la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 29 de julio de 2016

Una jornada taurina en Orthez (Francia) / por Jean Palette-Cazajus

El Puente Viejo

 Una jornada taurina en Orthez 

Soluciona, benévolo, mis problemas informáticos un amigo de la infancia, y desde la infancia comunista empecinado. Sus conocimientos lo han llevado en varias ocasiones a Cuba. Recordaréis la fascinación de la pareja diabólica, Sartre-Beauvoir, por lo que consideraban un idílico comunismo con maracas. A los franceses se les olvida Descartes en cuanto aparece un folklore soleado, musical o político. A lo que iba. Hace unos días, ese amigo me invitó a una fiesta en su casa, en honor de una pareja de altos funcionarios cubanos, debo decir que simpáticos y amables. No tuve más remedio que oficiar de traductor de las suras oficiales del régimen. Me alcoholicé más de la cuenta para aplacar mi conciencia.

Allí me abordó otro invitado que decía haberme conocido en el entrañable y desaparecido Café Tortoni, de la Plaza del Capitolio de Toulouse. No me acordaba de él. Algo más joven que yo, sin duda fuera víctima de mi desdén en una época en que yo peroraba en los viejos asientos del Tortoni impartiendo juveniles y majaderas lecciones de estrategia sobre cual hubiese sido la mejor manera de ganar la Batalla del Ebro. Todo ello, bajo la mirada resignada y desdeñosa de los viejos y callados excombatientes republicanos. 

Mi viejo y nuevo amigo también se sigue moviendo en la órbita del PCF. Matiza que desde la distancia. Es aficionado a los toros. Es llamativa la adscripción todavía a la izquierda de buen número de aficionados franceses en un momento en que sus correligionarios españoles huyen en tropel. Piensa ir a Orthez, a 65 kms, el 24 de Julio y me propone acompañarlo.

Orthez es un pueblo de poco más de 10 000 habitantes. Fue capital del Bearn protestante en la época de las terribles Guerras de Religión que devastaron Francia durante la segunda mitad del siglo XVI. El Bearn era un reducto del protestantismo controlado por Juana de Albret, heredera de las dinastías francesas que reinaron sobre Navarra. El borroso Antoine de Bourbon le dio un hijo que cambió de bando tras considerar que «París bien valía una misa» con tal de llegar al trono. Enrique IV fue, pues, el que acabaría con la escabechina confesional al proclamar, en 1598, el edicto de tolerancia, llamado Edicto de Nantes. Es el tatarabuelo directo del actual inquilino de la Zarzuela.

El pueblo es pintoresco y disfruta de un patrimonio monumental interesante, empezando por el llamado Pont Vieux desde cuya torre, dicen, tiraron al río, tras degollarlos, a 3000 católicos. Creo que serían bastantes menos, pero esto no quita que, por entonces, muchos jugasen a anticipar el humanismo de Daesh. La simpática placita de toros, a orillas del Gave de Pau, tiene un aforo dicen que de 3300 espectadores, pero yo juraría que tantos no pueden caber.

A las 11 de la mañana acudimos a la novillada. Son 4 novillos de El Retamar, origen Núñez, para Luis David Adame, hermano de Joselito, y el nimeñoAdrien Salenc. Novillos con trapío de toros, manejables. Ambos novilleros lucen encomiable técnica y variedad con el capote. Con la muleta, en cambio, es el peor destoreo moderno, exterior, de ir y venir, sin cruce, curvatura ni remate. Salgo desmoralizado: «¿Quien ¡c...! les ha enseñado a torear?»

Comemos en una de esas carpas colectivas, típicas de las ferias del suroeste francés. Entre vino y barullo festero, mi amigo intenta contarme sus interesantes experiencias profesionales en Libia, Túnez y la huraña Argelia. Nos interrumpe la megafonía que arranca a tronar por sevillanas para que se luzcan 6 bailarinas locales con traje de lunares. Pesaditas sevillanas «de academia» para recordar la fascinación ejercida por la cultura popular española, tan desdeñada en su casa, sobre los franceses. Creo que el centralismo republicano difuminó en Francia las tradiciones regionales. De modo que no nos incordian los catalanes, pero tenemos que bailar sevillanas paródicas. El tema tiene tela que cortar y lo dejaremos para otro día.

