la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 22 de junio de 2018

San Isidro: Veinticinco recuerdos estelares e inolvidables de la pasada feria. / por Antonio Lorca


El picador Agustín Navarro y el toro 'Coplero', de Victoriano del Río. MANOLO BRIONES

Veinticinco recuerdos estelares e inolvidables del pasado San Isidro
La larga y lluviosa feria ha dejado momentos para la emoción, la bravura, la torería

Treinta y tres festejos -26 corridas, tres novilladas y cuatro espectáculos de rejoneo- dan para mucho. La feria de San Isidro de 2018 ha sido la más larga de la historia, y una de las más lluviosas, también. Quedan en el olvido muchos momentos de silencios y aburrimiento, pero ha habido otros, unos pocos, que permanecen en el recuerdo agradable de los espectadores.

He aquí una relación no exhaustiva de 25 destellos de emoción, bravura, torería, tensión, miedo y arrebato, que de todo ha habido. No están todos los que han sido, pero sí son todos los que están.

Por orden cronológico, estos son algunos de los instantes por los que merece la pena seguir siendo aficionado a la fiesta de los toros.

1.- El 10 de mayo, Hazen Al-Masri El Sirio, subalterno de Román, salvó de una cornada cantada a Tomás López, perteneciente a la cuadrilla de Joselito Adame, cuando resbaló a la salida de un par de banderillas y quedó a merced de un astifino ejemplar de Fuente Ymbro. El capote milagroso de El Sirio fue auténticamente providencial. Minutos después saldría ‘Hechizo’, uno de los toros de la feria.

Toros de Dolores Aguirre; solo el nombre produce respeto

2.- Fortes protagonizó una actuación valentísima, desbordante de gallardía, ante un toro de Pedraza de Yeltes, el día 11. La plaza se cubrió de pañuelos, pero el presidente entendió que no había mayoría. El torero dio dos vueltas al ruedo, y el usía pasó al baúl de los errores.

3.- El cuarto toro de Las Ramblas, el lunes 14, demostró de salida que de bravo solo tenía la ascendencia. Huyó despavorido de los capotes y, acobardado, se parapetó en la puerta de toriles. La protesta se hizo muy ruidosa, y el presidente adoptó una decisión considerada insólita: ordenó su devolución a los corrales. Aunque el Reglamento nacional permite hacerlo en circunstancias muy especiales, fue la primera vez que un toro era devuelto por manso.

4.- El comienzo por bajo -mirando al tendido 7- de Talavante a su primer toro de Núñez del Cuvillo del día 16 fue sencillamente espectacular. Fueron muletazos largos, profundos, rebosantes de empaque y estética. Esa tarde, él, Manzanares y Ferrera cortaron una oreja cada uno. El palco lo ocupaba la misma persona que se la había negado a Fortes. Esta vez, con las figuras, fue generoso.

 Par de banderillas de Vicente Ruiz a un toro de Saltillo, el 4 de junio.

5.- Inicio de muleta en el segundo de la tarde del 17 de mayo. Román se sitúa en los medios, pliega el engaño en la mano izquierda, el estoque escondido en la cadera y cita al toro, aculado en tablas, con el llamado cartucho de pescao. No pasó nada relevante, pero la imagen fue pura torería.

6.- Pablo Atienza, Alfonso Cadaval y Toñete no supieron aprovechar las bondades de los novillos del Conde de Mayalde, el lunes 21 de mayo. La tarde amenazaba tormenta, y durante la lidia del sexto cayó un aguacero en forma de diluvio que despejó los tendidos y convirtió el ruedo en una piscina. No se amilanó Toñete y su enorme esfuerzo fue premiado con un trofeo.

7.- Con motivo del mano a mano entre El Juli y Ginés Marín -24 de mayo- apareció ‘Licenciado’, un toro de Alcurrucén, extraordinario en la muleta, hondo e incansable, al que el veterano torero madrileño cortó una oreja.

Saladera, de Saltillo, uno de los toros más complicados que se han visto en Las Ventas en muchos años

8.- Ese mismo día quedó claro que la suerte de varas existe y es una preciosidad. Solo son necesarios toros bravos y picadores toreros. El toro, ‘Coplero’, de Victoriano del Río; el picador, Agustín Navarro. El animal acudió con alegría en dos ocasiones, empujó con los riñones y la plaza disfrutó.

