la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 15 de octubre de 2018

LA POLICÍA NO ES TONTA / por Antolín Castro


Como mucho, con una pareja ya está cubierta la seguridad en Las Ventas

...los toros es el espectáculo más civilizado, mejor desarrollado y normado que existe, lo que hace innecesaria la actuación de las fuerzas públicas. La previsión de altercados públicos es, como se ve, prácticamente nula.


LA POLICÍA NO ES TONTA

El viejo chiste lo deja muy claro: ‘un policía ve una colilla en el suelo y dice: aquí han fumado’ y un castizo contesta ‘es que la policía no es tonta’. Este dicho popular refleja bien lo que siempre se ha dicho de nuestra policía.

Ahora, ese convencimiento ha llegado a tomar mayor rango ya que nuestra policía ha determinado que no son necesarios sus agentes en la plaza de toros de Las Ventas.

Durante la celebración de la Feria de Otoño, a sabiendas de que el público que acude a la plaza es el más civilizado, respetuoso y menos agresivo que se pueda encontrar en cualquier recinto público, han decidido no acudir a los espectáculos taurinos celebrados, o mandar una mínima representación, ahorrando números para ponerlos al servicio de causas que mejor lo justifiquen.

Un espaldarazo por parte del Ministerio del Interior a esas buenas gentes que se dan cita en los recintos taurinos. Han comprendido que la falta de problemas por parte de los habituales asistentes, justifica plenamente su ausencia. Estamos totalmente de acuerdo.

Solo hay que hacer una consideración, aquella en la que un antitaurino pueda acudir a interrumpir su normal desarrollo incumpliendo la ley y deban estar presentes para detenerlo. Si se garantiza que no se acerca ninguno de esos elementos perturbadores, la presencia de la policía es totalmente innecesaria. 

Curiosamente, toda esa gente que altera el orden son aquellos que tildan de asesinos e incivilizados a los aficionados a los toros. Dicha evidencia se vuelve en su contra según la propia actuación policial, sin su persistente persecución a la Fiesta Brava y a quienes la defienden, los toros es el espectáculo más civilizado, mejor desarrollado y normado que existe, lo que hace innecesaria la actuación de las fuerzas públicas. La previsión de altercados públicos es, como se ve, prácticamente nula.

Nunca un ministerio, además de izquierdas, lo había dejado más claro. Contra la fiesta y sus aficionados se vierte una demagogia absolutamente falsa e interesada. Cualquier espectáculo donde se reúnan unos cientos de personas necesita de la presencia policial. Los toros, el segundo espectáculo de masas en España tras del fútbol, cuenta con la gente más civilizada de este país. El orden, ya sea público o taurino, es consustancial a la propia fiesta. Sus espectadores en sus genes ya cuentan con su máxima capacidad no agresiva ni conflictiva.

La policía no es tonta y este caso lo ha demostrado más que sobradamente. No se deben utilizar recursos públicos donde no hacen falta. En las mismas fechas, para un partido de fútbol se dispusieron de más de 1.500 efectivos policiales. Alguna razón habría porque la policía no es tonta.

MARC SERRANO ARTÍFICE DEL FESTIVAL BENÉFICO DE LA ASOCIACIÓN DE PEDIATRÍA DE MONT DE MARSAN



Dimanche 4 Novembre à Samadet, 8 toreros fouleront le sable des arènes couvertes en l’honneur de l’association du service pédiatrie de Mont-de-Marsan :

VICTOR MENDES
RAFAEL PEREA « El BONI »
DAVILA MIURA
MARC SERRANO 
ALBERTO AGUILAR (despedida)
ANTONIO NAZARÉ 
DORIAN CANTON
JUANITO (E.T Adour Aficíon)

Face à eux 8 Toros et Novillos des ganadérias Virgen María, Mollalta, Gallon, Marquis de Quintanar, Pagès-Mailhan, Cuillé, Los Espejos et Alma Serena.

Amis Aficionados, rejoignez nous le 4 Novembre, afin d’aider les enfants malades de l’hôpital Layné. Comme vous le savez les bénéfices de cette journée seront entièrement reversés à l’association.

ENTRÉE FESTIVAL : 20€
FORFAIT JOURNÉE (Course Landaise-Repas-Festival) : 40€

Marc Serrano artífice de este tradicional festival benéfico

FERIA DEL PILAR. Juan José Padilla corta dos orejas al toro de su retirada en España / por Andrés Amorós


Juan José Padilla - Fotos: Fabián Simón

Todos los focos de la tarde se centran en Juan José Padilla, que se despide definitivamente de los ruedos españoles. (Todavía toreará algunas tardes en Hispanoamérica). El lugar elegido es el más oportuno: hace siete años, en este mismo coso, Padilla sufrió un gravísimo percance, que puso en peligro su vida y le hizo perder la visión de un ojo.

Juan José Padilla corta dos orejas
 al toro de su retirada en España

  • Talavante sorprende al comunicar que se retira por tiempo indefinido


Andrés Amorós
ABC14/10/2018
Poco antes del comienzo, se desata la tormenta: rayos, truenos, agua a manta; dentro de la Plaza, otro diluvio de cariño, para despedir a Padilla. ( Sin la cubierta, se hubiera suspendido la corrida). Cuando asoma, vestido de blanco y oro, con el pañuelo negro en la cabeza, las recias voces de los maños forman un auténtico huracán.