Tomando café, pegamos la hebra con 3 aficionados del Aveyron. Vienen de Céret, estuvieron estos días en Mont-de-Marsan y hoy están en Orthez. Creo que es el primer día en que cobro cabal conciencia de la abnegación vital de la afición gabacha.

A la hora del paseíllo, hay algo menos de tres cuartos de plaza. Al finalizar, se observa un minuto de silencio en memoria de las víctimas de Niza y de la muerte de Víctor Barrio. Durante el largo minuto, creo que con propina añadida, se oye una mosca volar. Y eso que es hoy corrida de Fiestas y hay más de un beodo en la plaza. Antes de que suenen los clarines, con un toque pelín operístico, la megafonía nos alecciona sobre la importancia de una suerte de varas en condiciones. Habrá un premio de 250 euros a la mejor vara. Tan módica suma nos garantiza que la labor de los varilargueros no será motivada por la vil codicia.

Son 6 toros de Hoyo de la Gitana, encaste Pérez Tabernero, Santa Coloma. Otra vez trapío para Madrid en tan minúsculo ruedo. Todo lo que sale de chiqueros mira muy por encima de los burladeros. Corrida encastada, pero mansa y algo floja. Los pitones me inspiran serias dudas, menos el sexto, algo brocho. Integran la terna López Chaves,Alberto Aguilar y Emilio de Justo. El primero, escrupuloso director de lidia durante toda la tarde. Aguilar, borroso en su primero, pierde totalmente los papeles en su segundo. Emilio de Justo lo intenta, tiene detalles. Corta una oreja en cada toro, la primera generosa, la segunda escandalosa.

La cuadra de caballos es la del aquí muy famoso Alain Bonijol. Caballos hermosos portentosamente adiestrados para contrarrestar el empuje del toro. Alain Bonijol me dice, contestando mi pregunta, que sus pupilos son una mezcla de percherones y lusitanos. También descubro un picador francés aquí reverenciado por todos, Gabin Rehabi. Monta soberbia, torería en todos sus gestos. No pudo lucirse por la tarde, pero puso una vara prodigiosa por la mañana.

No es oro todo lo que reluce y buena parte del público reaccionó con frecuente ingenuidad y hasta hubo palmas tras el escándalo de Aguilar en su segundo. Pero al fin y al cabo nada peor que en las propias Ventas, de donde se ausentó hace tiempo el Espíritu Santo. Francia no puede ser «la salvación de la Fiesta» como dicen hoy algunos, seguramente los mismos que aquellos a quienes oí gritarle, hace muchos años, al malogrado Nimeño II, «¡Vete pa tu casa, gabacho, que "esto" (me imagino que la tauromaquia) no es para vosotros !»

Porque la conciencia es el lenguaje y la lengua de los toros es el español. Nada tienen que ver Los Toros, por supuesto, con un tontorrón concepto de «esencia» nacional. Pero hunden sus incontables raíces, y las van nutriendo, en el espeso mantillo de la lengua y de su historia. Me pasé todo el día comentando las peripecias taurinas en francés. Me daba cuenta, a cada paso, hasta qué punto aquello privaba mi expresión de la escrupulosa adecuación del vocabulario taurino español a las más variadas situaciones. Mis palabras carecían de espesor y precisión. Mi amigo no habla español, pero lo entiende perfectamente. Para explicarle lo que yo entendía por toreo auténtico, no tuve más remedio que volver al español.

Pegado al diminuto ruedo lo oigo todo. Oigo cómo se raja un capote, oigo los resoplidos del toro, las pezuñas sobre la arena. Oigo al detalle el incesante parloteo de las cuadrillas, sus pesados consejos y voces de ánimo al torero. Oigo crujir las vértebras cervicales del cuarto de la tarde al derrotar contra un burladero. Hubo que cambiarlo. Oigo los estoques penetrar en el lomo del morlaco. Veo la sangre grumosa y espesa saliendo por el hoyo de las varas. Me acuerdo de los antitaurinos. No aparecieron en Orthez. Se habían manifestado, el día anterior, en Mont-de-Marsan, a 55 kms, en número de 800. 

