la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 21 de marzo de 2015

Carta de Vicente Ruiz Soro a Zabala de la Serna




Noticia relacionada:




20 de Marzo de 2015

Carta a Vicente Zabala de la Serna 

"Dolido cn aquellos críticos, los menos, q utilizan el insulto y la descalificación para negar la realidad de que una plaza llena hasta la bandera como no se recuerda en muchos años, vibro entregada cn mi toreo, y para los q pierden el respeto a mi persona y al publico q en definitiva es el respetable, este tullido, henchido como un globo y apoyado en un alza , (según el "señor? Zabala de la Serna) esta muy satisfecho d poder haber vuelto a la plaza y recibir la admiración y el cariño dl publico d todo el mundo y d volver a sentir q cn mi remolino, cn mis pares de banderillas, mis porta gayola y mi forma d transmitir el toreo puse la plaza boca abajo. El toro m cogio, cierto, pero porque me tire a matar cn el alma, me entregue...los toros cogen y pueden coger a cualquiera. Me sorprende q el hecho d que uno se juegue la vida se mida con baremos tan distintos. Acepto la crítica educada, honesta, nunca la falta d humanidad y d sensibilidad y la mala saña, la mala educación, creo q cn todo lo vivido no merezco ese trato. Dios pone a cada uno en su lugar y la vida es muy larga, no me preocupa, en definitiva q es una gota d veneno en la inmensidad del mar? Saben? A este periodista le consideraba amigo, lo siento, el sabrá, perjudica cn esa actitud al medio d comunicación en el q trabaja y al periodismo en general. Estoy feliz y orgulloso cn mi actuación, mi figura es la d un hombre d 52 años, no somos maniquíes, no se tuvo en cuenta cn Curro, Paula o Antoñete esta serie d estupideces. Creo q meterse cn los defectos físicos es d una falta d hombría tremenda. Jamás he ofendido a nadie y ahora usted ha ofendido a mi persona y a los valencianos, q pidieron cn fuerza las orejas, q se emocionaron y abroncaron a ese presidente q tan incomprensiblemente las nego. Gracias por el apoyo d la afición y el resto d la crítica y los medios q siempre m apoyaron. Mientras la afición este conmigo, los compañeros me apoyen como Curro Romero, Damaso, Mendes, Mora, y todo el escalafón d máximas figuras d ayer y hoy etc...y el cuerpo me responda estaré toreando, ni usted sr. Zabala ni a los 3 restantes q van en la misma línea van a apartarme d mi profesión tras lo q he luchado por volver a ella. Atacándome así, ataca a los minusválidos, a quien está luchando contra la adversidad...espero q nunca se vea en mi lugar. Lo siento por usted, siento q para comer y conseguir notoriedad tenga q caer tan bajo, no vengo a torear mucho, quiero medirme cn los grandes actuales, quiero disfrutar de la fiesta, d mi proeza. Se ha equivocado Sr. Zabala, hay q tener un par para hacer lo q hice, no soy un chufla. Nos vemos en la plaza q es donde se ven los hombres. No quería contestarle pero me he visto obligado porque el publico y Valencia esta indignada y me lo ha pedido encarecidamente."









5 comentarios:

  1. Podemos cuestionar el estado de forma de el Soro , pero en lo que no se puede estar de acuerdo,es en el estado de estupidez del señor(probablemente no se merece este calificativo) Zabala , quiere se el sustituto de Vidal y le falta educación(probablemente cultura) . Los jodidos acomplejados , que no han encontrado su identidad sexual , son complicados . Ignacio Huelva

