la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 12 de abril de 2021

La política sin alma / por Jaime Alonso


La “política con alas”, hoy como antaño, la representa Vox, más allá del éxito previsible, deseable e imprescindible del 4 de mayo, en que podrá formar gobierno con el PP de Casado, gracias a Díaz Ayuso. Tendrá, a lo sumo, dos años, para que sus cuadros dirigentes adquieran la riqueza interior y el amplio caudal ideológico madurado con serenidad, donde las discrepancias no se traduzcan en lucha estéril de la vida; sino en una interacción creadora de construcción política de valor permanente, tan necesaria en España.

La política sin alma

Jaime Alonso
El Correo de España / 11 Abril 201
Que visión mas acertada tenía José Antonio Primo de Rivera, joven de su tiempo, brillante y dominador de la imagen, de la oratoria precisa; pero también del sentido trascendente de la vida, a la que aspiraba no fuera ajena la política. De ahí la doble acción revolucionaria que emprendiera en 1933; la que afecta al interior del hombre y la de la comunidad política en la sociedad que vive.

Esa vuelta al origen, para no engañar ni equivocarse, al humanismo cristiano, le impidió aliarse con los movimientos materialistas triunfantes en la época. Para él y su política, el eje del sistema no era el partido, ni el estado, ni la clase; sino él hombre, como portador de valores eternos. Todo en él refrenda el sentido de misión que asume al hacerse cargo y dirigir el movimiento/comunión (Partido) llamado Falange Española al que se unen las JONS de Ramiro Ledesma y Onésimo Redondo. Por ello, su movimiento sirvió para regenerar “el nuevo estado” y crear un clima de concordia y justicia distributiva, desconocido hasta entonces. Por ello, su mensaje y legado, será eterno.

Evocaron la singularidad de lo conmovedor, lo que arrastra y dignifica, lo que moviliza y alienta, lo certero y superior, al afirmar: “a los pueblos sólo los mueven los poetas”; pero sin quedarse en la lirica, vacía de contenido, superficial e inútil; y, por ello, se añade: “hay del que no sepa oponer, frente a la poesía que destruye, la poesía que promete”, confrontando la poesía destructiva del materialismo dialectico e histórico que aguijonea la realidad por la obscena plasmación del sufrimiento y su utilitaria reivindicación; del poeta que enfocando la realidad, la retrata como fruto amargo del error humano, pendiente de redención. Lo que fueron sus vidas, lo trasladan al combate dialectico de la política ejemplar: “dando la existencia por la esencia”, creando así “la aristocracia del deber cotidiano”.

Qué necesitada está la política actual de personas con semejante altura de miras. De hombres y mujeres con talento para resolver y no crear, los enormes problemas que afligen a los españoles. Políticos con alma. 

Ortega que reflexionó sobre el ser de España, denunciando su negación, dejó escrito que la masa es:

 “cosa rígida, seca, sórdida y desierta”; con una seria advertencia: “Cuidado de la democracia. Como norma política parece cosa buena. Pero de la democracia del pensamiento y del gesto, la democracia del corazón y la costumbre es el más peligroso morbo que puede padecer una sociedad”; y continúa: “le es más fácil enardecerse por un dogma moral que abrir su pecho a las exigencias de la veracidad”.

El 4 de mayo votaremos mirando de frente a España, serán unas primarias con revalida; unas generales encubiertas; un plebiscito para la izquierda bolivariana que necesita tomar la capital para hacer irreversible su totalitario proyecto. ¡Avisados estamos!, de todas las malas artes de las que se ha valido Pedro Sánchez para obtener el poder y preservarlo, a cualquier precio. La campaña, a pedradas, anudará un ruiseñor en la garganta; será un río de palabras que avance, Madrid, por tus laderas, llenando las urnas de esperanza. Habrá confusión de siglas en tu alma, y el viento de mayo que nos cuenta tus hazañas. Resististe la invasión y fuiste de tus tesoros vaciada, más nunca perdiste tu identidad, ni en los motines y pronunciamientos, ni en las plazas. Cuanto menos te muevas, más te aman; siempre adelantada, Madrid, de las Españas. Mayo te recrea y, de tus entrañas, la libertad brotará de ese seco caudal que celosa guardas.

