la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 7 de agosto de 2014

Carta abierta al profesor Andrés Amorós / Por Fernando Claramunt López.




"...Te felicito por tu comentario sobre la increíble prohibición de que los niños de Gijón vean torear de salón a un diestro de categoría que tanto ensalza nuestra fiesta española. ¿Han encontrado peligrosa para los bañistas o para los niños la media verónica, la gaonera o la chicuelina?..."


Carta abierta al profesor Andrés Amorós


Fernando Claramunt López
Presidente del Círculo Taurino Amigos de la Dinastía Bienvenida
Muy respetado profesor Andrés Amorós y muy querido y entrañable amigo: Te felicito por tu comentario sobre la increíble prohibición de que los niños de Gijón vean torear de salón a un diestro de categoría que tanto ensalza nuestra fiesta española. ¿Han encontrado peligrosa para los bañistas o para los niños la media verónica, la gaonera o la chicuelina? Ya sabes que hace años, sin ninguna clase de recomendación, gané varias oposiciones de ámbito nacional para médicos especialistas en Higiene Mental. Nada dijo entonces la Organización Mundial de la Salud sobre los riesgos del toreo de salón para los niños. ¿Será algún descubrimiento moderno? Las frecuentísimas noticias en TV sobre la llamada violencia doméstica, que no suele ser otra cosa sino criminalidad y brutalidad manifiesta, deberían atemorizar hoy a los bañistas de todas las edades. Científicamente hablando, nadie puede asegurar que cualquier día no se introduzca en las aguas de esa hermosa playa el "ex" de alguna compañera sentimental provisto de un gran cuchillo de cocina. Tal como están las cosas yo creo que deberían reforzarse las medidas de seguridad en todas las playas de España, no sólo en Gijón. 

Por mi parte, veraneo en la playa de San Juan de Alicante, donde la mar está en calma y las gentes que veo en la arena también. En mi terraza frente al Mediterráneo, en primera línea, toreamos de salón todos los días mis nietos hispano-alemanes y yo con un capote y una muleta de verdad. Antonio va a cumplir siete años y ya sabe coger los trastos como es debido, aunque pesan demasiado para él. Elena con nueve años, nos jalea con olés en perfecto español. Luego comenta la corrida. (De salón está aprendiendo de ti a ser buen crítico taurino). La comenta en alemán, en francés y en inglés. He procurado que los dos niños se familiaricen con los retratos enmarcados en la pared de mi despacho en la zona cubierta de la terraza: San Agustín, San Jerónimo, Platón, Sócrates, Shakespeare, Cervantes, Montaigne y Goethe, además de "Manolete" , "Joselito El Gallo" y Juan Belmonte. Los saludan cada mañana antes de bajar a nadar. Creo que es suficiente protección. 

¿Por qué no decir a las autoridades de Gijón que encomienden a tan santos patronos a los niños asturianos antes del baño? Y, en todo caso, que reconsideren los motivos de la prohibición quienes tuvieron tan peregrina idea. Desconocen que hubo muy buenos toreros asturianos, no muchos, pero todos buenos, en la historia de nuestra Fiesta. Algunos, con riesgo de la vida, eran grandes partidarios de la Libertad, con mayúscula, en los revueltos tiempos del siglo diecinueve. Esperemos mejores tiempos y un buen rato para beber sidrina con nuestros muy queridos amigos asturianos. Un abrazo, muy querido y muy respetado Andrés. Enhorabuena por tu acertadísimo comentario. 

9 comentarios:

  1. Uno mejor que otro,Don Fernando.
    Yo ,como abuelo de tres varones que torean de salón y disfruto y me alimento de la mejor medicina del creador, nunca doy cabida a mi entender ,como existen tantos cobardes ,disfrazados de políticos que castrados mentales como los anti,,impiden a los humanos normales hacer lo que humanos de toda la vida han realizado,como tomar agua,vino,ver corridas de toros,comer papas,trabajar ,ir a misa y unir ,nuclear y respetar la familia como eje fundamental de la sociedad.que viva la fiesta de loa toros bravo

    ResponderEliminar
  2. En la pagina de nuestro Club Taurino Italiano nos hacemos eco de la denuncia de Andrés Amorós y Fernando Claramunt. Espero pueda ayudar un poco en defender iniciativas como esta y apoyar a los aficionados de la hermosa Gijón!

    http://www.clubtaurinoitaliano.com/notes/andr%C3%A9s-amor%C3%B3s-y-fernando-claramunt-sobre-la-decisi%C3%B3n-del-ayuntamiento-de-gij%C3%B3n-de-prohibir-el


    Un cordial saludo,

    Paolo Mosole

    ResponderEliminar
  3. Mi solidaridad más absoluta con Andrés Amorós y Fernando Claramunt, dos ejemplos de "casta" taurina, en especial con el alicantino Fernando Claramunt, dandole a sus nietos una magnifica educación taurina.

