la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 6 de noviembre de 2018

TOROS EN AMÉRICA, ¿Y EN ECUADOR? / por Jorge García Romo


Miles de ecuatorianos claman.

Ha transcurrido el tiempo, y los aficionados taurinos nacionales, continúan desesperados, porque nada diferente ha ocurrido sobre alguna mejora de la actividad taurina, pese a que todos conocemos la afición taurina que tiene el actual presidente ecuatoriano Lenín Moreno que, parece que está “maniatado” por alguien con demasiada fuerza, ya que, todos creímos que en el tiempo que ha pasado del nuevo gobierno, algo se pudo haber hecho.


TOROS EN AMÉRICA, ¿Y EN ECUADOR?

Ecuador, 03.11.2018
Terminó la etapa europea en el mundo del toro bravo y, antes en Ecuador, se iniciaba la feria taurina “Jesús del Gran Poder”, del 28 de noviembre al 6 de diciembre en la ciudad de Quito pero, este año y desde la malhadada consulta popular del 7 de mayo del 2011, gracias al nefasto ex – presidente Rafael Correa y su Socialismo del Siglo XXI, que quisieron destruir la tauromaquia en todo el país, el aficionado taurino ecuatoriano, tiene que mirar a otro tipo de actividades festivas pues, ni siquiera las fiestas de la capital ecuatoriana, tienen la calidad que si lo tuvieron durante algo más de cincuenta años, cuando la mejor de las fiestas, era el punto culminante de esas fiestas decembrinas, donde los taurinos y los que no lo eran pero, eso sí, con mucho respeto, disfrutaban de las fiestas, y miles de ellos, “hacían su navidad” alrededor de esta maravillosa fiesta, para tener dinero para el fin de año.

Ha transcurrido el tiempo, y los aficionados taurinos nacionales, continúan desesperados, porque nada diferente ha ocurrido sobre alguna mejora de la actividad taurina, pese a que todos conocemos la afición taurina que tiene el actual presidente ecuatoriano Lenín Moreno que, parece que está “maniatado” por alguien con demasiada fuerza, ya que, todos creímos que en el tiempo que ha pasado del nuevo gobierno, algo se pudo haber hecho. Sin embargo, como la esperanza es lo último que se pierde, todavía se cree que existe alguna posibilidad positiva, para hacer que en este fin de año, por lo menos, se reciba alguna grata noticia.

Luego de la feria de otoño en Madrid, Diego Urdiales y Diego Ventura, están anunciados en México, y Emilio de Justo, en Lima - Perú. Para el 17 de noviembre, se anuncia en la ciudad de Riobamba, una interesante corrida de toros en la plaza de toros “Raúl Dávalos”, a partir de las 17h00 (hora de Ecuador), con la participación de los diestros José del Río  y David Albuja de Ecuador y, Román  y Toñete de España, lidiando a muerte siete astados de la ganadería de Santa Coloma.

Solicitan en todos lados

Y, como a se había anunciado, el 30 de noviembre y 1° de diciembre en la plaza “San Isidro Labrador” de la ciudad de Latacunga, actuarán los diestros españoles Julián López “El Juli” que actuará en solitario lidiando a muerte cuatro astados, y David Fandila “El Fandi” y José María Manzanares, lidiando a muerte en un tradicional mano a mano, dos astados cada uno. Los bureles serán de las ganaderías de Huagrahuasi y Triana, de propiedad de José Luis Cobo Terán; y, además, lo que ocurra días después, en la plaza de toros “Belmonte”, en la ciudad de Quito, donde lo único que no habrá, es la muerte de los astados en la arena de la plaza, sino en los chiqueros de la misma. Esa temporada, también la organiza José Luis Cobo, como dueño de la empresa taurina “Triana”.

Confiemos que con este año, terminen las cosas malas en el mundo del toro bravo y, esa aspiración que el aficionado taurino de “hueso colorado” ecuatoriano, de volver a tener la fiesta brava con total libertad y respeto, se haga una realidad a corto plazo. Señor presidente Lenín Moreno, en sus manos está que esto se cumpla, y que, usted demuestre su gran afición al mundo del toro bravo, con el objeto de que el 2019, sea completo en lo que tiene que ver con el respeto de la gente inteligente, que sí existe en el Ecuador, y la libertad completa, que es la gran aspiración de los seres humanos -sin mentes enfermas y/o perversas-. Que Dios reparta suerte.