la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 15 de octubre de 2019

Valle de los Caídos: una basílica secuestrada



El canonista Daniel Tirapu recuerda que son los benedictinos quienes deben autorizar la exhumación de Franco.

Valle de los Caídos: una basílica secuestrada

Madrid, 14 Octubre 2019
A las seis de la tarde del pasado viernes 1 el Gobierno dio la orden de cerrar el Valle de los Caídos. Desde entonces, las puertas del paraje permanecen cerradas a la espera del desenterramiento, pero en el interior deambula una verdadera guarnición de guardias civiles (ver fotos), no va ya a ser que los fascistas hagan no se qué cosas malignas. A lo mejor, como se ha rumoreado por Madrid ha explicitado un medio informativo, resulta que el cadáver de Franco no está en la tumba y hace tiempo que salió de allí: ¡Qué fuerte!

Recuerden que las unidades antidisturbios de la Guardia Civil ya intimidaron en su momento a los que acudían a la Basílica del Valle, a misa. Gente muy peligrosa y con querencia a protagonizar disturbios.

Pero no parece. Mientras el Gobierno busca el momento adecuado para exhumar al ‘dictador’, sin líos, el canonista Daniel Tirapu ha escrito, en El Confidencial Digital, un artículo que no tiene desperdicio. La conclusión es que según los acuerdos entre España y la Santa Sede, son los benedictinos del Valle, el prior Santiago Cantera, quien debe permitir el desenterramiento de Franco.

La Guardia Civil ha tomado posiciones para vigilar… a los frailes. Y no piden permiso al prior para deambular dentro de la basílica 
En cualquier caso, los benedictinos hablan de una “basílica secuestrada”. No es mala imagen.

En este caso, secuestrada por la Guardia Civil, que amedrenta a los presentes y que entra y sale de la Basílica y hasta de las dependencias de la comunidad de religiosos como Pedro por su casa. Se trata de acongojar al personal para que, cuando llegue el momento, el prior Cantera no ose resistir. Eso sí, Tirapu es el primer canonista en abrir la boca. Recuerda que los especialistas en derecho canónico fueron muy consultados cuando el Rey Felipe VI se casó con una divorciada civil. Todos concluyeron que la casada en un ayuntamiento sí puede contraer matrimonio eclesiástico. Sin embargo ahora, Tirapu se sorprende por que ningún canonista ha sido consultado sobre la pertinencia de exhumar a un enterrado en una basílica católica sin pedir permiso al párroco. En este caso, al prior Santiago Cantera

Mientras tanto, la familia parece dar por irrefrenable la exhumación y exige honores militares al difunto lo cual, con todo respeto, es una tontería en estos momentos.

Lo grave es lo que apuntaba el catedrático de Historia de la Universidad de Alcalá, Javier Paredes, en Hispanidad: el problema es que lo de Franco es el comienzo de una nueva persecución a la Iglesia en España. Si no, al tiempo. 

*****
Artículo relacionado:


ZARAGOZA. PARTE MÉDICO Mariano de la Viña baja de pronóstico "muy grave" a "grave"



Esta es la última hora sobre el estado de Mariano de la Viña, ingresado en el Hospital Quirón de Zaragoza.

Mariano de la Viña baja de pronóstico "muy grave" a "grave"

Zaragoza, martes, 15 de octubre de 2019 14.44h.
El banderillero Mariano de la Viña, que permanece  ingresado en el Hospital Quirón de Zaragoza, ha pasado de pronóstico "muy grave" a "grave". El parte médico emitido por el centro hospitalario es el siguiente: 

El paciente Mariano de la Viña permanece ingresado en la UCI del Hospital Quirón Salud de Zaragoza. Continúa bajo sedación y con ventilación mecánica. Se encuentra estable dentro de la gravedad.

No hay fiebre en el momento actual y se ha iniciado esta mañana el descenso de la sedación. Las heridas quirúrgicas presentan buen aspecto, hay buen riego arterial y retorno venoso de la extremidad inferior derecha, y se ha procedido a retirar parcialmente el drenaje de MIKULICZ, que llegaba hasta el retroperitoneo desde la región glútea.

El pronóstico actual es grave.

