la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 6 de marzo de 2016

De José Tomás se dice, se habla, se comenta…/ Por Carlos Bueno.




"...Por mucho que haya quien augure que la enésima aparición de José Tomás en cosos españoles significará el revulsivo que necesita la Fiesta, la realidad acabará imponiéndose para constatar que el madrileño ya no volverá a ser el que fue. Lamentablemente, las múltiples cornadas sufridas a lo largo de su carrera han mermado al hierático de Galapagar, que además no hará el paseíllo en las ferias de primera. Su gira por la segunda división será como los partidos de exhibición, un gran espectáculo, pero la Champions es otra cosa..."


De José Tomás se dice, se habla, se comenta…

Después de dos años sin anunciarse en España, José Tomás reaparecerá por enésima vez en esta tierra el próximo 7 de mayo en Jerez. Lo hará apoderado por Salvador Boix para lidiar toros de Núñez del Cuvillo, dos nombres con los que había roto relaciones hace algún tiempo. Quizá sea la señal de que quiere que todo vuelva a ser como antes. 

Como diría Jesús Hermida, se dice, se habla, se comenta… (porque con José Tomás nunca hay nada seguro) que su intención es hacer el paseíllo en una decena de plazas importantes, especialmente en aquellas que no están atravesando su mejor momento y necesitan el apoyo extra que su tirón popular puede significar. Entre otros cosos, se dice, se habla, se comenta que podría estar presente en Valladolid y Córdoba. 

Ya hay quien piensa que su presencia en la temporada será el acicate que necesita la Fiesta. Pero no será así. José Tomás será seguido por un séquito de incondicionales que poco dinero -más bien ninguno- se dejarán en otros festejos que no anuncien al hierático de Galapagar. Su regreso al circuito hay que acogerlo con alegría, pero sin el triunfalismo que muchos auguran desde el fanatismo que le profesan. 

José Tomás ya no es el que era por mucho que vuelva a lidiar los Cuvillos y por mucho que Salvador Boix le vuelva a representar en los despachos. No es el que era porque a lo largo de su carrera los toros le han pegado en exceso, sobre todo Navegante, que le dejó mermado de facultades. Esa es la triste realidad por mucho que nos pese. 

Además, la repercusión de sus posibles éxitos siempre será secundaria si no torea en Valencia, Sevilla, Madrid, Pamplona y Bilbao. Esos son, entre otros, los sitios donde hay que hacer el toreo para que el toreo se cuente como una hazaña. Ruedos que él ya conquistó pero que no le verán ahora. 

Su anuncio volverá a concitar la máxima expectación, como sucedió hace unas semanas en Méjico. Los tendidos se llenarán y la reventa hará su particular agosto sea cual sea el mes que actúe. Pero seamos realistas, la suya será una gira por la segunda división. La Champions la verá desde casa, y a quienes hay que loar de verdad su esfuerzo y entrega es a quienes se dejan la piel día tras día de principio a fin de la campaña dando la cara frente al toro de primera y ante la exigencia de las ferias trascendentes. 

Bienvenido sea José Tomás una vez más, pero lamentablemente todo no puede volver a ser como antes. Su última etapa española la acabó en León y Granada. Ahora comienza en Jerez. Habrá que esperar para conocer sus próximos pasos. Pero me da a mí que ir a ver al hierático en esta nueva irrupción será como presenciar un partido de exhibición, como el Este contra el Oeste de la NBA, un gran espectáculo, pero la auténtica emoción está en la competición de verdad.