Me acuerdo de la querida y querenciosa Andanada del 9. Lo que vemos desde allí es una corrida conceptual.

Casa de Juana de Albret

La Plaza de Toros

Macetas, placita y toro

Uno de los Hoyo de la Gitana

jueves, 28 de julio de 2016

No cesan los disgustos: Muere Fermín Bohórquez Escribano / por J.A. del Moral




 No cesan los disgustos: 
Muere Fermín Bohórquez Escribano

J.A. del Moral· 28/07/2016
Otra muerte que, como la reciente de Cano, no por esperada desde hace bastante tiempo, nos disgusta profundamente porque el impar Fermín fue otro de los personajes más queridos del mundo taurino y del no taurino. Fermín fue una de las personas más desenvueltas que he conocido en mi vida. Su personalidad siempre estuvo por encima de sus facetas de rejoneador y ganadero. Hablaba siempre con total sinceridad y lo hacía para bien o para mal, fuera quien fuese su interlocutor. Le daba igual ocho que ochenta. Pero como su bondad personal de fondo la conocíamos cuantos le conocimos y tratamos, las únicas manifestaciones de alegría, de regocijo y hasta de disgusto que provocaba eran: “! Cosas de Fermín¡”

Relacionado con todos los mundos habidos y por haber, presente en todos los acontecimientos que se fueron produciendo en España durante toda su vida, Femín siempre un notable señor porque además de su gracia natural, fue todo un señor. Como la copa de un altísimo pino. Contaría las muchas anécdotas que disfruté estando con Fermín en muchísimos sitios. Pero hoy no es el caso.

Al hablar de Fermín es imposible no hacerlo de su mujer, Mercedes Domecq. Una señora verdaderamente excepcional por su gran clase y su gran bondad. Su indiscutible señorío en definitiva. Donante universal, su simpatía añadida a su inteligencia hacen de ella una de las mujeres más importantes del mundo taurino. Lo sentimos muchísimo, Mercedes.

Como también queremos dar nuestro más cariñoso pésame a sus hijos. Especialmente al primogénito, Fermincito aunque ya no podemos ni debemos tratarle con diminutivos cariñosos.



Biografía
Hijo de Fermín Bohórquez Gómez, criador de ganado bravo, y de Soledad Escribano Aguirre, estuvo siempre relacionado con el mundo del toro.

Criado entre toros y caballos, se convirtió en un referente del rejoneo en los años 60 y 70. Actuó por primera vez en público en un festival en Ubrique en 1959, para posteriormente debutar como profesional en Pamplona y ya en 1962 hacer su primer paseíllo en la Feria de San Isidro de Madrid, feria en la que estuvo presente durante dos décadas de forma consecutiva. Otro de los pilares de su carrera fue la Maestranza de Sevilla. Allí actuó 20 tardes y cortó 9 orejas, siendo declarado mejor rejoneador en dos ocasiones, en 1970 y 1972.

Poco a poco fue disminuyendo su número de actuaciones para hacerlo solo de forma puntual hasta los años 90. Su retirada definitiva fue en Jerez de la Frontera el 9 de octubre de 1993. A partir de ese momento se dedicó de lleno a su otra gran pasión, el ganado bravo al frente de la ganadería que lleva su nombre.

Adiós a Canito, el fotógrafo amigo de las estrellas de Hollywood / por Andrés Amorós

 Fotografía de Paco Cano, conocido como «Canito»

"...El destino quiso que fuera el único fotógrafo profesional presente en Linares, la tarde en que murió Manolete. Eso le hizo famoso, en el mundo entero. Me lo contaba con toda sencillez: «Iba yo entonces con Luis Miguel. Me debía dinero y me dijo: “Vente a Linares y liquidamos”...