Todos los focos de la tarde se centran en Juan José Padilla, que se despide definitivamente de los ruedos españoles. (Todavía toreará algunas tardes en Hispanoamérica). El lugar elegido es el más oportuno: hace siete años, en este mismo coso, Padilla sufrió un gravísimo percance, que puso en peligro su vida y le hizo perder la visión de un ojo. Con una entereza fuera de lo común, volvió a torear y, en contra de todos los pronósticos, alcanzó nuevas metas: encabezar el escalafón de los matadores, abrir la Puerta del Príncipe. El pueblo español, que no siempre se equivoca (aunque el resultado de algunas elecciones así parezca indicarlo), lo reconoció como un ídolo: su ejemplo da ánimos a todos los que nos quejamos por cualquier contrariedad, física o de ánimo. Es un ejemplo vivo de lo que puede la voluntad, el esfuerzo, el coraje, el no rendirse ante las dificultades… Por eso, el sano pueblo aragonés lo despide como un héroe. Como lo que es, ni más ni menos.

Padilla sale a hombros rodeado de amigos y toreros - F. S.

Los toros de Cuvillo, justos de fuerzas, manejables, se han movido mucho. Cierra Manzanares una temporada en la que ha estado por debajo de su posibilidades. En el segundo, de justa presencia, enlaza verónicas con delantales y chicuelinas (de salida, eso permiten los toros actuales). En la muleta, el toro va a más, saca casta, repite: Manzanares liga pases con su natural elegancia, un poco acelerados. Un rápido espadazo: oreja y petición de la segunda. (Herido de muerte, el toro propina una cornada al banderillero Suso). En el quinto, flojo, que brinda a Padilla, dibuja solemnes muletazos, con gran clase, pero mata regular: oreja.

Alejandro Talavante - Fabián Simón

No le salió bien a Talavante su apuesta de dos tardes, en la Feria de Otoño. Se le ve ansioso por resarcirse. Recibe al tercero con lances a una mano, más originales que logrados. Muy bien Trujillo con los palos, como siempre. Comienza con «el cartucho de pescao»; liga naturales rapiditos a un toro que no para: una faena variada, desigual, muy aplaudida. Mata a la segunda: oreja.

En el último, que brinda a su hermano y apoderado, comienza con cambiados por alto, logra suaves muletazos, en un trasteo brillante, pero se atranca con el descabello.

Manzanares - F. S.

¿Es el momento de realizar la crítica de lo que ha hecho Padilla, esta tarde? Creo que no. Quede, para el recuerdo, que su primer toro, «Aguaclara» (como decía Pemán de la lengua catalana), blandea, es mansito, huido. Juan José se luce en chicuelinas de manos bajas. Brinda al público, lo sujeta por bajo, con buen oficio. Ya en el centro del ruedo, dibuja templados muletazos; con suavidad, enlaza tres circulares, que entusiasman. Aunque el toro se quiere ir, lo mete en el canasto, con entrega, alternando lo clásico con los alardes. Le ha sacado todo lo que tenía, y más, a un toro que huye a tablas y se desentiende de los engaños. Estocada hasta la mano, con su habitual eficacia. Tarda en caer el toro, suena un aviso, falla con el descabello, pierde el seguro y merecido trofeo. Resumen claro: una birria de toro para un diestro poderoso.

Recibe al de la despedida, «Tortolito», colorado, de 535 kilos, con larga de rodillas y verónicas; gallea, quita por faroles y serpentina. Banderillea trasero. Largo brindis a sus dos hijos. Seis muletazos de rodillas prenden la mecha; liga muletazos por los dos lados, circulares, rodillazos y el desplante que todos esperaban, metido entre los pitones. En el mismo platillo, logra un estoconazo, mientras suena un inoportuno aviso y otro, peor todavía, en el instante en que rueda: ¡qué falta de sentido común! El clamor popular exige las dos orejas, que pasea, envuelto en la bandera nacional: ¡la locura!

Se va de los ruedos Juan José Padilla entre el cariño de todos, que lo aclaman. He visto cómo acudía a dar gracias, como un aragonés más, y a pedir ayuda y protección a la Virgen del Pilar . Que ella le guíe en su nueva vida. Se lo tiene bien merecido.

Una tarde más, mi amigo jotero me pasa la letra de una nueva jota: «La Virgen del Pilar dice/ que no quiere ser francesa/ para aplaudir a Padilla/ en su triunfal despedida/ de la tierra aragonesa,/ porque este público noble,/ grande, fiero, leal, sin saña,/ representa, en esta tarde,/ lo que siente toda España».

Juan José Padila, con la bandera de España - Fabián Simón

FERIA DEL PILAR

PLAZA DE TOROS DE LA MISERICORDIA. Domingo, 14 de octubre de 2018. Última corrida de la Feria. Lleno de «No hay billetes». Toros de la ganadería de Núñez del Cuvillo, justos de fuerzas, con mucha movilidad.

