la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 21 de febrero de 2018

El caso Colombo / por Carlos Ruiz Villasuso


Colombo se la juega en Madrid en el próximo San Isidro

Hay demasiados cambios de nombre, de cromos, y de intereses. Y eso, que tiene su lógica empresarial, jamás había llegado a tener tanta imposición en los carteles que se anuncian como ahora. 
Portanto ese discurso relativo de premiar a las novedades con esfuerzo y valía contrastados es un discurso falso. Una mentira nada piadosa.

Carlos Ruiz Villasuso
Me pasan la feria de Burgos de la supuesta empresa ganadora. En enero, una feria cerrada para una plaza que ni tiene empresa aún y que se anunciará para julio. O sea, que desde el invierno hasta julio, suceda lo que suceda, haya o no novedades, triunfos gordos en Fallas, Sevilla o Madrid, las ferias se cierran ahora. O sea, que estamos ante la suma siguiente: por una parte hay que tener en cuenta que hay que cerrar carteles ya mismo con las figuras. De acuerdo. Y por otro, que hay que cerrar ferias como manden los pliegos de condiciones. Y entonces, pregunto: Qué dejamos para lo bueno, para la sorpresa, para el esfuerzo de cada día? Nada


La Bravura I / por Rafael Comino Delgado



La Bravura es una característica, cualidad o condición del toro de lidia que permite torearle. Si el toro no fuese bravo no se podría torear y no habría Toreo, o Fiesta de toros. Gracias pues  a la Bravura existe la Fiesta de los toros. Ortega y Gasset decía que "el toro es un profesional de la bravura".

La Bravura I

Rafael Comino
La Bravura es una característica, cualidad o condición del toro de lidia que permite torearle. Si el toro no fuese bravo no se podría torear y no habría Toreo, o Fiesta de toros. Gracias pues  a la Bravura existe la Fiesta de los toros. Ortega y Gasset decía que "el toro es un profesional de la bravura".

Y la Bravura es un concepto  difícil de definir, hasta el punto de que don Juan Ignacio Pérez Tabernero, representante de la ganadería salmantina, Montalvo, dijo en entrevista concedida a la revista Aplausos del día 9-01-2017 (nº 2050), que "hay tantas definiciones de bravura como ganaderos. Todos sabemos lo que queremos (un toro bravo) pero no todos coincidimos en la definición".
Ahora bien, queremos dejar muy claro que si  nosotros no somos capaces de definir un concepto es porque no lo comprendemos bien, por tanto si todavía  tenemos dificultades para definir la bravura es que no la hemos comprendemos del todo.

Por otra parte, en el toreo o mundo del toreo, se utilizan muchas palabras, a veces, con significados diferentes según quien las utilice, y también  es frecuente que se  empleen varias palabras para significar el mismo termino o concepto, porque muchas de esas palabras o conceptos  se han ido trasmitiendo de forma oral, con el riesgo que ello conlleva de que se introduzcan errores y modificaciones  no bien fundamentadas.
Por  ejemplo, es frecuente que profesionales del mundo del toro empleen las palabras Raza, Casta , Fiereza, Bravura con significados diferentes según  el momento. Todo ello lleva a gran confusión. Nosotros después de hablar con muchos profesionales, de leer todo lo que ha caído en nuestras manos,  vamos  a intentar clarificar, en lo posible,  el concepto bravura.

Definición  del concepto  Bravura

Sobre este tema han hablado y escrito diversos autores, especialmente el veterinario don Cesáreo Sanz  Egaña (Madrid 1885-1959), y más recientemente don Juan Pedro Domecq y Díez (más que escribir, habló), don Álvaro Domecq y Díez (Jerez de la Frontera 1917-2005)    que escribió un gran capítulo sobre "Cría y selección del ganado de lidia", en el Cossío Tomo XI) donde revisa ampliamente el concepto bravura, don Juan Pedro Domecq  Solís (Sevilla , 1942-Higuera de la Sierra 2011), especialmente en su libro "Del Toro a la bravura", y don Jorge Ramón Sarasa Juanto ( Pamplona 1936-2008), sociólogo navarro que presentó una gran ponencia al VIII Congreso de Criadores de toros de Lidia, celebrado en Aguascalientes (Méjico) los días 31-X al 4-XI  de  2007).
Algunas de la definiciones de Bravura que se han publicado son:

