la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 28 de agosto de 2011

Collado Mediano: En la segunda de Castañeda, "Tres hombres ante seis toros".

-Damián Castaño, Emilio Huertas, y Fabio Castañeda-

Tres hombres ante seis toros 

Gabinete Prensa / Círculo Bienvenida
Madridd, 27 de Agosto de 2011.-
Y Collado Mediano fue el gran escenario; no importó que fuera en una placita de toros de un pequeño pueblo de la Sierra de Guadarrama cercano a Madrid para que tres novilleros osaran ponerse delante de seis reses del temido encaste Albaserrada demostrando lo que es el fundamento eterno del toreo, el valor frente a la fiera, la hombría frente a la casta. No cundió el pánico entre los arrojados espadas al saber que más de cuatro del escalafón novilleril habían renunciado a su contratación para este festejo al conocer el hierro que les aguardaría, el de la ganadería de José Escolar, los toros hermanos de los victorinos. 

Tres valientes novilleros que triunfaron sobre seis novillos que por presentación y comportamiento fueron seis auténticos toros, buenos, malos o regulares, pero con el denominador común de la casta y empuje, de exigente lidia en todos los tercios. 

Tres hombres vestidos de luces; abriendo plaza el salmantino Damián Castaño, que arrancó una de su primero y rozó la tragedia en el otro; el segundo, manchego, Emilio Huertas que consiguió salir a hombros cortando una oreja a cada uno de sus oponentes, y el tercero, venezolano, Fabio Castañeda, muy aplaudido aunque la espada le birlara los trofeos; distinto resultado en el marcador pero parejo e importante triunfo para los tres machotes. Sí señor, porque de éxito hay que valorar la superación de esta difícil prueba por tres novilleros de distinto bagaje y experiencia, pero con fe, entrega y valor. 

Damián Castaño pechó con el peor lote; un correoso primero al que le pudo con entrega y valor a prueba de bomba, y un marrajo después que convirtió la lidia en un frenético combate en el que sucumbió por doble cogida el enorme torero charro. Después de dos espeluznantes cogidas manejando el verduguillo tuvo que ser retirado maltrecho a la enfermería. El regalito lo mató con prontitud Emilio Huerta. 

El mejor lote se lo llevó Emilio Huertas, el más placeado y más puesto, como ya ha demostrado en tres actuaciones en la plaza de Las Ventas. Su valor sereno cimentó una actuación sólida y de buen estilo con capa y muleta, construyendo sendas faenas con firmeza y armonía, y bien rematadas con la tizona. 

El tachirense Fabio Castañeda tuvo el descaro de acudir a esta cita con solo una novillada toreada en su haber –debutó con picadores días antes en Tafalla-. Demostró que su decisión y la de la dirección de la Escuela de Tauromaquia de Madrid no fue tomada a la ligera, valorando la intensa preparación recibida y con vistas a los próximos compromisos en plazas de la categoría de Nimes y Madrid. 
La capacidad de Fabio se manifestaba en cada momento aplicando la lidia exigible en cada uno de sus novillos. Al primero, más manejable aunque de menos fuelle y de corto viaje, le toreó a la verónica y con la muleta consiguió momentos brillantes por ambos pitones, tras una fase de inteligente acoplamiento. 

Su segundo albaserrada era un tío, un novillo-toro con hechuras cuajo y trapío para cualquier plaza importante, que atendía a los engaños pero desarrollando sentido pase a pase. Importante labor la desplegada por el venezolano dominando al poderoso bicho y aguantando sus tarascadas para meterlo en la muleta en una faena de menos a más alcanzando momentos de bella emoción. Esta vez se tiró a matar con fe y encontró hueso, ¡mala suerte! Varias intentonas más hicieron falta y el certero descabello acabó con el mal trago toricida. 

Una buena tarde de toros y toreros; también en el callejón hubo algunos diestros de postín como Joaquín Bernadó mentor de Fabio Castañeda, Tomás Campuzano apoderando a Emilio Huertas, y Javier Castaño muy pendiente de su hermano Damián. 
En el tendido y acompañando a su esposa ganadera, hija de José Escolar, estuvo José Pedro Prados “El Fundi”, al que Damián Castaño le brindó la muerte de un novillo. La tarde de brindis se completó con el de Emilio Huertas a Juan Lamarca, y el de Fabio Castañeda al grupo de directivos del Círculo Bienvenida encabezado por Javier Morales
La presidencia estuvo asesorada por el madrileñísimo entendido venezolano William Cárdenas, presidente de la Coordinadora Internacional de Tauromaquia.

Reseña del festejo:

Plaza de toros de Collado Mediano (Madrid).- Feria de Novilladas en Honor del Cristo de la Caridad.- Tres cuartos de entrada en tarde soleada.

Novillos de José Escolar, bien presentados y encastados. 2º y 5º aplaudidos en el arrastre.
Damián Castaño: oreja y herido
Emilio Huertas: oreja y oreja
Fabio Castañeda: Ovacionado con un aviso en ambos

 Toros en Collado Madiano en honor del Stmo.Cristo de la Caridad
 Damián Castaño
 Damián Castaño
 Oreja para Damián
 Un berrendo en Albaserrada
 Buena pelea en el caballo
 Oreja para Emilio Huertas
 Fabio Castañeda aguantando con la capa
 Mando con la izquierda de Fabio Castañeda
 El marrajo de la tarde para Damián Castaño
 Decisión con la espada de Castaño
 El buen corte de Emilio Huetras
 Serenidad y dominio de Emilio Huertas
                                                                                                           
 la segunda oreja para Emilio Huertas
 Para Fabio...¡un galán!
 Recogiendo al brioso escolar

 Buen puyazo tomó este sexto
 Los primeros compases de la importante faena de Castañeda
 Desde otro ángulo...
Fabio Castañeda en redondo