la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 14 de noviembre de 2017

La amistad / por Rafael Comino Delgado



La amistad

Rafael Comino Delgado
Catedrático de la Universidad de Cádiz
La amistad es un sentimiento compartido por dos, o más personas, que la RAE define como, "afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona que nace y se fortalece con el trato"
También puede definirse, como "relación de afecto, simpatía y confianza que se establece entre personas que no son familia"
No estoy muy de acuerdo con la última parte de esta última definición, ya que el sentimiento amistad puede existir entre personas, a pesar de ser familiares.

El gran filosofo griego Aristóteles dejó, al respecto, una reflexión profunda y bella a partes iguales, difícilmente mejorable: "La amistad es un alma que habita en dos cuerpos y un corazón que habita en dos almas". 

Ahora bien, situándonos en la realidad, hay dos tipos de amistad:
a) La de conveniencia, basada en el interés mutuo.
b) La de verdad, basada en la comprensión, el agradecimiento y al afinidad.

Es obvio que nos estamos refiriendo a la segunda, pues la primera de amistad solo tiene el nombre. La verdadera amistad es, para nosotros, "un sentimiento noble, puro y sincero de afecto entre dos personas, que nace en la mente, crece en el corazón y reside en el alma, que a Dios pertenece".

Pero en la vida cotidiana usamos la palabra amistad muy frecuentemente; con seguridad de forma excesiva, aunque es algo sabido y aceptado coloquialmente.

Por ello nosotros hacemos una clasificación de los amigos, que la utilizamos en la práctica diaria, y seguidamente exponemos:

a) Conocidos (te lo presentaron , habéis hablado y poco más).

b) Amiguetes: Os conocéis y habéis tomado alguna copa juntos.

c) Simplemente Amigos: Incluso puede que hayáis comido juntos, os habéis visto varias veces y hablado de temas más o menos profundos.

d) Buenos amigos: Os conocéis desde tiempo, simpatizáis bastante, habéis comido juntos y salido a una fiesta o cena.

e) Muy amigos : Ya hay algo más. Os contáis algunos problemas que tenéis e incluso os habéis hecho favores importantes.

f) Amigos del alma. Simpatizáis mucho, tenéis muchas cosas en común, pensáis igual en muchas cosas, os contáis todos los secretos, estáis dispuestos a hacer uno por el otro cualquier cosa. Realmente os queréis de verdad y cualquier adversidad que tenga uno el otro la sufre también. De estos hay pocos, poquísimos. 

Tan pocos son los "amigos del alma" que Henry Broocks, periodista, historiador y escritor norteamericano del siglo XIX y primeros del XX, pensaba que, "Un amigo en la vida es mucho. Dos son demasiado. Tres es imposible" 

Pensamos, olvidándonos de las definiciones, que aquel que tiene buenos y verdaderos amigos tiene la mayor riqueza que se puede tener, y es evidente que a medida que uno va cumpliendo años, se va dando cuenta de que al final dos son las cosas realmente importantes en la vida: La familia y los verdaderos amigos. Si además de ello tiene un verdadero amor, que no pida más porque bastante afortunado es; en realidad es un ser privilegiado.

Pero debe tener muy presente que, la verdadera amistad, como el verdadero amor, dan sin pedir nada a cambio, pero si no reciben se debilitan y acaban rompiéndose, y también que, las palabras unen y los silencios alejan. 

En resumen, el que tenga un verdadero amigo del alma, y si son dos mejor, que los cuide porque si los pierde para ellos no hay repuesto.