la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 4 de agosto de 2018

Corbí, el coronel que amaba la paz / por Paco Cañamero



Ahora le han quitado la vara de mando de la UCO, en cierta manera de forma traidora. Se la ha quitado el actual gobierno, que es socio de Bildu –el brazo político de los salvajes de ETA- y los camaleones del PNV, quienes lo han lo utilizó como moneda de cambio en la negociación de los presupuestos. También los separatistas catalanes del Procés, además del propio PSOE, sabedor que el UCO de Sánchez Corbí conocía el reparto de los ERE de Andalucía, sin olvidar a altos cargos de Compromís y Esquerra, con las manos sucias y formando también parte del ajo de La Moncloa.


Corbí, el coronel que amaba la paz

Paco Cañamero
Glorieta Digital, 3 agosto, 2018
Amaneció el jueves y mientras desayunábamos, ya bajo el intenso calor que trajo el segundo día de cabañuelas, la noticia del cese Manuel Sánchez Corbí, el coronel jefe de la UCO, se convirtió en un jarro de agua fría. Inesperada y sorprendente fue la decisión del ministro Grande-Marlaska de cortar las alas al Guardia Civil de mayor prestigio por “falta de confianza”, a quien pasó la lucha luchado contra ETA y al azote de políticos corruptos. Desde el principio a nadie pasó inadvertida que esa decisión escondía algún trasfondo de ocultos intereses derivados del pago a los socios del actual Gobierno. Porque de ninguna forma encajaba fulminar de esa forma a un coronel que, bajo la bandera de la humanidad y el talante, sintiéndose orgulloso de todos los hombres que forman la UCO, ha dirigido la unidad más prestigiosa del cuerpo benemérito, bordando la excelencia en sus actuaciones.

Gracias a Manuel Sánchez Corbí, la UCO ha sido el órgano más valorado, mientas la sociedad aplaudía cuando, gracias a la labor desarrollada, caía un nuevo político por corrupción, daba igual el partido que fuera. Todo fruto de la intensa labor de Corbí y sus gentes, para quienes no había día ni noche a la hora de perseguir el mal; sin olvidar los casos más sensibles en la sociedad, ejemplo del de Diana Quér, o el reciente del pequeño almeriense Gabriel Cruz ‘el pececito’. Y si en la UCO se ganó los máximos honores, lo mismo ocurrió previamente, durante los muchos años que luchó contra ETA, contribuyendo a detener y desarmar numerosos comandos de bárbaros que sembraban la semilla de la muerte con la goma-2 y el tiro en la nuca. Y de esa época fue la especular acción para liberar a Ortega Lara, cuando ya el juez Garzón dijo que se acababa el registro en aquel siniestro taller de Mondragón donde estaba retenido en un zulo, que era su ataúd en vida, el funcionario de prisiones; ahí, el entonces capitán Corbí, supo por su olfato policial que en algún lugar estaba oculto y al final se pudo descubrir, bajando él mismo al zulo sin saber qué se podía encontrar. Si lo podían ‘recibir’ con una ráfaga de tiros, para encontrarse al final con un desfallecido Ortega Lara, que ya solo se quería morir y pudo sacar de esa jula para devolverlo a la libertad.

Por todo me descubro ante este personaje ahora que ha sido víctima de una decisión que esconde tantos intereses ocultos. Me descubro ante este coronel charro, que siempre busca su particular refugio en Casillas de Flores, donde es uno más y, respirando los aires de ese rincón de la comarca de Ciudad Rodrigo, disfruta de los campos del Rebollar y alterna con sus gentes, para quienes es Manolo, a secas, el hijo de la señora Carmen. Allí, donde yacen el sueño eterno sus antepasados y también su querida hija Laura, pasea con naturalidad y sin sacar pecho de su impresionante hoja de servicios que lo convierten en el Guardia Civil más laureado en activo y donde impacta el medallero que luce en su pechera, con esas ¡cinco rojas! que solamente ganan los héroes. O la Legión de honor francesa, que es la máxima distinción de Francia, concedida en gratitud a su lucha contra la barbarie etarra. Y entre medio otro montón más de condecoraciones.

Ahora le han quitado la vara de mando de la UCO, en cierta manera de forma traidora. Se la ha quitado el actual gobierno, que es socio de Bilduel brazo político de los salvajes de ETA- y los camaleones del PNV, quienes lo han lo utilizó como moneda de cambio en la negociación de los presupuestos. También los separatistas catalanes del Procés, además del propio PSOE, sabedor que el UCO de Sánchez Corbí conocía el reparto de los ERE de Andalucía, sin olvidar a altos cargos de Compromís y Esquerra, con las manos sucias y formando también parte del ajo de La Moncloa.

Lo han cesado, pero lo que nadie le puede robar son los honores, ni el servicio al ciudadano de este caballero. De este español integro que ya estará deseando regresar a su querido pueblo de Casillas de Flores para alternar con sus vecinos y ser solamente Manolo, el de la señora Carmen.