la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 5 de agosto de 2018

Arturo Vidal: el ADN son los padres / por Juan Manuel Rodríguez



Para explicar el fichaje del pendenciero guerrero urbano chileno Arturo Vidal, que al parecer casa mal con esos aires de superioridad deportiva, intelectual y hasta me atrevería a decir que moral que se gastan los culés, Valverde ha tenido que decir que hay jugadores que marcan el estilo mientras que otros "lo enriquecen".

Arturo Vidal: el ADN son los padres

Me resulta curioso que, en determinados sectores futbolísticos y para referirse al estilo de un club en concreto, en este caso el Fútbol Club Barcelona, se hable con orgullo del ADN, cuando esa apelación encierra, a mi modo de ver, un componente muy negativo puesto que, históricamente hablando, siempre se ha utilizado para justificar la superioridad de una raza sobre otra. La eugenesia nazi, por ejemplo, estuvo dirigida a aquellos seres humanos que estos locos y bárbaros identificaron como "vidas indignas de ser vividas"; más recientemente, y en España, quien fuera presidente del PNV, Javier Arzallus, defendía la identidad racial de los vascos, "los más antiguos habitantes de Europa". Trasladado al mundo del fútbol podría colegirse que hay un estilo superior y que dicho estilo únicamente puede ponerlo en práctica un club.

Así que si de mi equipo, que es el Real Madrid, se dijera la ocurrencia de que tiene un ADN especial... yo saldría corriendo, la verdad sea dicha, mientras que en el caso del Barça, probablemente por ignorancia, se alimenta el concepto, que llega a exhibirse, como decía, como una de las banderas conceptuales del club. Xavi, que por supuestísimo tiene ADN Barça, mostró su alborozo por la llegada de Valverde, que también lo tiene. Hernández se ha convertido en el maestro de ceremonias del ADN, quien te pone al final el sello de idoneidad en el pasaporte. No hay más que buscar en Google: Seri tiene ADN Barça, Riqui Puig reconoce que siempre le gustó el ADN Barça, Joan Vilá explicando al detalle el ADN Barça, Gerard Piqué hablando sobre ello en Harvard y, en el "bando" contrario, Casemiro, que dijo hace poco que él no podría fichar nunca por el club catalán porque "no tengo ADN como dice Xavi".

Para explicar el fichaje del pendenciero guerrero urbano chileno Arturo Vidal, que al parecer casa mal con esos aires de superioridad deportiva, intelectual y hasta me atrevería a decir que moral que se gastan los culés, Valverde ha tenido que decir que hay jugadores que marcan el estilo mientras que otros "lo enriquecen". El técnico del Barça, eso sí, ha eludido referirse al ADN puesto que es un hombre inteligente y, en el fondo, sabe que es un concepto muy negativo. Como yo creo que todos somos iguales, que no hay una raza superior a otra y que, en el fútbol, cada uno trata de jugar a lo que puede con lo que tiene, la contratación de Vidal ni me parece bien ni me parece mal. Creo que es un buen futbolista venido a menos pero que, a ojos culés, cuenta con el plus de haberse significado como antimadridista, probablemente debido a los últimos (y continuados) rapapolvos que el vigente campeón europeo y mundial le ha pegado a su ex, el Bayern. Es más, y ya puestos a elegir, me gusta un millón de veces más Vidal que Hernández porque el chileno se equivoca mucho mientras que Xavi no se equivoca jamás

Pero el ADN son los padres, nunca mejor dicho, y aplicado al fútbol (como a otras parcelas de la sociedad) y para evidenciar superioridad sobre el resto puede generar un negativo efecto boomerang del que yo saldría huyendo como de la mismísima peste.