la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 28 de febrero de 2018

"EL TONTO NO DESCANSA".- EL Director General de la Guardia Civil, José Manuel Holgado, niega a un guardia civil el beneficio que le concedieron al etarra Txapote.

José Manuel Holgado, Dtor. Gral de la Guardia Civil

El pasado 16 de febrero fallecía la madre de un guardia civil de Gijón, destinado en Madrid, tras una larga lucha contra un cáncer de pulmón con metástasis. Murió sin poder pasar sus últimos días de vida en compañía de su hijo. Murió sola porque el director general de la Guardia Civil, José Manuel Holgado, no tuvo reparos en considerar que la situación que sufría esta mujer era un simple “problema social” y denegó el traslado solicitado por su hijo.

Francisco Javier García Gaztelu, alias Txapote


LAS COMPARACIONES SON ODIOSAS
El beneficio que le negaron a un guardia civil y le concedieron a Txapote

España / 27 febrero, 2018
El pasado 16 de febrero fallecía la madre de un guardia civil de Gijón, destinado en Madrid, tras una larga lucha contra un cáncer de pulmón con metástasis. Murió sin poder pasar sus últimos días de vida en compañía de su hijo. Murió sola porque el director general de la Guardia Civil, José Manuel Holgado, no tuvo reparos en considerar que la situación que sufría esta mujer era un simple “problema social” y denegó el traslado solicitado por su hijo. Murió sola porque el máximo responsable de la Benemérita no actuó con la sensibilidad y humanidad que caracterizan al Cuerpo armado que representa.

Lo sucedido es, como ya denunció La Gaceta, vergonzoso. Pero si echamos la vista atrás y recordamos que el pasado año el juez concedió un permiso penitenciario al sanguinario etarra Txapote para visitar a su padre enfermo es, además, indignante.

El juez de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional, José Luis Castro, concedió el 29 de marzo de 2017 un primer permiso penitenciario “extraordinario” al que fuera jefe militar de ETA Francisco Javier García Gaztelu, Txapote, detenido en Francia en 2001 y condenado, entre otros, por los asesinatos de Miguel Ángel Blanco; Fernando Buesa y su escolta, Jorge Diez Elorza; Fernando Múgica; Gregorio Ordóñez; José Luis López de Lacalle; y dos guardias civiles en Sallent de Gállego (Huesca).