la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 9 de junio de 2018

LA ALTERNATIVA, LA CORNADA Y EL TRIUNFO / por Antolín Castro

Pepe Moral y 'Chaparrito'

LA ALTERNATIVA, LA CORNADA Y EL TRIUNFO

S.I.18.- En la recta final de la feria llegaban los toros de Adolfo Martín a las Ventas. El viento y la lluvia no llegaron, permanecen en Madrid y en la plaza de forma continuada. Hoy también hubo que abrir los paraguas y resguardarse del frío que avivaba el viento. El pasado año se asaban pollos, éste hay quien ha visto ranas en los muchos charcos que se han mantenido en la arena.

Tenía lugar la primera y única alternativa que se concedido en el ciclo y llegaba para un novillero madrileño que se había mostrado como buen torero en sus comparecencias como novillero en Las Ventas. Hoy la papeleta era distinta. Por si fuera poco, ha tenido que matar tres toros no precisamente de Domecq.

Se le han visto esas maneras que mostró de novillero, pero no ha llegado a cuajar ninguno de los toros estoqueados. El de la alternativa le dio opciones pero se paró pronto, los otros no se han prestado a equilibrar con boyantía su bisoñez. El camino se hace difícil ahora para Ángel Sánchez.

El padrino ha sido El Cid que venía a su segundo compromiso en la feria. Su lote, luego se vio, fue el peor, haciendo malo el dicho que dice que suele tener suerte el sevillano en los sorteos. Acababa de comenzar su faena al segundo de la tarde y fue cogido certeramente por el muslo, con suerte en las distintas embestidas que le realizó después ya en el suelo. Esta vez se llevó la cornada o lo que es igual, la mala suerte.

Se hizo cargo del toro Pepe Moral y tras comprobar que lo sucedido a su paisano no había sido por casualidad, sino más bien por las características del morlaco, lo despachó siendo silenciada su labor. Mató después el primero de su lote que manseó en exceso y de nuevo se silenció su labor. 

Faltaba verle con su segundo, el quinto, y ya se sabe el dicho ‘no hay quinto malo’. En esta ocasión no se cumplió porque no fue bueno, fue extraordinario. ‘Chaparrito’ fue uno de esos toros que este encaste suele mostrar de vez en cuando, bravo para el caballo y también para la muleta, con buen recorrido, el hocico por el suelo y templada su embestida. Sólo hacía falta que Pepe Moral que le cogiera el ritmo, le cogiera el aire. Y así fue, por el derecho y por el izquierdo pero… con ciertos altibajos. También la espada se le resistió en el primer intento y agarró una estocada trasera a la segunda. Petición de oreja que atendió el usía y petición de vuelta para el toro que no atendió el palco.

Un día más el palco da la nota. No recuerdo feria donde desde el palco se haya dado tanto que hablar.

La alternativa sin brillo, la cornada primera de la feria con gravedad y el triunfo que nos supo a muy poco dado lo extraordinario de ‘Chaparrito’.