la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 11 de junio de 2018

Si es para bien... / Paco Mora

Noticia relacionada:

 Esperemos que la suya sea palabrita del niño Jesús y no una declaración estratégica de primera hora, de esas que se olvidan a los cinco minutos de haberse pronunciado.

Si es para bien...

Paco Mora
Màxim Huerta ha salido al paso de las dudas que, dados sus antecedentes tuiteros respecto a las Tauromaquia y el Deporte en general, había suscitado su nombramiento como ministro de Cultura y Deportes. Cosa lógica por dos razones. Una, porque su perfil resultaba inquietante para el gran contingente de aficionados al ancestral arte del toreo y otra -¿por qué no decirlo?- porque, como bien dice el refrán, “el gato escaldado del agua fría huye” y los aficionados al arte de Cúchares ya no nos fiamos ni de nuestra sombra, con evidentes motivos para ello. Que declare que, aunque no sea aficionado –tiene perfecto derecho a ello-, no ha llegado al Ministerio de Cultura, bajo cuya égida esta ahora el toreo, a crear polémicas de ninguna clase nos proporciona cierta confianza en su gestión respecto a la Fiesta. Esperemos que la suya sea palabrita del niño Jesús y no una declaración estratégica de primera hora, de esas que se olvidan a los cinco minutos de haberse pronunciado.

Tengo familia y amigos en Utiel que lo conocen bien, y me dicen que el nuevo ministro de Pedro Sánchez es un hombre agradable en el trato, dialogante, preparado y de evidente bonhomía. Así y todo no quiero desperdiciar esta ocasión para recomendarle, que dada su reconocida inexperiencia en la cuestión taurina, trate de acercarse al mundo del toro con la mente y el espíritu abierto a conocer algo que vale la pena. Victorino Martin ya le ha ofrecido el primer contacto con el fin de acercarle al campo bravo español para que conozca la importancia, no solo culturalmente sino también en el orden económico e incluso en la conservación de una especie animal de primera categoría como es el toro bravo, que sin el toreo como arte-espectáculo entraría en trance de desaparición.

Por si hubiera escuchado la especie de que el toreo es cosas de “fachas”, que seguro que sí, me satisface decirle que hombres tan poco dudosos de merecer ese calificativo como don Ramón Rubial, tantos años presidente el Partido Socialista Obrero Español, y con cuya amistad me honré, era un gran aficionado que viajaba todos los veranos a Alicante no solo para disfrutar de su magnífico clima sino también de la programación taurina de su tradicional Feria de Fogueres. Socialistas como Alfonso Guerra, Enrique Múgica, los catalanes Lluís Armet y Rudolf Guerra y el que fuera ministro de Justicia del Gobierno de Felipe González, Fernando Ledesma, por no hacer esta lista demasiado, larga eran espectadores habituales de Las Ventas, La Maestranza y hasta de la Feria de Albacete.

Todo lo anterior aparte de que hombre tan poco dudoso de “facherio” como el gran poeta Federico García Lorca calificó la de los Toros como la “Fiesta más culta”. Y a él se debe uno de los poemas más bellos que se han dedicado a un torero: El titulado “Llanto por la muerte de Sánchez Mejías”. Aparte de todo lo antedicho, puede usted disponer de mi colección del Cossío (con promesa de devolución), en la que seguro encontrara motivos sobrados para interesarse por algo que ha pasado a ser de su competencia, y que de usted depende en gran manera que deje de sufrir ataques de unos cuantos exaltados que “contra contante y sonante” lo hostigan de un tiempo a esta parte. Y suerte en su nuevo compromiso político, si es para bien…