1)"Bravura es la capacidad de luchar hasta la muerte, por tanto a lo largo de toda la lidia" (don Juan Pedro Domecq y Díez en entrevista publicada en la revista el Ruedo nº 746, año 1958). Por tanto  para valorarla  y calificar al toro debe tenerse en cuenta su lidia en todos los tercios. Ello dio lugar la nacimiento del concepto "Bravura integral", que más tarde acuñaría don Juan Pedro Domecq  Solís (página 148 de su libro), es decir, durante toda la lidia y no solo en el tercio de varas como solía hacerse antiguamente.

2)"La Bravura es una misteriosa  cólera que poseen solo los toros bravos de morir sin ceder y atacando. Debe aceptar la lucha y entregarse a  ella sin vacilación, sin extraños. Es una fuerza ciega y sin el más mínimo atisbo de que pudiera ser un retroceso, una debilidad" (Don Álvaro Domecq y Díez).

3) "Un toro bravo es un hermoso y orgullosos animal que ataca siempre, sin el menor resquicio de miedo". "La bravura consiste en ir siempre donde le llaman y se complementa con otros matices"(Don Álvaro Domecq y Díez). 
Un toro será tanto más bravo cuanto más embista a todo lo que se mueve en el ruedo delante suya , que es distinto a la embestida en oleadas para huir o defenderse. (D. Álvaro Domecq y Díez). 

4)"La bravura  es la capacidad de lucha del toro hasta el momento de su muerte; son las ansias de embestir a lo largo de  toda la lidia"(Juan Pedro Domecq Solís). Pero en la página  106 de su libro el Sr. Domecq dice exactamente: "Ahora sí que vamos a poder llamar bravura a la acción de acometer, el ansia de combatir sin pensar en otra cosa que el ataque...La acción de acometer se transforma en embestida y la capacidad de atacar se transforma en bravura". Es decir, que resumidamente define la bravura como la acción de acometer de combatir.

5)"La bravura es el carácter de un toro para defender en la plaza su estatus, defenderlo embistiendo. Con una cualidad añadida imprescindible, que una vez que se le pueda se entregue". Se entrega pero no se  defiende, sigue atacando (don Ricardo Gallardo, en Aplausos del 15-01-18, nº 2103). Continua don Ricardo diciendo, "el que en vez de bravura tiene genio en lugar de entregarse  protesta o se raja. El bravo no niega una embestida. Luego embestirá con más o menos clase pero embiste. El bravo de verdad repite y  va  a más". Completa su exposición  añadiendo, "la Casta es lo que da movilidad, lo que pone en marcha a la bravura". 

6)"La bravura es la sensación de no sentirse podido nunca"(Justo Hernández en declaraciones a el diario el Mundo, día 15-03-16). Y en entrevista concedida a Aplausos, don Justo opinaba, a este respecto, y estamos bastante de acuerdo con él,  que el "toro no es bravo ni manso, se comporta como bravo o como manso en un determinado momento y circunstancias. Será bravo mientras él quiera o pueda, y cuando siente que no puede más se comportará como manso" (Aplausos del 26-12-16, nº 2048).

7)"La bravura es la acometida, el ataque" y añadía  "la casta es la salsa de la bravura"(Adolfo Martín  en Aplausos del 21-11-16, nº 2043), opinión que en principio no comprendí, pero ahora creo que lleva toda la razón.

8)Según Juan Ignacio Pérez Tabernero (Aplausos, 9-01-17, nº 2050), "Bravura es acometer con ritmo y con largura, y además debe humillar"

9)"Es la capacidad de luchar hasta la muerte, con poder, fiereza y nobleza" (Victorino hijo en Aplausos del día 14-02-17), y continuaba, "la bravura sin nobleza no es bravura es Fiereza", opinión esta última discutible, a nuestro entender, pues si se analizan las dos afirmaciones hechas por Victorino hay contradicción entre ellas. 

