la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 14 de marzo de 2016

TOROS Y LIBERTAD / por Antolín Castro


Una multitud de llenó las calles de Valencia reclamando respeto y libertad

¡Vivan los toros y la libertad! Ese es el mensaje que deja Valencia encima de la mesa de los políticos que tienen la obligación de respetar a sus ciudadanos. Si quieren prohibir… pueden practicar perfectamente en su casa, el mundo del toro ya les ha dicho que en su mundo, no. 


TOROS Y LIBERTAD

Antolín Castro / 14/03/2016
Pasó el 13M en Valencia y con esa cita pasó la manifestación del mundo del toro, esa que se venía demandando y que nunca llegaba. Un grupo de aficionados ha empujado lo suficiente para que se haya hecho realidad.

El toro y la libertad demandaban este paso que se ha dado. La libertad no solo es concederla a los demás, también lo es exigirla para uno mismo. Y eso, se hizo ayer en Valencia.

No era el día de defender la fiesta solo por la fiesta, no era el día de defender una clase de toro y una clase de toreo, era el día de gritar muy alto, y con cuantas más voces mejor, que el mundo del toro tiene su sitio y con él se le de curso a la libertad de quienes hacen de él su profesión o, sencillamente, su afición.

Muchos serán quienes pongan por delante al conjunto de las figuras, reunidas hoy para defender su afición, pero también su profesión, y todo ello es legítimo, pero quien de verdad se ha manifestado en Valencia ha sido el pueblo, ese que ama el toro por encima de que de él obtenga beneficio alguno, salvo su propia afición.

Y si figuras, ganaderos o nombres por todos conocidos había cincuenta, de los anónimos había unos cuantos de miles, ese es el verdadero éxito de la convocatoria. El pueblo, los aficionados, en nada sospechosos de buscar beneficio de su afición, han sido los que han llenado las calles valencianas.

Y junto a los que aman la tauromaquia, el toreo en sí, estaban los que aman el toro en la calle en sus distintas modalidades. La cultura del toro al completo. Ese es el toro al que le llamamos cultura, porque cultura es todo lo que sale del pueblo, no lo que nos digan o dejen de decir los que se arrogan ser el mundo de la cultura.

Todas las familias del toro se manifestaron unidas

Emotiva manifestación por juntarse quienes hasta ahora caminaban por separado. Els bous al carrer y el toreo juntos por primera vez. De todos los rincones del mundo han llegado gentes a proclamar su afición y su respeto por el toro y la libertad. Esa es la máxima expresión de su fe por defender lo heredado de las generaciones que nos precedieron.

Hoy no era el día en Valencia de decir qué toro queremos en las plazas, de qué encaste o encastes, qué tipo de torero o de denunciar las ventajas que tantas veces se aplican, hoy era el día de defender la cultura y la existencia del toro bravo, seguramente el más claro exponente de la cultura de España que ha trascendido fronteras. Ese es nuestro orgullo y así hay que difundirlo, además de defenderlo.

Pero si me apuran, y por encima de todo, lo que se ha defendido es la libertad. Ejercemos nuestros derechos y no podemos permitir que sean pisoteados cuando los mismos están protegidos en nuestras leyes. Y al hacerlo, hemos exigido que nuestras autoridades han de velar por su cumplimiento, protegiendo nuestra libertad.

¡Vivan los toros y la libertad! Ese es el mensaje que deja Valencia encima de la mesa de los políticos que tienen la obligación de respetar a sus ciudadanos. Si quieren prohibir… pueden practicar perfectamente en su casa, el mundo del toro ya les ha dicho que en su mundo, no.