la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 13 de julio de 2015

Guerra fría: de la palabra a los hechos / Pedro J. Cáceres


El monte ardiendo y  ellos tan contentos con su nuevo logotipo...

"...Y el PP no crea se vaya a ir de rositas con sus proclamas manidas, rancias y casposas.

Menos ponerse de perfil, jugar con los tiempos, exprimir el tactismo y, entre otras cosas, apurar al Tribunal Constitucional a definirse sobre el “toricidio” catalán..."


Guerra fría: de la palabra a los hechos

Mi historia de hoy podría ser política para desembocar en sociológica.

De los dichos a los hechos. De las proclamas en contra de los toros a la acción dura y directa.

Avisó Huesca, está en stand by esperando el 2016 (cundiendo la zozobra en todo Aragón, Zaragoza incluida); han ejecutado Gandía, suspendiendo, prohibiendo, un festejo anunciado e igualmente Játiva ha negado su plaza para la feria de Agosto. Pinto, Madrid, está corriendo la misma suerte.

Y esto no ha hecho más que empezar.

Alicante, ojo que ya hablamos de palabras mayores, da una moratoria, tan sólo mientras dure el contrato en vigor y como medida preventiva retirar las subvenciones, que apenas son unos pocos euros destinados a la Escuela Taurina.

Detengámonos en Alicante, que puede ser espejo de todo el Levante, excepto Murcia –de momento- hasta la barricada de Vinaroz. Ya hemos hablado de Gandía y Játiva.

Además de los discursos tópicos del taurinismo basados en la collera cultura-impacto económico beneficioso para la ciudad, la gran afluencia de público en la concluida feria, ciudadanos, al fin y al cabo, votantes, podría ser un freno al toricidio. Tampoco.

Pero sin ser un eximente, los llenos, si puede ejercer de atenuante y ya los nuevos caciques municipales se han curado en salud añadiendo al objetivo de prohibición el clásico de la consulta o referéndum. Este es un dato nada baladí.

Veamos: cuando la ideología llega a términos fanáticos como tomar la Tauromaquia por primer estandarte, con la cantidad de problemas que acucian a la población, no hay argumentos lógicos que esgrimir (ni dinero, ni cultura, ni empleo) sino recurrir a la “guerra” (fría por supuesto) limpia o sucia; por lo civil o lo criminal.

Jugarles con sus armas. Crear en el ciudadano un sentido de pertenencia de la Fiesta y que este se pronuncie: si hay hechos consumados apurando la ley mediante ILP o aprovechando las consultas; o 2 (mejor) tomando medidas preventivas para que, o bien, no gobiernen o si lo hacen se tienten la ropa.

Una pedagogía de desenmascaramiento desde el sector: hacer política y avisar a navegantes ciudadanos: no de lo que pueda ocurrir según vote, sino lo que está ocurriendo.

Y la ocasión es mollar. Con unas elecciones generales a la vuelta de la esquina y un verano preñado de festejos que hay que optimizar en la difusión del mensaje.

Bien entendido que en la dosificación de esfuerzos, y porque toda generalización induce a injusticias, habrá que echar el resto sobre las previamente diagnosticadas como zonas de alto riesgo: trazar una raya desde el Bidasoa hasta el Segura y teñir la parcela de rojo, sangre de toro o rojo pasión. Definitivamente los archipiélagos están perdidos.

No parece, por mucho que se empeñe Podemos y asociados que – salvo hechos puntuales- los toros corran peligro en Galicia y Asturias (de momento, alerta naranja ¡alarma!) País Vasco y Navarra (con matices, alerta amarilla, seguimiento) en Cantabria, Rioja y Murcia (subrayado en verde, vigilancia) como en Madrid, con algunos problemas; y sin ambages en Castilla-León, Castilla la Mancha, Extremadura y Andalucía (distintivo azul de monitoreo).

Aunque hay que estar en guardia, no todas las marcas blancas, o negras, de Podemos o no tiene los toros como acción urgente o no influyen tan decisivamente en las diferentes “cooperativas de perdedores”.

Distinto es el caso de Compromís y sucursales que del hecho han enarbolado cuestión de fe.

¡Ojo! a Ciudadanos, cuyos versos sueltos, por necesidad de almacenaje, lo mismo le ponen una vela a dios que al diablo. Tal que en Gandía.

En esta cooperativa de perdedores está jugando con fuego el PSOE responsable máximo, por alcaldía, en Huesca, Alicante, Gandía, Játiva.

Pero más que prisionero, voluntario, cogido por los “congojos” de Ganyens (Podemos), Compromís y el resto de grupúsculos de esta nueva casta.

Deben ser, en primera instancia, la propia militancia socialista la que depure conceptos y prioridades y si es necesario sea el ciudadano el que, en dichas circunstancias y lugares, le ponga la proa.

Y el PP no crea se vaya a ir de rositas con sus proclamas manidas, rancias y casposas.

Menos ponerse de perfil, jugar con los tiempos, exprimir el tactismo y, entre otras cosas, apurar al Tribunal Constitucional a definirse sobre el “toricidio” catalán que fue causa del envalentonamiento de la yihad anti, y por lo tanto la punta del iceberg, ¡vamos! “la madre del cordero”….o el padre del chivo –expiatorio- el “cabrón”.

Con perdón. Lo dice la RAE, acepción sexta.