ABC, 28/07/2016 
La noticia no nos ha sorprendido (tenía 103 años, había sufrido un infarto) pero sí apenado: ha fallecido Paco Cano, «Canito», el más popular de los fotógrafos taurinos. Logró una verdadera hazaña: ser querido por todos los profesionales y aficionados a los toros.

Formaba parte del paisaje habitual de las Plazas de España. Al sonar el clarín y abrirse el portón, asomaba una figura menuda, que llevaba una gorrilla blanca –su seña de identificación–, con su firma, a bolígrafo: «Canito».
Sus orígenes

Había nacido en Alicante, en 1912. Ayudaba a su padre en el alquiler de sillas y toldos cuando dió el primer capotazo a una becerra, que se había escapado. Intentó ser boxeador, en el peso mosca, por su escasa altura (igual que Pepito Aguayo, que llegó a ser el cámara de Luis Buñuel).

También quiso ser torero, me contaba: «En Linares, estuve con Manolete, en su habitación. Me preguntó: “¿Cómo has sido tú, como torero?” Le contesté: “He sido el más torpe del mundo, porque me cogían siempre los toros”. Él replicó: “Si te cogían, sería porque te quedabas quieto...” ¡Me puse más ancho!»

Durante la guerra, en Madrid, le enseñó el oficio de fotógrafo su amigo Gonzalo Guerra. Usó, primero, una Brownie; luego, una Leica, a la que él, como en los inventos del TBO, le unió un tubo. Al acabar la contienda, decidió ser fotógrafo taurino. Como conocía los dos oficios y sabía disparar en el momento justo, se fue haciendo un nombre: hacía reportajes a algunos toreros, colaboró en varios medios (en ABC, entre otros).
El 29 de agosto de 1947

El destino quiso que fuera el único fotógrafo profesional presente en Linares, la tarde en que murió Manolete. Eso le hizo famoso, en el mundo entero. Me lo contaba con toda sencillez: «Iba yo entonces con Luis Miguel. Me debía dinero y me dijo: “Vente a Linares y liquidamos”. Por eso pude hacer aquellas fotografías, que dieron la vuelta al mundo. Tenía colas de gente en casa, para comprarlas. Abusaron un poco de mí pero fueron las que más fama y dinero me han dado... ¡Pobre Manolo ¡Lo he llorado toda la vida: más que a mi padre...» Luis Miguel era su gran amigo: «Ese “tío largo” de Quismondo era un “pájaro”, una “prenda”: orgulloso, inteligente...»

No sólo hizo fotos de toros. Fotografió toda una época, desde la posguerrahasta ayer mismo. Vivió un ambiente único, fue amigo personal de Ava Gardner, Lucía Bosé, Ernest Hemingway, Orson Welles, Grace Kelly y Rainiero, Deborah Kerr, Bing Crosby, Charlton Heston, Concha Piquer, Lola Piquer y Manolo Caracol, Juanita Reina, Juan Valderrama...
«No solo hizo fotos de toros. Vivió un ambiente único»

Siempre confesaba su debilidad por Ava (que, en broma, le llamaba por el apellido, cambiando una vocal y la ene por una eñe): «Era la mujer más bonita del mundo. Como algunos son muy beatos, no quieren que la compare con la Virgen. Yo le dije a mi mujer: “Asunto arreglado: para tí, la Virgen; para mí, Ava Gardner”». Su cara, en primer plano, es la cubierta del libro «Mitos de Cano», que logré hacer, con él, no sin trabajo: el orden no era su especialidad y su archivo fotográfico, que no debe perderse, comprende más de dos millones de instantáneas.

A Soraya, a la que llamaban «la princesa de los ojos tristes», logro retratarla sonriendo, en una fiesta flamenca. A Fleming, el descubridor de la penicilina, en el campo, con sombrero cordobés. A Charlton Heston, en el callejón de la Plaza de Pamplona. A Bing Crosby, delante de una sombrerería de la calle Sierpes. A Gary Cooper, toreando una becerra: como era tan alto, el animal parecía más chico. En el libro, usamos un pie de foto irónico, «Solo ante el peligro»: «Me dijo: “Si te vienes conmigo a Hollywood, haces un papel, en una película mía” A lo mejor, quería que yo hiciese de vaquero malo...»