El trabajo presentado por don Jorge Ramón Sarasa en Aguascalientes, se hizo utilizando el método Delphi que consiste en designar un  determinado   número de personas expertas (en este caso fueron 25 ganaderos) a los que se les envían unas  preguntas (en este  estudio,  ¿qué es la bravura?,  ¿qué es la casta?, ¿qué es la raza?, ¿la bravura es un instinto defensivo u ofensivo?, etc.) que contestan anónimamente y devuelven las respuestas  para que todos las lean y modifiquen su respuesta si lo  creen conveniente, y así sucesivamente.  En este estudio solo se enviaron dos veces. Las respuestas obtenidas fueron la siguientes:

a)La  respuesta sobre definición de bravura más contestada fue: "Capacidad de luchar hasta la muerte con la condición  de hacerlo con entrega (  la contestaron el 38 % )

b)La segunda más contestada fue,  "La capacidad de acometividad con potencia, resistencia y nobleza". Va de menos a más. Claro que ante esta definición uno se puede preguntar: ¿Entonces si no hay  potencia o nobleza no es bravura? Sabemos que hay toros bravos que tienen  poca fuerza pero aun así embisten y se caen. El toro manso es difícil que se caiga porque no ataca y no se emplea.

c)La tercera fue, "La bravura es la fijeza (la contestaron el 25 %)

d)La cuarta fue, "La continuidad" (la contestaron el 17 %)

Analizadas todas las definiciones que se han dado, y hemos expuesto, de la bravura, creemos que la mayoría en realidad no son tales, sino exposición de las distintas formas de expresarse la Bravura, pues el toro realizará la  embestida con más o menos clase,  de una forma u otra. Así,  un toro puede ser muy bravo pero  tener poca  calidad, o poca entrega  en su embestida. Si decimos, como hace la  definición dada por Juan Ignacio Pérez Tabernero,  que bravura es la embestida con ritmo y largura, realmente lo que estamos es exponiendo como embiste el toro, no su bravura. O si decimos que bravura es la capacidad de embestir, de luchar hasta la muerte, lo que estamos es exponiendo la duración de la bravura, pues un toro puede, como decía don Justo Hernández, actuar como muy bravo durante cinco minutos y después, por cansancio (imagínense que tiene una insuficiencia cardiaca), por las razones que  sea dejar de luchar, no querer o no poder  luchar más. (continuará)

COLOMBIA.- Al otro ruedo / por Jorge Arturo Díaz Reyes


"Lancero" indultado. Foto: Jorge Arturo Díaz Reyes

Se acabó la temporada, sí, y durante los próximos meses el toro ya no luchará honorablemente, cara a cara por su vida en este ruedo sagrado, quedará expuesto, pasivo, inconsulto en otro ruedo más prosaico, el político, a la exterminación (legislativa) de su especie.

Al otro ruedo

Cali, 20 de enero 2018
Cerró la temporada colombiana el domingo pasado, en la Santamaría. Era ya noche, hacía frío. Los toreros, ambos triunfadores, abandonaron sin triunfo la plaza. Primero El Juli en ambulancia y luego, tras lidiar solitario los dos últimos toros, Luis Bolívar muy serio abriéndose paso entre la multitud que se agolpaba frente a la puerta de cuadrillas.

En el patio de caballos, me despedí de Felipe Negret, quien tenía un aire distendido, de misión cumplida. Bajé hacia el hotel Ibis a esperar que una vez levantado el cerco de seguridad el taxi pudiera recogerme para ir al aeropuerto y tomar el vuelo de las nueve y veinticinco a Cali. En el lobby, gente de toros muy animada y algunos turistas no taurinos que observaban curiosos desde las poltronas ese pintoresco espectáculo no incluido en el tour.

