la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 1 de enero de 2019

Ese equipo de cuyo nombre no quiere acordarse Guardiola / por Juan Manuel Rodríguez



Ese equipo de cuyo nombre no quiere acordarse jamás Pep Guardiola no es otro que el Real Madrid, vigente campeón continental y mundial, ganador de tres Copas de Europa seguidas y cuatro en los últimos cinco años. Si hay algún equipo de fútbol al que le sobran los intangibles de los que dice carecer Guardiola en su City, ese es precisamente el madridista.

Ese equipo de cuyo nombre no quiere acordarse Guardiola

No es tan listo como algunos creen pero Pep Guardiola jamás da puntada sin hilo, tampoco cuando reparte elogios. Cuando lo hace, cuando elogia a un entrenador, un jugador u otro equipo, siempre es con alguna intencionalidad, es así de ladino. Su último piropo ha tenido como destino Liverpool, el equipo de Klopp, que lidera la Premier aventajando en 7 puntos... ¿a quién? Pues sí señor, premio para el caballero, al City del propio Guardiola. Así que cuando Guardiola dice del Liverpool que es el mejor equipo de Europa no lo hace porque lo piense, no, nada más lejos de la realidad; lo hace en primer lugar porque quiere curarse en salud, porque pretende hacernos ver a todos lo heróico que es aguantarle el pulso a Klopp después de 500 millones de eurazos de inversión.

Es como cuando dice que en la Champions no está a la altura de los grandes o que su proyecto es a medio plazo. Guardiola sabe que, con lo que tiene, el City debería ganar la Liga inglesa de calle y le envía un mensaje al propietario del club: "para ganar aquí sí tenemos, para ganar la Copa de Europa nos hacen falta unos intangibles que no se compran con tu dinero". El otro día, cuando echaron a Mourinho del United, él tenía dos opciones, ser generoso o cicatero; y, como le iba a costar lo mismo, optó por lo primero: generosidad con el caído. Ahora, cuando elogia al Liverpool, cuando dice del equipo de Klopp que es el mejor de Europa, lo hace, como decía, en primer lugar para curarse en salud y porque es su próximo rival, y en segundo lugar para desacreditar al mejor equipo de Europa que, en buena lógica, debe ser el campeón... de Europa.

Ese equipo de cuyo nombre no quiere acordarse jamás Pep Guardiola no es otro que el Real Madrid, vigente campeón continental y mundial, ganador de tres Copas de Europa seguidas y cuatro en los últimos cinco años. Si hay algún equipo de fútbol al que le sobran los intangibles de los que dice carecer Guardiola en su City, ese es precisamente el madridista. De hecho, el Real Madrid ganó en la final de la última Champions celebrada en Kiev precisamente al Liverpool, y lo hizo con cierta suficiencia por 3 goles a 1. Así que hasta el 1 de junio, el equipo que se ha ganado sobre el campo que le consideren el mejor de Europa es justamente, y aunque a Guardiola pueda parecerle extraño, el campeón de Europa, ese equipo de atletas desorganizados que corren como pollos sin cabeza y sin un estilo definido pero que llevan un lustro haciendo historia con mayúsculas, esa historia que Guardiola mataría por hacer en el City algún día.