la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 4 de abril de 2017

Aquél 4 de marzo / Por José Utrera Molina


Discurso de José Utrera Molina. 39 Aniversario FE y JONS
4 de marzo de 1973. . Teatro Calderón Valladolid


Recuerdo para terminar mi alusión a los caballeros de camisa azul. Hoy, al final de mi vida, cuando me quedan ya pocos arrestos, sigo invocando a aquellos que vistieron con honor la camisa azul de la Falange, que nos dieron el ejemplo de sus sueños, de su voluntad de transformación patria y del deseo inmaculado de justicia para todos. Ojalá la actual generación de jóvenes pueda recoger esa antorcha que no es mía sino que representa el símbolo y la fe de unos hombres que creyeron fervorosamente en la grandeza de España y no dudaron en ofrecer su vida por ella.


Aquél 4 de marzo

Torcuato Fernández Miranda a la sazón Secretario General del Movimiento, me llamó a su despacho una mañana de febrero del año 1973, para encargarme que pronunciase el discurso conmemorativo de la unión de la Falange con las JONS que se acostumbraba a celebrar en el Teatro Calderón de Valladolid. Lo cierto es que aquella propuesta me sorprendió y tuve inmediata conciencia de lo que podría acarrearme el aceptar una propuesta semejante. 

Una voz falangista fue siempre una voz peligrosa, entre otras cosas porque los que militábamos en ella sabíamos que el culto a la verdad era la razón de nuestra vida. Los tiempos eran difíciles, las circunstancias aún más, los enemigos estaban ya dentro del sistema y era muy difícil desmontar todo lo que de una manera sinuosa con indudable cautela se estaba produciendo.

Yo sabía que había que rendir culto a la modernidad, que debía dar un mensaje de esperanza. El Movimiento no podía quedar obsoleto entre demandas líricas, poesías y rosas, aunque estuvieran en la entraña de lo que fue la Falange.

Hay recuerdos que no se olvidan, que palpitan en nuestro corazón y atraviesan nuestra alma como una flecha destinada a herir o a producir sin embargo satisfacciones. Hablé de la necesidad de cambiar unas estructuras obsoletas en un intento de apostar por la modernidad frente a lo caduco y que había que tener el valor de acometer reformas esenciales si queríamos ofrecer a los jóvenes un proyecto ilusionante de futuro. Confieso que lo intenté, pero con éxito perfectamente descriptible. En mis palabras hay un acento innovador indudable que no solo comprometían mis palabras sino que avizoraban un horizonte lleno de problemas y de dificultades pero el ánimo fue siempre una cualidad falangista que desgraciadamente no cristalizó en la debida unidad que debió existir entre los que componían la Organización falangista.

Hablar de revolución sin rellenar el contenido de un cambio fulgurante era tal vez una utopía pero las utopías sirven a veces para cambiar la historia. Son recuerdos que palpitan permanentemente en mi corazón. Han pasado ya muchos años ¿Quién se acuerda de ello? Yo sí, y rubrico en estas pocas líneas todo lo que entonces dije y proclamé. Sobre todo mi llamada a la juventud, sin ella era imposible acometer cualquier tarea profunda y yo sabía que la mayoría de los componentes jóvenes aspiraban a un cambio que ofreciera una nueva lozanía a lo que en principio estaba ya demasiado lejano.

Recuerdo para terminar mi alusión a los caballeros de camisa azul. Hoy, al final de mi vida, cuando me quedan ya pocos arrestos, sigo invocando a aquellos que vistieron con honor la camisa azul de la Falange, que nos dieron el ejemplo de sus sueños, de su voluntad de transformación patria y del deseo inmaculado de justicia para todos. Ojalá la actual generación de jóvenes pueda recoger esa antorcha que no es mía sino que representa el símbolo y la fe de unos hombres que creyeron fervorosamente en la grandeza de España y no dudaron en ofrecer su vida por ella.