Era, sobre todo, amigo de sus amigos, pero sabía distinguir: «El más simpático era Hemingway, don Ernesto, y no es porque yo me emborrachara con él. Pero todavía más genio era Orson Welles, y muy cariñoso». Siento debilidad por una fotografía de Cano: en una plaza de tientas, torean al alimón un joven muy moreno, en traje campero, y un señor de pelo escaso, vestido de chaqueta y pantalón. Sostiene cada uno una punta del capote. El más mayor se llama don José Ortega y Gasset; el más joven, don Domingo Ortega. No cabe resumir mejor la unión de toros y cultura.
Homenajes

Desde que cumplió los cien años, recibía muchos homenajes. Hace dos años, el Premio Nacional de Tauromaquia: «Mi mayor orgullo es que, por donde quiera que voy, la gente me quiere, me abraza...». Después de romperse el fémur, siguió yendo a las Plazas. Lo eché de menos, la semana pasada, en el enchiqueramiento de Valencia, donde siempre se sentaba, junto a la puerta, repartiendo abrazos.

Para hacerle rabiar, le preguntaban si tenía carrete en la máquina, si era verdad que sacaba movidas hasta a las estatuas... Él me gastaba la misma broma: «Yo, a Ud., le conozco desde antes de venir al mundo», y me contaba historias de viajes, con mis padres.

Descanse en paz, Canito, excepcional testigo de una época. En las Plazas de toros, al iniciarse los paseíllos, echaremos de menos su gorrilla blanca, sus abrazos y su sonrisa de buena persona.

Más cornás da Madrid por sus absurdos carteles / por Ricardo Díaz-Manresa



"A Madrid tiene que venir la novillada con trapío –nunca exagerada como muchas- y novilleros con experiencia. La locura es que traer a toreros a probar suerte que han toreado poquísimo y que es imposible que suene la flauta por casualidad que es a lo que aspiran. Y además vienen a matar o morir porque es la única que les queda. Más riesgo todavía, por tanto.
  • Pues mientras tanto, ¿cómo llenamos esos carteles? Lo tengo claro : con matadores con posibilidades que hay muchos que no torean nada. Se le cae a uno el alma de ver los escalafones con toreros que pueden ser y que están en tres o cuatro tardes con la temporada más que mediada.

Más cornás da Madrid por sus absurdos carteles

Más cornás da Madrid desgraciada y últimamente a novilleros sin nombre y sin bagaje y ante enormes novilladas de trapío. Sí, y unos cuantos aprovechan la situación que puede ser por coincidencia o mala racha de novilleros caídos en las Ventas, 11 cornadas, muchas más que orejas, para pedir la humanización de la temporada de los novilleros. Entre ellos el Produccións que tiene muchas cosas buenas pero también malas. Y que ha metido otra vez la pata.
Lo que hay que hacer, y más en estos tiempos, y con una muerte por accidente a cuestas, es lo de siempre: estar equilibrados y tener cabeza y, ahora, en Madrid, ni una cosa ni otra.

Escribí recientemente en mis artículos sugiriendo mejoras en nuevo pliego para la plaza de toros de Madrid que la primera no se podía convertir en la Roca Tarpeya de los novilleros. A la roca a la que se arrojaban los no perfectos.
A Madrid tiene que venir la novillada con trapío –nunca exagerada como muchas- y novilleros con experiencia. La locura es que traer a toreros a probar suerte que han toreado poquísimo y que es imposible que suene la flauta por casualidad que es a lo que aspiran. Y además vienen a matar o morir porque es la única que les queda. Más riesgo todavía, por tanto.

Pues pese a todo, pido el dato de cuántos percances hubo en años anteriores…cuando la política demencial de novilladas que son corridas de toros y novilleros que pueden ser peleles ante ellas se lleva haciendo exactamente así hace bastantes años…¿O no? 2016 está siendo especialmente desgraciado.