PARTE MÉDICO. Gonzalo Caballero permanece "estable, consciente y respirando espontáneamente"



El torero Gonzalo Caballero permanece 'estable' en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital San Francisco de Asís de Madrid, 'consciente, sin fiebre, respirando espontáneamente'.

Gonzalo Caballero permanece "estable, consciente y respirando espontáneamente"

CultoroMadrid, martes, 15 de octubre de 2019 · 16:57h.
El torero Gonzalo Caballero permanece "estable" en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital San Francisco de Asís de Madrid, "consciente, sin fiebre, respirando espontáneamente y con buena evolución de las heridas quirúrgicas", según el último parte médico emitido por este centro hospitalario.

En el día de hoy se ha empezado también a darle alimentación, lo cual es buen síntoma de cara a su recuperación, que se prevé larga, por lo que permanecerá varios días más en la UCI "para vigilancia y hasta consolidación de la mejoría", añade el parte médico.

Gonzalo Caballero resultó herido al entrar a matar al segundo toro de la corrida celebrada el pasado sábado en Las Ventas con motivo del Día de la Fiesta Nacional.

El joven torero de la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz, de 27 años, se tiró a matar volcándose sobre el morrillo y sin salirse de la suerte, enterrando el acero en lo alto y quedando colgado por un pitón, en lo que fueron unos segundos de tremenda angustia.

En la enfermería fue intervenido de una "cornada en tercio proximal, cara interna del muslo izquierdo con dos trayectorias: una de 30 centímetros hacia arriba y hacia fuera que produce destrozos en músculos sartorios y cuádriceps, además de contusionar la pala ilíaca izquierda; y otro trayecto de 25 centímetros hacia atrás que secciona la vena femoral y ramas colaterales, de pronóstico muy grave". 

La Sentencia / por Javier R. Portella



“Lo peor que tiene una sentencia tan rácana como la del Tribunal Suprémo es que irrita lo bastante como para soliviantarles los ánimos, pero no acojona lo suficiente como para que dejen de sentirse los dueños”.

La Sentencia

Javier R. Portella

El Manifiesto. Madrid, 15 de octubre de 2019
Poco hay que decir de la sentencia del Tribunal Supremo contra los reos de haberse rebelado contra España, su unidad, su historia, su gente y su Estado; esta sentencia que, gestionada su aplicación penitenciaria por la administración política de los propios condenados, acarreará en semanas su puesta en la calle mediante la aplicación del denominado “tercer grado penitenciario”. Se trata de la misma argucia de trilero que ha puesto en la calle al Pujolito cuyo papá —el mayor ladrón que vieran los tiempos— ni siquiera ha sido aún juzgado por esa justicia que nos piden que respetemos y acatemos. Lo último, por supuesto: qué remedio nos queda. Lo otro, en cambio…

Poco hay que decir de esa injusta sentencia… por la sencilla razón de que es perfectamente lógica. Lo único ilógico aquí es la extrañeza que expresan esos constitucionalistas cuyo Régimen y cuya Constitución llevan cuarenta años desplegando la misma política de concesiones y genuflexiones con las que pretenden —o dicen pretender— apaciguar una fiera que, si alguien no lo remedia, acabará comiéndoselos a ellos mismos. ¡¡Ñam, ñam!! O escrito en mi lengua materna: Nyam, nyam. Què burros són!!

Como comenta José Javier Esparza: “Lo peor que tiene una sentencia tan rácana como la del Tribunal Suprémo es que irrita lo bastante como para soliviantarles los ánimos, pero no acojona lo suficiente como para que dejen de sentirse los dueños”.

Un único punto positivo tiene, sin embargo, esa rácana sentencia: de igual modo que el golpe de Estado del 1.º de octubre de 2017 fue el detonador que permitió a España reaccionar por fin frente a la agresión, y a Vox pasar de la nada a la existencia, también esta sentencia —frente a la cual tampoco se han alzado con resuelta indignación ni el partido de la derechita cobarde ni el de la veleta que gira cada vez con mayor velocidad— representará un empujón suplementario para que Vox se alce ante los ojos de un creciente número de españoles como lo que es: el único partido que, rompiendo con el espíritu del actual Régimen, plantea una alternativa firme y estructurada a la deshilachada mortaja que nos envuelve.