La “política con alas”, hoy como antaño, la representa Vox, más allá del éxito previsible, deseable e imprescindible del 4 de mayo, en que podrá formar gobierno con el PP de Casado, gracias a Díaz Ayuso. Tendrá, a lo sumo, dos años, para que sus cuadros dirigentes adquieran la riqueza interior y el amplio caudal ideológico madurado con serenidad, donde las discrepancias no se traduzcan en lucha estéril de la vida; sino en una interacción creadora de construcción política de valor permanente, tan necesaria en España. Dónde se fundamente el respeto al hombre y su libertad; la función social de la propiedad; la organización funcional de las libertades públicas; el humanismo del mando; el estilo y el rigor intelectual; la superación de la dicotomía entre derechas e izquierdas, tan superflua como dañina; la superación de la disyuntiva entre el materialismo marxista y el egoísmo burgués y la radical independencia del poder judicial, tanto en su formación como en la promoción y desarrollo de sus funciones.

Ignoro si la dimisión intelectual de nuestros políticos alcanza hoy mayores proporciones que en otros momentos de la historia, aunque parece que sí, evaluando los últimos ochenta años de nuestra vida política y social. Me parece que siempre han sido más populares los sofistas que los filósofos y así nos va. Hoy abunda, en los partidos políticos, un próspero y opulento cultivo de lo mediano, lo mediocre y lo vulgar; lo que se ha dado en llamar dimisión intelectual o proletarización psicológica, una suerte de masificación de la sociedad de consumo que, trasladada a la política, lleva a admitir que es lo mismo votar a Monasterio (Vox), que a Díaz Ayuso (PP), y que resulta igual de útil para frenar a la izquierda e impedir su triunfo.

Un político que no escucha a sus ciudadanos; que no explica, sin mentir, lo que hace y a quien benefician sus decisiones, es un político sin alma. Un político que sustituye el silencio y el dialogo creador por el ruido sin sentido, que transforma las ideas en tópicos, que anda solo obsesionado con las encuestas, los medios de comunicación y la imagen que debe proyectar, es un político mediocre y cortoplacista, sin ninguna idea superior. Y así se presentan cuatro, de los cinco partidos que contienden a la inventada autonomía madrileña y, paradojas del destino, vuelve mayo como mes liberador de su destino.

La humanidad, no obstante haber sido alertada de los horrores que representa tirar por el camino del “socialismo de rostro humano”: “Un mundo feliz”, de Huxley; “1984”, de Orwell; “Walden Two”, de Skinner etc.; sigue pertinaz en el error. Habrá que aceptar lo que George Orwell afirmó: “Ver lo que uno tiene delante de las narices precisa de una lucha constante”. El vivir sometido al exceso de información procedente de los cantos de sirena de las nuevas tecnologías, con el sistemático bombardeo de notificaciones, anuncios, redes sociales, entretenimientos sin fin; hacen que nuestra atención se vea permanentemente ocupada en cuestiones inducidas que pueden escapar a nuestro control, haciendo que deseemos lo que ellos quieren, no lo que nosotros queramos.

El entorno digital es utilizado por la política sin alas para explotar nuestra vulnerabilidad psicológica y engancharnos a sus simplistas slogans determinantes del voto. Cómo defender nuestra autonomía y recuperar el control sobre nuestra capacidad de reflexión que nos permita ser nosotros mismos, según nuestras preferencias, es uno de los retos humanos de nuestro tiempo; es la lucha ética y política más decisiva del futuro. Coincido con Thomas Paine, en su tratado sobre el “sentido común” cuando afirma: “Cuando el hombre renuncia al privilegio de pensar, se oculta en el horizonte la última sombra de libertad”. Es mi único temor, ante todos los medios de comunicación entregados a la izquierda desde tiempo inmemorial por el PP, el grado de influencia que pudieran tener sobre el electorado madrileño en tan decisiva batalla. Por ello sugiero, como deber, el convertirnos todos en portavoces y propagandistas del voto útil a Vox, convenientemente razonado.