JUAN JOSÉ PADILLA, de blanco y oro. Gran estocada y cinco descabellos. Aviso (silencio). En el cuarto, estocada. Dos avisos (dos orejas). Sale a hombros rodeado de toreros.

JOSÉ MARÍA MANZANARES, de azul marino y oro. Estocada (oreja y petición de la segunda).En el quinto, pinchazo y estocada corta atravesada (oreja).

ALEJANDRO TALAVANTE, de blanco y oro. Pinchazo y estocada (oreja). En el sexto, estocada y cuatro descabellos. Aviso (petición de oreja y saludos).

Día de la Hispanidad: la leyenda dorada del orgullo español / por Laureano Benítez Grande-Caballero




Día de la Hispanidad: la leyenda dorada del orgullo español


¡Día de la Hispanidad! Como cada año, cuando llega esta fecha patriótica tendremos que soportar que los traidores y felones, que las patuleas antiespañolas nos digan que no hay nada que celebrar en esta fiesta señalada, porque solo conmemora el genocidio de los pueblos indígenas por conquistadores explotadores y asesinos.

Independentistas protestan contra el 12 de Octubre en Mataró

Ya conocemos de sobra esta falsaria interpretación del 12 de octubre, pero, en estos momentos críticos para nuestra Patria a causa de la amenaza independentista, estas proclamas hispanófobas segregan una ponzoña mucho más peligrosa, pues contribuyen a intensificar la amenaza separatista que padece España. En consecuencia, la defensa de la Patria demanda más que nunca que los españoles proclamemos con orgullo los valores de nuestra gloriosa historia nacional en una catarsis colectiva, para convertir el día de la Hispanidad en nuestra «Diada», nuestro «Aberri Eguna», nuestro «Día del orgullo español».

Cristóbal Colón llega a América

La Hispanidad como genocidio…ya estamos otra vez con ese tópico, la joya de la corona de nuestra leyenda negra, junto con el holocausto de la Inquisición —consistente en menos de 3.000 ejecutados en 400 años de trayectoria, según coinciden en aseverar todos los investigadores que se han tomado la molestia de estudiar las actas inquisitoriales. En unos meses del año 36, los milicianos luciferinos ejecutaron a más católicos—.

La ideología progre que ha arrasado España desde la funesta Transición se ha nutrido en gran medida de clichés hispanófobos, de flagrantes tergiversaciones de nuestra historia, de la mentirosa negritud que ha derramado sobre nuestra refulgente trayectoria histórica una catarata de falsedades, un verdadero «Himalaya» de mentiras, como dijo Julián Besteiro a sus correligionarios socialistas poco antes del 36, acusándoles de magnificar la represión posterior al golpe de estado izquierdista del 34. Y aquí tenemos otro espúreo mito de nuestra leyenda negra: la represión franquista.

El Parlamento de Navarra, en manos de los anexionistas vascos y de la extrema izquierda, ha aprobado cambiar el Día de la Hispanidad que se celebra el 12 de Octubre por el del Día de la Resistencia Indígena.

Frente a estos «Himalayas» de mentiras, de falsedades, de mitos, es preciso afirmar nuestra «leyenda dorada», anatematizada por la progresía roja en la enseñanza y los medios de comunicación, que ha convertido nuestras hazañas en genocidios, nuestras epopeyas en holocaustos, nuestra tradición áurea en siniestra y negra leyenda, que esta caterva de impresentables hispanófobos e indepes ha contribuido a incrementar.

Desfile del Día de la Hispanidad en Nueva York

Esta leyenda contra la hispanidad surgida en los países protestantes de Europa a comienzos del XVI es un conjunto de estereotipos negativos sobre España, a través de los cuales se vertebra una descalificación global de la Hispanidad, pues en ellos se nos acusa de habernos mostrado históricamente como un pueblo cruel, intolerante, oscurantista, ignorante, atrasado y vago.

Manuel Álvarez Fernández explica esta leyenda diciendo que consiste en «la cuidadosa distorsión de la historia de un pueblo, realizada por sus enemigos, para mejor combatirle. Y una distorsión lo más monstruosa posible, a fin de lograr el objetivo marcado: la descalificación moral de ese pueblo, cuya supremacía hay que combatir por todos los medios».

Es decir, que la misma existencia de esta leyenda demuestra nuestra supremacía, nuestra hegemonía, la existencia de aquel tiempo en el que éramos invencibles, pues con ella nuestros adversarios pretendían resarcirse de sus derrotas en los campos de batalla.

¿Qué se esconde tras esta hispanofobia de los neocomunistas puño-en-alto? Pues, evidentemente, un deseo de vengarse de España por haberles derrotado en la Cruzada de Liberación: nuestra bandera nacional fue su mortaja, y en nuestros «¡Viva España!», y «¡Arriba España!» sus desquiciadas mentes oyen el responso fúnebre que les oficiamos durante 40 años. Por eso odian a nuestro Ejército, a la Legión, a nuestro himno, a nuestras tradiciones. Si a eso le añadimos que estas hordas son el correveidile de Soros y compañía, pues la Hispanidad se hunde en el más negro de los abismos mundialistas. Día de la Hispanidad: la leyenda dorada del orgullo español.