A las Ventas tienen que venir novilladas serias y con garantías y poner en el cartel a novilleros experimentados, con la técnica suficiente y que sepan lo que llevan entre manos. Nunca a principiantes a probar suerte. Novilladas que en teoría puedan dejar que triunfen. Y no hacer los carteles como ahora de grandes novillos y principiantes pequeños. Y encima para cuatro gatos. Menos de un cuarto rezan las reseñan, cuando en realidad serán menos de un quinto o de un sexto.

Usted, pensará alguno, no sabe lo que escribe. No hay novilleros con nombre que quieran venir y sólo de los otros, los que aspiran a un paseíllo. Pues que se vayan a los pueblos, si pueden, los no preparados, a experimentar y a torear novilladas en condiciones con bastante menos pitones y trapío. Y, si no hay festejos, pues a armarse de paciencia que ya llegarán. Además que en la Comunidad de Madrid se organizan festejos con los beneficios del canon.

¿Alguien pensaba después de tantos lamentos y de tanta insistencia en que no había relevo los buenos novilleros que han surgido en los últimos tiempos, muchos ya alternativados, y los que quedan? Barajen nombres. Salen cuando menos se les espera, igual que el torero de masas que está por surgir.

Pues mientras tanto, ¿cómo llenamos esos carteles? Lo tengo claro : con matadores con posibilidades que hay muchos que no torean nada. Se le cae a uno el alma de ver los escalafones con toreros que pueden ser y que están en tres o cuatro tardes con la temporada más que mediada.

Así no hay que mesarse los caballos. El futuro está garantizado con nuevos toreros alternativados que tienen condiciones para confirmar el futuro. Carteles en los que podrían ir repetiendo en la primera del mundo a los que triunfan. Ganarían en ilusión y dinero. La lucha de julio y agosto.
Se puede dar una lista (larga) de matadores esperando y de novilleros con cartel (queriendo venir en condiciones)

La plaza de Las Ventas debería ser de los toreros hechos, tanto con o sin alternativa. Una plaza de temporada que, cambiando el chip actual, lo que es difícil, julio y agosto fuera una competición para entrar en los circuitos y copar la Feria de Otoño. Todo un nuevo concepto con ideas positivas e interés en las ternas, lejos de ese desierto en la que se convierte la primera tras San Isidro hasta la de Otoño, período en que podría estar cerrada sin que se notara.

Ahora estamos un poco locos. Sale una corrida mala de una ganadería a la que hay que esperar y la mandan a las calles. Y después sigue triunfando. Una dificilísima en Madrid y se pide poco menos que apuntillarla entera aunque haya embestido la anterior en el mismo ruedo y la siguiente en Francia. Dan cornadas en Madrid y hay que humanizar la fiesta, expresión de la que ignoro su significado, porque humana siempre debe ser.
No nos quieran colar la tauromaquia light, que a nadie interesa. Ni la del gran aburrimiento, que echa al público de las plazas, ni la del único encaste que es la de la falta de emoción y bravura muchas veces.

Póngale el camino, pónganselo facilito, a la Carmena y sus secuaces… Es que –dirán- además de torturar a los animales en Madrid destrozan a los jóvenes que torean… Hay que abolirla y, si es con una encuesta amañada, mejor…Cuánto tonto hay entre los taurinos y el taurineo…Siempre cavando su fosa…

Y a los producctions y a los demás, que viven de esto, les digo que se cuiden. El que escribe este artículo vive del periodismo como ha hecho toda la vida, no del taurino precisamente. Su desaparición le afectaría al corazón, no al bolsillo, ni un euro.
Y a los informadores que se irían a su casa en cuanto esto se terminara, que se tienten las ropas y no se rasguen las vestiduras diciendo que si los toros del siglo XIX y otras lindezas. Los toros y los carteles tienen que hechos con cabeza y con lógica. Igual que los que juzgan a toros y toreros. Que os quedáis sin pan y sin medio informativo para decir tonterías que dañan.