    ResponderEliminar
  4. Señor director “Del toro al infinito” soy Federico Navarro, el mismo al que le ha sido rechazado el comentario que decía “Me parece que se le está dando demasiada importancia a la decisión de la alcaldesa de Gijón por la postura tomada con la prohibición de las clases de toreo infantil. Habrá que decir para hacer honor a la verdad que todas las críticas vienen por partes interesadas, o lo que es lo mismo, por aficionados de gran prestigio taurino.

    Me parece muy bien que D. Fernando Claramunt en su terraza frente al Mediterráneo en la playa de San Juan en Alicante, toree todos los días con sus nietos hispano-alemanes, y que se familiarice con la media verónica, la gaonera o la chicuelina.

    Pero igual que “No sólo de pan vivirá el hombre”, tampoco del toreo vivirán los niños en el futuro.

    Creo que es más importante que a los niños desde sus más tiernos años se le de una instrucción religiosa. Debe serles dada no con espíritu de condenación, sino con un espíritu alegre y feliz. Las madres necesitan estar en guardia constantemente, no sea que la tentación llegue a los niños en forma que no la reconozcan. Los padres han de proteger a sus hijos con instrucciones sabias y placenteras. Como los mejores amigos de estos seres inexpertos, deben ayudarles en la obra de vencer, porque para ellos el ser victoriosos significa todo. Enseñadles que la obediencia a Dios entraña obediencia a los padres. Esta debe ser una obra de cada día y hora. Padres, velad, velad y orad; y haced de vuestros hijos vuestros compañeros.

    Importante en la buena educación de los niños es saber aplicar la “tolerancia”, ser tolerantes en la relaciones con sus amiguitos y familiares.

    Ser tolerante es lo mismo que ser respetuoso, indulgente y considerado con los demás. Es una cualidad personal que se define como el respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás, aunque sean diferentes o contrarias a las nuestras. Ser tolerante es ser condescendiente y permisivo con alguien a causa de las circunstancias que medien, es no impedir que haga lo que éste desee, es aceptar y admitir la diferencia o la diversidad. Para que los niños establezcan buenas relaciones con su semejantes, es necesario que aprenda a ser tolerante desde muy pequeño.

    La tolerancia juega un papel muy importante en las relaciones de los niños con sus iguales y con su familia. Es importante que ellos escuchen las ideas y las opiniones de sus amiguitos, que acepten sus criterios aunque sean distintos a los suyos, y que consigan ponerse de acuerdo con sus compañeros durante un juego, en alguna actividad o en un aula. La tolerancia les ayuda a que tengan una buena integración en un grupo o equipo”.

    Por el contrario si parece que a gustado el enviado anónimamente y que si ha sido publicado. De todas formas ya está colgado en otro blog.

    De verdad que lo lamento, pues mi estreno en “Del toro al infinito”, solamente quedo en el intento.

    Saludos
    Federico Navarro.



    ResponderEliminar
  5. Señor director “Del toro al infinito” nuevamente soy Federico Navarro y de nuevo me dirijo a usted, en esta ocasión para darle las más sinceras gracias, por haber considerado (aunque a última hora) hacer público este comentario. Muchas gracias. Espero si usted me lo permite poder colaborar en su digno blog, siempre con el debido respeto, como debe de ser establecido entre personas educadas.

    Cuando le digo que “está colgado en otro blog”, se trata de “División de Opiniones” y este es el principio del comentario que usted mismo podrá comprobar en donde para nada hago mención en la no publicación del comentario.

    En este blog que dirige Paco Montesinos “División de Opiniones” he querido dejar mi comentario que evidentemente creara una más que discutida DIVISION DE OPINIONES.

