la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 14 de junio de 2018

ATRÁS QUEDÓ SAN ISIDRO 2018 / por Antolín Castro


Desde ese palco se ha dado mucho que hablar... 
por sus ocupantes se brindó

Solo, a pesar de tantos días de lluvias, se suspendió un festejo, la corrida del día 28. Los de Partido de Resina, Sánchez Vara, Javier Castaño y Thomas Dufau se quedaron sin su oportunidad.


ATRÁS QUEDÓ SAN ISIDRO 2018

Han pasado unos días desde que terminó el maratón de San Isidro. Una vez cogido el aire de nuevo, es hora de hacer un poco de memoria.

No solo es cantar glorias y rendir pleitesía a los triunfadores, pretendo dejar constancia de hechos y anécdotas que han tenido lugar durante el serial.

-En los datos facilitados por la empresa vemos: Asistencia media de 18.775 espectadores; 6 puertas grandes, solo 3 con dos orejas en un toro y otras 3 vía el una+una; 36 orejas cortadas en total. Esos son datos numéricos sin análisis alguno.

-7 llenos de ‘no hay billetes’, pero 9 tardes por debajo de los abonos vendidos (15.482). Quiere decirse que ni el total de abonados asistieron en nueve de los festejos programados. Siete interesaron muchísimo, 9, a los que había que añadir la suspendida, no suscitaron el interés ni de los abonados. 

-El palco nunca había sido tan protagonista en la feria. Concesión de un rabo con sabor de exceso a Diego Ventura; un toro premiado con vuelta al ruedo al único criterio del Usía en toda la plaza; sin embargo, ‘Chaparrito’ de Adolfo Martín, se quedó sin ella mereciéndola; un toro devuelto por manso antirreglamentariamente; un trofeo negado a Fortes con mayoría de pañuelos; orejas sin esas mayorías… Demasiados errores de bulto, no menores.

-El triunfador, Alejandro Talavante, recordémoslo, lo ha sido gracias a una sustitución, la de Paco Ureña.

-Han habido dos sustituciones en la feria y ambas lo fueron por percances en el campo de los anunciados: Paco Ureña, que le sirvió al aludido Talavante, y Ricardo Torres por Sánchez Vara. Éste tampoco actuó por ser la corrida suspendida.

-Solo un torero, por suerte, El Cid, fue atendido de un percance grave en todo el serial. Por cogidas menores fueron atendidos Castella y Cortés.

-El mejor par de banderillas se le ha concedido con toda justicia a Fernando Sánchez, pero por exposición se debería haber premiado también a David Adalid con la corrida de Dolores Aguirre. Es más, Sánchez tuvo por lo menos diez oportunidades, Adalid solo banderilleó un toro.

-Los dos mejores picadores de la feria se llaman Agustín: Navarro y Romero. 

-Un arreón de más de veinte metros tras de la estocada se produjo con la corrida de Dolores Aguirre a Venegas.

-El más manso, de toda una gama de ellos que dio el encierro, se fue a la puerta de toriles a descansar, perteneciente a la corrida de Dolores Aguirre

-Solo, a pesar de tantos días de lluvias, se suspendió un festejo, la corrida del día 28. Los de Partido de Resina, Sánchez Vara, Javier Castaño y Thomas Dufau se quedaron sin su oportunidad.

-Curiosamente se han cortado orejas bajo la lluvia en novilladas, rejones y corrida. Un pleno.

-Dos toros saltaron al callejón, uno en rejones y otro a pie, de San Pelayo y Miura respectivamente.

-El día de menor entrada se produjo la presencia del torero revelación de la feria, Octavio Chacón. Se evidencia con esa poca afluencia que el público es bastante ignorante, solo conocen a los que les ‘venden’ o que los empresarios no conocen el escalafón y de ahí que se minimicen los méritos de algunos toreros.

-La mejor estocada ha sido para Bolívar. 

-Es curioso que a la hora de la verdad y los subalternos premiados a pie no van en las cuadrillas de las figuras. Lo que significa, por añadidura, que han destacado con corridas más complicadas y duras. 

-Las figuras, por el contrario, se han hecho con los premios mayores, triunfador y mejor faena, con el beneficio de actuar con las corridas más fáciles. Será lo que tiene que ser, así es esto se suele decir, pero al aficionado ya le viene cansando tanta desigualdad.

Como ven este San Isidro pasado ha dado, por lo menos, para que yo escriba dos folios más.