la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 8 de diciembre de 2016

COLOMBIA: POR LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN


Tras la prohibición ilegal de un alcalde que le puso cadenas a la libertad, vuelven las corridas de toros a Santa Fe de Bogotá. La plaza de toros Santa María abrirá sus pertas otra vez para un festejo taurino el próximo domingo 22 de Enero.


Tienen la palabra los aficionados para manifestarse en contra de tanto intento de prohibición, de tanta persecución oficial, del ostracismo al que los medios han condenado a la Fiesta de los Toros, acudiendo en masa a la plaza. Es la hora de defender nuestro derecho a la libre expresión, al acceso a esta manifestación cultural bajo la protección estatal, y a que se nos respete nuestra identidad.


POR LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Finalizado el penoso viacrucis que nos obligó a padecer la desastrosa administración del ex guerrillero Petro desde la Alcaldía de la capital, la afición se está volcando a adquirir los abonos para la temporada de reconquista de La Santamaría. Se han conformado carteles dignos de cualquier plaza española de postín, no obstante las ausencias inexplicables de figurones como Tomás y Ponce que debieron haber mostrado su solidaridad con el pueblo colombiano en tan significativa ocasión.

Vuelve por sus fueros Manizales con su tradicional feria, que cuenta con el mágico imán para atraer aficionados de todo el país y del exterior, y ha rematado igualmente lujosos carteles, con el colofón del mano a mano entre Morante de la Puebla y Julián López “El Juli”, dos colosos del toreo en la actualidad.

Abre la temporada colombiana la Feria de Cali, que en esta versión aspira a superar los anteriores altibajos y ha compuesto un elenco de campanillas que, a no dudarlo, dejará plenamente satisfecha a la concurrencia.

No quiere quedarse atrás Medellín y, a pesar de su maltrecha economía, ha organizado un corto ciclo en el que se destaca la aparición exclusiva de Enrique Ponce y el encierro de Sebastián Castella con 6 ejemplares de distintos hierros.

También en Cartagena de Indias, Villapinzón, Sincelejo, Une y otras poblaciones se anuncian festejos aprovechando la presencia de los diestros extranjeros en estos lares.

Tienen la palabra los aficionados para manifestarse en contra de tanto intento de prohibición, de tanta persecución oficial, del ostracismo al que los medios han condenado a la Fiesta de los Toros, acudiendo en masa a la plaza. Es la hora de defender nuestro derecho a la libre expresión, al acceso a esta manifestación cultural bajo la protección estatal, y a que se nos respete nuestra identidad. 

Hagámoslo con nuestra activa presencia en todas las plazas de Colombia.