9.- Segunda corrida de Núñez del Cuvillo y las dos primeras puertas grandes de la feria: Talavante y López Simón. Toretes artistas, un torero inspirado y otro arrebatado por la épica. Alborozo general el viernes 25.

10.- Domingo 27 de mayo. Dolores Aguirre. Solo el nombre produce respeto. Un vendaval de mansedumbre, agresividad y dureza. ¡Fuera el aburrimiento!

11.- En el tercio de banderillas del quinto toro de Dolores Aguirre se produjo el acontecimiento de la tarde: David Adalid, reconocidísimo rehiletero hace solo unos años, clavó dos extraordinarios pares, especialmente el segundo, que pusieron la plaza en pie.

12.- Al día siguiente se celebraba otra corrida torista de alto interés: Partido de Resina, para Sánchez Vara, que sustituía a Ricardo Torres, Javier Castaño y Thomas Dufau. La previsión era de lluvia intensa. La empresa decidió no colocar los plásticos en el ruedo. A las siete de la tarde, no era posible la práctica del toreo. Había poco público. Y se produjo la suspensión. Pero, ¿fue por la lluvia o por interés económico?

13.- ‘Juglar’, un nobilísimo toro de Garcigrande, le propinó a Castella una dantesca voltereta y, después, lo empujó para que saliera por la puerta grande. Bien el torero, y sobrecogido el público… Era el 30 de mayo.

14.- Simón Casas, el jefe de Las Ventas, ideó la Corrida de las Seis Naciones. Hicieron el paseíllo seis toreros de otras tantas nacionalidades. El invento no cuajó en taquilla y solo hubo algo más de media plaza. Y tampoco en el ruedo. El festejo -31 de mayo- fue un tostón.

15.- 1 de junio. Cayetano dibujó una bellísima trincherillas en el inicio de faena a su primer toro. El torero destacó por su raza, entrega y su tauromaquia tan antigua como clásica.

16.- La corrida ilidiable de Saltillo se lidió -es un decir- el 4 de junio. Más que toros parecían tigres; y más que embestir, atacaban con la misma estrategia que los depredadores de La 2.

17.- Esa tarde, destacaron dos entre todos los héroes que saltaron al ruedo: Octavio Chacón, valiente, maestro, merecedor de más y mejores oportunidades; y Vicente Ruiz, autor de uno de los mejores pares de banderillas de la feria.

18.- ‘Saladera’ era el nombre del sexto saltillo, uno de los toros más complicados que se han visto en muchos años en la plaza de Las Ventas. Sebastián Ritter pasó un quinario y solo un milagro permitió que llegara por su propio pie al hotel.

19.- Lleno el 6 de junio, corrida extraordinaria de Beneficencia. La presidió el Rey emérito mientras el monarca reinante atendía a Pedro Sánchez, según informó la Casa Real. A Felipe VI se le echó de menos.

20.- ‘Chaparrito’, de Adolfo Martín, bravo y noble, -viernes, 8 de junio- ha sido elegido como el mejor toro de la feria, según el jurado de Plaza1. Lo lidió Pepe Moral y le cortó una oreja.

21.- Mientras el sevillano daba la vuelta al ruedo, un paisano suyo, El Cid, era intervenido en la enfermería de una cornada en el muslo derecho que le infirió el segundo de la tarde en el inicio de la faena de muleta.

22.- Ángel Sánchez, joven novillero, protagonizó uno de las gestas de San Isidro. Tomó la alternativa ante un ‘adolfo’. Perdió la apuesta, pero tiempo tendrá de ganar otras muchas.

23.- El 9 de junio, Diego Ventura se convirtió en el primer rejoneador que cortaba un rabo en la plaza de Las Ventas. Su tarde fue sencillamente cumbre.

24.- Los ‘victorinos’ cerraron la feria, y Felipe VI estuvo presente en una barrera. Dos acontecimientos.

