la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 3 de diciembre de 2016

Yo no soy un imbécil de enciclopedia / por Juan Manuel Rodríguez



"...Messi o Mascherano han sido denunciados, juzgados y condenados en sentencia firme a 21 meses y un año de cárcel respectivamente por delitos contra la Hacienda pública española, mientras que lo de Cristiano es sólo (por ahora) la información que recoge un consorcio de medios de comunicación..."

Yo no soy un imbécil de enciclopedia

Aclararé por aquí unos cuantos conceptos, con la seguridad, por supuesto, de que no servirá absolutamente para nada salvo para mi tranquilidad personal. La diferencia esencial entre las situaciones de Messi o de Mascherano (por poner sólo dos ejemplos de entre la abundantísima variedad de jugadores del Barça que han tenido problemas con el fisco) y las informaciones que anoche, a menos de 24 horas para que arrancara el Barça-Real Madrid, aparecieron publicadas en Der Spiegel (basadas, a su vez, en una serie de datos que surgieron en la web Football Leaks) sobre Cristiano, es simple: Messi o Mascherano han sido denunciados, juzgados y condenados en sentencia firme a 21 meses y un año de cárcel respectivamente por delitos contra la Hacienda pública española, mientras que lo de Cristiano es sólo (por ahora) la información que recoge un consorcio de medios de comunicación.

Por supuesto que, aunque sea llamativo, lo importante no es el momento elegido para hacer pública la información sino que ésta acabe siendo cierta. De ser falsa, los periodistas tienen un problema; de ser cierta, lo tiene Cristiano, y con él una (al parecer) larga lista de personalidades muy conocidas del mundo del fútbol. Pongamos que todo lo que se ha publicado sobre Cristiano sea verdad, partamos de la hipótesis de que, basándose en dichas informaciones, la Justicia española acaba investigando, denunciando, llevando finalmente a juicio y condenando a Cristiano por evasión de impuestos (acabo de saltarme, por cierto, a la torera, la presunción de inocencia), ¿qué es lo que jamás haría yo?...

Lo que yo nunca haría es ir al Juzgado a aplaudir y jalear al futbolista. Lo que yo no haría jamás es sugerir que detrás de la acción de la Justicia se esconde un ánimo revanchista contra el Real Madrid. Lo que a mí no se me ocurriría en la vida es publicar que Bartomeu llamó a alguien para que a Cristiano le pusieran la cruz. ¿Por qué no haría yo nada de eso?... Muy fácil: porque yo no soy un imbécil de enciclopedia. Yo no quiero que se aplique la ley a los jugadores del Barça y que luego se haga la vista gorda con los del Madrid, lo que yo quiero es que la ley se aplique por igual a todos, del mismo modo que sueño con el día en que los árbitros traten por igual a los culés y al resto de clubes del mundo. Pero si mañana, después de ser condenado a casi dos años de cárcel, Leo Messi vuelve a tener un problema serio con la Justicia española es más que probable que no pueda eludir la prisión; Cristiano no está, ni por asomo, en esa situación, aunque algunos tengan sueños húmedos con eso. De ahí justamente que Messi se lo esté pensando mientras que CR7 venga de ampliar su contrato.