Resulta descorazonador que un inteligente borracho bajo la bruma de un robusto puro acertara, adelantando nuestro inquietante futuro: “los imperios del futuro son los imperios de la mente”, Churchill. Inquieta que la pobreza, la inseguridad física y jurídica, las ocupaciones ilegales y las drogas sean consecuencia de un estudiado análisis de como domesticar al ser humano; que la violencia de género, las leyes de memoria histórica y la inmigración ilegal, sean el instrumento de “ingeniería social” para ocupar las mentes y determinar las voluntades desde la más tierna infancia; que la enseñanza, la sanidad publica, la justicia y los servicios sociales desprecien la eficiencia, la responsabilidad y el rigor presupuestario, para servir a criterios políticos. Por eso Vox es más necesario y útil que nunca, en Madrid y en toda España.

Miguel de Unamuno te señala, Madrid, cuando no necesitabas ser autonomía para respetar tu autoridad, añorada y temida:

Tú me levantas, tierra de Castilla,
en la rugosa palma de tu mano,
al cielo que te enciende y te refresca,
al cielo, tu amo,

Tierra nervuda, enjuta, despejada,
madre de corazones y de brazos,
toma el presente en ti viejos colores
del noble antaño.

Con la pradera cóncava del cielo
lindan en torno tus desnudos campos,
tiene en ti cuna el sol y en ti sepulcro
y en ti santuario.

Es todo cima tu extensión redonda
y en ti me siento al cielo levantado,
aire de cumbre es el que se respira
aquí, en tus páramos.

¡Ara gigante, tierra castellana,
a ese tu aire soltaré mis cantos,
si te son dignos bajarán al mundo
desde lo alto!

 ¡El 4 de mayo, espera, otra victoria… de la primavera!.

HÉROES ANÓNIMOS. "MARCHENITA", victima de sus sueños.

JUAN MANUEL MORAZA "MARCHENITA " (1936 - 1954)
Matador de novillos, nacido en Marchena (Sevilla), en 1936 y de muy modesta categoría, falleció el 21 de septiembre de 1954, cuando contaba 18 años de edad. El día 3 de septiembre de 1954 toreó en la Plaza de Toros de Valderrobles (Teruel), una novillada sin picadores, alternando con Jesús Omedas en la lidia de novillos de don Ramos Matías. Al estoquear a su segundo enemigo resultó enganchado y herido muy gravemente en el vientre, lesiones de las que fallecía en Valencia el día 21 de ese mes. 
El Toreo sigue.

En la clinica donde fue ingresado con su Madre, hermana y apoderado.

Valderrobles, pueblecillo perdido en las serranías turolenses, con la nota briosa de su placita de toros, como pincelada luminosa del maestro Zuloaga; estampa que se repite en centenares y centenares de lugares españoles durante el taurino mes de septiembre. En estas plazas pueblerinas es donde vibra, con toda intensidad, el alma española ante la tragedia de la lidia. 

Los irregulares tablados se hallan ocupados por abigarrado gentío que no da reposo a la «bota», y las gentes gritan y gesticulan, enardecidas, ante la presencia del toro, que, engallada su cabeza, desafía al público cercano, despejando el pueblo de mozos. La figurilla garbosa del torerillo se yergue ante el furioso animal, y una y otra vez burla a la fiera. Sigue toreando con las rodillas en tierra, poniendo el corazón en la muleta. El clamor de los ¡oles! y de la ovaciones colman sus ilusiones, y embriagado por las palmas se olvida del peligro. Está viviendo sus sueños. Se perfila para matar, y al consumar la suerte su cuerpecillo de adolescente es terriblemente corneado. El color bermejo de su sangre pone la nota trágica en la tarde bulliciosa... 

Allá se llevan, pálidos y sangrantes, a Juan Manuel Moraza, «Marchenita›, que así se llamaba el torerillo, con un terrible cornalón en el vientre; su apoderado, enloquecido, va taponando con la mano la herida, y en tránsito de agonía llegan a la casa del médico. El público, tan alegre unos momentos antes, permanece mudo y apenado, mientras de bellos y femeninos ojos aragoneses caen unas lágrimas piadosas. Los médicos, hermanos Navarro Tafalla, luchan a brazo partido con la Muerte, para ganarle la vida del chavalillo, y uno de los doctores, en, cede en el acto su sangre generosa. No basta; la vida se acaba, pero allí está la bella señorita a la que el diestro brindó el toro, y allí está su sangre para salvar la vida que se va y le cede su sangre para otra transfusión. 

