la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 26 de febrero de 2017

Venezuela: Maduro nombra a Maikel Moreno nuevo jefe del Tribunal Supremo que estuvo preso por dos asesinatos.


El magistrado es catalogado por la oposición 
como «un verdugo»

En su juventud, siendo un funcionario de la Disip (antigua policía política) fue acusado y sentenciado por ser responsable junto a otros dos hombres de un homicidio en Ciudad Bolívar, al sur de Venezuela, en 1987.


Maikel Moreno, el nuevo jefe del Tribunal Supremo nombrado por Maduro, estuvo preso por dos asesinatos.


LUDMILA VINOGRADOFF
ABC / Corresponsal En Caracas
El presidente Nicolás Maduro ha nombrado al magistrado Maikel Moreno como nuevo presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), quien tiene antecedentes criminales por haber estado preso por dos asesinatos, lo que ha preocupado a la oposición que lo ve como un «verdugo» que arreciará la represión contra los disidentes y presos políticos.

El polémico nombramiento promete tensar más las relaciones entre el régimen y la oposición, que busca salir pacíficamente de Maduro antes de cumplirse su mandato en enero de 2019.

El magistrado quiso dejar a un lado las hostilidades cuando se juramentó en el cargo. «Demás está decir que este TSJ con mi dirección al frente de este Alto Tribunal vamos a unirnos todos los poderes públicos nacionales para el ataque a la corrupción y a la impunidad», expresó.

Moreno prometió enfocarse en que la institución sea un espacio de diálogo entre varios sectores del país. «Cuenten con esta casa de la justicia para el diálogo, para la fraternidad para el amor y para el paz de este país».

Maikel Moreno es doctor en Derecho Constitucional graduado en la Universidad Santa María en el año 2014 y abogado egresado de la Universidad Santa María en el año 1995.

En su juventud, siendo un funcionario de la Disip (antigua policía política) fue acusado y sentenciado por ser responsable junto a otros dos hombres de un homicidio en Ciudad Bolívar, al sur de Venezuela, en 1987.

Dos años después; en 1989, logró salir en libertad y volvió a la policía política, antecesora del actual Sebin. Ese mismo año su nombre vuelve a aparecer implicado en otra escena del crimen. Según el expediente 552755, Moreno participó en el asesinato de Rubén Gil Márquez, esta vez en Caracas.

Un año después logra un segundo beneficio procesal y sale en libertad nuevamente. No regresó a la policía. Desde ese momento trabajó en tribunales y estudió derecho hasta lograr el título de abogado en 1995 en la Universidad Santa María.

Su nombre ha estado vinculado a diversos escándalos de corrupción. El ex magistrado y prófugo de la justicia venezolana, Luis Velásquez Alvaray, afirmó que Moreno era miembro de la denominada «Banda de los Enanos», una tribu judicial que operaba entre fiscales y jueces para manipular expedientes y procesos penales, además de extorsionar a imputados.

Moreno fue el que ratificó la condena de casi 14 años contra el líder opositor Leopoldo López preso en la cárcel militar de Ramo Verde.

«Donde la justicia es una burla»

La diputada Delsa Solórzano y el abogado constitucionalista José Vicente Haro rechazaron la designación de Mikel Moreno como presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Para la parlamentaria un nombramiento como ese solo puede ocurrir en un régimen como el de Nicolás Maduro, «donde la justicia es una burla», mientras que para Haro pone en evidencia que en el país se premia la impunidad.

Solórzano agregó que Moreno no solo tiene una vida criminal anterior, que en teoría debería impedir que ocupara un cargo como ese, sino que ha seguido delinquiendo a lo largo de los años al violar derechos humanos. «Mikel Moreno es el verdugo de varios presos políticos y eso hace que este señor sea contumaz en su conducta, es decir, nunca ha dejado de ser un delincuente».

Solórzano aseguró que además ocupa ilegalmente un cargo que no le corresponde, porque según recordó el actual TSJ es ilegal. «Así que además de ser violador de derechos humanos, de los antecedentes penales que tiene, hoy está cometiendo usurpación de funciones, porque la designación de esos magistrados es ilegal», aseguró.

José Vicente Haro señaló que Moreno seguramente ejecutará «a rajatabla el decreto de Maduro sobre la Misión Justicia Socialista y la doctrina de la justicia al servicio de la revolución».

También le preocupa que con Moreno se acentúe la persecución política. «Sabe cómo perseguir a la disidencia y montar expedientes», manifestó.