Y 25: No menos de cuarenta banderilleros y unos pocos picadores merecieron el reconocimiento de la afición por su esmerada torería. Honor

y gloria para todos ellos.

jueves, 21 de junio de 2018

Las leyendas se forjan en la arena / por Emilio Sánchez



Diego Carretero será el próximo sábado 23 de junio, nuevo matador de toros, con tan sólo 21 años recién cumplidos.


Hellín tiene un nuevo maestro de la tauromaquia, porque así se ha venido fraguando desde el día que con poco más de 12 años comenzo a soñar con vestir el traje de luces y ser alternativado por dos figuras del torero. Ese sueño se cumple sobre el ruedo de la Plaza de Toros de Alicante, cuando el maestro Morante de la Puebla le ceda muleta y estoque, en presencia del alicantino-hellinero José María Manzanares.

El lema que los mentores o el propio torero han escogido para este día es: “LAS LEYENDAS SE FORJAN EN LA ARENA”.

Carretero cumple con ese sueño de” LUCES”, poniendose en la parrilla de salida, para tomar parte de las ferias de verano y otoño. Siempre seran para él corrida de competición, entrando en competencia, para dar el sobresalto, tras su etapa novilleril, con solo 38 novilladas picadas en sus 3 años desde su debut con los del castoreño.

Por ello que los triunfos de novillero, espiga de oro de la famosa feria del arroz en Calasparra, su triunfo en Algemesí y los muchos otros en la escala menor, a partir del sabado ya quedan en el esportón pequeño, ahora buscar otro esportón mayor, para seguir cosechando mayores laureles, porque deseamos escuchar, cuando se anuncie en las proximas ferias eso de, ¡QUE VIENE CARRETERO¡.

Ese Carretero con un valor sordo, torero de verticalidad, con una técnica que muchas veces es prodigiosa. Es torero de no dar el paso atras cruzandose al pitón contrario, valor y arte, entregandose sin reservas, por lo que en la tarde de su alternativa Carretero, el toricantano, sacara pecho para tratar de convertirse en el heroe de la tarde.

Esperemos poder escuchar, tras su alternativa ¿YA AS VISTO A DIEGO CARRETERO?, y ¡QUE VIENE CARRETERO¡. pero el mayor deseo de este articulista es poder verlo ir por su propio pie al hotel, salir a hombros de las grandes ferias aplaudido por una afición, que se quedará asombrada, por ese corazón que CARRETERO tiene para quedarse a dos palmos de los pitones donde el triunfo se asegura.

Hellín con esta nueva alternativa ya suma 8 matadores de toros, recordando a Tomás Preciado, Ángel de la Rosa, Marcos Valverde, Antonio Torrecillas, Pepe Valverde y ahora Diego Carretero. Gratos recuerdos a los que le precedieron, ahora Diego Carretero, esta en la parrilla de salida.

¡Apocalipsis ya! El Valle de los Caídos como monumento al Armageddón



este Armageddón conclusivo de la historia, esta colosal conflagración entre Dios y Lucifer es justamente la que se desarrolla en el Valle de los Caídos, monumento que no fue erigido con la intención de perpetuar la memoria del franquismo, ni mucho menos, ya que el Valle es un colosal homenaje a la fe católica, una majestuosa plasmación en piedra granítica de las verdades y principios fundamentales de la Tradición y el Magisterio de la Iglesia, un monumento donde late en todo su esplendor la apoteosis del catolicismo, presidida por una cruz monumental de 150 metros, la más grande del mundo. Contra este maravilloso edificio que proclama la gloria del catolicismo se están desatando ahora mismo todas las puertas del infierno, ahítas de venganza.



«Una mano secreta desde la noche oscura ha ordenado una siega satánica de cruces…» (José María Pemán)

El Tártaro infernal existe desde la creación del mundo, pero, desde que el cristianismo apareció sobre la faz de la tierra, encarnando las dimensiones celestiales y las fuerzas de la luz, inmediatamente se generó ―como su contraparte yin― un lado oscuro, una semilla maligna que las fuerzas del Mal sembraron en unos sistemas de pensamiento marcados por el gnosticismo, que tienen en común la pretensión babélica de colocar al hombre en el trono de Dios, sirviéndose para ello de las fuerzas prometeicas que había arrebatado al cielo el mismísimo Lucifer, Señor de todos estos credos, Señor de las Moscas, Señor del Hades y de inframundos.