El vecindario siguió horas y horas ante la clínica, en angustiosa cola, para disputarse la piedad de ofrendar su sangre, efectuándose hasta ocho transfusiones, cedidas por nobles corazones baturros. Esta impresionante página taurina, digna de la musa de un poeta auténtico, se escribió en la villa de Valderrobles (Teruel) el día 3 de septiembre de 1954.

TOREROS HISTÓRICOS EN LA PLAZA DE TOROS DE RONDA (I). JUAN LEÓN «LEONCILLO», EL TORERO LIBERAL

Gustaba por su arrojo, su buen uso de la muleta, sus quiebros y su conocimiento de los terrenos. Sin ser una figura cumbre, jugó un papel protagonista en la Fiesta en un período decadente por la ausencia de Guillén y la pérdida de facultades de Cándido hasta que apareció el gran Francisco Montes, con el que alternó en varias tardes y que le tenía gran respeto: «Pocos se ponían junto al señor Juan y ninguno delante».

 TOREROS HISTÓRICOS EN LA PLAZA DE TOROS DE RONDA (I). JUAN LEÓN «LEONCILLO», EL TORERO LIBERAL

Real Maestranza de Caballería

Juan León y López (Sevilla, ca. 1781-Utrera, 1854) está ligado a Ronda por la infausta jornada del 20 de mayo de 1820, que se cobró la vida de Francisco Herrera, más conocido como Curro Guillén, única víctima mortal de la historia de esta Plaza de Toros.

Cuando esa tarde se enganchó a los cuernos del toro de la legendaria ganadería de José Rafael Cabrera, lo hizo para salvar no solo a un compañero, sino a su protector y maestro, de quién había aprendido el toreo vistoso y ágil propio de la escuela sevillana. Se cuenta que, supersticioso, le había pedido a Guillén que aplazara la corrida para otro día porque le daba mal fario el guarismo de la fecha. “Día de cero, en la piel agujero”, decía.

Cogida de Curro Guillén. «La Lidia», año II, nº 29, 24 septiembre 1883. Biblioteca-RMR

Tenía un carácter difícil, altanero, frío con compañeros y público, con fama de valiente hasta la temeridad, echao palante, jaranero… Siendo un mozalbete asistía a la tertulia taurina de los «Sombrereros», formada por el padre de los toreros Antonio y Luis Ruiz, quizás por influencia de su padre, también oficial sombrerero. Comenzó a frecuentar festejos menores y visitaba el matadero de la ciudad, cátedra donde algunos maestros adiestraban a los muchachos que quería ser toreros. Como Curro Guillén, que le tomó aprecio por sus condiciones y voluntad de triunfo.

Le tocó vivir un período convulso. En primer lugar, la invasión francesa, que provocó que su mentor se exiliara a Portugal. Con 22 años se inició como peón y banderillero en plazas de segundo y tercer orden, y adquirió cartel en la provincia de Cádiz. Coincidió en una corrida con su conocido Antonio Ruiz «El Sombrerero», con quien más tarde entablaría una volcánica rivalidad con ingredientes políticos.

Terminada la Guerra de la Independencia, regresó Curro Guillén de su exilio y recuperó a su antiguo discípulo, al que había cobrado gran afecto, llevándolo a Madrid como sobresaliente, exhibiéndose en una corrida con el propio Guillén, José Cándido y «El Sombrerero». En carteles de Madrid de 1819 ya aparece como media espada con obligación de banderillear.

Mientras, tanto en Europa como en España soplaban vientos de renovación y revolución, los cimientos del Antiguo Régimen se cuarteaban, las Cortes de Cádiz ya habían proclamado la Constitución de 1812, que el general Riego enarboló en su levantamiento de enero de 1820 contra el absolutismo de Fernando VII. La marea se extendió por todo el país, hasta que una gran multitud rodeó el Palacio Real de Madrid. Obligado por las circunstancias, el Rey juró la Constitución en marzo. «Marchemos francamente, y yo el primero, por la senda constitucional», declaró sin mucho convencimiento.