    ResponderEliminar
  2. No he leído lo que el periodista Zavala de la Serna ha escrito acerca de la actuación de El Soro en Valencia. Si es que en realidad el periodista ha ofendido, o se ha burlado del torero, pienso que no es correcto y que debería rectificar o retractarse y pedir disculpas a Vicente Ruiz. Dicho esto, debo decir también que he visto el video de las dos actuaciones de El Soro en Foyos y en Valencia. Ante ellas, debo manifestar mi admiración y respeto por un hombre que ha luchado durante larguísimos años de sacrificio y sufrimiento para volver a ponerse delante de la cara del toro. El haber cumplido, con auténtico heroismo, un objetivo de vida merece la solidaridad de todos quienes somos aficionados a la Fiesta. Dicho esto, debo también decir que, con sinceridad y solidaridad para con el torero, pienso que debería replantearse su propósito de hacer temporada o temporadas. La cogida de Valencia es un aviso claro de que, a pesar de su ferrea voluntad para retornar, El Soro no está ya en condiciones físicas para afrontar los riesgos de una profesión tan compleja y difícil como la de Matador de Toros. MI comentario, lejos de querer minimizar la gesta de El Soro, lo que refleja es una seria preocupación de que si sigue en los ruedos, puede verse avocado a una tragedia que ponga en riesgo su vida. El Soro, con las dos actuaciones de Foyos y Valencia, cumplió ya, como varón y con largueza, con un sueño largamente acariciado. De aquí en más, si es que hay más, puede estar arriesgando inutilmente su vida. Vicente Ruiz no tiene que probarle nada a nadie. Respetable su afición y su deseo cumplido de volver a torear pero yo, como ser humano, le pido a Dios que ilumine a Vicente Ruiz para que no lleve esto más allá de lo que ya logró en Foyos y Valencia con un valor y una afición verdaderamente ejemplares. No toree más Don Vicente. Los aficionados queremos verle sano y salvo viviendo su afición, afición que tiene muchas avenidas por las que usted puede transitar sin buscarse una tragedia.

    Patricio Maldonado
    Aficionado Ecuatoriano

    ResponderEliminar
  3. No sabria entender a lo que se refiere el Sr. Huelva sobre la identidad sexual del Sr. Zabala de la Serna, aunque en el resto de su comentario sí lo comprendo y estoy de acuerdo.
    Respecto al Sr. Maldonado también suscribiría sus propias palabras y opiniones sobre el penoso tema que se debate y que en definitiva creo que estaríanos todos de acuerdo en reprobar la actitud insultante e irrespetuosa del periodista taurino de El Mundo contra el matador el Soro, al tiempo que hemos de valorar en muy alta medida la heróica y ejemplar actuación del torero de Foyos, y también desearíamos que meditara seriamente sobre su futuro dependiente de su condición física. El entusiasmo y hombría no deben obnubilar su mente.

    Tampoco yo había leído la crónica de Zabala de la Serna de la corrida de Juan Pedro, no suelo hacerlo por cuestión de higiene, pero en este caso y para tener criterio sí que he aprovechado el enlace que nos facilita el administrador para echarle un vistazo, y realmente me arrepiento por parecerme vomitivo el texto; resulta increíble que un señor con el título de periodista se comporte de forma tan inmoral contra un hombre que se ha jugado la vida frente a un toro y ante un público que le ha aclamado por unanimidad. Esta actitud del Sr. Zabala de la Serna, no siendo la primera vez que muestra su bajeza, merece esta carta del perjudicado que es el Soro y algo más en los tribunales de justicia por atentar contra la honorabilidad y buena fama.

    La dirección de El Mundo debiera tomar cartas en el asunto y empezando con que pidiera perdón el periodista ofensor y agresor a un persona como el Soro.

    la afición valenciana, por llevarse también lo suyo en la insultante crónica del mundano crítico, debería abroncarle cada vez que apareciera por el coso valenciano.

    Buenas noches, y que el Sr. Zabala pueda dormir tranquilo tras cometer semejante fechoría contra una persona noble y un torero valiente y honrado en una demostración humana de superación de la adversidad.

    Francisco Retamero.