En lo que respecta al descubrimiento y conquista del Nuevo Mundo, no se puede negar que provocó una tremenda catástrofe demográfica, pero ésta no se debió a una «solución final» dictada por ningún «Mengele» español, ya que su factor determinante fue la propagación de epidemias por parte de los españoles -especialmente la viruela y el sarampión-, enfermedades infecciosas que provocaron entre un 75 y un 95% de la mortandad indígena.


En cuanto a la salvaje explotación de los indígenas, es cierto que la sufrieron las poblaciones autóctonas, pero los países o imperios que no incurrieran en esta práctica que tiren la primera piedra, y eso no es óbice para que estén orgullosos de su historia y proclamen su patriotismo urbi et orbe.

Y como también los catalanitas hablan de genocidios, pues habría que recordarles que tienen por héroes «raciales» a sus famosos almogávares de la Edad Media, nombre que en su origen árabe significa «el que provoca algaradas», es decir «arrebatos»… vamos, masacres, genocidios y cosas así—. Fueron el terror de las estepas, salvajes protagonistas del genocidio conocido como «venganza catalana», acaecida en 1303, cuando reaccionaron con una crueldad legendaria al asesinato por parte de los bizantinos de su líder Roger de Flor y 100 almogávares de la gran Compañía Catalana, hasta el punto de que saquearon toda Grecia al feroz grito de «¡Despierta Fierro!». Como serían de atroces sus «razzias» vengadoras que en algunos países balcánicos se asusta a los niños con la figura del «Katalán», un guerrero gigante sediento de sangre. Todavía hoy los griegos, cuando quiere maldecir a alguien, le dicen: «Así te alcance la venganza de los catalanes». Venganza que no es sino la versión pantumaca de la celebérrima «Noche toledana».

El primer ministro sueco Olof Palme pidiendo dinero
 hucha en mano en 'apoyo a los terroristas de ETA. 

También habría que recordarles a estos apóstoles del indigenismo que en aquellos tiempos del imperio español no había aún ONGs, y nadie hablaba de derechos humanos, excepto el españolísimo Fray Bartolomé de las Casas, llamado el «Procurador o protector universal de todos los indios de las Indias», que escribió memorables defensas de los indios: «¿Con qué derecho y con qué justicia tenéis en tan cruel y horrible servidumbre a estos indios? […] ¿Cómo los tenéis tan oprimidos y fatigados, sin darles de comer y curarlos en sus enfermedades, que de los excesivos trabajos que les dais incurren y se os mueren, y por mejor decir los matáis, por sacar y adquirir oro cada día?». Isabel la Católica llegó a prohibir, en sus Leyes de Indias, los abusos sobre los indígenas, incluso las sacas de esclavos, prohibidas por un Real Decreto de 1530, cuatro siglos antes de su abolición definitiva. —Por cierto, los catalanes fueron de los últimos en sumarse a la prohibición de la trata de negros—.

Si los progres bolivarianos del puño-en-alto quieren denunciar genocidios para quedar bien ante la humanidad, más les valdría denunciar el ignominioso ejemplo de genocidio de algunos países elogiados por su civilización y su democracia, los cuales tuvieron lugar en un tiempo donde ya existían los derechos humanos y las ONGs.

Ahí tenemos el siniestro caso de la maravillosa y moderna Suecia, paradigma de socialdemocracia —aún recuerdo al hipócrita primer ministro Olof Palme pasando la hucha por las calles para conseguir dinero contra Franco con el fin de protestar contra la condena a muerte de unos terroristas—. Pues en este país tan deslumbrante se esterilizó a 230.000 personas entre 1935 y 1996 «en el marco de un programa basado en teorías eugénicas» y por razones de «higiene social y racial», orientado a preservar la «pureza de la raza nórdica». Lapones, gitanos, poblaciones de raza mixta… ninguna minoría escapó a este horror. Eso sí que era una «solución final» —por cierto, los suecos no pudieron disimular sus simpatías por el nazismo—.

También animo a estos giliprogres antiespañoles a investigar el espantoso genocidio que se perpetró en el Congo cuando era colonia de la Bélgica del rey Leopoldo II, fundador y único propietario del Estado Libre del Congo, corrupto y salvaje explotador de los indígenas que se hizo con una enorme fortuna explotando el caucho y los diamantes de ese territorio africano, para lo cual no dudó en masacrar a la población nativa como si fuese mano de obra esclava, hasta el punto de que la carnicería afectó a la mitad de la población, unos 10 millones de personas. Una campaña de investigación que estremeció a Europa destapó el increíble horror de este genocidio, donde destacó el hecho de que los encargados de las concesiones exigían a los soldados nativos que les llevaran las manos cortadas de aquellos a quienes habían asesinado, para asegurarse de que no habían desperdiciado cartuchos.

Víctimas de una de las purgas de Stalin

Pero los muchos ejemplos de genocidios que se podrían citar quedan eclipsados por la apocalíptica hecatombe producida por los regímenes comunistas. Sin salir de la Rusia estalinista, durante La Gran Purga entre 1937 a 1939 se contabilizaron 8,5 millones de detenciones, más de un millón de ejecutados, y más de dos millones de muertos en los campos de internamiento.

