la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 10 de noviembre de 2009

TAMBIÉN CURRO / Por Ricardo Díaz Manresa



También Curro
Ricardo Díaz-Manresa

09/11/2009
El mito Romero ha arremetido contra el dueño del Betis, Ruiz de Lopera, para que nadie vaya al campo y así deje el club. Y tiene razón.
¿También fuerza moral el camero mitificado para decirlo?
También Curro
por Ricardo Díaz-Manresa
09-noviembre-2009
Como no teníamos bastante con un Curro –Vázquez- y su inimaginable e inesperadísimo apoderamiento de Morante, dentro de la ilógica más lógica de la España de hoy- tenemos de actualidad otro Curro –Romero- que se pone farruco ante la crisis de su Betis.
Coño cómo ha cambiado el camero desde que no le ve la cara al de los rizos. Antes, el miedo le mantenía mudo. Ahora, la tranquilidad le ha soltado la lengua. Curro y su Betis del alma.
Curro ha sido uno de los pocos humanos que conozco al que le tocaba todos los días la lotería. Y anda que eso no es posible.
Se multiplicaban por diez millones sus escasos méritos y se olvidaban –o se convertían en una “grasia”- sus múltiples petardos.
No conozco otro torero -esta vez sí, en absoluto- cuyas virtudes hayan sido más rentables. Ha quedado como un mito, tiene el mejor monumento en el mejor sitio de Sevilla como si hubiera sido el mejor torero parido en la ciudad y en la provincia, cuando no es verdad porque hubo unos cuantos mejores que él, y ahora es una gran referencia en la ciudad del Guadalquivir donde vive y alterna mucho.
Dejó de esconderse como en el larguísimo tiempo en que estuvo en activo. Y sonríe y todo. Me acuerdo del muchísimo tiempo que me hizo perder en mi vida viendo sus huídas y payasadas en los ruedos con una cara de vinagre que tiraba de espaldas. Así era de desagradable. Y lamento los muchísimos timos que tuve que soportarle tocándole las orejas a toros que valían pero no para él porque así acababa pronto y cobraba todavía más pronto por el más inverosímil tiempo corto de actividad que se recuerda.
También sé de sus grandes triunfos y de sus muchas Puertas del Príncipe y de las Ventas, pero muy diluídas entre tantas broncas, carreras, sablazos, mítines, petardos y actuaciones paupérrimas.
Bueno, todo lo hemos olvidado y perdonado e incluso le dejamos sacar pecho, pero lo que ha dicho contra Lopera, otro personaje público, me parece excesivo aunque tenga razón.
Que nadie vaya al campo, que lo dejen vacío, que así nadie aguanta y tiene que dejar el club. Lopera es un cáncer para el Betis y Curro ha repetido parte de lo que otros, entre ellos yo, había que hacer. Y digo parte porque lo primero era no renovar ni un solo abono, ni uno, igual que en el Atlético de Madrid y en todos los equipos propiedad de mangantes (presuntos, naturalmente).
Pero Curro –del que teníamos que haber dicho en su momento que nadie fuera a verlo y dejaran la plaza vacía- es el menos indicado para meterse con otro. El de Camas tenía que estar resguardado en un hoyo y calladito, como cuando se vestía de luces y se le ponía la hiel del revés.
El, que tiene tanto que callar, se pone chulo ahora. Es la ilógica de la lógica en la España de la corrupción y el canalleo.
Currito, cállate, que estás más guapo. Libertad de expresión, sí, pero con algo de coherencia.

-La carita de Lopera -

Fuente: Avance Taurino.com