    ResponderEliminar
  4. Esto fue parte de lo más destacado que escribió Zabala de la Serna: Escribo desde la tristeza. La grotesca gloria de El Soro (re)aparecido es la más degradante derrota para el toreo y para el toro bravo que se haya presenciado jamás. ¡Y en una plaza de primera categoría! Un hombre tullido, hinchado como un globo, el rostro como Rocky en el último asalto, sostenido en un alza y en lucha permanente con su destrozada vida y su reconstruida rodilla, le pegó ayer pases a sus 52 años y tras dos décadas fuera de los ruedos al estereotipo de toro que los superdotados de la torería andante del siglo XXI exigen para sus hazañas. Nada más esperpéntico ni más macabro ni más grotesco. El consentimiento de Enrique Ponce en su día grande de las bodas de plata de su alternativa y de José María Manzanares nunca se debió producir por amor propio y dignidad profesional por muchas presiones que hubiese.

    Soro les aseguró el cartel de "no hay billetes" en la vuelta a Valencia y exaltó la plaza con su sola presencia curvada, encogida la pierna que esconde una ferretería, el cuerpo deformado como un ocho y las facultades físicas borradas del mapa...
    ¿Mérito del Soro? Todo y más. ¿Inconsciencia? Toda y no sólo suya. Aquí existe un tribunal veterinario para examinar los toros pero no uno médico para los toreros como existe en el boxeo.

    A Soro por suerte le salió un amigo de Juan Pedro Domecq y demostró que se pasa la sabiduría del maestro de Chiva y los abdominales de Manzanares por el forro de la taleguilla de su raza. Ni falta que le hacen para parar al toro como su osamenta le permite, clavar banderillas como un reflejo deformado de su pasado -¡pero las clava incluso al quiebro y al violín sobre el galope desbocado y las ventajas regaladas!- y alargar los pases por una y otra mano en una imagen dolorosa.

    El ídolo de Foyos tiró de su cojera y su raza para rendir Valencia otra vez como en los 80 del sorismo
    Brindó Soro a su familia bajo el eco del alboroto todavía del tercio anterior, y antes de la segunda tanda agarró una bandera de Valencia y holló el centro del ruedo como Armstrong la luna en el 69.
    El extraordinario juampedro de bueno era santo, y el Soro disfrutó su felicidad mientras el mérito de ponerse delante de un toro caía a los límites de cuando Morilla se tiró de espontáneo en 1994 con su alza de 20 centímetros... La espada hizo guardia y luego se hundió como un clamor. Recogió El Soro exultante la bandera y paseó una oreja que, ya puestos a joder el Perú, podían haber sido dos...
    Vicent celebraba aquello como la victoria propia que era, como un gol en el Mundial del 82, cuando el sorismo se hallaba en plenitud, y agitaba a las masas y alzaba los brazos y cerraba los puños como un niño grande. Luego se fue en el cuarto a portagayola o algo más lejos y se sentó en una silla. Tócate los nísperos. Y justo cuando el toro castaño iba alcanzarle se levantó y voló una larga cambiada temeraria. Y volvió a poner banderillas, a medias con Montoliu ahora, haciendo molinillos, tirando de pierna y entrepierna. La plaza enloqueció. Es la España de Max Estrella y Valle.
    ¿Mérito? Todo. ¿Inconsciencia? Toda.

    El Soro brindó a Ponce y Manzanares y se metió en una pelea con el juampedro picantón. Y un tipo se arrancó a cantar flamenco. Una pesadilla surrealista. De la suerte del volapié salió rodando el matador con la banda rajada hasta la ingle. Milagrosamente intacto se levantó agitado para descabellar entre un revuelo de capotes. Los machos no se le sujetaban en el gemelo inexistente y la taleguilla se le caía. Volvieron a pedir la oreja con fervor y la cosa quedó en dos vueltas al ruedo, una corriendo alocadamente. La puerta grande acariciada y la enfermería abierta.

    Pablo Valverde

    P. D. La verdad no debe de molestar, pienso que la carta sobra

    ResponderEliminar
  5. No voy a hablar de Soro, tampoco de Zabala como "periodista", sino como persona. Me produce gran pena alguien que es tan mala persona

    ResponderEliminar