la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 12 de febrero de 2013

MÉRIDA-VENEZUELA: Cuatro orejas y un indulto en la penúltima del Sol 2013


Talavante y Benítez

"...Queda demostrado, una vez mas, que las ganaderías más caras traen encierros chicos que se abultan en el pesaje, el de hoy descarado en el afeitado, que la afición taurina en la algarabía se olvida del respeto que se merecen nuestros símbolos patrios, que se falta el respeto al profesional venezolano de la pica ante la indiferencia de la Autoridad de la Plaza en el accionar del extranjero..."

Cuatro orejas y un indulto en la penúltima del Sol 2013 

Giovanni Cegarra 
Mérida-Venezuela
La penúltima del Carnaval Taurino de América en Mérida, occidente de Venezuela, la tarde noche del lunes once, ha registrado un lleno total a reventar, en la Monumental de Toros "Román Eduardo Sandia", en la que ha sido lidiado un encierro de tres de “Rancho Grande” y tres "El Prado", con síndrome de anovillado, de la que han salido a hombros por la Puerta Grande, el venezolano Leonardo Benitez que ha indultado el segundo de su lote, al de reserva de nombre "Valladares", No. 127, 435 Kg. de "El Prado" y Alejandro Talavante que cercena las dos del sexto para un saldo artístico final de seis orejas, cuatro en ley más dos simbólicas. 

Leonardo Benitez, oreja e indulto
David Fandila “El Fandi”, silencio y oreja
Alejandro Talavante, silencio y dos orejas.

En honor a la verdad, escribiendo con la derecha y la izquierda sin temor a equivocarme ni temerle a la molestia que pudiera causarle a quienes no saben asimilar las críticas como deben ser, ha sido una tarde que se vino de menos a más, con una Comisión Taurina que hoy medio se ajustó los machos, cumplió como debió hacerlo desde el principio del Carnaval Taurino de América.

Los alternantes, indudablemente han llegado al graderío. Leonardo Benítez, maestro y sembrando lo que es, torero. "El Fandi" sabía que se la tenía con el público, supo metérselo en la muleta y Alejandro Talavante, dejó claro que tiene sitio y oficio, sabe mandar con la muleta. 

Queda demostrado, una vez mas, que las ganaderías más caras traen encierros chicos que se abultan en el pesaje, el de hoy descarado en el afeitado, que la afición taurina en la algarabía se olvida del respeto que se merecen nuestros símbolos patrios, que se falta el respeto al profesional venezolano de la pica ante la indiferencia de la Autoridad de la Plaza en el accionar del extranjero.