Juan León en un pase de pecho. «Anales del toreo» de José Velázquez. Sevilla, 1868. Biblioteca-RMR

Juan León, afincado en la Corte, se pronunció pronto como liberal en contra de la tendencia de los de su profesión, mayoritariamente realistas. Incluso se dice que se alistó en el Cuerpo Nacional de Milicianos de Caballería en apoyo de Riego. Esa adscripción le valió varias contratas durante lo que se dio en llamar luego el Trienio Liberal, y actuó en corridas en Sevilla en homenaje al general.

Justo antes de ir a Ronda, actuaron en Cádiz el maestro y su discípulo. Una parte de los tendidos se hundió y un toro que acababa de salir al ruedo sembró el pánico. La autoridad competente ordenó que se abatiera al morlaco a balazo limpio. La pericia de los agentes debió ser notable. Después de que 562 personas fueran heridas de diversa consideración, el toro seguía campando en medio del descontrol general. Tuvo que ser Juan León el que acabara con el animal de un estoconazo.

Después de la accidentada jornada gaditana, se desplazaron a Ronda, con la trágica consecuencia ya reseñada. Al año siguiente ya aparece Juan León en los carteles de Madrid como primer espada. La involución absolutista que puso fin a la breve etapa liberal le pasó factura. Entre 1822 y 1827 no se le contrató en la plaza de Madrid, y tuvo que arreglárselas en plazas andaluzas. En su ciudad tuvo problemas con los partidarios de su gran rival, Antonio Ruiz, en una corrida el día de San Antonio de 1824. Al saber que «El Sombrerero» iba a estrenar un vistoso traje de blanco y oro, él se vistió de luto, exhibiendo su posición política de negro, como se les llamaba a los liberales. Como era costumbre llegó a la plaza andando y salió de la misma manera, a punto de ser linchado pero «resuelto a morir matando», como refirió varios años más tarde.

De regreso a Madrid, pudo volver a torear a partir de 1827. Gustaba por su arrojo, su buen uso de la muleta, sus quiebros y su conocimiento de los terrenos. Sin ser una figura cumbre, jugó un papel protagonista en la Fiesta en un período decadente por la ausencia de Guillén y la pérdida de facultades de Cándido hasta que apareció el gran Francisco Montes, con el que alternó en varias tardes y que le tenía gran respeto: «Pocos se ponían junto al señor Juan y ninguno delante».

Un hecho célebre de Juan León (Leoncillo) [Muletazos desde el suelo a un toro de Gaviria en Madrid]. «La Lidia», año III, nº 19, 21 julio 1884. Biblioteca-RMR

En la década de los 30 toreó mucho. Llevó de peones un año a Cúchares y Juan Yust, alumnos de Pedro Romero en la Escuela de Tauromaquia de Sevilla. En 1836 volvió a torear en Ronda. Después de retirarse en 1847 tuvo que volver en 1850 porque estaba sin blanca, hasta que un toro en Aranjuez le dio una paliza al año siguiente. Manirroto, juerguista, llevó siempre lo que se cataloga como muy mala vida.

Retirado en Sevilla, y ante el miedo a una epidemia de cólera, se refugió en Utrera, en casa de su gran amigo y piquero Juan Pinto. Allí falleció en 1854. «El torero gana su fortuna entre dos cuernos: en uno está la bolsa y en otro la vida», decía. Una bolsa que dilapidó a manos llenas, bebiéndose las noches entre flamencos y amoríos. Así lo cantaba una copla: 

«Más flamenco no lo había, en la villa de Madrid, cuando fue de Andalucía, a la corte a presumir. Y con Cúchares y El Tato, en el Café de la Unión, se ufanaba de arrogancia, el torero Juan León. Como reluce, como reluce, la gran calle de Alcalá, como reluce, como reluce, cuando suben y bajan, los andaluces, los andaluces, y reluce más que el sol, cuando con su traje corto, la pasea Juan León».

 
Juan León - Marife de Triana

Bibliografía

Cossío. Los toros. Tratado técnico e histórico, vol. III. Espasa Calpe, Madrid, 1943.

Velázquez y Sánchez. Anales del toreo. Imprenta y ed. Juan Moyano, Sevilla, 1868.

