la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 19 de marzo de 2016

Real Madrid. Bolas calientes, bolas frías, cabezas huecas y lenguas sucias / por Juan Manuel Rodríguez



"No le ha tocado el Charleroi porque no estaba en el bombo pero la Champions se gana eliminando al campeón del mundo". 

  • Por otro lado, resulta incluso entrañable que Antonio Freixa pretenda explicarle al diez veces campeón de Europa... cómo ganar la Copa de Europa.

Bolas calientes, bolas frías, cabezas huecas y lenguas sucias

Los valors de Antonio Freixa dejan mucho que desear. Y del seny ni les cuento. Con el rival que al Real Madrid le ha tocado en los cuartos de final de la Champions, el Wolfsburgo, se ha producido un hecho curiosísimo: mientras que desde el club blanco se ha respetado escrupulosamente a un equipo que se ha ganado con su esfuerzo sobre el terreno de juego seguir vivo en la máxima competición europea, desde el entorno azulgrana se le ha humillado, se le ha faltado al respeto gravemente; me refiero, claro, alperiobarcelonismo, que miente hasta cuando dice la verdad, y en concreto al ex portavoz del club catalán y ex candidato a la presidencia del Barça Antonio Freixa, quien, en un tuit, dijo lo siguiente: "No le ha tocado el Charleroi porque no estaba en el bombo pero la Champions se gana eliminando al campeón del mundo". Y añadía este hashtag: #tripleteagain. ¿Triplete... again? ¿Se puede ser más hortera? ¿Again? ¿En serio? ¿Un catalanista independentista como Freixa? ¿Un defensor de la lengua catalana? ¿Again? ¿Y no habría sido más correcto decir "triplete una altra vegada"?

En el sorteo han tenido relativa suerte tanto Real Madrid como Barcelona. El Real Madrid porque le ha tocado uno de los dos equipos que querían todos (Wolfsburgo y Benfica) y el Barcelona porque no le ha tocado jugar contra el Barcelona, que era el equipo que, en otra muestra más de valors, seny y respeto hacia los rivales, dijo Luis Enrique que quería eludir a toda costa. Desde la ciudad condal están consiguiendo que cale en el subconsciente colectivo otra mentira más, la de que al equipo blanco le preparan peligrosamente los sorteos desde que Florentino Pérez es presidente del club. La realidad es otra bien distinta, pero... ¿desde cuándo importa la verdad en Barcelona?... Desde que se suprimió la fase de grupos y volvieron los octavos de final, el Real Madrid y el Barcelona han coincidido en 18 sorteos y, según los baremos de la UEFA, los rivales de los merengues ganan en coeficiente y en ránking a los del Barça por 10-8. La mentira tiene las piernas muy cortas y sus profetas tienen la lengua muy larga y muy sucia.

Por otro lado, resulta incluso entrañable que Antonio Freixa pretenda explicarle al diez veces campeón de Europa... cómo ganar la Copa de Europa. Durante muchos años, los que transcurrieron entre La Sexta y La Séptima, se produjo en España la soberbia paradoja de tener que aguantar cómo los seguidores de clubes que no habían ganado una sola Copa de Europa se mofaban de los madridistas porque llevaban treinta y dos años sin conquistar... La Séptima; y también los culés, ¡que tardaron treinta y siete en conquistarla!, se subieron a aquel carro de la ridiculización del campeón de Europa por excelencia, que no es otro que el Real Madrid Club de Fútbol. Hasta 2010 nadie sacó desde Barcelona el debate falsario de la distinción entre Copas de Europa y Champions, que son lo mismo, y eso fue así porque, tras el cambio de formato, el Real Madrid ganó la "nueva" competición también en 1998, 2000 y 2002: 3-0. La nueva mentira es la de que el todopoderoso Florentino Pérez, quien, teniendo la razón de su parte, no pudo conseguir que los tribunales deportivos españoles reintegraran al Real Madrid a la Copa del Rey, maneja desde la sombra los hilos del sorteo. En suma, bolas calientes, bolas frías, cabezas huecas y lenguas sucias.