El Barcelona con el golpismo, el Espanyol con la ley y la Constitución / por Juan Manuel Rodríguez



El impresentable comunicado del Barcelona contrasta con el del Espanyol, que afirma que el club es una entidad deportiva y que, como tal, no representa los sentimientos ni los posicionamientos personales e individuales de todos sus socios..

El Barcelona con el golpismo, el Espanyol con la ley y la Constitución

A la medida hora de conocerse la sentencia del Tribunal Supremo que condena, entre otros, al golpista Junqueras a 14 años de cárcel, que ya se verá si cumple o no cumple, el Fútbol Club Barcelona ha emitido un comunicado oficial en el que afirma que la prisión no es la solución, que el conflicto catalán solo se solucionará con el diálogo y pidiendo el indulto para los políticos presos además de solidarizándose tanto con ellos como con sus familias. El comunicado sólo podría haber sido más desafortunado si, además, el Fútbol Club Barcelona hubiera dicho lo que el otro día dijo con total impunidad en la televisión pública TV3 una iluminada, o sea que los independentistas están en guerra y que por eso entra dentro de lo razonable que lleven bombas por la calle y, llegado el caso, que las pongan.

Pero la presó sí es la solució, claro que lo es. La presó es la solució cuando alguien pretende saltarse el Estado de derecho a la torera pese a haber sido advertido hasta le extenuación en sentido contrario para que no lo haga, lo es cuando se pone uno la ley por montera y decide que España le pertenece porque sí y puede trocearla a su gusto porque no. Cuando alguien actúa así, como cuando alguien asesina o cuando alguien viola o cuando alguien roba, por supuesto que la presó es la solució, de hecho es la única solució más que nada porque cada vez que hay votaciones en Cataluña se demuestra que la mayoría de catalanes no está por la secesión, y menos aún unilateral, y la inmensa mayoría de los españoles no están porque su nación se trocee a gusto del consumidor batasuno o esquerro de turno. Así que sí, la presó es la solució.

A veces, para exculpar al club y a sus dirigentes, y especialmente a su presidente, José María Bartoméu, a quien nos quieren pintar como un santo varón que tampoco entiende de esto, se nos dice que al Fútbol Club Barcelona no le queda más remedio que posicionarse del lado del independentismo, que la presión en Cataluña es insoportable, que a Bartoméu le gustaría hacer otra cosa pero que no puede y que, visto lo visto, más vale malo conocido que bueno por conocer, sugiriendo que estos al fin y al cabo son blandiblú y que siempre podrían hacerse con los mandos del club otros incluso peores. Pero no es cierto, siempre se puede hacer otra cosa. El impresentable comunicado del Barcelona contrasta con el del Espanyol, que afirma que el club es una entidad deportiva y que, como tal, no representa los sentimientos ni los posicionamientos personales e individuales de todos sus socios; además, el Espanyol reitera su respeto a las decisiones judiciales y, al final, apuesta por el diálogo, pero lo hace como en aquel anuncio del Scattergories, que aceptaba pulpo como animal de compañía. Diálogo siempre, por supuesto, pero... ¿diálogo con quien no quiere dialogar? ¿Diálogo con quien amenaza, con quien acosa, con quien persigue por sus ideas políticas?... Difícil dialogar así.

¿Es menos catalán el Espanyol que el Barcelona por afirmar que respeta las decisiones judiciales y por advertir que se trata de un club deportivo y que no representa los sentimientos individuales de sus socios o seguidores? Pues no, yo diría que, con ese comunicado, el Espanyol demuestra ser incluso más catalán y más catalanista que el Barcelona y, de paso, bastante más razonable. 

La historia nos dice que el club catalán de verdad, el que fue fundado por catalanes y en el que sólo jugaban futbolistas nacidos en Cataluña, es el Espanyol, pero esa historia se ha reescrito. Así que las cosas sí se pueden hacer de otro modo porque las ha hecho así el Espanyol, y supongo que la presión para sus dirigentes será la misma que para los del Barcelona. De modo que, si las cosas sí se pueden hacer de otro modo tal y como ha demostrado el Espanyol, lo que sucede es que el Barcelona quiere hacerlas así, como las ha hecho hoy.