Fue así como toda la historia no ha sido en realidad sino un continuo Armageddón entre el Bien y el Mal, una batalla continua entre el cristianismo y una caterva de enemigos salidos de las madrigueras del Averno, una colosal conflagración entre las fuerzas de la luz y los poderes de las tinieblas, cuyo horizonte final es el intento de destruir la fe cristiana, para entronizar a su Señor en un Nuevo Orden Mundial donde pueda desplegar despóticamente todo su poder, pastoreando sus rebaños de esclavos bajo la égida de una religión mundial sincrética, tipo «Nueva Era».

«Sobre la escena del mundo ―escribe un autor espiritual―, la vida de las almas puede aparecer circundada de banalidad. En realidad, esta vida está dominada por un invisible y grandioso altercado entre Dios y el Demonio».

«Toda la historia humana está penetrada de una tremenda lucha contra las potencias de las tinieblas, lucha iniciada en los orígenes del mundo» («Gaudium et Spes» 37).

Aunque la lucha entre Dios y Satanás arrancó con el mismo comienzo del mundo, estamos actualmente en una fase crítica de esta batalla, la cual, según afirman las revelaciones marianas, las visiones de los santos e incluso el análisis social, político y económico de los tiempos actuales, constituye un verdadero preapocalipsis, en el cual se está desarrollando el Armageddón final.

Pues bien, este Armageddón conclusivo de la historia, esta colosal conflagración entre Dios y Lucifer es justamente la que se desarrolla en el Valle de los Caídos, monumento que no fue erigido con la intención de perpetuar la memoria del franquismo, ni mucho menos, ya que el Valle es un colosal homenaje a la fe católica, una majestuosa plasmación en piedra granítica de las verdades y principios fundamentales de la Tradición y el Magisterio de la Iglesia, un monumento donde late en todo su esplendor la apoteosis del catolicismo, presidida por una cruz monumental de 150 metros, la más grande del mundo. Contra este maravilloso edificio que proclama la gloria del catolicismo se están desatando ahora mismo todas las puertas del infierno, ahítas de venganza.

Los mismos rojos y ateos reconocen ―como hace el mismísimo Paul Preston―que la basílica es un grandioso monumento al cristianismo, pleno de belleza y sensibilidad. En efecto, custodiada por gigantescos ángeles berroqueños que, a la vez que guardan el sueño de los muertos, custodian la fortaleza católica como fieles soldados, en la basílica están expuestas las verdades fundamentales de la fe católica, con especial referencia a España: Vírgenes ―Inmaculada Concepción, Nuestra Señora del Carmen, Nuestra Señora de Loreto, Nuestra Señora de África, Nuestra Señora de la Merced, y Nuestra Señora del Pilar―, formidables arcángeles ―Miguel, Rafael, Gabriel, Uriel―, el Pantocrátor, la Asunción de la Virgen, la última Cena, el Santísimo, etc.

La funesta ley de memoria histórica, como era de esperar, activada y reformada en un sentido todavía más totalitario por el gobierno golpista del frentepopulismo, conspira una vez más contra el monumento, y ya prepara sus grúas, sus piquetas, sus barrenadores, sus siniestros desenterradores, chacales del Averno dispuestos a lanzarse como una tribu de orcos sobre el esplendoroso monumento.

Dice la ideología progresista incubada por el mundialismo que el Valle de los Caídos es un monumento franquista, que pretende perpetuar la gloria de los vencedores y humillar a los vencidos, y que por ello hay que desguazarlo, convirtiéndolo en un «Centro de Reconciliación». Pero ―según afirma la globalista Wikipedia―, el único símbolo franquista presente en la basílica es una bandera falangista, y no hay ni la más mínima alusión a la Victoria, ya que los cuerpos inhumados en los columbarios ―33.874― pertenecen por igual a vencedores y vencidos, y colocados de tal manera que están entremezclados. Este hecho, junto con la circunstancia de que los cadáveres están ocupando cavidades con función constructiva en el monumento, y que la humedad ha acabado por fusionar todos los restos, hace completamente imposible que se puedan extraer restos reconocibles de los columbarios, como lo han confirmado los estudios que se han hecho al respecto.