Entre saludos, comentarios y adioses era difícil pensar en las muchas cosas en que había que pensar. La intensa corrida que acababa de vivir, la feria bogotana completa con sus seis festejos, todo el circuito nacional, desde la prefería en Manizales…, muchas cosas.

Ya en el avión, cavilando entre dos señoras adormiladas, me dije que quizás lo más importante había sido que Bogotá pudo dar otra vez corridas, las de “La Libertad”. No en libertad cierto, pues esta como el embarazo es total o no es, pero las dio. Pese y gracias al eficaz dispositivo policial que contuvo la marea de odio a cuadras de la plaza.

No hubo barbarie, agresiones físicas ni tragedias. No porque no hubiese intenciones, que las hubo, que las hay, sino porque las fuerzas del orden, mantuvieron el orden. Ese acuerdo elemental, casi zoológico, de la civilización; “mi libertad llega hasta donde comienza la de los demás”. Cuanta vergüenza y dolor señor alcalde nos habríamos ahorrados de haberlo recordado hace un año como se lo recordamos.

Se acabó la temporada, sí, y durante los próximos meses el toro ya no luchará honorablemente, cara a cara por su vida en este ruedo sagrado, quedará expuesto, pasivo, inconsulto en otro ruedo más prosaico, el político, a la exterminación (legislativa) de su especie.

Un ruedo muy hostil dónde, por ejemplo, la mayoría de los candidatos a la presidencia de la república se han declarado prohibicionistas. Hasta el converso antitaurino del partido liberal (el de las libertades).

lunes, 19 de febrero de 2018

Carmena: no fueron víctimas, sino asesinos. criminales de guerra republicanos tendrán su nombre en una placa conmemorativa.




Así lo quiere Manuela Carmena: recordar a 335 pistoleros de las checas de la guerra civil, gente que mató mucho, y a sangre fría, a ciudadanos, religiosos y monjas sin otro delito que haber profesado ideas contrarias al marxismo o haber tenido creencias religiosas.


Carmena: no fueron víctimas, sino asesinos

Asesinos de inocentes y criminales de guerra republicanos tendrán su nombre en una placa conmemorativa.

Gente con las manos manchadas de sangre. De mucha sangre.

En el memorial del cementerio de la Almudena que Carmena dedicará  a todos los fusilados por el franquismo entre 1939 y 1944, se encuentran 335 asesinos que fueron condenados a muerte por sus crímenes.

Ya contábamos con que, en un nuevo alarde de sectarismo oficial, Carmena iba a recordar el terror de la Guerra Civil centrándose solo en los represaliados por el franquismo.

Sabíamos que no iba a tener en cuenta el otro terror, el terror republicano: el de las matanzas y asesinatos organizados desde los centros de detención y torturas (checas) que dejaron un reguero de miles de muertos solo en la capital.

Pero pretender homenajear a los asesinos de miles de víctimas inocentes es de un cinismo inadmisible.

Actuemos contra esta injusticia histórica. Pidamos a los portavoces del PP, Ciudadanos y el PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, que digan NO a la inclusión de los 335 asesinos de inocentes en el memorial de la Almudena.

Si no lo hacen, estarán contribuyendo a que esta gente sanguinaria de las checas, criminales de lesa humanidad, pasen a la historia como inocentes represaliados. Te recuerdo que eran:

Los miembros más activos de la checa anarquista del Cinema Europa, en Bravo Murillo, una de las más crueles que aterrorizaron la capital en los primeros meses de la contienda.
Los asesinos de la saca de la cárcel de Ventas, que terminó con los 800 asesinatos del cementerio de Aravaca.
Los miembros del grupo conocido como «Los cinco diablos rojos» de Puente de Vallecas, que participaron en la matanza del tren de Jaén, donde fueron asesinados 191 de los 240 presos que viajaban a bordo, entre ellos el obispo de Jaén.
El grupo conocido como «Los linces de la República», al que se les atribuye la matanza de Paracuellos, donde fueron cruelmente ejecutadas más de 2500 personas, entre ellas hombres, mujeres, ancianos y niños.
Es un horror que los responsables de estos crímenes puedan siquiera tener un mínimo recuerdo. Te pido que apoyes esta campaña aquí para evitarles el homenaje.