Anteriormente a esta Gran Purga había tenido lugar el dantesco apocalipsis del «Holodomor», nombre bajo el cual se conoce la devastadora hambruna que asoló Ucrania durante los años 1932-1933, que causó la muerte de entre 1,5 y 10 millones de personas, horror que según muchos historiadores fue provocado intencionadamente por Stalin el exterminador, que pretendía acabar con el nacionalismo ucraniano colectivizando despóticamente las tierras de los campesinos.

La China maoísta, por su parte, es responsable de 65 millones de muertos.

Ya lo decía Jean François Revel: «El club con más socios del mundo es el de los enemigos de los genocidios pasados. Solo tiene el mismo número de miembros el club de los amigos de los genocidios en curso». Chapeau, maestro.

Tampoco tienen cabida los mentirosos, traidores y plagiarios / por Rafael Comino Delgado



Por tanto, Sra. ministra, para quien no hay cabida es para los mentirosos, traidores y plagiarios como el licenciado Sánchez, y los que le apoyen y encubran como Vd. ¿Queda claro, Sra. ministra?

Tampoco tienen cabida los mentirosos, traidores y plagiarios

Rafael Comino Delgado
Catedrático de la Universidad de Cádiz
Margarita Robles, aunque parezca mentira, ministra de Defensa, se ha puesto muy seria a la hora de valorar los pitos y abucheos  dirigidos al licenciado don Pedro Sánchez, aunque parezca mentira, presidente del gobierno de España, el día  de la Hispanidad. Y  digo licenciado, aunque muchos le llaman doctor, porque su Tesis es un plagio total, no es válida, y cualquier universidad seria ya le habría  retirado el titulo.
La señora ministra ha dicho, "no tienen cabida aquéllos que hacen del insulto y la falta de respeto a las instituciones  su modo de convivencia".

De acuerdo, Dª Margarita, pero en este caso no lleva Vd. razón, porque  decir la verdad no es insultar ni faltar el respeto. Al licenciado Sánchez le  gritaba  la gente, "que es un ocupa de la Moncloa", "que convoque elecciones, como prometió" y "fuera", es decir que se vaya  de la Moncloa. 

Realmente es un ocupa porque nadie le ha votado, por tanto es verdad lo que le decían.  Prometió que después de la moción de censura convocaría elecciones y no lo ha hecho, por tanto  se lo pedían con razón; eso no es insultar ni faltar el respeto. 
Decirle "fuera", cuando está en el cargo de forma ilegitima tampoco es insultar ni faltar el respeto. Mire  señora, si alguien dice a un ladrón, ¡ladrón! no es  insultarle, si alguien dice a  un mentiroso, mentiroso! no es insultar  ni faltar el respeto. Lo que pasa es que la verdad molesta y por eso Vd. está molesta, porque todo lo que le dijeron es verdad y con razón.  En realidad, Vd. está faltando el respeto a todos los españoles tomándonos por idiotas.

En nuestra opinión todo lo que se dijo  al licenciado Sánchez  estuvo bien y, es más, habría que pitarle, abuchearle y recordárselo todos los días varias veces.  

En cambio el licenciado Sánchez ha mentido, es un mentiroso, porque dijo que después de la moción  de censura convocaría elecciones y no lo ha hecho;  es un traidor porque se ha aliado con los enemigos de España, es decir, los separatistas-golpistas, con los proterroristas y con la más extrema izquierda, es decir Podemos,  que también quiere quitarnos la libertad, la democracia y destruir España. Además es un plagiario porque, como se ha demostrado,  plagió toda su Tesis, que es una forma de mentir. Con todo eso el licenciado Sánchez ha insultado y faltado el respeto a todos los españoles y  a la institución que representa. Para ser respetado primero hay que respetar a los demás. El presidente y  Vd.(según se deduce de sus palabras) no respetan ni a los españoles ni a las instituciones. Es más con su actitud incluso ni se respetan a sí mismos, por  lo que si nivel de indignidad es ilimitado.

Por tanto, Sra. ministra, para quien no hay cabida es para los mentirosos, traidores y plagiarios como el licenciado Sánchez, y los que le apoyen y encubran como Vd. ¿Queda claro, Sra. ministra?

Picadores. Obra de Diego Ramos



TAUROMAQUIA PURO  EN LOS PINCELES DE DIEGO RAMOS


domingo, 14 de octubre de 2018

La Hispanidad es el caballero cristiano, para quien la muerte es aurora, no ocaso / por Javier Paredes


El caballero cristiano expresa en la breve síntesis de las dos denominaciones
 el conjunto o el extracto último de los ideales hispánicos

Cuando los españoles regresen a la eternidad, “volverá a sonar la hora de España en el reloj de la historia”.


La Hispanidad es el caballero cristiano, para quien la muerte es aurora, no ocaso

Javier Paredes 
Catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Alcalá
Hace unos días, Inés Arrimadas, durante su turno de palabra en el Parlamento catalán, sacó una bandera de España y, mostrándosela a los separatistas catalanes, les reprochó, con toda razón, los atentados que cometen contra ella, y en esto estoy totalmente de acuerdo con la representante de Ciudadanos. Pero después de su justa acusación, Inés Arrimadas mirando a Torra, exclamó: “esta bandera representa la igualdad de 47 millones de españoles”. Y esta afirmación sí que me sugiere alguna matización, máxime en estos días, que celebramos la Hispanidad, que algo tiene que ver con el significado de la bandera mostrada por Inés Arrimadas.

