la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 15 de julio de 2012

El toro, exclusiva referencia de los sanfermines..../ Por Juan Miguel Núñez



El toro, exclusiva referencia de los sanfermines, 

marcó las pautas en todo


Juan Miguel Núñez

Pamplona, 15 jul (EFE).- El balance de los sanfermines, o Feria del Toro, está sujeto al comportamiento, incluso también a la presentación, del bravo animal, que a la postre ha marcado el devenir de lo que ha ocurrido en el ruedo, tanto triunfos como fracasos, que de todo ha habido a lo largo de los diez días que ha durado el ciclo.
Naturalmente que han sido en las corridas más completas, o con los toros sueltos más sobresalientes, donde se han dado los momentos que se van a recordar ya como estelares. Y al revés, las grandes frustraciones de toreros han ido también de la mano del fracaso ganadero.
Aunque convendría precisar que no siempre el toro bueno cayó en las mejores manos, de la misma manera que no todos los toreros con mejor disposición y capacidad tuvieron el animal adecuado. De ahí que todavía haya que reconocerle más mérito si cabe a los verdaderos triunfadores.
Empezando por las ganaderías, la de Cebada Gago, considerada por el jurado de la Casa de Misericordia como las más completa en presentación y bravura, lució un tipo armónico, y en las embestidas fue un dechado de temple y vigor, de buen son y duración; de clase, nobleza y fondo. Corrida, en definitiva, adornada con los principales componentes de la bravura.
Con los "cebadas" triunfó el local Francisco Marco, que cortó una oreja, y aunque entre la espada y "el palco" le negaron al menos un trofeo más, podía haber arrasado en base a la calidad de su primer toro. Claro que en sus circunstancias, toreando tan poco, no parece justo pedirle más cuentas.
Quien estuvo muy bien esa tarde, haciendo el toreo caro, fue el sevillano Antonio Nazaré, que se llevó sólo un apéndice y pudo haber logrado dos si llega a matar a la primera.
Corrida noble aunque de escaso gas, la del "Pilar", en la que compitieron los colosos Iván Fandiño y David Mora, los dos muy firmes y capaces hasta conseguir salir a hombros.
El debutante Jiménez Fortes, la gran revelación de la feria, que también se fue en volandas después de cortar una oreja a cada toro de su lote -y todavía "el palco" le negó un trofeo más en su primero-, sorprendió por la seguridad y el valor, incluso por el gusto que mostró en la interpretación. Y ello también a pesar del poco contenido de sus toros, de Fuente Ymbro.
La cuarta salida a hombros la protagonizó Juan José Padilla, cuyo influjo a raíz de la lucha que mantiene para salir a flote tras su gravísimo percance en Zaragoza en octubre pasado, es determinante. Pamplona se volcó con él, y a la recíproca -sus faenas fueron de mucha entrega y emotividad-, en una tarde que sin su concurso se recordaría ahora por los toros de Torrehandilla-Torreherberos, que resultaron un auténtico fiasco.
Una oreja de peso cortó Javier Castaño a un "miura" por una faena de aplomo, serenidad y estética. Y otro tanto Rubén Pinar a un manso de Fuente-Ymbro. También "El Juli" en su primera tarde, a un astado de Victoriano del Río le arrancó un trofeo por oficio y aguante. Aunque en la siguiente comparecencia, ya con los toros mansos y esmirriados Torrehandilla-Torreherberos, aquello fue una ruina.
"Fundi", en temporada de adiós, se ha despedido de Pamplona cortando una oreja por una meritoria faena a un buen toro que fue excepción en la corrida de Victoriano del Río.
Oreja de escaso valor, porque en Pamplona a veces es determinante el hecho de meter la espada a la primera, se llevó "Joselillo" en la decepcionante corrida de Dolores Aguirre, que únicamente tuvo fachada. Como tampoco convenció el apéndice a Talavante en la también desdichada corrida de Juan Pedro Domecq, y el de Luque en los "torres handilla y herberos", que no hay que repetir más que fue un verdadero desastre.
En puertas de triunfos rotundos, doblegado unas veces por la espada, como fue el caso de Perera, y otras por la falta de criterio presidencial, como le ocurrió a Castella. Cumplieron actuaciones muy dignas Gallo, "Rafaelillo", Robleño y "Morenito de Aranda". Y sin calificar por las nulas condiciones del ganado que lidiaron, Ferrera, Tejela, César Jiménez y "Fandi".
En la novillada de preferia, el nombre espléndido y muy esperanzador de Gonzalo Caballero, que salió a hombros. Gómez del Pilar y Román, con una oreja cada uno, cumplieron sin más.
Y en la de rejones, todos los reconocimientos para "el rey" Hermoso de Mendoza, y de paso triunfalismo para el otro de la tierra, Roberto Armendáriz, mientras se caía en la injusticia de dejar sin la Puerta Grande a Sergio Galán, que en verdad cumplió una actuación muy seria y brillante.
Es lo que dieron de si los sanfermines 2012, cuyas corridas, pese a la crisis, han puesto todos los días el "no hay billetes". Señal de que "la Fiesta", sobre la base de una programación bien hecha, sigue despertando interés. EFE