Así que no es de recibo que esta chusma vengativa y rencorosa, que pretende ganar la guerra después de 80 años desenterrando a Franco, pretenda socavar la Basílica con el pretexto de identificar los restos allí existentes con esta burda excusa. También parecen querer olvidar que en ningún caso Franco levantó el edificio para que le sirviera como mausoleo, ya que la decisión de enterrarle allí la tomó el rey Juan Carlos, con la aquiescencia de la familia y del Gobierno.

Lo que pretende el rojerío enfermo obsesivamente de guerracivilismo no es, por tanto, acabar con un monumento a la dictadura franquista, ya que este pretexto no es sino una cortina de humo bajo la que pretende ocultar su verdadera intención: destruir un monumento católico único en el mundo, una edificación que proclama la gloria de los cielos que ellos pretenden recusar para exaltar los infiernos de los que proceden. Es un ejemplo más de la persecución a la fe católica, un órdago de los grandes al cristianismo, un desafío del Mal orquestado por las huestes luciferinas.

En la basílica se conmemora una guerra, sí, pero no es, ni mucho menos, nuestra contienda civil, sino que lo que está esculpido en piedra es la historia de la gran batalla final del Apocalipsis entre el Bien y el Mal, entre la luz y las tinieblas, entre los ángeles y los demonios, entre el cielo y del infierno. No por casualidad Franco dio esta finalidad a la inmensa edificación, pues muy posiblemente la diseñó con el objetivo de emparentar la Cruzada Nacional que dirigió con la conflagración general que tendrá lugar al final de los tiempos, como dando entender que nuestra Guerra Civil fue el anticipo, la primera fase de otra contienda mucho mayor, que no fue la Segunda Guerra Mundial, como opinan los historiadores, sino que será el Armageddón, ya que los contendientes en ambos casos, desde su punto de vista, fueron los mismos: las fuerzas de la luz, contra las fuerzas de las tinieblas.

Es monasterio, es basílica, es cementerio, pero, antes que nada, el Valle de los Caídos es el Apocalipsis puesto en piedra berroqueña, que pretende sellar las puertas del infierno, justamente el mismo objetivo que se propone el monasterio de San Lorenzo del Escorial, erigido por Felipe II con la finalidad de clausurar un «escorial», es decir, una entrada al inframundo, que por ella vomitaba sus escorias infernales.

Este objetivo de exorcizar a las fuerzas del Mal está claramente explicitado en los ocho tapices sobre el Apocalipsis situados en la gran nave, intercalados entre las capillas, copia de unos originales flamencos traídos de Bélgica fue Felipe II, conservados en el Palacio de la Granja, considerados como una de las cumbres del arte universal.

Dentro de la serie, en el tapiz número 5 se describe el combate entre los ángeles y los demonios que pretenden atacar a la Mujer vestida del sol. La escena sexta de este paño muestra cómo la Bestia salida del mar hace la guerra a los santos y a los fieles.

El resultado de la guerra se muestra en el paño número seis, donde se expone el triunfo del Evangelio, con escenas donde los impíos son atormentado con el fuego y azufre, mientras Jesús ordena al ángel el castigo de los malos.

En el paño número siete se describe la destrucción de Babilonia, la gran ramera, ahíta de abominaciones. En la escena séptima, el ejército de Cristo sigue al Salvador entronizado, que lleva el cetro en una mano y la espada llameante de dos filos en la boca.

El lienzo octavo describe el final de la batalla, con el triunfo de la Iglesia sobre el demonio, que es encadenado en el abismo, derrotado por el ejército de Cristo, que sobre caballos blancos combate a las potencias infernales.

Esta colosal conflagración es, tanto en su fondo como en su forma, una apoteósica Cruzada, la Cruzada por excelencia, la guerra que Franco quiso perpetuar en el valle de Cuelgamuros. Así que, junto a la legendaria figura del Caudillo del Tajo, que surgirá para llevar a España el triunfo sobre sus enemigos, en esa epopeya el protagonismo recaerá en el mismo Cristo, caudillo de los ejércitos celestiales, el Caudillo de Armageddón, quien, según indican todas las profecías, dirigirá él mismo los ejércitos que combatirán allí, teniendo a San Miguel como paladín y mariscal de campo.

