la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 24 de abril de 2017

La muerte de un torero: Sebastián Palomo Linares


Sebastián Palomo Linares


Ha muerto un torero y amigo. Una figura que engrandeció la Fiesta en su abnegada y triunfal trayectoria, y una excelente persona que logró transmitir a cuantos le conocimos sus altas dotes de caballerosidad, bondad y dignidad personal.
Sebastían Palomo Linares fue leyenda en vida, y ya  forma parte legendaria de la historia del toreo.
Expresamos nuestro más sentido pésame a su familia, amigos, y a la afición en general por esta lamentable e irreparable pérdida, al tiempo que elevamos una oración por su alma. Que Dios lo acoja en su gloria.

Madrid, 24 de Abril de 2017

Juan Lamarca López
Administrador




Muere Sebastián Palomo Linares a los 69 años
El último torero que cortó en un rabo en Las Ventas no ha podido superar la intervención quirúrgica de corazón a la que se sometió hace unos días.


ABC.ES / 24/04/2017 17:32h
El matador de toros retirado Sebastián Palomo Linares, de 69 años, ha fallecido hoy en el hospital madrileño Gregorio Marañón, de acuerdo con la Fundación Toro de Lidia, donde permanecía ingresado tras ser sometido a una intervención quirúrgica cardíaca.

Según el parte médico facilitado el pasado sábado por el Servicio de Cirugía Cardíaca del hospital, en la intervención se practicó a Palomo Linares un doble bypass, la sustitución de la válvula mitral y la reparación de la válvula tricúspide.


La operación transcurrió sin incidencias pero, debido a la disfunción biventricular severa que presentaba el torero previa a la cirugía, precisó luego «soporte circulatorio con dispositivo mecánico».

Su fallecimiento ocurre apenas días después de la inauguración de su exposición «50 años de creación artística. Sebastián Palomo Linares», que abría sus puertas el pasado jueves en el Palacio del Infante don Luis de Borbón en Boadilla del Monte. «Me da mucha pena no poder estar ese día, pero no he querido retrasar el acto, ya que llevamos tiempo preparando todo con mucha ilusión», aseguraba el diestro horas antes de pasar de nuevo por el quirófano.


El torero, nacido en Linares (Jaén) el 27 de abril de 1947, comenzó a ir a capeas a los ocho años y el 20 de julio de 1964 se inició profesionalmente, cuando participó en una novillada de concurso en la Plaza de Vista Alegre de Madrid. Dos años después, en 1966, recibió la alternativa en la plaza de Valladolid y contó con Jaime Ostos como padrino y con Mondeño como testigo.

Su primera oreja en la Monumental madrileña la obtuvo unos días después, en su actuación del 22 de mayo, de un ejemplar de Baltasar Ibán en presencia de El Viti y Manolo Martínez; y su primera salida a hombros acaeció el día 26 de mayo, cuando le cortó las orejas a Andrajoso, un toro de Juan Pedro Domecq, en un cartel que completaban Diego Puerta y Francisco Rivera «Paquirri».

Ese mismo año, el de su definitiva consolidación en figura, salió a hombros por la Puerta del Príncipe de la Maestranza de Sevilla junto a Limeño y El Hencho.

La confirmación de alternativa, y a la vez su debut en Las Ventas, llegó el 19 de mayo de 1970. Ofició de padrino Curro Romero y de testigo Juan José.

Palomo Linares se retiró en 1982 tras una corrida en Bogotá, pero reapareció un año después en Lima. Tras otra retirada en 1985 y otra aparición en 1993, se retiró definitivamente en 1995 en una corrida de toros nocturna en Benidorm.
A su actividad como torero se suma la de ganadero, así como la citada de pintor y también actor, tras participar en «Solo los dos» (1968), a las órdenes de Luis Lucia, junto a Marisol, o «Nuevo en esta plaza» (1966), también junto a la actriz.