la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 23 de diciembre de 2016

Animalismo e Ideología de género / por Rafael Comino Delgado



Sobre nuestra civilización se ciernen dos enormes peligros, cuales son, "los movimientos animalistas" y "la ideología de género", creo que más nefastos de lo que aparentemente parece.
Aunque parezcan tan distintos, la realidad es que ambos tienen en sus raíces una gran carga marxista, si bien su objetivo final es, por ahora, diferente.

Animalismo e Ideología de género

Rafael Comino Delgado
La evolución del ser humano y su cultura, su forma de comportarse, tratando de progresar, siempre ha estado plagada de riesgos, de avances y retrocesos. Cualquier progreso real (debe afectar a lo material, intelectual y espiritual) siempre ha costado muchos años y sufrimientos.

En la actualidad, los humanos hemos sido capaces de hacer grandes avances en ciencia y tecnología, mientras que socialmente, en la forma de convivencia, no son tan evidentes, incluso me atrevo a decir que hay retrocesos, en ciertos aspectos muy peligrosos. 

Sobre nuestra civilización se ciernen dos enormes peligros, cuales son, "los movimientos animalistas" y "la ideología de género", creo que más nefastos de lo que aparentemente parece.

Aunque parezcan tan distintos, la realidad es que ambos tienen en sus raíces una gran carga marxista, si bien su objetivo final es, por ahora, diferente. 

El "animalismo", hoy por hoy , se mantiene, e incluso avanza porque se ha convertido en un inmenso negocio, que produce ingentes cantidades de dinero a los que manejan sus resortes.

La "Ideología de género", por el contrario, tiene un objetivo más sutil, más profundo y devastador pues, al fin y al cabo, pretende la destrucción de la familia y de la religión, objetivo este que ha sido perseguido por el marxismo desde su origen.

Ambos movimientos reciben un fuerte apoyo de algunos políticos de izquierdas (uno de los más destacados es el Sr. Zapatero) y, naturalmente, eso les está permitiendo avanzar con cierta facilidad. 

Para cualquier persona normal, con una formación de media para arriba, resultan verdaderamente disparatados los principios que constituyen sus doctrinas.

Sin ser muy prolijos, porque no lo creemos necesario, expondremos brevemente algunos de los postulados de ambos movimientos.

Los animalistas piden derechos humanos para los animales irracionales, lo cual da una idea bastante exacta de la barbaridad de su doctrina. Por definición los irracionales no pueden tener derechos porque no pueden tener deberes. Otra cosa es que nosotros tengamos el deber de respetarles según su naturaleza, pues no respetaremos igual a una serpiente que a una vaca que nos proporciona leche. 

Pero si los derechos que se exigen, para los irracionales, son los humanos, la barbaridad, es de tal entidad que solo puede ser mantenida por mentes enfermas. Y mentes enfermas hay más de las que parece.

Por lo que se refiere a la Ideología de género les expondré algunos de sus dogmas:

"las diferencias entre el hombre y la mujer son construcciones culturales, un aprendizaje social independiente del sexo"
"da igual el tipo de genitales, eso es irrelevante"
"los menores deben tener relaciones sexuales homo y heterosexuales"; "físicamente son exactamente iguales hombres y mujeres"
"es delictivo considerar la heterosexualidad como lo normal";
"debe prohibirse considerar a los seres diferentes biológicamente, solo porque tengan genitales diferentes"
"no naces mujer, ¡te hacen mujer!; 
"no debe permitirse a ninguna mujer quedarse en casa para criar a su hijos"; "todos podemos construirnos como hombres o mujeres según nuestra educación o nuestros deseos, la biología no tiene importancia"
"la maternidad es una lacra"
no se debe decir "los políticos" sino "la clase política"
no se debe decir "los ciudadanos", sino "la ciudadanía";
no se debe decir "el olivo" sino "la oliva"; siempre que se diga, "los niños" hay que decir "y las niñas"; siempre que se diga "los españoles", hay que añadir "y las españolas", etc., etc.

En Internet puede leerse que en algunos colegios hay lo que se llama, "la policía de género", que son profesores encargados de vigilar que los demás profesores inculquen y exijan , a los niños, toda esa terminología e ideología. 

Creo que estos ejemplos dan una idea, bastante clara, de lo que estamos hablando y de su peligrosa dimensión. 

Los lobbys de gays y lesbianas, infiltrados en organismos como la ONU, están consiguiendo que se preste, a este movimiento, la atención que no merece, y con ello haciendo un enorme daño a la sociedad, especialmente a los niños, puesto que se extiende como plaga de ratas en los colegios, con el apoyo, como decíamos, de ciertas autoridades.

Y es que la "Ideología de género" utiliza la sexualidad como cebo, pensando que ofrecer libertad sexual total atraerá muchos adeptos. Dicen, por ejemplo, "el fin de la familia biológica será el fin de la represión sexual", "el fin del tabú del incesto y la abolición de la familia tendrá como efectos la liberación sexual y la liberación consecuente de la cultura"

Recuérdese la diputada catalana, Ana Gabriel, que quería tener hijos en comuna, tras relaciones sexuales a discreción (alguna ventaja vería ella en este sistema) y criarlos en la manada, como hacen los monos bonobos. Quieren transmitirnos que con una promiscuidad sexual total, sin límite alguno, se arreglarían todos los males del mundo, pero ignoran que "el erotismo exacerbado es signo de una civilización decadente", siempre fue así y siempre lo será.

Hay datos constatando que Andalucía y Madrid son feudos de los más cultivados por los ideólogos de género (para más información sobre la "Ideología de género" ver el libro que acaba de publicar Dª Alicia Rubio)

Creo que estos movimientos ( "Animalismo" e "Ideología de género") nunca triunfaran totalmente, porque son demasiado disparatados y ello supondría acabar con la humanidad, pero si causarán muchos daños a las generaciones venideras.