la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 17 de agosto de 2011

“EL GRANERO” CHAVES, ASOMBRA MÉJICO / Por Aquilino Sánchez Nodal


                            Obra del afamado pintor taurino hispano-mexicano Carlos Ruano Llopis
1878-1950

“EL GRANERO” CHAVES, ASOMBRA MÉJICO

Aquilino Sánchez Nodal
Madrid, 17 de Agosto de 2011

     Las noticias taurinas que llegaban a España procedentes de América, en los años treinta, resultaban escasas, dudosas y rancias por tardías. Los aficionados españoles carecían de suficiente información para conocer los resultados de las actuaciones de sus toreros favoritos en tierras aztecas. De otros países, “ni hablar del peluquín”. Francisco Tamarit Chover dejó España y se exilió en Méjico sin intención de olvidar la profesión ni dejar de implicarse en el toro, que era toda su vida. La afición de España, en especial la valenciana quedaba a medias entre la ausencia y la depresión por el que podría haber sido otra máxima figura del toreo. Un semanario que se publicaba en Valencia, “El Clarín”, en el número 455, de fecha 28 de Febrero de 1.931, precio 10 cts retorna recuerdos imposibles para dar cuenta de un suceso taurino. El “granero” Chaves alcanza éxito en Méjico:
-         También nuestro paisano “Chaves” se destapa en Méjico, y corta una
oreja. Era lógico que así ocurriera, porque con la cantidad de ciencia taurinas, arte y valor que Paco reúne, hay materia sobrada para fabricar media docena de toreros caros. Hemos dicho media docena. Pues, pongamos media más, y quizás sobre algo todavía.
     Paco Tamarit no tiene suerte. Unas veces las cornadas, otras las enfermedades y otras su desgana, le han quitado su sitio. Pero que “Chaves” es uno de los mejores artistas, eso lo saben hasta en Belchite.
     Ahora regresará en breve, y a poco que le ruede la cosa, verán ustedes como el “granero” Chaves recobrará ese sitio que tan legítimamente le corresponde.
     ¿Lo dudan ustedes?  El tiempo se encargará de demostrarlo. –
     Después de atravesar la rotonda en donde se encuentra los toreros con importancia que han sido olvidados por muchos aficionados seguramente por desconocimiento o simplemente ocultos detrás de nombres más brillantes, Tamarit ocupa un lugar preferente para el recuerdo. Su toreo era clásico y excelente, su vida abstracta y sufrida por las cornadas, su espíritu endeble por la enfermedad, sus pasiones … los toros y su Valencia del alma.
     En la historia de la tauromaquia ocupa un espacio emblemático no superado por ningún otro matador llegado del Mediterráneo. Muchos son los toreros que han andado en el intento, desde “El Choni” a Luis Francisco Esplá, todos merecen el reconocimiento taurino a su valor, pero en la torería valenciana y española siguen encabezando la carrera, Manolo Granero y Francisco Tamarit Chover “Chaves” que Dios los tenga en Su Gloria.