BOGOTÁ 6ª / Épico final / por Jorge Arturo Díaz Reyes


El Juli y Luis Bolívar. Foto: Jorge Arturo Díaz Reyes

Emotivo cierre tuvo la temporada colombiana hoy en la Santamaría. El Juli recibió tres orejas e indultó el bravo 5º, “Lancero”, que lo corneó. Bolívar regaló el séptimo, de Mondoñedo, y completó dos orejas, pero ninguno salió a hombros. El ganadero Juan Bernardo Caicedo se refrenda triunfador.


Épico final

Bogotá, Colombia, II 18 18
No era concurso de ganaderías, pero como si lo hubiese sido, pues el parangón resultó insoslayable. Tres hierros de prestigio nacional con sus distintos encastes; los Santacoloma-Murube de Ernesto Gutiérrez, los Contreras de Mondoñedo, y los Domecq de Juan Bernardo Caicedo, saltaron en ese orden y no en el de antigüedad. Un conjunto dispar por necesidad. Pero también entre hermanos, aunque todos bien presentados, incluido el liviano cuarto. Los primeros, nobles, pero de poca fiereza. Los segundos, encastados, en diferente medida, uno de ellos, el cuarto, fue el único que buscó tablas. Y los terceros, destacados además de por bonitos, por bravo el indultado quinto, “Lancero, Nº 883, cuatreño, negro, de 485 kilos, que tumbó a William Torres mandándolo a la enfermería y luego corneó a Él Juli, también por enrazado, aunque bronco, el sexto. Se las vieron todos honorablemente con los caballos, hicieron aplaudir los picadores, desmonterarse a muchos banderilleros y con su diversidad dieron paso a una tarde intensa, rica y torera. 

El Juli, tramitó con suficiencia exenta de pasión al noble primero. Salvo una subliminal displicencia todo lo demás fue correcto y al fulminarlo con estocada contraria y vertical, ejecutada al raudo y desarticulado volapié, ganó la primera oreja. Frente a la casta del tercero no subió su gasto de adrenalina, pero tampoco desmereció. Lo qué pasó fue que lo pinchó dos veces antes del espadazo completo e inocuo que obligó a dos descabellos. Nada.

La concesiva plaza parecía no extrañar al Juli, Juli. Como si él fuera eso nada más. Cuando de pronto apareció el verdadero, el enervante, el inevitable, y lo hizo frente al serio y poderoso “Lancero”. Emocionantes ambos. Tras las verónicas de mano alta y la media rematada, el negro derribó a William Torres y se enceló fieramente, largamente con los caídos, pisoteando al jinete y apuñalando el peto. En un quite auténtico, de los de antes, Julián empalma tres lopecinas, una verónica y media estruendosa. Llama a Felipe Negret y le brinda la lidia y muerte. Cuatro doblones genuflexos lo adueñan de las embestidas codiciosas y la faena crece como la espuma en series de a cinco y seis, enjundiosas de parte y parte, ligadas, mandadas, bajas y vehementes. Por las dos manos el juanbernardo, va y viene sin tregua y parece que sin fin. Toma y dame, sin concesiones. Flamean pañuelos pidiendo la vida para el gran toro, cada vez más, pero la pelea no cesa. La entrega trae la cogida, dos veces el torero por lo aires. Descalzo, herido, maltrecho, vuelve a la zona de candela y encadena cuatro derechas, un cambio de mano, uno de pecho y otro del desdén. La plaza que se cae. Que ¡Torero! ¡Torero! Que ¡Indulto! ¡Indulto! La igualada, y el escándalo exige desistir, mientras la gualda bandera del perdón asoma. El Juli recibe las ofrendas simbólicas, pero no puede dar la vuelta. Bajo ruidosa ovación se dirige a la enfermería desde donde lo remiten a la Clínica del Country para cirugía.