Después de la batalla, después del formidable triunfo, en la España remanente construiremos un nuevo Valle de los Caídos para los que caigan en ese tremendo combate armageddónico, reconstruyendo el que levantó Franco ―que muy posiblemente será arrasado antes del Armageddón por las hordas infernales―, o construyendo otro de nueva planta en cualquiera de los numerosos lugares santos que tanto abundan en nuestra Patria. En ese nuevo monumento a los caídos ya no habrá enterrados cadáveres de rojos, como sucede en el actual Valle de los Caídos, ya que, después de la gran batalla armagedónica, no habrá piedad para los vencidos, que serán arrojados por las huestes celestiales al más profundo de los Tártaros, donde será el llanto y el rechinar de dientes por toda la eternidad. Pues entonces serán derrotados, y para siempre, y no habrá memoria histórica que les valga, ya que probarán de su propia medicina, ya que también los jueces celestiales guardan exacta memoria de todas sus luciferinas fechorías.

Allí alzaremos otra colosal Cruz, que presidirá la España celestial por los siglos de los siglos.


SER FIGURA DEL TOREO / Por RAFAEL COMINO DELGADO.



Francisco Ruiz Miguel cuenta que el maestro Rafael Ortega le decía, “para ser figura hay que tener doce cualidades diferentes, y solo con que falte una ya no se es figura”.

  • Para nosotros la principal cualidad para ser figura o gran figura es la Inteligencia. Se puede tener mucho valor, mucho arte, mucha técnica, pero si no se es muy inteligente jamás será figura del toreo.


RAFAEL COMINO DELGADO
TOROSNOTICIASMURCIA.COM /JUEVES, 21 de Junio de 2018
Hablando con aficionados, buenos aficionados, muy buenos aficionados, profesionales se da uno cuenta de que los  conceptos Figura y gran Figura son diferente según cada cual, hecho bastante frecuente en el mundo del toro, que cada uno  tiene su propio concepto de multitud  de cosas que deberían estar claramente definidas para todos.

Ello nos llevó, hace años, a preguntar a distintos profesionales sobre que entendían por ser figura, estar en figura y gran figura; las respuestas obtenidas fueron muy diversas, que resumidamente expondremos.

 Para “Figura” o “Estar en Figura” fueron las siguientes: 

“Figura es el que está en todas las ferias”. Pero yo pregunto ¿cuántos años debe estar para ser considerado figura?
“Figura es el que se hace rico toreando”. Pero  el hacerse rico o no depende de lo que haya ganado y de cómo lo haya administrado. Pudo ganar mucho y administrarlo mal.  Podríamos matizar diciendo que “Figura es el que se hace rico toreando si  no derrocha lo que gana”.                                                              
“El que cuando llegan Fallas ya tiene firmadas, al menos, 60 corridas”. Pregunto lo mismo. Bien pero, ¿cuánto años?                                                                                                                                                              
“Figura es el que mientras está en activo torea cuando quiere, donde quiere, con los compañeros que quiere y los toros que quiere”. Sí, pero hay  toreros que durante muchos años de su vida profesional  esto no se cumplió, porque tardaron años en triunfar, y otros que eso lo pudieron hacer solo uno o dos años, por tanto tendríamos que quitar  lo de “mientras está en activo”.

”Figura es el que una vez logrado el éxito va a Sevilla en farolillos, mientras esta en activo y lo desea”.

“Figura es el que tiene la admiración y el respeto de los profesionales”. Pero sabemos que hay muchos toreros admirados y respetados por todos los profesionales, por ser muy buenos toreros, pero no han sido o no son figuras.

Algunos señalan que se puede ser figura en un momento determinado, por ejemplo una temporada y a la siguiente no serlo. Aceptando esto tendríamos que decir, “este  o aquel torero fue figura solo un año o dos, o los que sea”. Creo, también,  que aceptando la anterior opinión podríamos decir, “este o aquel torero está en Figura”, que no es lo mismo que “ser Figura”. Puede estar en Figura un año o dos, pero en conjunto, y al final de su carrera, no se puede  decir que haya sido Figura.

