la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 1 de noviembre de 2018

SOBRE EL TRIUNFADOR DE LA FERIA TAURINA DEL PILAR DE 2018 / por Fernando S. García Terrel



Las corridas del rejoneo, o mejor denominarlas, del arte del rejoneo, no están sujetas a los mismos patrones ni reglamentación. En esta, están encuadradas después de las novilladas sin picadores aunque antes que los festivales, toreo cómico y becerradas. Siempre han estado consideradas como un festejo taurino de rango inferior a corridas y novilladas picadas por mucho público que atraigan.

SOBRE EL TRIUNFADOR DE LA FERIA TAURINA DEL PILAR DE 2018

Fernando S. García Terrel
Zaragoza, 31-10-2018
Lo suponía y no me he equivocado, el Jurado encargado de nombrar a los triunfadores de este ciclo taurino han concedido tal honor al rejoneador Ventura, supongo que porque corto cuatro orejas en una sola tarde. Lamentable.

En una feria taurina compuesta por siete corridas de toros y dos novilladas picadas (de inferior rango) en las que se lidiaron toros y novillos en puntas y a pie, el veredicto del o los triunfadores ha de limitarse a los que practican ese tipo de toreo, en esas condiciones y con idéntica reglamentación.

Las corridas del rejoneo, o mejor denominarlas, del arte del rejoneo, no están sujetas a los mismos patrones ni reglamentación. En esta, están encuadradas después de las novilladas sin picadores aunque antes que los festivales, toreo cómico y becerradas. Siempre han estado consideradas como un festejo taurino de rango inferior a corridas y novilladas picadas por mucho público que atraigan.

De hecho gran parte de los abonados y aficionados, la tarde de los rejones (única), no acudimos a la plaza por parecernos un espectáculo con menor seriedad que las corridas de a pie de novillos o toros. Impera el gusto del montado y sus domas sobre un toro diezmado y una reglamentación que se incumple desde antes del festejo. Es otra concepción de la Tauromaquia, incorporada en los últimos tiempos.

Es como si en esos premios incluyésemos también a los festejos populares de cortes  de toros, roscaderos, emboladores, suertes landesas y otros muchos que también se celebran en la plaza durante la feria taurina en sus mañanas y noches y tienen gran aceptación.

Pienso que el Jurado, al que he pertenecido durante muchos años, debe juzgar por separado los premios para los que practican el toreo de a pie, para los matadores, novilleros y sus cuadrillas  y por separado para los caballeros del arte del rejoneo. 
Juntar todo en el mismo canasto no es correcto. No es lo mismo juzgar el toreo a pie que a caballo. Ni medir lo acontecido en siete festejos con lo sucedido en uno solo. Lo siento. Es mi criterio.