la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 8 de enero de 2019

"EL TONTO NO DESCANSA" : "¡Es Dios!" / por Santiago López Castillo


Pedro Sánchez y José Luis Rodríguez Zapatero.


Los independentistas, los terroristas, los golpistas, los sediciosos..., toda esa ralea con la que tan a gusto se siente Pedro Sánchez, traidor por la puerta falsa. No-pa-sa-nada. Lo importante es seguir ostentando el poder por los siglos de los siglos.

"¡Es Dios!"

Uno, sin querer, roza en lo escatológico. Las reacciones le vienen a uno por la soberbia de este ser mesiánico que entró al poder por la puerta falsa. No se arruga, más bien al contrario. Con decir, loado sea el Señor, que lo que ha hecho en siete meses es más que lo que hizo Rajoy en siete años, pues he ahí la dimensión justa de un bocazas o la de un zangolotino adorado por los becerros de oro de la mamandurria.

Sus fieles son moscones. Zumban en señal de obediencia. Después de cuatro largos años de falacias, le tengo cogida la medida. Todo lo que diga y haga hay que ponerlo del revés. Miente con toda la boca. Nos está dejando un país en la puta ruina. El mismo o peor que el que nos legó Rodríguez Zapatero, su maestro cum laude. Pero no pasa nada. Siempre obrará el milagro. Incluido el de los panes y los peces. Ya está en las antiguas escrituras.

Y luego te meterá la directa de los logros, de un discurso que acomoda según los vientos del marketing. Y no se le cae la cara de vergüenza. Pone de chupa dómine a Vox pero calla, el muy puta, los soportes que le llevaron a la vergonzante moción de censura en un acto en que todo lo legal no es auténtico y moral. Los independentistas, los terroristas, los golpistas, los sediciosos..., toda esa ralea con la que tan a gusto se siente Pedro Sánchez, traidor por la puerta falsa. No-pa-sa-nada. Lo importante es seguir ostentando el poder por los siglos de los siglos.

Aquí lo tendremos. Inasequible al desaliento. Ni con fuego de Lucifer se va este vanidoso guerracivilista que lleva desenterrando a Franco por décadas y, a este paso, el nieto del general Castejón se va a encontrar con el Caudillo jugando al mus en el cementerio. Decía Benavente que el odio es un aspecto del amor, pero yo no me lo creo del todo. He dicho.