Para Gran figura fueron las siguientes:

“Gran figura es aquel que ha aportado algo al toreo  que queda para siempre y, además, toreó cuando quiso donde quiso, con quien quiso y a los toros que quiso”. Para la segunda parte de la respuesta, de nuevo  nos tenemos que hacer la pregunta, ¿cuánto tiempo?

“Gran figura es el que en su época cobraba más que los otros”.
Después de oír las opiniones  de  muchos profesionales, nosotros  tenemos claro, o creemos tener claro:

Figura es aquel que durante varios años (algún crítico taurino lo establece en cinco, pero nosotros decimos varios, cuantos más mejor) mandó totalmente en su carrera, es decir, estuvo en todas las ferias, toreó cuando quiso, donde quiso, con quien quiso, a las ganaderías que quiso, y cobró como el que más o parecido. Y ello es consecuencia de que lleva  mucha gente en la plaza, interesa no solo a los aficionados sino también al gran público

Un torero que tiene que torear todo lo que le ofrezcan no es una figura, aunque toree 90 corridas al año. En cierta ocasión presencié una conversación en la que  estaba, entre otros, -todos ellos  autoconsiderados figuras –Paco Ojeda.
Uno de los presentes decía: “Yo he  matado tantas de Miura, tantas de Victorino, tantas del Cura de Valverde, tantas de Adolfo… ¿a ver quien tiene esos números?” El maestro Paco Ojeda le preguntó, y ¿cuántas has matado de Juan Pedro?,  a lo que contestó, “ninguna”. Pues las figuras matan las de Juan Pedro y ninguna, o muy pocas de Miura o Victorino, contestó Ojeda. Creo que el dialogo es bastante explicito.

Que no es  lo mismo ser Figura que  ser  un  buen torero. Pienso que todas las figuras son  buenos toreros, pero no todos los buenos toreros han sido figuras. Podríamos poner muchos ejemplos de antes y de ahora.

Para ser Figura o Gran Figura no basta con  ser buen torero, es necesario tener, personal y profesionalmente, algo especial que conecta con los aficionados y públicos, que son los que al fin deciden  y, desde luego, en los momentos clave nunca fallar. Unos llaman a ese algo especial carisma, otros lo llaman personalidad, etc.

A Antonio Ruiz “Espartaco” padre le he oído decir  que para ser figura hay que tener “algo especial”. Francisco Ruiz Miguel cuenta que el maestro Rafael Ortega le decía,  “para ser figura hay que tener doce cualidades diferentes, y solo con que falte una ya no se es figura”. No sé exactamente cuáles son las doce cualidades a que se refería el maestro Rafael Ortega; probablemente  afición, valor, arte, etc., pero para nosotros la principal cualidad para ser figura o gran figura  es la Inteligencia. Se puede tener mucho valor, mucho arte, mucha técnica, pero si no se es muy inteligente jamás será figura del toreo.

Por eso pensamos que todas las figuras del toreo, las pasadas y las actuales,  fueron o  son muy inteligentes (no confundir con listo, que  es diferente  a ser inteligente), aunque no todos los muy inteligentes   son figuras, figuras.

Con respecto a Gran Figura  creemos que, efectivamente, son aquellos que marcaron una época porque aportaron algo que quedó,  fueron imprescindibles en las ferias , torearon lo que quisieron y cobraron más que los demás, y por ello  tienen  el respeto de todos los profesionales.

A modo de resumen entendemos que lo de Figura o Gran Figura lo otorgan los públicos, acudiendo a las plazas cuando torean, y ello viene determinado por lo  que hacen en el ruedo, pero también por lo que hacen en la vida ordinaria, por su carisma, por tener algo especial como decía Espartaco padre. Lo de buen o muy buen  torero lo otorgan los buenos aficionados, pero sobre todo profesionales.

Colombo velando armas..



