la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 20 de noviembre de 2018

El sistema educativo español es un desastre / por Rafael Comino Delgado



Se mire como se mire, la izquierda radical ha sido, es, y siempre será el mayor cáncer de la humanidad, y ahora ese cáncer lo tenemos en España bastante avanzado. ¡Y no digamos en Andalucía!


El sistema educativo español es un desastre

Rafael Comino Delgado
Catedrático de la Universidad de Cádiz
Que el sistema educativo español es un desastre, desde hace muchos años, es tan evidente que hasta los menos dotados intelectualmente lo saben. Solo basta repasar los informes Pisa (siempre estamos los últimos, especialmente Andalucía) y el ranking de las universidades, pues ninguna española aparece entre la 200 primeras del mundo.

Pero detengámonos  en la enseñanza Primaria, Secundaria y Bachillerato, de las que los alumnos salen, en un altísimo porcentaje  sin saber leer (saben juntar letras pero no leer) ni escribir  sin faltas de ortografía y sintaxis.
Y esto lo digo con conocimiento de causa, pues en los últimos 30-35 años he estado  recibiendo alumnos en la Facultad de Medicina que eran incapaces de escribir un folio, por un solo lado, sin cometer 5-6 faltas de ortografía, y no digamos de sintaxis. Por supuesto, no les pregunten nada de historia, literatura, geografía, etc. porque no les responderán  una sola pregunta.
Bueno pues siendo esta la situación, los copresidentes del gobierno de España, Sr. Sánchez y Sr. Iglesias quieren deteriorarlo más aun. Quieren, ni más ni menos, que se pase decurso con varias asignaturas suspensas y  conceder el título de bachiller también  con asignaturas suspendidas. En definitiva no quieren que los niños sepan más que ellos de cualquier tema, lo cual no es tan difícil.

La pregunta es, ¿por qué un sistema que era muy bueno se vino abajo tan estrepitosamente?

Pues a nuestro  entender hay múltiples razones, pero básicamente tres.
a) Los gobiernos socialistas quitaron a los  profesores toda autoridad, y los populares no fueron capaces de devolvérsela. Los alumnos hacen lo que quieren en clase, que es prácticamente muy poco. Si el profesor les suspende o  les reprende, corre el riesgo de ser agredido por los padres, e incluso de ser amonestado por la dirección del colegio. Infinidad de muy buenos profesores se han tenido que jubilar adelantadamente, o se pasan media vida de baja, por depresión ante la situación que han de soportar en las aulas.

b) Ha desaparecido, en los colegios  públicos, la educación en  valores fundamentales como son la honestidad, dignidad, responsabilidad, respeto, el esfuerzo  por ser cada día mejor, la moral. 
El premio Nobel de Medicina de 1912, Alexis Carrel  dijo:

"El sentido moral es de gran importancia. Cuando desaparece de una nación, toda la estructura social va hacia el derrumbe"

Es lo que está  pasando en España, y a ello han contribuido los gobiernos socialistas muy decididamente, y los populares no han sido capaces de revertir la situación. George Orwel, que ya  venía  de la mentira socialista, pensaba que, "cuanto más  se desvíe una sociedad de la verdad, más  odiará a  aquellos que la proclaman". Es justo lo que viene  pasando en nuestro país, desde hace muchos años. Nos hemos desviado tanto de la verdad, que ahora decirla es políticamente incorrecto, y  si la dices  te tachan de fascista,  por lo menos.
Los gobiernos  socialistas han intentando, y conseguido,  educar en la ley del mínimo esfuerzo, e igualar a todos por abajo. Tan es así que hoy mismo he leído un artículo,  del diario el Mundo, según el cual los alumnos no asocian éxito y trabajo duro, sino éxito y talento; no dan importancia al esfuerzo, y naturalmente no se esfuerzan, que es la actitud favorecida por los gobiernos que hemos tenido y tenemos, sin darse cuenta de que "la inteligencia  es casi inútil a aquel que solo  tiene eso" (Alexis Carrel)
Al respecto nosotros pensamos que, “en la base de cualquier verdadero y merecido éxito hay un 80% de esfuerzo, un 15% de inteligencia y un 5% de oportunidad”.

Volviendo al hilo del tema que nos ocupa, la actitud de los alumnos  les conviene a los gobiernos de izquierda radical, pues de esa manera mantienen un alto nivel de analfabetismo funcional, de ignorantes que en el futuro no les plantearán problemas,  pero si les darán su voto.  
Saben que el que escribe en el corazón de un niño escribe para siempre y que, como decía  Lew Rockwel: "Si la propaganda del gobierno puede echar raíces mientras los niños crecen, los niños no serán una amenaza para el aparato estatal. Ellos mismos sujetarán las cadenas a sus propios tobillos".

c) En  definitiva han politizado muchísimo la enseñanza, centrándola en aspectos ideológicos  a su favor, impidiendo que los jóvenes  se formen bien en lo más importante para el verdadero progreso. Les interesa que  sean poco capacitados para que siempre tengan que depender del Estado. 

El Papa Francisco dijo las siguientes frases al respecto: "La izquierda empobrece a la gente para que luego  voten por quienes verdaderamente les hundieron en la pobreza, que es la izquierda"

"Los nacional comunistas quieren nacionalizar el universo para controlar todas las actividades humanas. Destruyen el incentivo del hombre, para hacerse cargo hasta de su familia, lo que es un crimen contra la naturaleza y contra Dios; estas ideologías crean más pobres que todo el mundo" 

Efectivamente a la izquierda radical, hoy imperante en España,  le interesa que haya muchos pobres y muchos ignorantes, pues esos mismos son los que les mantendrán en el poder. Y eso se logra empezando por actuar en los colegios, no formales adecuadamente, al contrario inducirles hacia la vagancia,  hacia el sexo  libre  totalmente, a la inmoralidad, la irresponsabilidad. Así siempre serán fácilmente manejables. En los colegios públicos no se enseñará mucho de ciencias naturales o matemáticas, pero si sobre ideología  de género, sexología,  con su talleres de masturbación (todo ello a su manera), etc.

La izquierda radical no quiere que nadie destaque, por eso predican el "igualitarismo marxista", el grito de los ciudadanos de Éfeso, según cuenta Heráclito, ¡que nadie destaque!, porque, les dicen, que la desigualdad es una injusticia. La izquierda quiere que todos  sean "borregos", que no piensen. Es decir,  que uno sea más inteligente que otro, porque así lo ha querido la naturaleza (que es lo que ocurre en la realidad),  es una injusticia y culpable  de la sociedad corrompida, según ellos. 

Se mire como se mire, la izquierda radical ha sido, es, y siempre será el mayor cáncer de la humanidad, y ahora ese cáncer lo tenemos en España bastante avanzado. ¡Y no digamos en Andalucía!

No hay comentarios:

Publicar un comentario