Espero no estar desvelando ningún secreto si digo que hoy mismo, en el grupo de watshapp de Deportes de Libertad Digital, un barcelonista sensato, un barcelonista al que le gusta el fútbol, un culé no nacido en Cataluña sino en Madrid, confesaba su profunda desazón por lo que consideraba una falta de respeto hacia los millones de seguidores que el club barcelonés tiene fuera de Cataluña. Cuando vivía Franco, el Barcelona era el club más franquista de todos; ha habido que esperar casi 50 años para que reniegue del general. Esperaremos otro medio siglo para que el Barcelona reniegue de quienes se saltaron a la torera la ley, la Constitución y el estado de Derecho. Esperaremos o esperaréis, ya veremos cómo de rápido avanza la ciencia. Pero, mientras ese día llega, llamemos a las cosas por su nombre, ¿no?

Zaragoza, una vergüenza al más alto nivel / por Pla Ventura

 En la foto, Ignacio Sánchez Mejías, el que decía que a los obispos no les daban cornadas

El fraude, la burla, la estafa y el engaño se han instalado en las plazas de toros para que un espectáculo que podía ser maravilloso se haya convertido en una burla constante hacia los aficionados que pagamos una entrada.

Zaragoza, una vergüenza al más alto nivel

La feria de Zaragoza ha sido una vergüenza al más alto nivel, una burlPlaa hacia lo que debería ser la fiesta de los toros, un escarnio protagonizado por los ganaderos y los toreros que, todos a una luchan con denuedo para que desparezca para siempre la bendita fiesta de los toros. El fraude, la burla, la estafa y el engaño se han instalado en las plazas de toros para que un espectáculo que podía ser maravilloso se haya convertido en una burla constante hacia los aficionados que pagamos una entrada.

No creo que se recuerde una feria zaragozana más horrible que la de este año. Se ha lucido el empresario que, siendo comparsa de los toreros y ganaderos, vaya triunvirato asqueroso que han formado. Y ¿saben ustedes que es lo peor? Que les ríen la gracias los grandes medios de comunicación que, cómplices del fraude, entre todos se han cargado la fiesta de los toros. Que alguien defienda la corrida que lidió Juan Pedro, hay que ser un caradura de tomo y lomo. O la de Núñez del Cuvillo, que tanto monta, monta tanto. Y dichos ganaderos, seguro que se sienten contentos consigo mismos al ver que lidian burros con cuernos y se quedan más anchos que largos. Siendo así, mierda para todos ellos que no saben, tras tantos años de ganaderos, lo que en realidad es un toro bravo.

¿Qué decir de los toreros? No tengo palabras. Sabedores de que se enfrentan al burro tonto, fofo y sin alma y, para colmo, hasta se ponen bonitos frente a dichos animalitos. Si tuvieran vergüenza que no la tienen, no se prestarían a dicho fraude macabro con la finalidad de engañar a las pobres personas que, de buena voluntad han pagado una fortuna por una entrada creyendo que iban a presenciar una corrida de toros. Pero volvemos a las andadas; por ejemplo, en la televisión les hacen creer a los aficionados que esa es la auténtica fiesta cuando, en el fondo y en la forma saben que todo es mentira, que todo es un conflicto de intereses para que no decaiga la farsa, justamente, la que todos promulgan y de la que tantos viven.

Desde siempre, un toro bravo le hacía pasar un mal rato a los toreros mientras que, los animalitos de las ganaderías citadas les regalan embestidas a troche y moche a los toreros para que se pongan bonitos como si fueran héroes, nada más lejos de la realidad y, por supuesto, de la verdad.

Que salvara la feria un toro de Matilla tiene bemoles la cosa, pero así sucedió. Un toro encastado que vendió cara su vida al que El Cid le plantó cara y tuvo una despedida honrosa y triunfal. Mientras que ayer se cerraba la feria con una corrida de Montalvo que, como se comprobó, no permitió ni una sola broma a sus lidiadores, que se lo digan a Mariano de la Viña que el pobre, por momentos, de debatió entre la vida y al muerte. Hasta el mismo Perera se llevó un puntacito en su pierna porque los toros de Montalvo no eran hermanitas de la caridad.