Sánchez de Neira. El Toreo. Gran diccionario tauromáquico. Imprenta de Miguel Guijarro, Madrid, 1879 (Turner, Madrid, 1988).

Simán, Biografía del espada Juan León. Imprenta de Operarios, Madrid, 1851.

Cabrera Bonet. Algunas fechas para la pequeña y gran historia taurina. Papeles de toros, Unión de Bibliófilos Taurinos, n.º 2. Madrid, 1992.

Tapia. Historia del toreo, vol. I. Alianza Editorial, Madrid, 1992.

Tres millones de muertos Jorge Arturo Díaz Reyes

 Cementerio de Hamm

El toreo se ha sacrificado en la defensa sanitaria como ningún otro frente. Ha cerrado sus plazas, renunciado a sus ingresos económicos, mandado sus sagrados animales al vil matadero y sometido sus trabajadores al paro. Los muy escasos ritos oficiados, los menos en más de trescientos años, han sido virtuales o con insignificante público. Apenas para mantener las constantes vitales básicas del culto.

Tres millones de muertos

Jorge Arturo Díaz Reyes
Crónica ToroCali abril 12 de 2021
Sí. Tres millones en el mundo… y aumentando vertiginosamente, pese a la prevención, la terapia y la desesperada vacunación. Todos duelen. Eso nos deja el Covid en algo más de un año. Y con perdón de los antitaurinos, esta otra tragedia de lesa humanidad tampoco ha sido culpa de los toros.

El toreo se ha sacrificado en la defensa sanitaria como ningún otro frente. Ha cerrado sus plazas, renunciado a sus ingresos económicos, mandado sus sagrados animales al vil matadero y sometido sus trabajadores al paro. Los muy escasos ritos oficiados, los menos en más de trescientos años, han sido virtuales o con insignificante público. Apenas para mantener las constantes vitales básicas del culto.

En abril pasado, cuando la peste avanzaba, Morante de la Puebla, (figura) se consoló diciendo: “que no haya toros este año tampoco es el fin del mundo”. Ya vamos en el otro y que pregunten por los renglones medios e inferiores del escalafón a ver cómo anda hoy ese mundo.

Mas no es la vía exigir la salvación de la industria sumándose a la complicidad que se tiene con el contagioso apretujamiento de multitudes en otros ámbitos; transportes, teatros, manifestaciones, comercios, conciertos… Esos desafueros no afectan únicamente a quienes incurren sino a todos. Cada contagiado allí multiplica y se hace agresor general.

Sin embargo, racionalmente hablando, la corrida se puede realizar con sanidad en plazas abiertas, bien ventiladas, permitiendo una proximidad segura inferior al conflictivo metro y medio entre espectadores (con mascarillas, etc.). Retomando así porcentajes de ocupación, sino siempre del 50%, sí cerca de los frecuentes antes de la pandemia.

Eso requeriría claro, esfuerzo empresario, reducción de costos y ganancias para todos, disciplina social, pero antes actitud equitativa, desprejuiciada y sincera de las autoridades regionales y nacionales. Las cuales, ejercidas en diversos lugares por partidos rivales entre sí, hasta hoy en lo único que han coincidido es en su geométrico rigor con la fiesta.

No vale andar diciendo que se defiende la tauromaquia, que se respetan los derechos de los trabajadores y que se les ayuda, cuando las acciones van en contrario. Se previene para seguir viviendo, ¿sino para qué?

Triunfa la libertad en Ecuador: Lasso será presidente tras vencer al candidato de Correa y del Foro de Sao Paulo


Con más del 90 por ciento de los votos escrutados en Ecuador, los resultados del Consejo Nacional Electoral (CNE) le otorgan la victoria frente al candidato narcocomunista y títere del corrupto Rafael Correa.

Triunfa la libertad en Ecuador: Lasso será presidente tras vencer al candidato de Correa y del Foro de Sao Paulo.

El liberal Guillermo Lasso ha celebrado la victoria en la segunda vuelta presidencial, donde se ha impuesto a Andrés Arauz, en lo que ha considerado es un “día histórico” en Ecuador, ya que los ecuatorianos han votado por “la necesidad de cambio y de mejores días para todos”.

