la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 21 de marzo de 2016

Los doce del Barça / por Juan Manuel Rodríguez



"y es que al Barcelona no le hacen falta estas ayuditas", pero no estoy de acuerdo: sí le hacen falta, y le vienen muy bien. Una Liga peligrosamente preparada... ¿para quién, Simeone, para quién?...

 Los doce del Barça

Es curioso porque Luis Enrique, que es capaz de prever qué equipo le tocará en las semifinales de la Champions si elimina al Atleti en cuartos, es sin embargo incapaz de escuchar los pitos de la afición del Villarreal, quejosa por la dramática actuación del colegiado murciano Sánchez Martínez. Así que el entrenador del Fútbol Club Barcelona, actual campeón de Europa y de Liga, finalista de la Copa, cuartofinalista de Champions y líder de la Liga con nueve y diez puntos de ventaja sobre Atlético de Madrid y Real Madrid respectivamente, puede sugerir con total impunidad que la UEFA le prepara los partidos al Madrid con las famosas bolas calientes... pero sin embargo yo no puedo decir vía Twitter que es ciertamente mosqueante tanto error seguido a favor de los culés y que a lo mejor conviene enfocarlo todo desde una clave política: es bueno que la Liga la gane el Barça para impedir la secesión de Cataluña.

De modo que el entrenador del Atlético de Madrid, que aventaja en un punto en marzo a los merengues, puede decir en junio que la Liga está peligrosamente preparada para el Real Madrid... pero sin embargo yo no puedo decir que el Barça es muy bueno, sí, buenísimo, pero también que recibe tres veces más favores arbitrales que el resto de sus competidores. Más curioso todavía es que, tras decir que tanto error garrafal pudiera deberse al interés político por contentar al independentismo, se abalancen sobre mí justamente quienes llevan asegurando desde tiempos inmemoriales que los éxitos del Madrid se debieron a la dictadura militar de Francisco Franco... ¿Alguien lo entiende?... ¿Alguien lo comprende?... Yo, desde luego, no. O a lo mejor sí.

Al lío: el caso es que el Fútbol Club Barcelona volvió a verse beneficiado por una actuación arbitral calamitosa. El Villarreal no es cuarto por casualidad y supo aguantar el envite de Sánchez Martínez pero cualquier otro equipo en su situación simplemente se habría dejado llevar hacia la luz con el 0-2 en el marcador. Cabe calificar, por lo tanto, al actuación del submarino amarillo de Marcelino, que acabó también siendo expulsado, como un trabajo digno del mismísimo Hércules: el león de Nemea, la hidra de Lerna, el jabalí de Erimanto, los doce del Barça... A quienes siendo culés pero, a diferencia de Luis Enrique, también son capaces de ver lo evidente les escucho eso de "y es que al Barcelona no le hacen falta estas ayuditas", pero no estoy de acuerdo: sí le hacen falta, y le vienen muy bien. Una Liga peligrosamente preparada... ¿para quién, Simeone, para quién?...