es gloria bendita lo sabe hasta el que flota en el aire. Pero qué extraña categoría para anunciar/vender una reaparición que debería ser todo un acontecimiento.
--
Noticia relacionada:
  • El maestro madrileño dirigirá, junto a Joaquín Ramos, la carrera del extremeño, que toreará en España tras su reaparición en Francia.

jueves, 16 de enero de 2020

Gonzalo Caballero vuelve a torear tras su cornada en Las Ventas: «Es un regalo del cielo» / por Rosario Pérez


Gonzalo Caballero - Foto: Paloma Aguilar

El torero madrileño se prueba en la ganadería de Mollalta tres meses después de debatirse entre la vida y la muerte.

Gonzalo Caballero vuelve a torear tras su cornada en Las Ventas: «Es un regalo del cielo»

Rosario Pérez
ABC / 15/01/2020
Ha vuelto Gonzalo Caballero. Ha vuelto el torero y el hombre, el hombre y el torero. Tres meses después de su gravísima cornada en Las Ventas, el madrileño se ha plantado de nuevo frente a un animal bravo, por naturales en la ganadería de Mollalta.

«Volver a torear... Después de tanta lucha y sufrimiento, este regalo del cielo me hace sentir que todo ha merecido la pena. Ya solo con un objetivo en mi cabeza, temporada 2020», ha escrito en su Instagram, junto con un vídeo de su «reaparición» campera. Y este hashtag: «O todo o nada».

Las imágenes de su reencuentro con el toreo arrancan con una sentencia: «El que busca la verdad corre el riesgo de encontrarla». Y sigue: «Caer está permitido, la forma en que te levantas marcará tu camino». Frases que se intercalan con la dramática cogida en la Monumental madrileña, en cuya enfermería fue intervenido de «una herida por asta de toro en tercio proximal, cara interna del muslo izquierdo, con dos trayectorias: una de 30 centímetros hacia arriba y hacia fuera que produce destrozos en músculos sartorios y cuádriceps, además de contusionar la pala ilíaca izquierda; y otro trayecto de 25 centímetros hacia atrás que secciona la vena femoral y ramas colaterales, de pronóstico muy grave».

Gonzalo Caballero, que se debatió entre la vida y la muerte en la corrida de la Hispanidad de 12 de octubre, vuelve a sentir de cerca aquello por lo que lucha a diario. Atrás quedan los días de olor a cloroformo, de rotura de la femoral, de un manantial de sangre, del destrozo muscular, de un fallo renal gravísimo, de un drama en el que no se sabía quién saldría vencedor... Queda aún mucho camino, pues la rehabilitación es larga, pero la reaparición en los ruedos está más cerca.

Amigos y compañeros de profesión como Miguel Abellán ensalzan su coraje y valor: «Que nadie sabe por lo que has pasado, verdad... Qué grande eres, pero qué grande». O su madre, veladora de sus noches de dolor y sueños: «La verdad está en ti. Tú eres grandeza».
--
Enlaces relacionados: