la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 4 de noviembre de 2018

Carta abierta a José Luis Ábalos: Los Franco pueden estar muy orgullosos y tú debes pedir perdón



José Luis Ábalos, en Paterna. /Foto: elpais.com

Bueno, Ábalos, manipulador de cuarta, mentecato integral, hay un mañana esplendoroso en que del PSOE no quedaran ni las siglas, y tú habrás contribuido a ello. Mientras tanto, en estos tiempos de pesadilla en que un idiota como tú es ministro, reitero: gracias Franco, de corazón. Y gracias extensivas a la familia Franco, que puede estar muy orgullosa de tan gran hombre.

Enlace relacionado:


Carta abierta a José Luis Ábalos:
Los Franco pueden estar muy orgullosos y tú debes pedir perdón

He dejado que el sol se pusiera sobre mi estupor ante la cantidad de sandeces que has evacuado, José Luis Ábalos, en Paterna, mostrando tu supina ignorancia y tu superlativa hipocresía. Luego iremos a esa patraña de Paterna, otro engañabobos del pilla pilla presupuestario. Siendo del PSOE que es un partido en el que todos eran asesinos y genocidas y que ha dado algunos de los mayores criminales de la historia de España como Agapito García Atadell, Ángel Galarza o Santiago Carrillo no sólo tendrías que ser muchísimo más humilde, abandonando tu fatua flatulencia verbal, sino que deberías pasarte el resto de tus días pidiendo perdón a todos y cada uno de los españoles.

Dejo al margen lo que de chorizo tienes, con la sede de tu ONG; eres un completo inútil, como el chulo puta de tu jefe, ¡vaya par de dos! Antes de lanzar una medida política, soplagaitas, pedazo de incompetente, hay que estudiar los temas y moverse dentro del terreno de lo posible que es el que marcan las leyes. Lo de profanar la tumba de Franco no es más que el voluntarismo de unos acomplejados golpistas con pulsión de tiranos. Os habéis metido en un callejón sin salida, en un atolladero y vais a terminar entrando en el terreno del delito y se percibe en lontananza para vosotros ir a hacer compañía a Junqueras, al que tanto amáis. 

Así que ahora toca criminalizar a la familia Franco con la impronta chequista que nunca habéis abandonado. Has pedido a la familia Franco “humildad”, cuando están dando un ejemplo patente de templanza, ante tanto desatino y tanta estupidez. Incluso te has atrevido, bocachanclas, a hacer referencia a su patriotismo, una virtud de la que tú, vendepatrias degenerado, careces por completo. “Por aprecio a la Patria”, has dicho. Mira, gilipollas, tonto de los cojones, a ver si te enteras que los socialistas gobernáis en Valencia con un partido separatista pancatalanista como Compromís, que vais con vuestras vergüenzas al aire y con los pantalones y los calzoncillos bajos ante los separatistas catalanes y vascos, que habéis puesto a los pies de los golpistas a la abogacía del Estado, que estáis entregando a Navarra al separatismo sacando a la Guardia Civil de las carreteras, todo para cobrar a fin de mes y andar todo el día como los chorizos que siempre habéis sido en Falcon, incluso para ir de concierto.

Antonio García Miralles con Joan Ignasi Pla. /Foto: elpais.com.

Te has posicionado contra quienes “quieren reescribir la historia”. Ese eres tú y los tuyos. Por de pronto, deberías saber que el socialismo valenciano, eso del PSPV, se puso en marcha con franquistas chaqueteros. ¡Dejad de engañar a los niños! Antonio García Miralles, presidente del PSPV, fue el último jefe del SEU.

No eres ni tan siquiera un ignorante ilustrado, eres, Ábalos, un analfabeto funcional. Aprende un poco. Lee estas declaraciones del canalla de Francisco Largo Caballero, un pozo de odio que provocó la guerra civil. Largo Caballero, el Lenin español, ya el 8 de noviembre de 1933, en un mitin en Don Benito manifestó sin medias tintas su ambición totalitaria: 

“Queremos todo el poder; vamos por todo el poder político. Tenemos que luchar como sea, hasta que en las torres y en los edificios oficiales ondee no una bandera tricolor de una República burguesa, sino la bandera roja de la revolución socialista”.

Se manifestaba con frecuencia sobre la guerra civil como algo deseable: “Estamos en plena guerra civil aunque esta guerra no ha tomado aún los caracteres cruentos que por fortuna o desgracia tendrá inexorablemente que tomar”

Francisco Largo Caballero, golpista
.
O: “El jefe de Acción Popular decía…que los socialistas admiten la democracia cuando les conviene; pero cuando no les conviene toman el camino más corto. Pues bien, yo tengo que decir con franqueza que es verdad. Si la legalidad no nos sirve, si impide nuestro avance, olvidaremos por completo las formas de la democracia burguesa e iremos decididamente a la problemática conquista revolucionaria del poder”.

O más allá aún: “En las elecciones de abril los socialistas renunciaron a vengarse de sus enemigos y respetaron sus vidas y haciendas, que no esperen esta generosidad en nuestro próximo triunfo. La generosidad no es arma buena. La consolidación de un régimen exige hechos que repugnan, pero que luego justifica la Historia…La República burguesa es una mentira”. Y ¿merece Largo Caballero una estatua?

Franco, en la batalla del Ebro.

Con la mierda de historia que tiene ese partido de asesinos y psicópatas que es el PSOE, empezando por el terrorista de Pablo Iglesias que proclamó en sede parlamentaria su intención de atentar contra Antonio Maura, lo mejor es que, mentiroso compulsivo, tuvieras tu bocaza bien cerrada. Con esa fatuidad inconsistente que te caracteriza te has hecho la siguiente pregunta retórica: “¿cómo se puede permitir a la familia Franco sentirse orgullosa de esa herencia?”. Mira, mentecato, la familia Franco puede sentirse orgullosísima de su abuelo. Francisco Franco no es letra menuda, ni una nota a pie de página de la historia, sino una de las figuras españolas y mundiales más decisivas y egregias del siglo XX, y eso no lo puede evitar vuestra infinita mediocridad chequista. 

El historiador Paul Johnson, autor de “Tiempos modernos”, la mejor obra sobre el siglo XX, dice de Franco que “debe considerárselo una de las figuras públicas más eficaces del siglo”, lo describe dotado “de una gran inteligencia y formidables reservas de coraje y voluntad”. Y enfatiza que “los nacionalistas triunfaron principalmente gracias a la capacidad y el criterio de Franco”. Y eso es lo que lo que os jode, que ganó la guerra, el único que venció al comunismo, y os jode porque queríais asesinar a media España, en vuestra pulsión de psicópatas ideológicos, para luego asesinaros entre vosotros, aunque ya comenzasteis en la primavera de 1937 aniquilando a los del POUM y despellejando a Andreu Nin, curiosamente en el Palacio del Pardo, por el archiasesino Alexander Orlov.

El parlamentario José Calvo Sotelo, asesinado.

Pueden estar orgullosísimos los Franco de su abuelo, cofundador de la Legión, encabezando el desembarco de Alhucemas, la operación anfibia más importante antes del de Normandía, siendo, con muchos ascensos por méritos de guerra, siempre yendo el primero en el ataque, hasta asombrar a sus enemigos que decían de él que tenía baraka, suerte, el general más joven de Europa, a los 33 años, una carrera fulgurante sólo igualada en Europa por Napoleón
En la guerra, ya he reproducido la síntesis de Paul Johnson: el bando nacional ganó por su superioridad moral y por la superioridad intelectual y militar de Franco. No perdió una sola batalla, a pesar de tenerlo casi todo en contra. Libró a España de la canalla marxista empeñada en el holocausto de los católicos. Esos socialistas cobardes que corrían como conejos en el frente para llegar los primeros a asesinar en la retaguardia. Porque aquí hubo un GULAG de checas, desde la de Fomento para abajo, con la mayoría regentadas por criminales socialistas, del PSOE, de la UGT, de las Juventudes Socialistas y de la Motorizada, la escolta del canalla Indalecio Prieto que tan alevosamente asesinó a José Calvo Sotelo, con material de las Fuerzas de Seguridad.

En cuanto al franquismo, bien orgullosa puede estar la familia Franco. Y orgullosos y agradecidos están la mayoría de los españoles. En la encuesta de Sigma Dos para El Mundo, de junio, el 54,3% de los españoles consideran que no es el momento de exhumar el cadáver de Franco, entre ellos el 41,4% de los votantes socialistas. El impresionante balance de los datos concluyentes de la gestión de los gobiernos de Franco –cualquiera de sus ministros parecía un estadista al lado tuyo, Ábalos, y del chulo puta de tu jefe- la ha hecho con la magistral frialdad de los datos Roberto Centeno, artículo que está en Rambla Libre y al que remito a los lectores, que fue primero publicado en El Confidencial, para ser luego retirado y borrado y vetado su autor, porque en eso de perseguir al discrepante este sistema no tiene que recibir lecciones de nadie. 

Reseño algunos datos: la media de crecimiento del PIB fue del 6,6% entre 1950 y 1975, la clase media española representaba el 56% en 1975 y ahora ha caído al 43%, la clase baja había menguado hasta el 39% y ahora habéis conseguido hacerla crecer hasta el 54%; la renta per cápita del español estaba en el 83% de la europea y ahora en el 71%. No había paro (3%), no había deuda pública, no había impuestos directos (ni IVA, ni IBI, ni matriculación, ni donaciones y sucesiones, ni IRPF, ni Sociedades, ni cuernos en vinagre). Y como dice Roberto Centeno: “Creación de la Sanidad Pública Universal ( todos los grandes hospitales públicos estaban construidos en 1.975, y Franco murió en uno de ellos). Creación de la Pensión de Jubilación, y también de la de Viudedad. Establecimiento de la edad obligatoria de Jubilación. Establecimiento del salario mínimo interprofesional. Creación del Auxilio Social, sembrando España de comedores gratuitos para los más necesitados. Creación de Escuelas de Formación Profesional. para el comienzo de la vida laboral, etc. Construcción de todos los pantanos posibles de España, etc.” Bebemos y regamos de los pantanos de Franco, porque si fuera por las desaladoras de Zapatero y los socialistas seríamos ya un desierto, especialmente la Comunidad Valenciana.

Así que sí, la familia Franco se puede sentir muy, pero que muy orgullosa. Es una época que viví y no me la tienes que explicar, garrulo ignorante. Los jóvenes teníamos todo el horizonte abierto para el mérito y el esfuerzo, la sociedad estaba llena de oportunidades, no existía en nuestro diccionario la palabra paro, no había ni un solo nini, todos estudiábamos y trabajamos, y nada más terminar los estudios había trabajo, con la seguridad de que viviríamos mejor que nuestros padres. Gracias, de corazón, Franco.

Francisco Franco con Adolf Hitler en Hendaya.

Y ¿vosotros que habéis hecho, socialistas de mierda? Si sois una plaga parasitaria, corrupta y destructiva, verdura de las eras, escoria política. Y para rematar tus banalidades comparas a Adolfo Hitler y Benito Mussolini con Franco, en trayectoria y enterramiento. ¿Eres tan ignorante que desconoces que Franco, con dos huevos y un palito, consiguió dejar a España fuera de la contienda mundial? Fue Franco el único en el mundo, que mediante su inteligencia y su coraje, plantó cara a un Adolfo Hitler respaldado por las divisiones acorazadas de Guderian. 

Fue Franco y por Franco por el que Hitler perdió la guerra, pues si le hubiera dejado pasar hacia Gibraltar –Operación Félix– hubiera dominado el Mediterráneo y todo el imperio británico, hasta la India, hubiera caído. Winston Churchill que era un poco más inteligente que tú, José Luis, se lo reconoció agradecido en el Parlamento británico. Y supongo que sabrás, merluzo, que para los judíos en aquellas horas aciagas de persecución inmisericorde el único lugar amable y seguro en toda Europa fue la España de Franco, e incluso las embajadas de Franco que salvaron a muchísimos más judíos que Schlinder.

Monjes mártires del Monasterio de Pueyo.

Vamos, para terminar, con esa grosera mentira de Paterna. Pomposamente bautizado como el “paredón de Europa” por los mentirosos propagandistas de la izquierda, entre los que tú te cuentas, orondo Ábalos. Hay que decir que en el timo de Paterna ya se llevan gastados 626.000 euros, que se han embolsado la empresa ArqueoAntro –hace honor a su nombre- y diversas asociaciones de pacotilla. La izquierda, que se repite y repite más que el chorizo y Goebbels juntos, reitera que en las fosas del cementerio de Paterna hay 2.238 fusilados. Ni uno más ni uno menos: 2.238

Vaya por delante que Franco no fusiló a nadie por sus ideas sino por sus crímenes, por tener las manos, los pies y la cabeza llena de sangre. En el Valle de los Caídos, en esa utopía de la redención de penas por el trabajo, estuvieron bastantes que habían asesinado a más de ocho personas –sólo por ir a Misa, por ejemplo- y sólo cumplieron cinco años. Barato, barato. Uno, apodado el “matacuras”, terminó de portero del Monasterio y había matado a mucha gente en la checa de Pinto. Luego le dieron una casa gratis en Madrid, por la zona del Hospital de La Paz, una fortuna andando el tiempo; a todos les daban, al terminar condena, casa gratis. Vaya injusticia. Es decir, retomando el hilo, que todos los enterrados en Paterna eran criminales, muy criminales. Menos rollos, Ábalos. Bueno, pues de esos supuestos 2.238, ni uno más ni uno menos, con 626.000 euros ya metidos en los bolsillos de socialistas –con el dinero de otros, hacen fiesta los devotos- se han encontrado –ojo al dato, que diría el maestro José María García- 2 en la fosa 82, 9 en la 92, y dicen que 10 en la 112, donde decían que había 100. Así que hasta el momento, 626.000 euros por medios de la Diputación de Valencia y un par de Ayuntamientos socialistas, en eso tan rimbombante del ‘paredón de Europa’ se han encontrado restos de ¡21! Así es esta izquierda trincona y subvencionada, heredera de los criminales chequistas. Es como lo de Borriol, hace cuatro años, que también iban a encontrar fusilados a tope y lo que hallaron fueron 72 soldados de Franco, que no supieron que hacer con ellos. Aunque la pasta, claro, se la quedaron. 
Lo de Paterna es una mina de oro y de diamantes, juntas: 626.000 euros por 21 cadáveres en unas fosas que se pueden cavar en un par de días es un negocio de cojón de mico. En Las Cabezuelas, una mina de oro agotada del tiempo de los romanos, en plena Castilla-La Mancha, unos arqueólogos han encontrado una fosa común donde hay miles, pero miles, de asesinados por tus ancestros, Ábalos, gentes que no habían matado a nadie, por rezar el Rosario o tener una estampa de la Virgen, y esos arqueólogos lo han hecho por 14.000 euros, que se han agenciado ellos de donantes.

Política hidraúlica, de la que aún vivimos.

Bueno, Ábalos, manipulador de cuarta, mentecato integral, hay un mañana esplendoroso en que del PSOE no quedaran ni las siglas, y tú habrás contribuido a ello. Mientras tanto, en estos tiempos de pesadilla en que un idiota como tú es ministro, reitero: gracias Franco, de corazón. Y gracias extensivas a la familia Franco, que puede estar muy orgullosa de tan gran hombre.