Con más del 90 por ciento de los votos escrutados en Ecuador, los resultados del Consejo Nacional Electoral (CNE) le otorgan la victoria frente al candidato narcocomunista y títere del corrupto Rafael Correa.

Lasso, el aspirante del Movimiento CREO, ha conseguido el 52,65 por ciento de los sufragios en esta segunda vuelta electoral según las cifras disponibles hasta el momento, frente al 47,35 por ciento del postulante de Unión por la Esperanza (UNES).

“Quiero agradecer a los ecuatorianos que me han brindado su confianza, que han salido a votar con espíritu democrático”, ha comenzado Lasso, que ha señalado que la jornada electoral “ha mandado un mensaje contundente: los ecuatorianos creemos en la democracia, creemos en la libertad”.

Lasso ha subrayado que “hoy es un día de celebración. La democracia ha triunfado y los ecuatorianos han optado por un nuevo rumbo, uno muy diferente al de los últimos 14 años en Ecuador”, por lo que ha dado gracias “por formar parte del Ecuador del encuentro, gracias por darme la oportunidad de ser su presidente y poderlos servir”. “Desde el 24 de mayo próximo asumiremos con responsabilidad el desafío de cambiar los destinos de nuestra patria y lograr para todos un Ecuador de oportunidad y de prosperidad que anhelamos”, ha prometido el virtual ganador.

Entre otras personas, ha dirigido sus muestras de agradecimiento a su compañero de fórmula, “ahora vicepresidente electo de Ecuador”, Alfredo Borrego, así como al exalcalde de Guayaquil Jaime Nebod, así como al partido Social Cristiano, “que han apoyado un proyecto político en beneficio del Ecuador”.

El títere de Correa admite su derrota

Por su parte, Arauz ha admitido la derrota y ha señalado que es hora de hacer una “reflexión honesta, una autocrítica real”, si bien ha aseverado que tenía en su “mente y corazón” que ganaría para “impulsar verdaderas políticas de transformación”. “El poder no ha sido un capricho para mí, mi única intención es ser un servidor público. Seguiré sirviendo al pueblo del Ecuador, desde la trinchera que nos toque estaremos sirviendo a nuestro pueblo, construyendo programáticamente, con profundidad de ideas, formando a las siguientes generaciones”, ha agregado.

RELACIONADO: Cuatro factores que han contribuido a la derrota del castro-chavismo en Ecuador

domingo, 11 de abril de 2021

Odaliscas y matones de Podemos / por Eduardo García Serrano

Engendran odio, alimentan el miedo y destilan venganza. Esa es la izquierda que espera agazapada en el fondo de las urnas para hacerse con el Poder en Madrid. Su sueño es nuestra pesadilla, su fuerza nuestras cadenas y su retórica nuestra sentencia. 

Odaliscas y matones de Podemos

Eduardo García Serrano
El Correo de España / 11 Abril 2021
Predica la austeridad acomodado en sus agraviantes privilegios. Pontifica el duro trabajo de los humildes desde el dolce far niente de su bienestar ganado sin doblar el lomo en el tajo, sin sudar bajo el mono y sin madrugarle al sol, dejando el sueño en las sábanas y llevando la fatiga en la mirada. Nada sabe del toque de diana para espabilar un salario corto en unas jornadas largas, pero se cree el padre tutelar de los trabajadores y considera que los barrios en los que habitan son las fincas de sus consignas, a las que acude, sólo con periodicidad electoral, a vendimiar votos rodeado de brigadistas del motín callejero que buscan sangre para abrir los Telediarios, con Pablo Iglesias echándoles la culpa de los cuajarones a las víctimas de sus matones calabreses, mientras sus odaliscas de Podemos y su Che Guevara con ruedas emponzoñan las Redes Sociales con sus boñigas de 120 caracteres.