Porque si se trata solo de que una enseña represente la igualdad de los ciudadanos, Inés Arrimadas en lugar de la bandera de España, también podía haber ondeado la de los Estados Unidos, por aquello de que la Declaración de Derechos de Virgina de 12 de junio de 1776 comienza diciendo “Que todos los hombres son por naturaleza igualmente libres e independientes, y tienen ciertos derechos inherentes”.

Que le da cosa a Arrimadas enarbolar la bandera de los Estados Unidos en el Parlamento catalán, como signo de igualdad de los hombres… pues puede elegir la bandera de Francia, porque la Asamblea Nacional, 26 de agosto de 1789, proclamó los Derechos del Hombre y del Ciudadano, de los que el primero de ellos decía que “Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos”.

La Hispanidad nació para la grandeza: preferir lo que somos
a lo que tenemos. Lo contrario es la mezquindad 

¿Que Inés Arrimadas tiene algún reparo en mostrar la bandera del país vecino, porque la Asamblea Nacional de Francia hizo esta declaración durante la Revolución Francesa, “en presencia del Ser Supremo y bajo sus auspicios…”, y entre que no se sabe muy bien quién es exactamente el Ser Supremo y hay mucho ignorante, la pueden tachar de confesional, porque lo del Ser Supremo a algunos les pudiera sonar a cura? Pues Inés Arrimadas también puede exhibir la bandera de la ONU, porque en su Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, el primero de ellos decía así: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”.

No, no es cuestión de elegir una bandera. El problema de Inés Arrimadas y de tantos como ella es que no tienen ni remota idea de lo que es España. Y si la tienen es peor, porque se la callan para meternos de matute la España que nunca existió, como se la metieron a los alemanes con ese hombre que sigue enterrado en Huelva, el comandante William Martin, más conocido como “el hombre que nunca existió”, que facilitó la conquista de Sicilia y cambió el curso de la Segunda Guerra Mundial.

Cuando la sociedad de la información suplanta a la sociedad del conocimiento, brota la ignorancia hasta en las mentes más despiertas.

Y lo malo es que algunos piensan que es lo mismo una que otra. No, nada que ver la una con la otra. La sociedad de la información solo ve la tele y en el mejor de los casos, de vez en cuando, lee algo corto. La sociedad del conocimiento lee, estudia y ve poco o nada la tele. Por lo tanto, mejor acudamos a los que han estudiado el ser de España.

Nadie ha definido la Hispanidad con tanta hondura y brillantez, y además en muy pocas páginas, como Manuel García Morente, quien dijo “que todo el espíritu y todo el estilo de la nación española pueden también condensarse y a la vez concretarse en un tipo humano ideal, aspiración secreta y profunda de las almas españolas, el caballero cristiano. El caballero cristiano —como el gentleman inglés, como el ocio y dignidad del varón romano, como la belleza y bondad del griego— expresa en la breve síntesis de las dos denominaciones el conjunto o el extracto último de los ideales hispánicos”.

Invito a mis lectores a aprovechar este puente de la Virgen del Pilar para leer y estudiar las ideas que Manuel García Morente expuso en las conferencias pronunciadas los días 1 y 2 de junio de 1938 en la Asociación de Amigos del Arte de Buenos Aires, publicadas desde entonces en varias editoriales. Dicho texto es muy fácil encontrarlo en la red con el título de Idea de la Hispanidad.

¿Cuáles son las características de ese caballero cristiano del que habla Manuel García Morente? Resumiendo sus palabras, el caballero cristiano es ante todo un paladín defensor de una causa, que somete la realidad —las cosas y las personas— para deshacer entuertos, impulsado por unos valores supremos, absolutos, incondicionales… Y concreta el filósofo: “Esos valores, esas preferencias absolutas, esa ley a la que el caballero cristiano somete a los demás y se somete a sí mismo, no procede de ningún código escrito, ni de costumbres, ni de convenciones humanas […] No están ahí como las leyes públicas; sino que florecen en el corazón del caballero, el cual no conoce otra legalidad que la ley de Dios y su propia convicción. El caballero cristiano es el paladín de una causa, que se cifra en Dios y en su conciencia”.

Y el cénit del caballero cristiano se alcanza en el martirio 

Así las cosas, el caballero cristiano prefiere la grandeza a la mezquindad, porque, según García Morente, “grandeza es el sentimiento de la personal valía; es el acto por el cual damos un valor superior a lo que somos sobre lo que tenemos. Mezquindad es justo lo contrario, esto es, el acto por el cual preferimos lo que tenemos a lo que somos”.

