la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 29 de junio de 2010

Carta a La Polaca / Por Manolo Herrero





En la celebración de una misa en la Iglesia parroquial de San Andrés de Madrid por el alma de la Polaca, recientemente fallecida, se echó al ruedo su amigo Manolo Herrero, el amigo de su marido Pepe, el amigo de todos, todos, y allí en el altar mayor se despachó con emoción recordando a Pepa ante cientos de amigos que allí fuimos a rezar.
Manolo hizo lo que tenía que hacer, escribirle al cielo:
Pepa :

Recuerdo el día que murió tu padre “El Coti”, hace como treinta y tantos años. Se contaban por “miles” las personas que acudimos. El “todo Madrid” fue desfilando de noche y de día por tu chalet de Monteclaro. En el cementerio de Boadilla, prácticamente no se cabía. Estaban personajes como Lola, Rocío, Luis Miguel, Ordoñez, Curro, Camino, Curro Girón (prácticamente todo el escalafón del toreo), Manolo Lapique, Alfonso e Ignacio Fierro, todo el Atlético de Madrid, jugadores del Real Madrid, diversidad de empresarios y muchísimos artistas de todas las ramas. Personajes que arrastraban masas por sí solos. Figuras universales. Todos amigos. Recuerdo la anécdota de la espera a que los albañiles terminaran de agrandar el nicho, porque la caja no cabía. Como se iba alargando un poco la “obra”, Lola, Picoco, Diego Pantoja y la mayoría de los asistentes, nos sentamos sobre las tumbas vecinas . ¡ La que formaron Lola, Picoco, Diego, Pepín, Bojilla, Luis Miguel en esa “espera”!.

Era la época dorada de Madrid, de ESPAÑA. Todos teníamos, como digo, treinta y tantos años menos, sobre todo tú, que eras una belleza que “ rompías “.
Tú , y muchos de nosotros, tuviste la suerte de vivir las décadas, irrepetibles, de los 60, 70 y 80. Tiempos en los que convivíamos, como una gran familia, toreros, futbolistas, artistas, magnates, empresarios, literatos, “caninos”, boxeadores, tenistas, motociclistas, actores, políticos, periodistas y muchos que formábamos parte del buen ambiente madrileño

Tú, que eras una marca como persona, como amiga, como artista, “La Polaca”. Eras algo fuera de lo común. Tú, que eras admirada, que embelesabas al mundo con tu cara, tu figura, tu arte, tu “ verde que te quiero verde”, tu “ me va, me va, me va”, fuiste un bien necesario. Musa, en muchísimas cenas-fiestas de negocios, dando colorido y amparando a tus amigos. Has sido, como otras grandes figuras nuestras, embajadora de España en otros países. Tenías a tus “pies” a México, Marruecos, y sobre todos, Venezuela.
Desde Presidentes, hasta el último de la fila.

Pero esa época, por desgracia para todos, terminó.

Tú, después de luchar en varios negocios de hostelería , y viendo que cada vez más , han ido desapareciendo de este mundo la gente que a ti te llenaba, te daba vida, y que formaban parte de ti, decidiste trasladarte al aljarafe sevillano, con Pepe, tu marido. Me imagino que con la idea de vivir el resto de vuestra vida juntos, en un lugar apacible, con una calidad de vida que no la teníais, ya, en Madrid, recibiendo el cariño de los pocos amigos que os quedan en Sevilla ( Cristina Hoyos, Juan Antonio, Diego Carrasco, Chiquetete, Caminantes, Albahaca, Los del Rio, Antonio Donaire, Carmen Ledesma, Pansequito, Aurora Vargas, Pepi, Esperanza etc…).

A la vez contabais con las visitas y las llamadas de vuestros amigos de Madrid ( Julio Álvarez, Lucio, José Luis, Esteban, Cari, Trapote, Cuqui Fierro, Ana Castor, Jesús Rivas, Tauro, Juan Quintero, Miguel de Viña P, Finito, Antonio Rey, Arturo , Elvira, Juan Palacios, José Emilio Higueras, Rafael Vega etc….
Pero, por desgracia, tu enfermedad rompió ese ultimo deseo que teníais.
Has sufrido y padecido tu enfermedad con una dignidad y entereza ejemplar. Has tenido, junto a ti, demostrándote el amor que siempre te profesó, a tu marido Pepe, cuidándote, mimándote y sufriendo por ti, porque sabía, de sobra, y veía, que te ibas acabando poco a poco. Has tenido a tu hermana Aurora y a tu sobrina siempre a tu lado.

Pepa, he empezado esta carta recordando lo de tu padre y añorando tiempos pasados , porque vi a Pepe muy “herido” en tu funeral de Sevilla, creyendo que te habían olvidado algunos. Le he dicho que la vida ha evolucionado, que es mas fría, que todos estamos más distantes, que prácticamente no nos vemos, que no convivimos como antiguamente, que muchos, de verdad, no se habían enterado a tiempo, que el 70 u 80 % de los que nombré y que fueron al entierro de tu padre, han desaparecido (ley de vida).

Pero, fíjate Pepa cuantos amigos han venido hoy para recordarte y para acompañar al Polaco. Algunos que faltan hoy a esta misa, me han llamado o me han dicho que no podían venir por diferentes motivos. José Mª García está en León en un asunto ineludible. Juan Lamarca en un acto en Ciudad Real, pero veo que acaba de entrar en la iglesia ( habrá anulado su viaje), Luis Aragonés me ha enviado un abrazo para Pepe, desde Sudáfrica.

Quiero contar algo que muy poca gente sabe de ti, Pepa. Tú nunca tuviste hijos porque tu naturaleza no te lo permitió, pero sí “habéis tenido” un hijo “negrito” precioso, guapísimo, de nombre Tony, que junto a su madre biológica, Celestina , habéis ido criando con sacrificios, con amor de madres y padre, con esfuerzo, a pesar de que la economía no era para tirar cohetes, ese niño ( tiene hoy 25 años) es un universitario a punto de terminar la carrera de Medicina Deportiva.

Pepa, ahora donde te encuentras, junto a la del Rocío, la Almudena y al Gran Poder, seguro que estarás muy bien acompañada de Lola, Rocío, Juana, Alfonso e Ignacio Fierro, Manolo Lapique, Antonio Blasco, Marita, Manolo Prado, D. Alvaro, Luis Miguel, Gitanillo, Ordoñez, Carmen, Curro Girón, Valentina y Julio García Vallenilla, José Goyanes, La Paquera, Camarón, Caracol y muchísimos amigos mas, y sobre todos, ya estoy oyendo las voces de Picoco diciéndote “ barbaridades celestiales” y tú, metiéndote con él, para oírlo.

Quédate tranquila, Pepa, que cuidaremos a Pepe, porque tiene muchos amigos, y tú, sabes de verdad, que es muy buena gente. Procuraremos que no pierda mas caballos de Alvarito y también , si hay que beberse todo el vino que venda, lo haremos.

Como ves, hoy han venido muchos veteranos de tu Atleti ( Adelardo, Ufarte, Pepe Navarro etc…) con su presidente. Enrique Cerezo, al frente.

De eso se ha encargado uno que te quiere a rabiar, Miguel San Román.

Por cierto, Pepa, ahora que hablo de futbol ,

¡¡ Hay que ver la que me ha “formao” mi Beti !!

¡¡ QUE ME DEJES !!

P.D. En mi casa también te queremos . Manolo Herrero


Imágenes de la película "Los Tarantos"