Engendran odio, alimentan el miedo y destilan venganza. Esa es la izquierda que espera agazapada en el fondo de las urnas para hacerse con el Poder en Madrid. Su sueño es nuestra pesadilla, su fuerza nuestras cadenas y su retórica nuestra sentencia. El tiempo apremia en su escasez y en la amenaza que gravita en el Tic-Tac (lo recordáis, ¿verdad?) de Podemos, cuya quintacolumna es nuestra división, el grueso de su artillería nuestro fuego amigo y la despensa de su intendencia nuestra dispersión. Que no os engañen las cornadas que entre sí se propinan las tres ganaderías de la izquierda madrileña, son tan falsas como los combates de lucha libre. Al final siempre acuden, sin complejos y sin vergüenza histórica, al Frente Popular para repartirse el botín de las urnas, con y sin pucherazo. Por el contrario, la derecha abomina y huye del aglutinante de la España Nacional, políticamente arracimada en un Frente Nacional, y las puñaladas que entre sí se propina no son de atrezo, son letales. Letales para España, porque Madrid es su corazón. Por eso el 4 de mayo hay que votar en el corazón de España con el corazón de la España Nacional.

"EL TONTO NO DESCANSA". Risto Mejide y Telecinco vuelven a insultar a la tauromaquia / por Juanje Herrero

Este tipo de personas que no tienen respeto,  y solo valoran su libertad de expresión y no la de los demás. Enjuiciando a la tauromaquia por su simple desconocimiento, y su gusto personal. Es libre para ser antitaurino, pero no es libre para faltar el respeto a la tauromaquia. Su función en el programa es valorar la actuación, no soltar su propaganda antitaurina, sembrar de odio, y difuminar ante millones de personas  su ideología, y esa inquina que le sale por la boca cada vez que habla de alguna tradición española.

Risto Mejide y Telecinco vuelven a insultar a la tauromaquia

Juanje Herrero
Toros de Lidia / 10 abril, 2021
Ayer, durante el programa “Go Talent” de Telecinco, salió al escenario un grupo de cuyo nombre no quiero acordarme, pero con la estampa antitaurina colgada durante su representación. Imagino que la única manera de ser recordados es buscar la polémica, y tener su minutito de fama.

En un principio, cuando saltaron al escenario, el espectáculo era una simple alegoría de la lidia, donde toro y torero se recreaban en la idiosincrasia de la tauromaquia. Al final, el torero “claudica” y para asegurarse que su mensaje era animalista, mascotista y antitaurino, en cada lado del escenario había un mensaje que ponía “El arte crea no destruye”.

Una adaptación tergiversada, con el único propósito del aplauso fácil y empatizar con el declarado antitaurino Risto Mejide. Sinceramente “mejode” que este tipo de artistas quieran atacar otro tipo de arte, por cierto milenaria, y que ha vivido, perpetuado, resistido y ha sido embajadora de España por el resto del mundo.

Este personaje que se llama Risto Mejide, que ha sido más conocido por su polémica y no por su profesionalidad. Envuelto en decenas de discusiones y disputas, porque es anti todo, pero sobre todo ante coherencia. Este tipo de personas que no tienen respeto, y solo valoran su libertad de expresión y no la de los demás. Enjuiciando a la tauromaquia por su simple desconocimiento, y su gusto personal. Es libre para ser antitaurino, pero no es libre para faltar el respeto a la tauromaquia. 

Su función en el programa es valorar la actuación, no soltar su propaganda antitaurina, sembrar de odio, y difuminar ante millones de personas su ideología, y esa inquina que le sale por la boca cada vez que habla de alguna tradición española. 

Profesionalidad tiene la justa para pasar el día, al igual que su compañera Paz Padilla, que nunca ha predicado con el ejemplo, y que nos la ponen en Telecinco hasta en la sopa.

El mundo taurino, los aficionados y la misma tauromaquia está cansada de las reiteradas faltas de respeto de una sociedad que promueve la libertad, pero que es más dictatorial que nunca. Que no aceptan la diferencia, ni valoran el patrimonio tradicional que supone la tauromaquia, por no hablar del fenómeno ecológico, económico y cultural.

Triste verdad, Telecinco y su incultura. Una televisión amarillista, de aplauso fácil, para generar zombies y adoctrinar personas. El mascotismo es evidente y la falta de valores, principios, ética y moral quedan patente en muchos programas de la casa creada en los años 90.

El sentimiento taurino está más unido que nunca, hay que seguir trabajando por el fomento y la defensa –Ante los talibanes animalistas y el desconocimiento-. Es el momento de dar el paso definitivo para asegurarnos el futuro.
--