Y, mientras, le insisto a Carmena a la que tanto gustan los refugiados y que sabrá de las noticias de las salvajadas de Francia y Alemania, ¿por qué no se trae a su casa a una niña refugiada y le pone Carmina Carmena Carmona? No, no. Está muy ocupada en cómo va a joder a la Iglesia, a la Tauromaquia y a cuanto se le pase por su disparatada cabeza. Como el día sin bañador en las piscinas. Que nos avise cuando vaya para ver el espectáculo (denigrante).

A por Pogba hasta que toque la campana / por Juan Manuel Domínguez



"...La presencia de Cristiano, Bale y Benzema condiciona todo hasta tal punto que Isco y James, que serían titulares indiscutibles en cualquier equipo del mundo, también estan condenados a estar entrando y saliendo del once titular..."

A por Pogba hasta que toque la campana

Mientras que el Barça sigue tratando de convencer a algún delantero suicida que ose compartir vestuario con Messi, Suárez y Neymar, el Real Madrid ya tiene al suyo, Álvaro Morata. Si la situación no pega un vuelco absoluto, Morata será el cuarto delantero de Zidane, quien ayer, tras la derrota ante el PSG, ya advirtió que el 4-4-2 era un esquema de emergencia, una anomalía con la cual afrontar la Supercopa de Europa ante el Sevilla pero que, en cuanto regresaran Cristiano y Bale, lo suyo volvería a ser el clásico 4-3-3. En el Madrid, como en el Barça, son habas contadas porque al principio de temporada sabes que los partidos gordos los jugarás con Keylor, Ramos, Pepe, Modric, Casemiro, Kroos y la BBC, "los nueve mismos cabrones de siempre" que diría John Toshack, así que, en realidad, sólo te quedan dos puestos por decidir. Vista así, la decisión deportiva de Morata es arriesgada y valiente, aunque más aún lo es la de Jesé, si al final decide quedarse.

De lo que se dio cuenta Luis Enrique el año pasado (y eso que ganó Liga y Copa) es de que no pudo dar todo el descanso que quiso a jugadores que, en los instantes decisivos de la temporada, acabaron notando tanto la fatiga física como la mental. Para los grandes es muy importante (pero muy difícil) tener a futbolistas que sepan interpretar (y asumir) correctamente un papel secundario y que cuando los necesite su entrenador den la cara y ofrezcan el nivel exigido. En el Madrid hay dos de esos, Nacho y Lucas Vázquez; y otro, Varane, ciertamente especial porque, siendo como es capitán de Francia y un jugador permanentemente tentado por otros clubes potentes, él prefiere seguir haciéndose, consciente de que acabará siendo por mucho tiempo el defensa central titular del equipo blanco.

La presencia de Cristiano, Bale y Benzema condiciona todo hasta tal punto que Isco y James, que serían titulares indiscutibles en cualquier equipo del mundo, también estan condenados a estar entrando y saliendo del once titular. Si a eso le añadimos la presencia de Kovacic y ahora también la de Marco Asensio, que anoche fue de lo mejorcito, la confección de la plantilla definitiva se convierte en un bendito galimatías para el entrenador. El Barcelona está fichando jugadores para la segunda unidad, pero es que esa ya la tiene casi completa el Real Madrid, de ahí precisamente que sea tan complicado fichar bien.¿Pogba?... La presencia del francés condicionaría sin duda alguna el estilo del equipo blanco, aunque gusta tanto a Zidane y desde hace tanto tiempo además que no conviene descartar que Florentino Pérez no vaya a seguir intentándolo hasta el final, hasta que toque la campana.

Adios a Canito / por Juan Lamarca


24 de Enero de 2010 Teatro Muñoz Seca, de Madrid
  Aula de Tauromaquia "Ángel Luis Bienvenida"


Adios a Canito

Juan Lamarca
Madrid, 27/07/2016 / Fotografías de Dolores de Lara
Se nos fue apagando su vida como la llama de la vela, larga y excepcional vida la de este titán querido y admirado por todos. Testigo de la historia taurina con su cámara en ristre dejando no solo un archivo excepcional testimonio de más de siete décadas de la historia del toro y de España, sino que, y lo más importante, es la huella indeleble que deja en nuestra alma, fruto de su caballerosidad y generosa amistad.

