la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 31 de diciembre de 2018

ADIÓS… / por Antolín Castro


Adiós a muchas cosas cuando termina 2018.

Adiós… a un año en el que la Tauromaquia quiso despertar del letargo, de la rutina, de la intrascendencia, del aburrimiento… y abrió ventanas para que nuevos aires pudieran ventilar la podredumbre de su anquilosado sistema.


ADIÓS…

Definitivamente se nos va el año 2018 y hemos de decirle adiós. Yo lo hago personalmente desde la tranquilidad que me da el saber que he mantenido mi independencia informativa, mi libertad de opinión.


Adiós… a un año en el que la Tauromaquia quiso despertar del letargo, de la rutina, de la intrascendencia, del aburrimiento… y abrió ventanas para que nuevos aires pudieran ventilar la podredumbre de su anquilosado sistema.

Adiós… debería suponer a los carteles ‘remataos’, esos que ya nos sabemos de memoria y que suelen producir, y reproducir, sistemáticamente las mismas actuaciones, las mismas sensaciones, las mismas rutinas, la falta de competencia y rivalidad.

Adiós… debería ser para con tantos vicios adquiridos en las últimas décadas, donde instalarse es el todo, mientras se cierran las oportunidades reales a otros toreros y ganaderos. 

Adiós…, por necesario y urgente, a esos públicos acríticos, cuyo estado y disposición es la aceptación pasiva y sin análisis de cuanto sucede en el ruedo. Esa carencia de sentido crítico ha permitido que muchos campen a sus anchas, ofreciendo una fiesta disminuida.

Adiós…, sería lo mejor, a la persecución que sufre la Tauromaquia simplemente por que sí.

Adiós..., muy razonable, a los políticos, cuyos comportamientos distan mucho de ser los del respeto por la cultura y las tradiciones de otros y no solo por las que ellos gustan o defienden.

Adiós…, aunque se sepa imposible, a ese seguimiento y ensalzamiento parcial, por parte de los medios, de solamente lo que sucede con las figuras. Abrir el abanico les permitirá ver que hay muchos más a quienes dirigir sus piropos y miradas.

Adiós…, gracias y hasta luego a cuantos se toman la molestia de leerme, concediéndome el privilegio de entrar en sus mentes y hogares con frecuencia. Es por todos esos lectores por quien intento mejorar día a día. También aquí hay que pedir que sean críticos y exigentes con nuestro trabajo. 

¡¡Feliz y mejor año Taurino 2019!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario