la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 8 de noviembre de 2009

CASO DOMECQ: J. AT. CALLEJÓN CONDENADO POR LA JUSTICIA

DOS AÑOS Y TRES MESES DE PRISIÓN
Es condenado como autor responsable de un delito de daños por la muerte de los seis caballos en 2001 y deberá indemnizar con 508.960,44 €.
Antonio Domecq:
"Por fín se ha hecho justicia"
José M. Callejón:
"Recurrirá, no me lo esperaba"
Agencia EFE
El pasado 5 de noviembre se ha celebrado en Toledo el juicio oral contra el rejoneador José Miguel Callejón y su padre, José Antonio Callejón Amorós, en relación con el incendio del camión de los hermanos Domecq, Luis y Antonio, que sufrieron el 2 de junio de 2001 y que costó la vida a seis caballos.

El Juzgado de lo Penal nº 2 de Toledo ha dictado sentencia con fecha 4 de noviembre de 2009 en el juicio que contra José Antonio Callejón Amorós se celebró en el mismo por la muerte de seis caballos de los Hermanos Domecq.

En el fallo de la misma, dada a conocer por el titular del citado juzgado, Víctor Rivas, se condena a José Antonio Callejón Amorós, como autor penalmente responsable de un delito de daños a la pena de dos años y tres meses de prisión y al pago de una tercera parte de las costas, así como a indemnizar a la entidad Duende y Desplante, S.L, de Antonio y Luis Domecq, propietarios de los caballos, con la cantidad de 508.960,44 €.

El Ministerio Fiscal, que inicialmente no había formulado acusación, tras la celebración del juicio solicitó finalmente la condena del acusado, José Antonio Callejón Amorós, tras la celebración de la vista oral que tuvo lugar el pasado mes de julio.
En su resolución, según recoge la agencia EFE, el juez absuelve del mismo delito al otro acusado, Manuel Buendía, así como a José Miguel Callejón, hijo del condenado, para quien el juez ya declaró extinguida su responsabilidad antes del inicio de la vista por prescripción del delito.

En la sentencia, que puede ser recurrida ante la Audiencia de Toledo, el juez considera probado que el condenado utilizó la mediación de una prostituta colombiana, O.N.G.T., conocida como 'Kati', para que ésta hiciera el encargo de la quema de los caballos a terceros.

Según se explica en la sentencia, los sicarios encargados de ejecutar el plan, acudieron semanas antes de los hechos juzgados a la finca que Sergio Galán tiene en el término de Tarancón (Cuenca), pero no pudieron cumplir el encargo porque los caballos no estaban en aquel lugar, por lo que decidieron posponer el encargo.
Así, el 2 de junio de 2001, los colombianos siguieron desde las Ventas al remolque con los caballos de Domecq en la creencia de que era el de Sergio Galán, al que persiguieron hasta una explanada situada a la altura del kilómetro 57,200 de la A-IV, en el término de Ocaña, donde los encargados de transportarlos hasta Jerez se habían detenido para cenar.

Los presuntos autores del hecho, según la sentencia, prendieron fuego al camión de los caballos arrojando gasolina al interior del vehículo, donde había doce equinos, de los cuales uno murió en el acto, otros cinco en días sucesivos y cuatro más quedaron inutilizados para la lidia.


- El rejoneador Antonio Domecq -