la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 26 de abril de 2017

Palomo Linares, el maletilla que llama a las puertas del cielo


Enrique Ponce y Manuel Caballero, a la entrada del tanatorio - Efe


Multitudinario adiós del mundo del toro, la cultura y la política a la popular figura: la famila Lozano, Rincón, Ponce, Cospedal y Raphael se despiden del torero.


Noticia relacionada:


Palomo Linares, el maletilla que llama a las puertas del cielo


ROSARIO PÉREZ - Madrid, 25/04/2017 
De blanco y plata amanecía el día tras la lluvia de la madrugada más triste para los más cercanos a Sebastián Palomo Linares. Desde ministros a acomodadores, desde primeras figuras a banderilleros... Todos quisieron despedirse de Palomo en su último paseíllo, su último vuelo. «Qué fenomeno», era la expresión más repetida.



Un artista se lo imaginaba con su hatillo al hombro, de maletilla, llamando a las puertas del cielo y pidiendo una oportunidad. «La que va a formar allá arriba...» Sonrisas a media asta y lágrimas de dolor en las caras de pesar, en el rictus de luto de la familia taurina, especialmente de aquella tan suya, la de los Lozano, muchos más que sus descubridores y sus apoderados: «Era como un hermano más». Don Pablo, el primero que vio sus condiciones, rememoraba aquella época en la que un muchacho quería abrirse camino: «¡Y vaya si se lo abrió!» También don José Luis y don Eduardo: «Es el único caso en la historia que desde becerrista ya era figura». Sus sobrinos, Pablo y Luis Manuel, guardaban en el tesoro de la memoria anécdotas con el torero de Linares: «No se repetirá un caso igual».

María Dolores de Cospedal- Efe

Allí estaban también los hijos del maestro y su pareja, Concha Azuara. No había consuelo posible para quien pierde lo que más ama. A las puertas del tanatorio La Paz de Tres Cantos una nube de periodistas y fotógrafos enfocaba el luto de la Fiesta. Multitud de personalidades del mundo de la política y la cultura (que también engloba al toreo) acudieron a dar su último adiós a Palomo y a dar el pésame a la familia.

Toreros apoderados por la casa de Alameda de la Sagra, como César Rincón y Manuel Caballero, acompañado por su mujer, Carloti. «Era un genio dentro y fuera de los ruedos», manifestaron los toreros al unínoso, mientras Carloti comentaba el reciente partido de golf que había jugado Palomo con un pantalón pintado por él mismo. «Era un creativo».

César Rincón- Efe

Enrique Ponce, junto con Victoriano Valencia, ensalzó la lucha y la raza de aquel chiquillo que salió de la nada: «Encarna el sueño del maletilla que se convierte en figura del toreo». Además de destacar su grandeza en la arena, elogió también su pasión por la pintura y sus andanzas en el cine. «"Solo en esta plaza" marcó mucho», dijo. Uno de los íntimos de Palomo recordó entonces su «tonteo» con Marisol y las primeras 250.000 pesetas que ganó en plazas como Castellón. «Se puso en un dinero muy bueno».

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, gran admiradora del torero, quiso rendir «un homenaje personal a un hombre que encarnó muchos valores, un hombre bueno, honesto, generoso y muy amable, al que solamente podemos agradecer todo lo que hizo»

.
Curro Vázquez y Fernando Domecq

Otro de sus amigos, el cantante Raphael, paisano suyo, declaró que se ha ido «una persona maravillosa; nos tenemos que quedar con el coraje y lo luchador que fue hasta el final».

El productor teatral Enrique Cornejo comentó que Palomo «fue un maestro grande de la tauromaquia, pero también un gran artista en otros campos de la cultura».

Ana Obregón, «rota de dolor por el vínculo "tan especial" que tenía con él y su familia», lamentó su pérdida en declaraciones recogidas por Efe: «Lo que no pudieron hacer los miuras lo ha conseguido su propio corazón». Norma Duval también expresó su pesar.

Curro Vázquez, Fernando Domecq, José Luis Seseña, El Soro, El Madrileño, Eduardo Gallo, Aníbal Ruiz, Rafael Corbelle, Lázaro Carmona ... El goteo -«cómo se pasa la vida/ cómo se viene la muerte»- de gente era imparable, tanto como el tirón popular de un torero irrepetible.