la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 13 de marzo de 2016

VALENCIA: ¿PLAZA DE PRIMERA? / por ANTONIO PORTILLO


José Garrido / Foto Arjona


VALENCIA: ¿PLAZA DE PRIMERA?


ANTONIO PORTILLO
Investigador taurino
Mañana se celebra en Valencia una manifestación a favor de la Fiesta Nacional como respuesta al asedio que, de un tiempo a esta parte, se viene produciendo en su contra. Sin embargo somos muchos los que pensamos que tambien y con caracter prioritario tenemos que "arreglar la casa por dentro". La mejor manera de defender los toros es devolverle la autenticidad. Que los aficionados seamos exigentes con el toro y la forma de torear, y que los equipos gubernativos sean celosos en la defensa del cumplimiento de la legalidad y de la pureza de La Fiesta.

Es evidente que ni el publico ni sobre todo la presidencia de la plaza de toros de Valencia cumplen tales cuestiones. 
Es lastimoso ver un publico que se entusiasma con la actuación, que no pasó de voluntariosa, de José Garrido en su primer toro. Sobre todo porque, pese a la nobleza del animal, su mansedumbre hacía que el torero no pudiera ligar mas de dos pases en la linea, debido a que el toro "cogía las de Villadiego" y se iba a las tablas. Era lamentable ver al torero detrás del toro para "robarle" algun que otro pase suelto. Para finalizar la faena unas "bernadinas", que no pasa de ser un pase de adorno, provocaron un exagerado entusiasmo propio de un público poco conocedor de los auténticos valores de la tauromaquia. Y claro, cuando coloca certeramente el estoque y el animal cae espectacularmente el entusiasmo se desborda y los pañuelos y almohadillas blancas (poco taurino por cierto el artilujio para pedir oreja) cubren los tendidos del coso de la calle Játiva.

Al verlo no me extrañó demasiado, porque ya conozco el caracter "torerista" de este público, y dada la muerte rápida y espectacular del toro era normal que se pidiera una oreja (orejita mas bien...). Pero cuando, tras sacar el presidente el primer pañuelo veo que el público mantiene la petición para la segunda oreja, confieso que se me cayeron "los palos del sombrajo". ¡Qué pena!, pienso...

Pero dicha pena se me transforma en indignación cuando veo con estupefacción que el presidente saca el segundo pañuelo, concediendo así dos orejas por una serie de pases desligados del torero a un toro manso y rajado (eso no es una faena).
3
Que el presidente conceda una oreja porque así lo pide el público es correcto, aunque en este caso no estuviera claramente justificado. Pero como el público es soberano el reglamento le concede esa prerrogativa, pero solo esa. En materia de concesión de trofeos la primera oreja. Pero señores presidente y asesor taurino de la plaza de toros de Valencia, la segunda oreja la conceden ustedes, y hoy se han equivocado de forma bochornosa. Hoy señor presidente de la plaza de toros de Valencia le ha hecho un "flaco favor" a nuestra querida Fiesta Nacional y, aunque le haya dado la razón, ha perjudicado al público porque ha deteriorado el poco prestigio que le quedaba a una plaza de primera categoría como es la de Valencia.

El politico responsable de los asuntos taurinos de la Comunidad Valenciana debería revisar la composición de los equipos gubernativos de la plaza de Valencia porque deja mucho que desear. Y si no lo hiciera, que será lo mas probable, Sr. presidente váyase a su casa porque La Fiesta no se merece que ud siga en el palco de esa bella plaza.

Para terminar deseo pedirle al publico valenciano que sean mas exigentes a la hora de valorar tanto a los toros como a los toreros, evitando así dudas en el resto de los aficionados sobre si realmente Valencia es plaza de primera categoría, porque hoy no lo ha sido.

Y por favor, los comentaristas de Canal Plus que se callen, si no es posible cambiarlos...!!!.