    Esta relacionado con una carta de Fernando Claramunt López al profesor Andrés Amorós. Donde el crítico taurino de ABC, escribió “Una lamentable decisión del Ayuntamiento de Gijón ha negado el permiso para la clase de toreo de salón, para niños, que iba a dar Miguel Ángel Perera, en la playa de San Lorenzo, el martes 12, a las 11 de la mañana. Sólo la cobardía ante las posibles protestas de algunos antitaurinos explica una prohibición tan absurda.

    El Sr Claramunt en su atenta carta entre otras cosas dice: "Te felicito por tu comentario sobre la increíble prohibición de que los niños de Gijón vean torear de salón a un diestro de categoría que tanto ensalza nuestra fiesta española. ¿Han encontrado peligrosa para los bañistas o para los niños la media verónica, la gaonera o la chicuelina?”.

    Y esto que pongo a continuación es lo que escrito yo y que parece no haber gustado nada…

    Atentamente le saluda
    Federico Navarro

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado el comentario del Señor Navarro , un artículo lleno de TOLERANCIA . Pero la triste realidad nos enseña una y otra vez , que se llenan la boca de tolerancia los más intolerantes con todo lo que no sea sentir , vivir, o disfrutar de tradiciones , que ellos no comparten .(podría explicarme porque es incompatible la educación religiosa y la educación taurina ?) Ignacio Huelva

    ResponderEliminar
  7. Ignacio Huelva, Fernando Sebastían el primer cardenal español que crea el el Papa Francisco tiene elementos del nuevo estilo pontificio: "huele a oveja", cuando habla "se le entiende todo" y ha sido el más rotundo azote del socialismo "progre" en los últimos años en España.

    En 2008, ya jubilado, cuando el presidente Zapatero llevaba casi 4 años haciendo leyes radicales anti-familia, declaró en la Universidad San Pablo CEU: "analizando las cosas objetivamente, no es compatible" ser cristiano y socialista..."El tratamiento de la familia, el tratamiento del aborto, la campaña de la eutanasia, y la asignatura de la Educación para la ciudadanía"...

    La tortura y el maltrato animal no es compatible con la civilización y así se manifiesta con el posicionamiento social frente a tales actos.

    La tradición taurina, como tantas otras tradiciones a lo largo y ancho del planeta: ablación femenina, sociedad de castas o estamental, "intolerancia religiosa", pena de muerte, esclavitud, explotación infantil, etc...

    Creo que he tratado con mucho gusto de explicarle su curiosidad.

    Cordiales saludos
    Federico Navarro

    ResponderEliminar
  8. En esta noche de sofocante calor paseaba por las imaginarias calles de esta supuesta ciudad en la que se ha convertido este blog, en un debate tan apasionante y controvertido, como toros si, toros no.

    Creo que lo más democrático sería tener un “Respeto mutuo” con los que están a favor o en contra del SI o el NO de las corridas de toros.

    Allá por el mes de abril del año 2004, fue tema de gran actualidad la decisión del Ayuntamiento de Barcelona de declarar la Ciudad Condal anti-taurina. Es cierto que las corridas de toros han tenido siempre detractores y que todos los aficionados sabemos que hay ciertas personas que no soportan los minutos de sufrimiento que preceden a la muerte del toro, y que yo acepto y respeto en su más alta sensibilidad.

    Escribía Mario Vargas Llosa en “El País” (02/05/2004) que todo debate sobre este tema está en la obligación, para ser coherente, de desplegarse dentro del contexto más general de si toda violencia ejercida sobre los animales debe ser evitada por inmoral, o si solo la taurina es condenable y otras, más disimuladas, pero incluso mucho más multitudinarias y feroces, deben ser tolerables como un mal menor.

    En este modesto comentario, no pretendo ni hacer defensa de las corridas de toros, ni convencer a nadie a que asista a las mismas, pues es obvio que en mi calidad de aficionado cuales son mis sentimientos. Lo que si me gustaría es que existiera el mismo “respeto” que yo tengo a aquellas personas que están en contra de los festejos taurinos, para con los que disfrutamos de una corrida de toros.