Otra de los distintivos del caballero cristiano es la preferencia del arrojo a la timidez. Y esa valentía y ese arrojo tienen su máxima expresión en quienes están dispuestos a morir en defensa de una idea o de una causa justa, en cuya cima se sitúan los mártires. En definitiva, la valentía del caballero cristiano deriva de la hondura de sus convicciones “porque de nadie espera y de nadie teme nada el caballero, que cifra toda su vida en Dios”. En consecuencia, el desprecio que el caballero cristiano siente por la muerte no procede de ningún fatalismo, sino de su profunda convicción religiosa que considera que esta vida, en palabras de la santa de Ávila, solo es una mala noche en una mala posada, pero tránsito obligado para llegar a la vida eterna.

El caballero cristiano —dice también el filósofo— se guía por el pálpito, más que por el cálculo, y pone de ejemplo a los conquistadores de México y de Perú, que puestos a calcular, al comprobar que el número de posibilidades de fracasar era mucho mayor que las de triunfar no hubieran emprendido nada. Porque el caballero cristiano no funda su acción en la facilidad o en la dificultad para llevarla a cabo. Sin duda, que por seguir esta estrategia no pocas veces fracasa, pero cuando la decisión está impulsada por seguir la voluntad de Dios no importa, porque —como dice un buen amigo mío— lo propio de los cristianos es ir de derrota en derrota hasta el triunfo final.

Pero de todas las características del caballero cristiano descritas por Manuel García Morente, pienso que la más importante es la idea que el español tiene de la muerte. Y esa idea de la muerte es la que al hombre le separa radicalmente de los animales, porque estos nada saben de la muerte. Pero a su vez los hombres entre sí difieren también por la idea que tienen de la muerte.

En este caso, sería bello que pudiéramos establecer una clasificación variada de posiciones ante la muerte, pongamos veinticinco o cincuenta y dos, que para el caso es lo mismo ya que eso, aunque fuera bello, no sería instructivo, por ser una gran mentira.

La realidad es que solo se pueden tener dos posiciones ante la muerte. O se piensa que la vida es solo esta vida, y por lo tanto de la muerte ni se sabe nada o no se quiere saber nada; o se cree que la muerte es el comienzo “de una vida más verdaderamente vida, la vida eterna”. En consecuencia, concluye Manuel García Morente “El caballero cristiano, porque es cristiano y porque es caballero, está resueltamente adscrito a este segundo grupo, al de los hombres que conciben la muerte como aurora y no como ocaso”.

El problema de Ciudadanos, del PP, o de Vox,
 es ese: que no saben lo que es España 

No son pocas las personas que me han preguntado si el tiempo que vivimos en España es como el de la Segunda República, con el que sin duda tiene algunas similitudes, aunque cada etapa histórica es irrepetible. Y entre esas coincidencias se encuentra el desaliento que sentimos los cristianos, al comprobar el destierro de Dios de la sociedad española. Lo mismo que le sucedía a Manuel García Morente cuando escribió Idea de la Hispanidad en 1938, que concluyó dando la fórmula para salir del abatimiento con estas palabras: “Cuando el soplo de lo divino reavive en las almas las ascuas de la caridad, de la esperanza y de la fe; cuando de nuevo los hombres sientan implacable necesidad de vivir no para esta sino para la otra vida, y sean capaces de intuir en esta vida misma los ámbitos de la eternidad, entonces habrá sonado la hora de España otra vez en el reloj de la historia”.

Y urge ponerse manos a la obra porque los partidos políticos, que tratan de oponerse al separatismo en España, presentan una grave carencia que les impide resolver el problema y en algún modo les asemeja a los que se oponen. Porque si los separatistas han elevado el nacionalismo a la categoría de una religión, sus oponentes les presentan una España intranscendente. Y la defensa de un nacionalismo —ya sea este catalán, vasco, gallego o español— sin Dios, no es otra cosa que una versión más del fascismo.

LA HISPANIDAD EN LA BASÍLICA DE JESÚS DE MEDINACELI DE MADRID


Jesús de Medinaceli y la Virgen del Pilar

BASÍLICA DE NUESTRO PADRE JESÚS DE MEDINACELI

MADRID, 13 DE OCTUBRE DE 2018
- FOTOGRAFÍA: LA LOMA -




LA HISPANIDAD EN NUEVA YORK

La bandera de España, que llevaban con orgullo miembros del grupo de seguridad nacional de EEUU que cada año participan en el desfile 

Desfile de la Hispanidad recorre Nueva York
en 150 aniversario de La Nacional

Una vez más, españoles y latinoamericanos mostraron con orgullo sus bailes, música, vestuarios y folclore, resultado de una fusión de culturas, en la Quinta Avenida.

Tras el desfile de la banda de la policía de Nueva York, la representación de algunas agencias de la ciudad y del paso de los organizadores del evento, España inició el recorrido escuchándose en la famosa avenida sevillanas, gaitas, el sonido de castañuelas, junto a bailaoras de flamenco, y vestidos típicos de Cantabria, Galicia y Cantabria, entre otras regiones.




HUARI (PERÚ): Jesús Enrique Colombo triunfador de la feria de la Virgen del Rosario.



Huari, Ancash - Perú

Jesús Enrique Colombo triunfador de la feria
 de la Virgen del Rosario.

Segunda tarde taurina, se lidiaron seis astados  de Roberto Puga.

▪️Juan Leal: Vuelta al ruedo, silencio y silencio.
▪️Jesús Enrique Colombo: Oreja, dos orejas y dos orejas.

