la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 4 de diciembre de 2016

"Comunista hormonal" / por Rafael Comino Delgado


Pasionaria y Carrillo célebres figuras clave en la persecución, tortura y asesinato de cientos de miles de españoles durante la fraticida y desgraciada Guerra Civil española.


Se calcula que el comunismo ha asesinado, en el mundo, alrededor de 150 millones de seres humanos, solo por pensar distinto, es decir por no pensar como el Sr. Saramago. Y sigue asesinando y torturando en Corea del Norte, en Cuba, en Venezuela.

"Comunista hormonal"

Rafael Comino Delgado
Catedrático de la Universidad de Cádiz
No voy a opinar sobre la obra literaria de José Saramago, que en paz descanse. Obtuvo el Premio Nóbel de literatura en el año 1998, y eso ahí está, es incuestionable. Claro que este año lo ha obtenido Bob Dylan por escribir unas cuantas canciones. Algo parecido ha ocurrido con el premio Nóbel de la Paz, pues alguna vez lo obtuvo un terrorista. Por eso ambos premios, el Nóbel de literatura y el de la Paz están bastante desprestigiados. Eso también es incuestionable.

Me voy a referir a José Saramago porque creo que personalmente fue el paradigma de la incongruencia, aunque eso sí, permanente, es decir siempre. Lo demostraré recordando algunas de sus afirmaciones o sentencias:

-"Soy un comunista hormonal". 

Estrictamente hablando eso quiere decir que son sus hormonas las que le inducen a tener una ideología comunista, pero claro las hormonas no piensan, no razonan. El sexo, que es un instinto, es dirigido por las hormonas en gran medida. Muchas hembras entran en celo porque sus hormonas así lo inducen. Y aquí viene la incongruencia. Un hombre de talla intelectual como un premio Nóbel no puede pensar según le dictan las hormonas, pues piensa con el cerebro que es donde reside la inteligencia, no con la hipófisis, con el páncreas, el tiroides, los testículos, que son algunas de las glándulas donde se producen hormonas. Que el Sr. Saramago haga tal afirmación me parce una incongruencia, aunque es verdad que la mantuvo toda si vida; no se le puede tachar de voluble en este aspecto.

-"¿Qué clase de mundo es éste que puede mandar máquinas a Marte y no hace nada para detener el asesinato de un ser humano?"

Sorprende que precisamente un comunista diga esto, cuando todos sabemos que los comunistas son partidarios del aborto, que asesina cada año millones de seres humanos, y además a los más inocentes, los fetos que no han cometido mal alguno ni pueden defenderse. 

Pero es que independientemente de los fetos, el comunismo es la ideología, el régimen que más muertes tiene en su haber, incluso más que el nazismo. Se calcula que el comunismo ha asesinado, en el mundo, alrededor de 150 millones de seres humanos, solo por pensar distinto, es decir por no pensar como el Sr. Saramago. Y sigue asesinando y torturando en Corea del Norte, en Cuba, en Venezuela.

-"En ningún momento de la historia, en ningún lugar del planeta, las religiones han servido para que los seres humanos se acerquen unos a los otros. Por el contrario, sólo han servido para separar, para quemar, para torturar. No creo en dios, no lo necesito y además soy buena persona"

Otra tremenda incongruencia. Es cierto que en determinados momentos de la historia las religiones han sido causa de guerras y de torturas, pero decir que actualmente la religión cristiana, por ejemplo, quema, tortura, separa, es una falsedad, una mentira y una incongruencia que lo diga un señor que presumía de ser el reservorio de la verdad absoluta, de la pureza.

Si lo que hace Caritas, lo que hacen cientos de miles de misioneros y religiosas en todos el mundo ayudando a los más desfavorecidos, lo que ha hecho durante muchos años santa Teresa de Calcuta, eso es separar, quemar y torturar, lo que ha hecho y hace le comunismo, ¿cómo lo llamamos?

Lo de ser buena persona, lo dice él mismo de sí mismo. Probablemente lo fuese, yo no lo sé, pero su afirmación tiene cierto tufo de soberbia, además de que como dijera Cervantes "la alabanza propia envilece". Desde luego en sus opiniones, en sus palabras siempre se nota un esfuerzo por presentarse como persona humilde. Otra incongruencia.

-"Todo el mundo me dice que tengo que hacer ejercicio. Que es bueno para mi salud. Pero nunca he escuchado a nadie que le diga a un deportista; tienes que leer"..."El hombre más sabio que he conocido en toda mi vida no sabía leer ni escribir".

Otra incongruencia, aunque esta de menos transcendencia. Por una parte nos viene a decir que leer es muy importante, con lo que naturalmente estamos de acuerdo, pero a renglón seguido nos dice que para ser sabio no hace falta saber leer ni escribir. Como vemos todo artificioso, poco sincero, en definitiva falso.

Creo que con estos ejemplos queda demostrado que el Sr. Saramago mostró una gran incongruencia, al menos en muchos aspectos, si bien como ya dije la mantuvo toda su vida. De todas formas, ¡descanse en paz!