la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 27 de febrero de 2013

LA TAUROMAQUIA B.I.C. DE TODOS LOS ESPAÑOLES / Por Williams Cárdenas R.



El esfuerzo de los aficionados por defender su historia, “entró por la puerta grande” del Congreso

Williams Cárdenas R.
Los momentos amargos vividos por los aficionados españoles al mundo de los Toros el año 2010, se han visto compensados por la admisión a trámite de la Iniciativa Legislativa Popular que persigue declarar la Fiesta de los Toros Bien de Interés Cultural (BIC) en el Congreso de los Diputados, aprobada por una mayoría de 180 votos a favor y 40 en contra, y con la abstención del Partido Socialista.

Desde esta Asociación Internacional de Tauromaquia queremos expresar nuestra enhorabuena a los promotores de dicha Iniciativa, la Federación de Entidades Taurinas de Cataluña (FETC), con D. Luis María Gilbert a la cabeza y a los miles de fedatarios y aficionados que se recorrieron el país buscándolas firmas válidas, hasta alcanzar superar las 580.000, para que esto sea una realidad ilusionante.

Hoy, los sectores que adversan la Tauromaquia han sentido en sus carnes un gran desconcierto, porque aquella prohibición del Parlamento de Cataluña del 28 de julio de 2010 se puede tambalear. El Partido Popular ha comenzado a honrar el compromiso que asumió en su programa electoral y con D. Juan Manuel Albendea, como punta de lanza, marcó en el Pleno parlamentario el rumbo que nos espera en los próximos meses.. Es decir, que es probable que el anuncio lo tengamos, días mas días menos,para la Feria de San Isidro.

Con ello se hará justicia a uno de los valores culturales e históricos mas importantes de la identidad española, pero también a los miles de aficionados que en 29 provincias han venido identificando a la Tauromaquia como parte de su Patrimonio Cultural Inmaterial, como acertadamente lo señaló el diputado Albendea en su intervención.

Son alrededor de 4.228 localidades que están abrazadas por este reconocimiento de Comunidades Autónomas, Diputaciones Provinciales, Mancomunidades de Municipios o Ayuntamientos que directamente, con la adquiesencia de sus autoridades, alcaldes y concejales de todos los signos políticos, han atendido el clamor popular para blindar la Tauromaquia, en actos que los llenan de orgullo por lo que implican en cuanto a la mejor defensa de sus costumbres mas arraigadas y tradiciones mas íntimas, los que han legitimado este paso.

Con todo esto ello se está haciendo justicia a una expresión cultural que como ninguna otra refleja nuestra manera de ser, unida a miles de años de historia y que ha servido de fuente de inspiración a artistas de las más bellas artes, por más que a algunos les duela o moleste. Es cuestión de tolerancia y de empezar a respetarnos, pues nadie tiene facultades para prohibir expresiones culturales que sólo le pertenecen a los pueblos y sólo ellos pueden decidir acerca de su existencia.

No entender la diversidad cultural como parte de nuestra mayor riqueza es darnos de bruces con la intolerancia mas rancia de “aquí se hace lo que a mi me gusta y punto”. Es no darse cuenta que por ese camino de acabar con las mas genuinas manifestaciones culturales estamos acabando con nuestra idiosincracia, para dar paso a la uniformidad que nos llega de otros lugares que pretende que vistamos todos de la misma manera, que comamos solo hamburguesas, que nos peinemos con la raya al medio y que tengamos pensamiento único.

Una vez que alcancemos esta meta del BIC se necesita continuar apoyando este movimiento a favor de la Tauromaquia en otros países taurinos de Europa y América, en los que también está recibiendo ataques por parte de insensatos que ignoran ésta forma parte del mestizaje cultural de nuestros pueblos, para poder finalmente abordar todos juntos el reconocimiento universal de la Fiesta de los Toros.