Luís Bolívar, antes había construido una completa faena con el noble, pero sosón segundo, de 532 kilos. Dos largas cambiadas de rodillas, delantales, media y con una larga de pie pone a “Universitario” en suerte distante. Como en los concursos. Desde allí se arranca para la ovacionada vara de Cayetano Romero, que fue subrayada con un buen quite a la Verónica. Cierta tardanza y falta de furia resta. Pero el caleño se va arriba y templa, y liga y manda, y compensa poniendo lo que el otro niega. Primero por derecha como preámbulo de una faena de fundamento natural que sube con fuerza por los rugientes tendidos. Contenido y empaque. Tiempo, poso y sitio. La estocada tumba y la petición de la segunda oreja fue negada olímpicamente Nadie se hizo mala sangre por lo asimétrico de los fallos y la vuelta fue muy festiva.

Las lidias del mansurron cuarto y el incierto y áspero sexto acabaron silenciadas. Porque la del uno que tuvo muchos buenos momentos terminó en pincho, espada caída, doble descabello y aviso, y la del otro, porque resultó vencida entre los problemas del toro y la fuerza del viento. Antes de que rodara este, Luis anuncia que regalará el reserva de Mondoñedo; el cual acometió con brío y con el que no se ahorró, pero sin llegar a emular su buena primera e incomprendida faena. La gente y la banda le acompañan y la fiesta nacionalista se reactiva. La espada entra completa, ligeramente desprendida, pero eficaz. Otra oreja que abriría también para él la puerta de honor, pero desgraciadamente, ya sin El Juli en la plaza eso era imposible. Salió a pie.

La gente se fue contenta y Juan Bernardo con toda razón también. Lidió en todas las plazas y el trapío y la raza de sus toros brilló con luz propia, especialmente en Cali y dos veces en Bogotá. El toro tiene que ser y parecer, podría ser su emblema.

FICHA DEL FESTEJO
Domingo 18 de febrero 2018. Plaza de Santamaría. 6ª de “La Libertad”. Sol, nubes y gotas nubes. Más de tres cuartos de plaza. 
Tres toros de Mondoñedo 3º, 4º y 7º, bien pero dispar mente presentados y encastados. Dos Ernesto Gutiérrez 1º y 2º bien presentados, nobles y bajos de raza. Dos de Juan Bernardo Caicedo, bien presentados con lámina, indultado el 5º Nº 883 “Lancero, cuatreño, negro, de 485 kilos, indultado, y 6º, encastado en bronco.

El Juli, oreja, silencio y dos orejas simbólicas.
Luís Bolívar, oreja con petición de otra, silencio tras aviso, silencio y oreja en el de regalo.

Incidencias: Corneado El Juli en el muslo izquierdo por el 5º, terminó la lidia herido y fue remitido a la Clínica del Country para exploración y tratamiento. Saludaron: Ricardo Santana en el 2º, Carlos Rodriguez y Hernando Franco en el 4º, Gustavo García y Hernando Franco en el 6º. Ovacionado Clovis Velásquez en el 4º.


PARTE MÉDICO DE EL JULI: Tras la lidia del 5º toro ingresa a la enfermería el matador Julián López “El Juli, presentando cornada de 15 centímetros de longitud en la cara posterointerna, tercio superior del muslo izquierdo, paralela al pliegue glúteo que compromete piel tejido celular subcutáneo, aponeurosis y desgarro de fibras musculares isquiotibiales con trayectoria única de 6 cm. Posteromedial; se realiza exploración en la enfermería sin evidencia de compromiso vascular mayor ni nervioso, lavado exhaustivo con 300 cc. De SSN, aplicación de antimicrobianos, cubrimiento y se deriva para manejo quirúrgico definitivo a la Clínica del Country.
Firmado, doctores: Efraín Leal y Rodrigo Rojas

La Brede-Francia. Colombo en la corrida de Fuete Ymbro



ILLESCAS.- REAPARICIÓN DE PEPÍN LIRIA EL 10 DE MARZO.