Fueron muchos años viendo a Canito cada San Isidro, disfrutando de su genio, de sus vivencias, de lo que podía contar...y de lo que no podía pero lo decía al oído con vivaracha complicidad, y todo ello entre foto y foto en aquellas mañanas corraleras de reconocimientos y apartados en la monumental de Las Ventas, viendo luego su menuda e inquieta figura por ese callejón, coronada por su inseparable gorrilla blanca donde se leía ¡18-12-1012! su fecha de nacimiento como anuncio presumido de longevidad.

Por la tarde y con el arrastre del último toro se iniciaba también la carrera de Canito hacia su casa de Núñez de Arce para revelar las fotos del día y enviarlas a su 'AplausoS', muchas otras las echaba al zurrón para repartirlas en el apartado del día siguiente; cuántos policías, presidentes y delegados, o veterinarios y empleados de la plaza, recibíamos el recuerdo de aquellos momentos de operaciones reglamentarias con las instantáneas de Canito. En aquel ambiente de seriedad y preocupación, la simpatía de Cano, sus ocurrencias chispeantes y, por qué no, sus sentencias, agradaban sobremanera y aliviaban la tensión reinante. Canito era uno más del grupo -en realidad era la estrella- cuando tras el enchiqueramiento de los toros surgía la tertulia en los habituales rincones taurinos de  la calle Alcalá casi siempre decorados por las propias fotos de Paco Cano colgadas en sus paredes, y de ahí, el paso a nuestro entorno familiar era tan natural como su atención a los constantes ruegos y peticiones de amigos y conocidos. Y es que Cano era un personaje de leyenda, y todos querían tenerle a su lado, en la barra, en la mesa, o a los postres..., su voz era escuchada con avidez ¡siempre Manolete en el recuerdo! siempre los personajes históricos con los que trató, y siempre la historia de los toreros que fotografió, que fueron todos....

Tantos y tantos años encontrando a Canito por las ferias de la taurina geografía hispana, -¡Ay Valencia...! cuando la feria de Julio era su feria de San Jaime- sus plazas, sus hoteles, sus abigarradas calles, y siempre el abrazo fraterno y amplia sonrisa "¿la familia bien..? y ¿y tu hija..? que guapa estaba en el día de su primera comunión".

Gracias a Dios que Canito pudo ofrecer durante un siglo su bondad y sus innegables dotes de torería para mayor gloria de la Fiesta, pero ahora ya acabó la gran corrida Francisco Cano "Canito" y como único espada en el ruedo inmenso de su victoriosa vida que entrega al Altísimo entrando por la puerta grande del cielo.

Hasta siempre, amigo.


miércoles, 27 de julio de 2016

BAEZA: VÍCTOR MENDES EN EL XVIII PREGÓN TAURINO


El acto tendrá lugar el sábado 30 de julio a las 21:00 horas en el Hotel THR.

El matador de toros portugués Víctor Mendes será el encargado de pronunciar el Pregón Taurino de Baeza 2016 que organiza el Círculo Taurino de Baeza

El torero luso estará arropado por dos personalidades jiennenses del mundo taurino como son Lope Morales, presidente de la Federación Taurina de Jaén, y ex alcalde de Beas se Segura, localidad serrana que atesora la secular celebración del "Toro de San Marcos", y Juan Lamarca, que fuera tantos años presidente de festejos taurinos de Madrid, y actual dirigente del Círculo Taurino Amigos de la Dinastía Bienvenida.

Con esta ya son dieciocho ediciones de este pregón que forma ya parte importante de la tradición cultural de esta taurinísima Ciudad Patrimonio de la Humanidad, como una de las múltiples actividades del encomiable Círculo Taurino de de Baeza, y con el apoyo del Ayuntamiento baezano.

 VÍCTOR MENDES