Madrid, 21 de Junio de 2016
El matador venezolano, Jesús Enrique Colombo, tras su intenso inicio de temporada culminada con sus dos corridas en el abono de San Isidro, se trasladó a tierras de Jaén, a la vera de su apoderado, viviendo en torero junto a la cabaña brava entre jara, encinas y olivos, "dentro de la claridad del aceite y sus aromas" -que diría el poeta oriolano- velando armas a la espera de sus próximos compromisos, decisivos además, para su ansiada escalada en ese tremebundo circuito profesional.


El primero de estos será el próximo sábado 23 del mes en curso en la localidad gala de La Brede, donde estaría despachando reses de Fuente Ymbro junto a Daniel Luque y Tomás Campos. El lunes 25, estaría atravesando el atlántico para actuar en la feria peruana de Chota, al lado del sevillano Manuel Escribano y el local Joaquín Galdós, para repetir en este mismo ruedo el miércoles 27 al lado del galo Sebastián Castella y el sevillano Pepe Moral, ambas tardes con ganado aun por designar.

El séptimo mes del año lo estrena haciendo el paseíllo en suelo lusitano el domingo 1º de julio, específicamente en Angra do Heroísmo (Islas Azores), despachando Toros de Casa Agrícola José Albino Fernández para Vitor Ribeiro, Manuel Escribano y Colombo. 

Y el sábado 14 en la localidad de Manzanares (Ciudad Real), estaría estoqueando reses del hierro de Castillejo de Huebra junto al linarese Curro Díaz y el toledano Álvaro Lorenzo.

Feria peruana de Chota y Angra do Heroísmo (Islas Azores)

Curro Díaz, Lorenzo y Colombo, cartel de la feria de Manzanares

¿Y qué tal el VAP? / Por Jorge Arturo Díaz Reyes



Habría que probar el VAP (video assistant president) y contar su rendimiento en la taquilla, que hoy es lo que justifica todo. Si pasa, por favor no olviden que yo lo propuse primero. Es mi boleto a la inmortalidad.

¿Y qué tal el VAP?

Jorge Arturo Díaz Reyes
Cali, 19 de junio 2018
Frescos los recuerdos de un “mundial”, el de San Isidro. Absortos en otro, el del fútbol, y urgidos por quienes claman —¡Una fiesta en onda con los tiempos que corren, o muerte! —la fantasía tienta la vanidad.

No hace falta genio para desatar revoluciones. La ocurrencia basta. En Rusia, por ejemplo, el gran protagonista del torneo que hipnotiza el público universal, no ha sido ni Ronaldo y sus goles a trío con arquero y árbitro, ni la soñolienta displicencia de Messi, ni las agonías cómicas de Neymar.

No señor. El show se lo ha robado el VAR (video assistant referee) que debutó en la historia dando un penal a Francia. Y de allí en adelante, sentenciando goles, desenmascarando culpables, deshaciendo entuertos, decidiendo partidos y quizás, al final designando el campeón.

--¡Qué cabezazo sería proponerlo para las corridas, ahora que andan tan tiradas a lo esnob! --Me luciría, pensé. 

De hecho, hay camino recorrido. Las transmisiones de televisión en directo, que con sus múltiples ángulos, repeticiones y cámaras lentas dan mayor dominio y precisión al observador.

Imagínense, media docena de veedores, frente a una batería de monitores, asesorando a Usía para que sus pañuelos fueran infalibles. Adiós pataletas, rechiflas y coritos irreverentes como, “A quien defiende la autoridá” o “Fuera del palco”. La plaza ganaría etiqueta y mansedumbre. 

Ambiente más propio a la delicadeza de los ansiados nuevos públicos. Desaparecerían anacronismos como la bronca por no premiar la faena de Fortes, la otra por premiar doble la de Castella, Cayetano difiriendo la recepción de la oreja en medio de un torbellino pasional, el rechazo a la repentina vuelta al ruedo de “Asturdero”, o el peor por la negada a “Chaparrito”.

Habría que probar el VAP (video assistant president) y contar su rendimiento en la taquilla, que hoy es lo que justifica todo. Si pasa, por favor no olviden que yo lo propuse primero. Es mi boleto a la inmortalidad.

VILLASECA DE LA SAGRA. CERTAMEN ALFARERO DE PLATA 2018 V EDICIÓN