Premios:
Triunfador de la feria: Jesús Enrique Colombo.
Mejor Ganadería: Colorado.


9ª de El Pilar en Zaragoza. El Juli un esfuerzo cuasi baldío / por J.A. del Moral



Si hubiera que calificar el resultado de este gesto que, confieso, siempre creí que acabaría siendo una gesta, solamente cabe utilizar un término que nunca pensé que terminaría utilizando: “De-cep-cio-nante”. Así, escrito con espacios para mejor explicar en una sola palabra el jarro de agua fría que vertió El Juli sobre los miles de espectadores que abarrotaron los tendidos. El único acontecer positivo de esta encerrona finalmente corriente y moliente fue que Julián salió intacto de la plaza. Jamás pasó por mi cabeza que así acabaría siendo este gran “acontecimiento”, cual fue pensado y diseñado antes incluso de anunciarse en los carteles de esta feria en la que, por cierto, hemos visto algunas actuaciones sencillamente extraordinarias por lo que fue inevitable utilizar el término de la comparación.

Por nada especialmente brillante pasará a la historia esta corrida en solitario y mucho que sentimos tenerlo que decir. El Juli dio la impresión general de que salió a cubrir el expediente. Ni fu ni fa. Ni una sola gran faena. Lo mejor, si a caso, sus muy variadas intervenciones con el capote en los saludos y en quites. Con la muleta, salvo su no más que buena faena frente al segundo toro de “Los Maños”, no hubo ninguna otra digna de mención sobresaliente y, para colmo, esta única buena faena terminó fatalizada con cinco pinchazos cinco y estocada caída atravesada. Un desastre como matador. 

Y una desgracia porque, en su conjunto, esta corrida tan especial e imagino que tan pensada, pesará como una losa en la brillantísima carrera de El Juli quien, además, pensó en llevar a cabo esta gesta para mejor conmemorar su XX aniversario de su alternativa. Como un broche de oro y brillantes que acabó siendo un collarcito de baratijas. Una pena, vamos. Un desastre dada la gran categoría del protagonista.

El ruedo apareció pintado con harinas de colores en alusión a la particularidad del suceso. Y todo supuestamente preparado a pedir boca del protagonista aunque a un servidor no le gustó el carácter goyesco del suceso. La mayoría de los intervinientes vestidos como de carnaval. Menos mal que el más sobrio en su indumento fue precisamente el único protagonista con un terno negro adornado con pasamanería blanca. Un terno como de luto premonitorio. En fin…


Como era natural, El Juli ha sido objeto de reportajes y entrevistas previas al suceso. En una de ellas le han preguntado por qué se siente tras cubrir tan brillantemente nada menos que veinte temporadas consecutivas. Respondió que, aunque ha habido otros – solamente uno, digo yo – que me han sobrepasado, no con la misma intensidad. En qué hora, Julián, se te ocurrió sugerir el caso realmente histórico de Enrique Ponce. Que este sí que es el torero de esta época y tu un gran torero, quizá el más señalable de la época de Ponce. ¿A quien se le ocurre esta alusión precisamente ahora? Y es que te obsesiona el valenciano porque nunca podrás vencerlo. Óyelo bien: Nunca.


Un esfuerzo cuasi baldío

J.A. del Moral · 13/10/2018 
Zaragoza. Plaza de la Misericordia. Sábado, 13 de octubre de 2018. Novena de feria. Corrida Goyesca. Tarde agradable con lleno de «no hay billetes».

Seis reses de distintas ganaderías muy desigualmente presentados. Fueron devueltos el primero, de Garcigrande, y el sexto, de Parladé. Debido a estas devoluciones, se lidiaron finalmente seis toros de las ganaderías siguientes por este orden: Núñez del Cuvillo, Los Maños, El Pilar, Puerto de San Lorenzo, Garcigrande y El Pilar. Dieron juego variado aunque vulgar. Ninguno resultó extraordinario ni pésimo. Seis toros vulgares de aceptable presentación salvo el anovillado quinto de Garcigrande apenas protestado en su salida.

El Juli ( negro con pasamanería blanca): Estocada al salto, oreja. Cinco pinchazos y estocada, aviso y silencio. Estocada trasera al salto, aviso y oreja. Estocada trasera al salto, palmas con saludos. Pinchazo, media estocada y cuatro descabellos, palmas con saludos. Estocada, gran ovación de despedida.
Nada de particular en las actuaciones de las cuadrillas salvo las brillantes intervenciones en banderillas de Jesús Arruga y Raúl Cervantes.


Si la cara es el espejo del alma en cualquier circunstancia. En esta del gesto de “El Juli”, el rictus de su rostro antes y, no digamos, después del fiasco, delatan la previa y preocupada intimidad de su difícil pretensión fallida y, no digamos, la carita cariacontecida que exhibió una vez consumada la “proeza”.


Y a continuación, para que nadie se disguste, publicar algunos de los mejores momentos de la tarde porque también es de justicia decir que, si no hubiera sido por sus no pocos fallos con la espada, la suma de los dos únicos trofeos conseguidos más los perdidos con la tizona, “El Juli” podría haber cortado más orejas y hasta salir a hombros de la plaza.