Y, para colmo, los lidiadores, hasta se creen el papel que interpretan. Vaya fraude al más alto nivel porque, como se comprenderá, los toros, desde siempre, además de malos ratos, daban cornadas a los toreros, algo que ellos tenían asumido. Ahora no, en estos momentos los diestros ya saben que, de cornadas nada puesto que, con esos animalitos cándidos que lidian jamás serán corneados.

Un toro puede ser hasta grandote, tener buenos pitones, hasta parecer un toro; pero todo eso no da miedo porque se sabe que dentro de esos cuerpos anidan almas cándidas, lo que antaño se llamaban hermanitas de la caridad. Lo que de verdad duele de un toro son sus intenciones cuando éstos tienen casta y argumentos de toro auténtico, eso si da pánico. ¿Solución? Que esos toros los maten los desgraciados que, las figuras no están para dichos trotes y, cuando menos riesgo se asuma, mucho mejor.

Repasa uno la historia de la tauromaquia y siente escalofríos ante lo que eran aquellos hombres de antaño que se enfundaban el traje de luces. Por ejemplo, aquel monstruo sagrado de la torería que atendía por Ignacia Sánchez Mejías que, preguntado por los periodistas al respecto de sus múltiples cornadas, el hombre siempre respondía lo mismo. Si me hubiera hecho obispo esas cosas no me pasarían. Estaba cantado que los toreros sabían el papel que les tocaba vivir, la profesión que tenían y el riesgo que la misma entrañaba. Igual como ahora ¿verdad? Por cierto, los toros de ahora siguen repartiendo cornadas pero, ¿quiénes son los damnificados? Los toreros humildes del escalafón de los que mañana daremos cuenta.

En la foto, Ignacio Sánchez Mejías, el que decía que a los obispos no les daban cornadas.

San Cristóbal y Mérida: Dúo taurino / por Giovanni Cegarra


Marcan pauta en el fortalecimiento, impulso, permanencia de nuestra Fiesta Brava, en tiempos crudos, duros, difíciles, extremos, para lo del toro pero en ellas, los Empresarios Taurinos se la juegan, el todo por el todo, de cara a la realidad país actual y la que se avisora, se han montado con sumo esfuerzo y voluntad, para organizar los ciclos taurinos feriales de estas urbes andinas..

San Cristóbal y Mérida: Dúo taurino

Giovanni Cegarra
Venezuela
La realidad país que padecemos todos en Venezuela, de la que no se escapa nadie, sea cual fuese su tendencia personal o política, no es la mera excusa “para echarse a morir”.

No trabajar, dejar de hacer, disfrutar, recrearse, mantener costumbres, tradiciones, echar de lado aficiones y pasiones, por lo sencillo, en tiempos de crisis se crece, aunque algunos no quieran aceptarlo, entenderlo.

Bajo esta premisa, por demás indiscutible, dos ciudades andinas venezolanas, se han embraguetado y amarrado bien los machos, para no dejar decaer ni mucho menos morir, la Fiesta Brava en sus tradicionales Ferias, la de San Sebastián y la del Sol con su Carnaval Taurino de América, ellas son, San Cristóbal, Estado Táchira y Mérida, Estado Mérida.

San Cristóbal y Mérida, constituyen sin lugar a dudas, todo un dúo taurino. Marcan pauta en el fortalecimiento, impulso, permanencia de nuestra Fiesta Brava, en tiempos crudos, duros, difíciles, extremos, para lo del toro pero en ellas, los Empresarios Taurinos se la juegan, el todo por el todo, de cara a la realidad país actual y la que se avisora, se han montado con sumo esfuerzo y voluntad, para organizar los ciclos taurinos feriales de estas urbes andinas, que hoy por hoy, mantienen izada y bien amarrada, la bandera taurina venezolana.

No es nada fácil pero tampoco difícil, cuando se quiere se puede, nada ni nadie, situación circunstancial compleja que se pueda estar viviendo y confrontando, implica que debamos dejar de trabajar, hacer, disfrutar lo que nos gusta y en estos tiempos de crisis, es cuando hay que demostrar lo que somos y valemos, vendavales vendrán pero nuestras costumbres, tradiciones, forma de ser, no lo trunca nada, el dúo que conforman San Cristóbal y Mérida, así lo refrenda, apostando a lo taurino, los aficionados no deben dejarse esperar con su irrestricto apoyo, a más ver, con Dios y olé por siempre.