la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 20 de julio de 2012

LETRAS QUE EXPRESAN / El Bardo de la taurina





‘...Siempre se ha comentado que la Plaza México es la que da y quita, sin embargo, se dice  que los que dan y quitan son los periodistas y los comentaristas que cubren dicha fuente...'


LETRAS QUE EXPRESAN

El Bardo dela taurina 
México, 18/07/2012.-Una  costumbre recomendable  lo es recordar lo relativo a  acontecimientos que se  vivieron y que vuelven a ser presente y por ello es que ahora que la Plaza México anda de arranque de nueva temporada novilleril pues recurrí a la revisión de libros que refieren algún pasaje que atañe al ‘Embudo de cemento’ y di con uno titulado ‘Entre El Callejón y la Barrera’ de la autoría de Rafael de los Reyes, de Plaza y Valdés P y V Editores, impreso en 1994 que versa en torno al mundillo novilleril y del cual extraigo algunos párrafos que resultan  interés por llevarnos hasta  la reflexión.

‘Siempre se ha comentado que la Plaza México es la que da y quita, sin embargo, se dice  que los que dan y quitan son los periodistas y los comentaristas que cubren dicha fuente. El centralismo en nuestra fiesta ha sido un factor determinante para que muchos toreros se hayan quedado a mitad del camino…  

En la ya vasta y añeja fiesta de los toros, siempre han pasado por la Plaza México novilleros de todos estilos, unos clásicos, otros carismáticos, otros valientes a carta cabal y la gran mayoría mediocres. De estos últimos, presentación y despedida. A pesar de que a muchos de ellos se les brinden diferentes oportunidades.

La Plaza México consiente a los toreros de clase, la mayoría de los cuales reúnen las siguientes cualidades: temple, arte y personalidad. Efectivamente, hay y ha habido toreros con esas características, pero cuando no hay quien los relacione con la prensa, radio o televisión esos toreros se mueren taurinamente y la verdad no es porque no logren un triunfo total en la Plaza México, sino porque los periodistas no le dan, sino le quitan méritos a lo hecho frente a los novillos que les han tocado en turno.

Como era posible, si de valor se trata que un novillero después de ser cogido, en un acto de hombría se quedó en el ruedo y los periodistas al día siguiente, en su crónica dijeron que el torero estaba verde. Sin embargo, de las ganas y del valor que puso ante los astados,  que por cierto estaban herrados en fecha reciente, ni siquiera hicieron la más mínima mención. Y como ese detalle hay cientos de casos de novilleros que por falta de apoyo publicitario no pudieron llegar a ser figuras del toreo, sin dejar por eso de hacerse matadores de toros y después perderse en el anonimato…..usted juzgue aficionado y solo déme chance de algunas opiniones deshilvanadas que empiezan cuando leo una frase previa a lo citado donde el autor refiere a un novillero que puede ser cualquiera y que dice más o menos ‘que los muchachos fallan  porque no van a la Plaza México con mentalidad de triunfadores’ y bueno después de que hace  unos días   ese taurinazo que lo es Don Gabriel Lejtik dijera ‘El diablo nunca hubiera tenido mejor representante que El Bardo’pues  hay que avivar el azufre y solo decir que por arriba de todo mundo quien abre la Puerta Grande de la Plaza México, la que por cierto se abre de adentro hacia fuera, son los toreros, relativo a los periodista que dan y quitan ¡si los hay! aunque son muy contados, tan, tan, tan ¡a chingaos tan poquitos! y que conste que no estoy hablando de exactitud, pues a lo mejor es solo uno o son cuatro  eso ya lo veremos ahora que vea la luz el libro ‘Quien es quien en la Prensa Taurina Mexicana’, así toreros que antes de preocuparse por una buena ‘Prensa’ que aunque es importantísima (cuando es veraz y no globera) hay que  ocuparse porque su actuar siempre sea pleno, digno, honrado, enjundiosos, valeroso, ambicioso dentro de los ruedos, así como los empresarios y los ganaderos se deben de ocupar de sellar  la fiesta con seriedad  en lo que atañe al ganado que al final es el que le da validez a lo que los toreros ejecutan en la arena y a propósito de ello solo decir que el dominguín pasado, que estuvo pasado por agua en el ‘Embudo de concreto’, ‘Tres novillos chicos y tres muy chicos’ palabras de un clásico de la radio, al que me uno con algo igual de chico ¡Que pena! ver torear de salón en la plaza mas grande del mundo a la que aparte las minorías pretenden hacerla la más dadivosa.
***