la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 21 de noviembre de 2010

EL ASEDIO DEL VALLE: MISA DE PRECEPTO A LA INTERPERIE


Blog Del toro al infinito

Madrid, 21 de Noviembre de 2010

El sectarismo del laicista Zapatero -todavía presidente del gobierno español- obliga a los monjes benedictinos a oficiar la santa misa de precepto dominical a la interperie en la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos.

Varios miles de personas acudieron hoy a la misa oficiada en el Valle de los Caídos,  en una mañana gélida y lluviosa, formándose más de 10 kilómetros de atasco en la carretera de acceso a la basílica por el extremado celo de la Guardia Civil en la inspección de los vehículos que allí se dirigían.

Tras el  atentado contra la libertad de culto  perpetrado ayer dia 20 de Noviembre, por el que los benedictinos del Valle de los Caídos se vieron obligados a celebrar, por primera vez, el funeral por las almas de “Francisco Franco, José Antonio y los caídos” a puerta cerrada acompañados de los niños de la Escolanía y algunas personas alojadas en la hospedería interna del monasterio, hoy se dio comienzo a la misa pasadas las 12:00, una hora más tarde de lo previsto, ya que se ha formado un atasco de más de 10 kilómetros en la carretera de acceso a la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos debido a la cantidad de vehículos y a los registros que llevaba a cabo la Guardia Civil, por lo que los monjes benedictinos que la administran han  decidieron retrasar el oficio, rezando el rosario con los fieles mientras tanto.

Cerca ya del final de la misa un grupo de unas cinco personas ha desplegado en una de las barandillas de las arcadas del monumento una pancarta con la leyenda "PSOE profana tumbas".

Una decena de personas les han jaleado con gritos de "Viva España" y "Viva Cristo Rey" y "Viva José Antonio Primo de Rivera", mientras que el resto de los asistentes pedía silencio para continuar con la misa.

El abad que oficiaba la misa ha recordado que se estaba celebrando un acto religioso, por lo que se debía guardar silencio y "no sacar las cosas de quicio", tras lo que el oficio ha continuado.

Varios miembros de seguridad vestidos de paisano han retirado la pancarta y han identificado a las personas que la habían colocado.

La de hoy es la tercera misa de campaña que celebran los monjes que administran la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos desde el pasado día 7, cuando se improvisó un oficio religioso en la puerta de la Abadía, a pesar de que el acceso al recinto estaba prohibido por motivos de seguridad debido a las obras que se acometen en el mismo.

Esta misa de campaña se ofició tras la petición en este sentido que hicieron colectivos como la Asociación para la Defensa del Valle de los Caídos, que criticaban que los fieles no puedan ir a misa en ese lugar ni los domingos.

El día 12 se llegó a un acuerdo entre Patrimonio Nacional, la Delegación del Gobierno en Madrid y la comunidad benedictina sobre el acceso al recinto por el que se permite que los monjes oficien la misa de 11:00 horas del domingo en la explanada porticada y, si hace mal tiempo, en el zaguán de la Abadía.

El pasado domingo, día 14, la misa a las puertas de la Basílica fue multitudinaria.