la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 17 de diciembre de 2016

El Cholo Simeone, mintiendo "partido a partido" / por Juan Manuel Rodríguez



"...creo que Simeone se irá antes de tiempo, lo hará de golpe y porrazo y aludiendo, por supuestisimo, al interés general del Atleti y, como Torres, será perdonado. Será perdonado, eso sí, después de catorce meses de milongas y de una lenta agonía, la de ir mintiendo un día, y otro, y otro más... partido a partido hasta el adiós final..."

Mintiendo "partido a partido"
El del "partido a partido" de Simeone ha sido uno de los eslóganes que más ha calado desde aquel "fútbol es fútbol" de Vujadin Boskov. La gente no quiere complicarse demasiado la existencia con sentencias profundísimas y complejas, de ahí precisamente el éxito de lo simple, lo sencillo, lo minimalista: "Partido a partido". Ya está. Se acabó. Más fácil que el mecanismo de un botijo. Todo el mundo interpretó sin necesidad de traductor o intermediario qué quiso decir el Cholo con aquella frase... aunque no todos pensáramos que estaba siendo sincero cuando la dijo. En el año de su Liga como entrenador, el Atleti asomó tanto la cabecita que de outsider pasó inevitablemente a ser favorito al título, y aquello desagradó hasta tal punto a su entrenador que eligió escurrir el bulto tras la maleza del "partido a partido" como si aquella fiesta no fuera con él. Lo que le hubiera gustado a Simeone es que su Atleti fuera quinto o sexto en la Liga y, de repente, ganarla en la última jornada, algo imposible.

El Atleti siguió jugando partido a partido pero nadie en su sano juicio pudo creerse que no hiciera cálculos más allá del encuentro del siguiente domingo. Ayer, y a pregunta de un periodista sobre su incierto futuro profesional, el Cholo rescató del baúl de los recuerdos su eslógan triunfal para aclarar que él va... "partido a partido". Su declaración al respecto de si tiene o no pensando cumplir íntegramente su contrato (que ya redujo previamente en dos años) duró aproximadamente un minuto: fue un minuto de regates, un minuto de circunloquios, un minuto de evasivas, un minuto de frases huecas encadenadas una detrás de otra; en definitiva, un minuto de la nada más absoluta y total. Para traducir el "partido a partido" no fue necesaria la intervención de nadie, para explicarnos qué quiso decir Simeone ayer sería imprescindible la ayuda del equipo de traductores de la ONU al completo.

Así que todo el mundo sabe que Simeone entrenará algún día al Inter porque él y su hijo lo han dicho, pero ningún atlético puede asegurar ahora mismo que el Cholo vaya a continuar hasta junio de 2018 en el club con el que tiene firmado un contrato. Yo no creo que la gente quiera que le digan "cosas lindas", tal y como sugirió ayer Simeone; yo creo que la gente madura quiere saber la verdad, y no una verdad aplazada, no una verdad tamizada, no una verdad jugada "partido a partido". Llegados a este punto, lo único que se puede afirmar es que Simeone no quiere decir si cumplirá o no lo firmado. El único que sabe la verdad es él, pero a nosotros nos obliga a especular sobre ella parcelándola, dividiéndola, troceándola "partido a partido". Puestos a especular, yo creo que Simeone se irá antes de tiempo, lo hará de golpe y porrazo y aludiendo, por supuestisimo, al interés general del Atleti y, como Torres, será perdonado. Será perdonado, eso sí, después de catorce meses de milongas y de una lenta agonía, la de ir mintiendo un día, y otro, y otro más... partido a partido hasta el adiós final.