    No voy a enumerar los motivos (que son muchos), de los alicientes que para el aficionado tiene una tarde de toros, pues sería caer en una demagogia taurina, que por “respeto” al no taurino, no lo hago. Ni voy a entrar si los toros son cultura, si han sido fuente de inspiración para poetas, escritores, pintores, etc. Por citar solamente algunos, Goya, García Lorca, Hemingway, Picasso…Tampoco voy a extenderme en decir que el toro de lidia existe, porque existen las corridas de toros y no al revés. Lo que si quiero o pretendo es hacerle ver o comprender al anti-taurino, ciertas cosas.

    Albert Boadella en “ABC” (18/04/2004) Acusa de fariseos a quienes, horrorizados por las crueldades taurinas, piden que se cierren las plazas de toros y no tienen empacho, sin embargo, en atragantarse de sabrosas butifarras catalanas. ¿Qué requiere la elaboración, en la actualidad, de esta exquisita delicatessen mediterránea? Que diez millones de cerdos vivan “toda su existencia en apenas dos metros cuadrados, mientras intentan equilibrar constantemente sus pastas sobre unas rejas por las que fluyen los excrementos. Su único movimiento posible se reduce a inclinar ligeramente la cabeza para comer pienso, ya que el transporte al matadero se efectúa en idénticas condiciones”. No sólo los cerdos son brutalmente torturados para satisfacer el caprichoso paladar de los humanos. Prácticamente no hay animal comestible que, a fin de aumentar el apetito y el goce del comensal, no sea sometido, sin que a nadie parezca importarle mucho, a una barroca diversidad de suplicios y atrocidades, desde el hígado artificialmente hinchado de las aves para producir el sedoso paté, hasta las langostas y los camarones que son echados vivos al agua hirviendo porque al parecer, el espasmo agónico final que experimentan achicharrándose condimenta su carne con un plus especial, y los cangrejos a los que se amputa una pata al nacer para que la otra se deforme y agigante, y ofrezca más alimento al refinado degustador.

    Me pregunto cuantos de los partidarios a la supresión de las corridas de toros están dispuestos a privarse de los placeres gastronómicos, como la pierna de cordero. el chuletón y cambiarlos por el tomate y la lechuga.

    Para terminar, no me gustaría que esto se politizara ni a favor ni en contra, y si que como personas civilizadas tengamos un “respeto mutuo”.

    Uno que pasaba por aquí

    ResponderEliminar
  9. ¿En este blog se puede contar historia? Por lo visto y leído en este mismo post parece que no.¿Que de censurable tiene este comentario, quizás que sea anónimo? Si es así lo firmare.

    A pesar de que vivimos en el siglo XXI hay mucha gente que considera las corridas de toros como un acto ajeno al maltrato animal. Para mi asombro afirmó que desde su punto de vista, no era un acto de maltrato animal. Aún me sorprendo – iluso de mí- de la facilidad con la que la gente despacha varas de medir distintas en virtud del colectivo al que pertenecen los afectados. Para esta persona, pinchar, romper, desangrar a un pobre cachorro de perro es un acto de maltrato y tortura, pero si se ejerce contra un toro, no lo es.

    En noviembre 1785 Carlos III prohíbe las corridas de toros en España, aún antes que esa otra tradición tan española que fue la Inquisición (abolida con Napoleón y las Cortes de Cádiz). Fernando VII, poco amigo de la libertad y representante de la España reaccionaria vuelve a legalizarlas, tanto las corridas de toros como la Inquisición.

    El 22/12/1929, dado el carácter cruel de la fiesta, se prohíbe la entrada al ruedo de los menores de 14 años (también al boxeo). Curiosamente, mediando repúblicas y dictaduras, en 1992 el Ministro socialista Corcuera, el de “la patada en la puerta”, gran aficionado a los toros, volvió a permitir la entrada de menores en estas plazas de tortura y depravación.

    En fin, la propia dinámica social, con el paso del tiempo, no opera a favor de esta aberrante tradición por una sencilla razón: la crueldad no tiene cabida en una sociedad libre y civilizada, a pesar de los esfuerzos de los ultramontanos y atávicos en sentido contrario. El fin del sector taurino, en crisis permanente, sólo se retrasa por las persistentes ayudas públicas que recibe de los diferentes gobiernos, locales, autonómicos o estatales, al margen del color político que gobierna.

    Jerónimo P


    ResponderEliminar