la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 22 de febrero de 2013

La mala suerte de los aficionados a los toros / Por Ricardo Díaz-Manresa


Bildu (ETA) celebró el toro ensogado en San Sebastián

Un repaso a todo lo que ha pasado últimamente en los toros. Ni una buena suerte completa. Los taurinos lo hacen mal y encima la mala suerte se multiplica (ILP, los Goya, la cubierta caída, el no de la de abril a la tele, el Canal menos, Bildu, reelegido Correa, los toreros que viven en Jauja...) Ni una.

La mala suerte de los aficionados a los toros

Ricardo Díaz-Manresa
Escribir de toros ahora viendo cómo está España y cómo están los toros –siempre han sido vasos comunicantes estas dos situaciones- es peliagudo. Tan dependientes que ahora la política y la tradición taurina están más cerca que nunca…pero con mala suerte.

Es verdad que los taurinos son conocidos porque la mayoría de las veces no pueden hacer las cosas peor y además –hiel, no miel, sobre hojuelas- la buena suerte no acompaña. Por ejemplo, en la ILP, que parece ganada pero…tan tristemente que nos quedamos frustrados el día de su presentación y debate. Menos mal que hubo cuatro figuras en el hemiciclo como invitados : El Viti, El Juli, Perera y Manzanares, tan lejos de la orfandad del día negro de Barcelona.

Mientras, en el hemiciclo un ponente antigüo y mal lector, intentaba defendernos con argumentos más manidos que el pasamanos del metro, portavoces de partidos nacionalistas vomitando mentiras, otros hablantes buscando sólo si la ILP podía tumbar las leyes de sus autonomías, un PSOE infame, torpe y cobarde y unas intervenciones atinadas de UPN y sobre todo de UPyD, aunque a Cantó le sobró la mentira de las subvenciones. Y he aquí que nuestro torero mayor parlamentario del PP no se levantó a replicar a los embusteros y decirles que el toreo paga mucho más y recibe poquísimo. Se le fue el mejor quite, el del perdón, en una tarde tan triste y deprimente.

Y es que en su primer turno no dijo una palabra de economía del toro, tan importante, de su poder ecológico fundamental en el país ni de su fortaleza en dar puestos de trabajo, los directos en el espectáculo y su ampliación al turismo. Ni una palabra. Tampoco del número de espectadores en todos los espectáculos taurinos. Después del fútbol, los que más. El espectáculo más original y emocionante se pierde entre parlamentarios que, salvo excepciones, no valen un duro o tienen una mala baba increíble (o las dos cosas a la vez). Mala suerte, pues, para los aficionados.

Y más mala suerte todavía coincidir con la otra iniciativa popular de stop a los deshaucios, para que nadie se ocupara de los toros y los medios informativos pasaran.

Mala suerte en la cubierta caída y descubierta de Las Ventas. Era un parche. Y menos mal que no hubo desgracias. Si no, los toros y las plazas, a la picota. Si quieren utilizarla más, que la cubran en serio, permanentemente. Y si no pueden, por su condición de monumento artístico, que busquen una solución. Nunca un quita y pon que parece más oportuno para una bebida gaseosa. Mala suerte dentro de la buena suerte de que todo se quedara en anécdota.

Mala suerte para los de la de abril. La mayoría no podrá verla porque la empresa espera avalanchas en las taquillas al cerrar el paso a la tele. Está por ver. Y, si hubiera suerte, el mal que se le hace a los espectadores de la pequeña pantalla es tremendo. Se cierra otra ventana a la promoción y difusión. Un año además de buenos carteles, salvo los primeros y el sabatino final, con muchas ganaderías de las de siempre –las del gran aburrimiento- y la presencia injustificada en farolillos de Nazaré y, sobre todo, de Jiménez Fortes. ¿Qué han hecho para tanto regalo?.Habrá que ampliar el tema.

Mala suerte con los cuentistas de Canal Menos, que en la presentación parecían políticos creyendo tontos a sus clientes. Nos quitan Sevilla pero, oiga, ahí tienen Valdemorillo, feria universal, a la que van –qué raro- Victorino y Juan Pedro. Ver para creer o para vender. Nos quitan también la corrida de Resurrección en Madrid por una de Arles, plaza por plaza…Nos colocan festejos en Viernes y Sábados Santos. Y nos dicen que todo es mejor, más amplio y más interesante…Y nos dan la buena noticia de locutores toreros añadidos…cada vez con menor prestigio artístico, alguno no se sabe si retirado, compatibilizando ruedo y micro o ejerciendo otras actividades paralelas.

Horror…aunque es verdad que muchos se habrían conformado con ver la Maestranza y su feria así…como les gustará ver las de Valencia, Madrid, Pamplona y Bilbao. Si no las dan, mala suerte. Y si las dan, aguantar a los habladores y sus teorías…Para Manuel Caballero, como dan Valdemorillo es lo más grande y si un coleta oye los tres avisos, como sucedió, pues no tiene importancia… Los abonados del Plis tienen mala suerte y les toman el pelo. Canal Menos hace honor a su nombre : dice que va a dar más y da menos.

Manzanares quiere torear poco. El Juli así así. De JT sólo se sabe que el hasta ahora su apoderado no está de acuerdo en esas dos o tres apariciones estelares anuales. ¿Quién va a torear? Mala suerte para los aficionados.

A Patón le pide el nuevo apoderado de Morante para ir a la feria de La Plana un 25% más que la última vez que no llenó acompañado de El Juli y Manzanares. Lo normal, sensato y lógico habría sido pedir menos. Mala suerte para los paganini estar gobernados por estas cabezas.

Tenemos la suerte de que una peli taurina –Blancanieves- arrase en los Goya y sólo se habla de los vómitos Verdú-Peña (las ni-ni-ni : ni vergüenza ni talento…ni memoria) y de la politización general del acto por los antisistema viviendo opíparamente del sistema. Y eso subvencionado el acto y publicitado hasta la naúsea, después y sobre todo antes, mientras que la tele pública no tiene un euro para los toros. Mala suerte, sí.

Bildu no quiere toros en Illumbe y sí en las calles. Otra mala suerte tener iluminados dañinos en el poder podrido.

Más de un portal taurino vende como sensacional todas las faenas premiadas de México para abajo. Y después vemos los vídeos y es como el dinero y la santidad : la mitad de la mitad. Mala suerte también con la información.

¿Para qué seguir?. Lo último lo de Correa, elegido de nuevo en Ecuador, con lo que los toros lo tienen claro. Otro bofetón para los seguidores taurinos. ¡Qué mala suerte tienen!
***
Avance Taurino